GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

  • La Calisto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francesco Cavalli (1602–1676) fue uno de los compositores más famosos de su época. Tanto es así que le pidieron montar una ópera italiana para los esponsales de Luis XIV de Francia, encargo que quiso (pero no pudo) rechazar, por razones de edad, por desacuerdos salariales… y porque suponía desplazarse a Versalles ¡y tenía aversión a los viajes! Su Calisto se representa estos días, y hasta el 26 de marzo, en el Teatro Real. Una obra extravagante, divertida, loca y barroquísima sobre...[Leer más]

Histórico noticias



8.848. Clama Everest

La novela de Jorge M. Mier, ganadora del Premio Desnivel de Literatura 2018, es la historia de un hombre que nació para perderse entre las montañas y que de pronto se encuentra solo. Su ascenso será una lucha interna, un enfrentamiento con su pasado y un conflicto entre dos formas de comprender el alpinismo.

11 de febrero de 2019

Cuando he llegado a la última página –sin haber podido abandonarlo, por cierto, desde que lo comencé– me he preguntado muchas cosas; pero, sobre todo, ¿qué es lo que cuenta de verdad este libro?, ¿qué es lo que nos está diciendo Jorge Mier entre las líneas? Y tras darle unas cuantas vueltas tomándome mi tiempo y volver sobre algunos párrafos, me ha parecido entender que todo lo que acababa de leer había sido escrito para poder hablar de héroes trágicos que, siempre perseguidos de cerca por fantasmas, se mantienen firmes con la vista puesta en las alturas. También he creído que si Jorge había puesto este libro en nuestras manos era para mostrarnos un universo de seres mitológicos que vagan solitarios por el Valle del Silencio mientras sufren las visiones de la falta de oxígeno. En definitiva, para armar buenas historias con esos pequeños espectros, con esos tipos minúsculos que caminan entre tremendos vendavales espiados por gigantes, pero con los pies hundidos en la tierra. Sí, hundidos en la tierra y bien unidos a ella, porque casi todos los que aparecen en esta novela conviven con los conflictos que lleva consigo la familia, y están tan aferrados al hueco tremendo dejado por los ausentes como a la naturaleza. Henry –el personaje de Henry– es en cierto modo una reflexión acerca de la obediencia y la búsqueda del propio camino frente a quienes nos precedieron.

Pero, además de lo dicho, en el libro hay montañas. Enormes montañas que aquí aparecen cargadas de nieve pero también de símbolos, de invitaciones al recuerdo, a rendir homenaje y a plantearnos cuestiones. Y digo esto porque, para mí, en la novela se alcanzan dos puntos culminantes: el primero se produce el 25 de diciembre de 1999, cuando Henry Robert Stefansson pone sus pies sobre la cumbre del Everest, algo con lo que Jorge parece recordar que diecinueve años antes –un 17 de febrero de 1980– Cichy y Wielicki se plantaron por vez primera en invierno en la cumbre de la Tierra, pero con lo que también puede que busque subrayar las diferencias entre unos y otros, ya que el alpinista del libro sube auspiciado por un proyecto publicitario absurdo –o falto de sentido– que recibe el nombre de “Navidad en el techo del mundo”. Está claro que el mundo ha cambiado… Más de un siglo en diecinueve años…

8.848 Clama Everest

El segundo punto es espeluznante literalmente pone los pelos de punta y cuenta un rescate fallido en el Annapurna. Las horas y los días que van pasando y que no vaticinan nada bueno. O, mejor dicho, la certeza terrible de que todo acabará mal. Los que van desde muy lejos ofreciendo su ayuda, los que se arriesgan… Un mes de mayo… la dexametasona… Ya muchas páginas antes, uno de los protagonistas dice: “Todos salimos a salvo excepto Kruger, a quien no hemos podido encontrar. Hoy, hemos dado su vida por perdida y desistido de su búsqueda. He intentado escribir algo en mi diario sobre él pero, por algún motivo, he echado de menos a mis padres. He preferido pensar en el mar, en mi madre, en Rip Van Winkle y en la carne de cetáceo. El mundo no volverá a ser igual”.

Todo en la obra de Mier encaja, todo tiene explicación o sentido e invita a mantener la cabeza alta, a creer con esperanza en que haremos bien en esperar algo mejor, en confiar aunque sepamos que solo a veces llega. Y que, solo de tarde en tarde, llega a tiempo.

8.848 clama everest, jorge mier, Libros de montaña, premio desnivel

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  8.848. Clama Everest

Comentarios sobre  8.848. Clama Everest

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.