Chuquiago

Miguel Sanchez-Ostiz (Ver autor)

Chuquiago
formato Papel
20,00 €
Páginas 296
ISBN 978-84-15958-82-6
formato Epub
11,49 €
Páginas 296
ISBN 978-84-15958-91-8
formato Mobi
11,49 €
Páginas 290
ISBN 978-84-15958-92-5
  •  Referencia CO#9
  •  URL Issuu Ver Issuu
  •  Subtítulo Deriva de La Paz
  •  IBIC WTL, Literatura de viajes; 1KLSL, Bolivia
  •  Fotografía cubierta Ling Wang Marina
  •  Diseño y maquetación Víctor Montalbán / Montalbán Estudio Gráfico
  •  Diseño y maquetación digital Valentín Pérez Venzalá
  •  Medidas 22 x 15 cms
  •  Descargar Primeras páginas (PDF)

Si hay una ciudad amada en las geografías vitales de Sánchez-Ostiz, sin duda es esta Chuquiago, el nombre aimara de la capital boliviana, a la que va y viene desde 2004 y por contar el tiempo sumergido en ella, ya alcanza un año y medio de su vida. La Paz, ciudad de barrocos excesos, de realidades inabarcables, de acumulativa humanidad que impregna sus calles como trazadas a cordel. 

Recuerda el autor que Gómez de la Serna la hubiera bautizado como cataclismática y de su termitero urbano han hablado los propios, Jaime Saenz y Victor Hugo Viscarra, sobre todo, y los ajenos, Allen Ginsberg, Christopher Isherwood, Paul Morand o Cees Noteboom. De Chuquiago en primera persona también escribieron los de aquí: Eugenio Noel, Ciro Bayo y Ernesto Giménez Caballero, pero ningún retrato foráneo tan arrebatado como el que nos brinda la maestría literaria y el espíritu admirativo y zumbón del autor de estas páginas. Así son sus derivas por los laberintos callejeros pacenses, así el retrato de sus personajes inolvidables impregnando un relato vibrante de pura literatura. 

En Chuquiago la realidad es pura fantasía, nos recuerda Sánchez-Ostiz, «¿para que inventarse mundos imaginarios si están en La Paz?».

La Paz no es París ni sus atractivos los mismos, pero allí no son los nombres de las calles, sino las calles mismas las que te atrapan: la gente, su pulule y su actividad de termitero, sus decires y lenguas, el aroma de sus guisos. Una calle te lleva a otra, un rostro a otro. La misma calle no es siempre la misma. Todas tienen sus horas. No hay ciudad mala para el vicio de callejear hasta darse por perdido, pero para ese deporte La Paz es única.

 

MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ

Reseñas

  • Entrevista - Miguel Sanchez-Ostiz - La casa de la palabra - EITB - 18 de Abril de 2018

    Ver reseña completa