Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Tras las huellas de Heródoto

Crónica de un viaje histórico por Asia Menor

ANTONIO PENADES

Editorial: ALMUZARA
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Os invitamos a un viaje por la historia que no todo va a ser actualidad. Primera parada Halicarnasso y después le quitamos las telarañas del tiempo a ciudades como Mileto, Priene, Samos, Éfeso, Afrodisias, Huerápolis, Sardes, Esmirna, Focea, Pérgamo, Assos, Troya y Bizancio. Ya no aparecen en nuestros mapas pero Antonio Penadés las revive en todo su esplendor para dejarnos con la boca abierta y la memoria reconstruida. Nos hemos quedado sin palabras.
Noticias en la Línea
  • Montañas, entre el cielo y la tierra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Desde tiempos remotos, la montaña ha supuesto un reto físico para los seres humanos, pero también un terreno para la comprensión, pues flora, fauna, geología, geografía, climatología y otras ramas del saber tienen su expresión en estos reductos de la naturaleza, que fueron habitados por monstruos y dioses hasta que el alpinismo las conquistó. El Museo burgalés de la Evolución Humana explora todas las caras de estas eminencias topográficas con una exposición formada por más de ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

  • Atracción por Japón

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando Madama Butterfly se estrenó en 1904, todo lo relacionado con Japón causaba furor en Europa. Se puso de moda coleccionar estampas, y artistas como Van Gogh, Manet, Toulouse-Lautrec... empezaron a imitar el estilo y los temas ukiyo-e; los más fascinados incluso se mudaron al país nipón (es el caso de Georges Ferdinand Bigot). La fiebre también llegó a la capital de España, como muestra una exposición que puede verse en el Museo Thyssen Bornemisza con acceso gratuito hasta el 27 ...[Leer más]

  • Filipinas en el Parque del Retiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Palacio de Cristal se construyó expresamente para albergar la Exposición de las Islas Filipinas, que se montó en 1897 en el madrileño Parque del Retiro. Se trataba de una exhibición al estilo colonialista de la época, para que el gobierno mostrara músculo en el dominio del archipiélago (que perdió dos años después, por cierto). Se trajeron más de cuatro mil objetos que hoy se conservan en el Museo Nacional de Antropología, junto a fotografías y documentos que la institución ha...[Leer más]

  • El enigma de las ciudades perdidas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando no había nada más que silencio y vacío, los dioses, ocultos en el océano profundo, se reunieron un día y llenaron la tierra de montañas, valles, ríos y lagos. Pronunciando su nombre, crearon a los animales que son los guardianes de bosques y montañas. Y tras los animales, los dioses crearon a los primeros seres humanos a partir del maíz... El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) narra la historia de los mayas en una exposición con piezas provenientes de importantes ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Viaje a las naturalezas simples II

El viaje siempre encierra alguna tristeza y algún miedo. No hay viajes sin derrumbamientos, ni viajes inocentes. Cuando el miedo toca las células humanas, se ensaña, sobre todo, con los órganos frágiles del cuerpo, y el más frágil es un corazón que sueña, un corazón viajero.

19 de junio de 2017

Pensamiento y viaje

El viaje siempre encierra alguna tristeza. No hay viaje sin algún derrumbamiento.

De las naturalezas simples se aprende lo fundamental de la existencia; por ejemplo, que a veces somos como nubes negras apunto de descargar en tormenta y otras, cielos despejados que doran las pieles más finas.

El ser humano parece hecho para oscilar entre el gozo y el desánimo. Cada momento contiene su porcentaje de alegría y de pena. Todo lo que salga con el sello de la humanidad se carga de felicidad y desencanto.

Las aventuras empiezan en el estómago, con un hormigueo o una bengala que estalla cuando el aire nos trae la palabra cambio, el nombre de un lugar o el roce de una geografía deseada que imaginamos liberadora. Con el tiempo, muchos de esos viajes idealizados se congelan, se olvidan, se sueñan sin interrupciones y, al final, con suerte y en ocasiones aún sin ella, se realizan.

Pensamiento y viaje

Pensamiento y viaje

La tristeza es un componente de la caducidad; por eso, la contienen los viajes. Viendo de cerca las naturalezas simples, uno entiende rápido que todo lo que tiene un principio, tiene un fin, y que la clausura de un trayecto en el que fuimos dichosos guarda un poso de abatimiento.

En unas pocas semanas, cualquier flor de este parque curva el tallo, pierde los pétalos, cede su belleza y se posa en el suelo; es una derrota aceptada y, por ello, serena. Pienso, entonces, que me gustaría saber perder como ellas, reconocer mi fecha de vencimiento y, sin más, soltarme de la rama cuando llegue el momento. Hacer que ese vuelo, el último, sea un viaje liviano, un roce leve contra el agua o la tierra.

De las naturalezas simples, uno aprende que casi siempre hay belleza en las cosas tristes, y sé que podría escribir en la frase anterior siempre, borrar casi, sin equivocarme.

Pensamiento y viaje
Pensamiento y viaje

El viaje siempre encierra algún miedo. No hay viajes inocentes.

Cuando el miedo toca las células humanas, se ensaña, sobre todo, con los órganos frágiles del cuerpo y el más frágil, es un corazón que sueña; que es capaz de vivir donde no llega la mente, y de esperar lo que sabe con certeza no vendrá nunca. Y dentro de lo frágil, el más delicado es un corazón viajero, pero también el más fuerte, y de esto imparten una clase magistral las naturalezas simples.

Al observarlas, uno despierta al gigante que duerme en lo minúsculo, y ese titán ya no vuelve a acostarse de nuevo. Uno se asoma a la pequeña terraza de lo casi invisible e ilumina con su atención lo diminuto, y es allí, donde aparecen las rutas infinitas, las enormes pampas policromadas, las cumbres no coronadas, los bosques inexplorados, el mar virgen y, en definitiva, el soplo más tangible del fecundo universo.

Pensamiento y viaje
Pensamiento y viaje

El viaje siempre encierra alguna tristeza y algún miedo. No hay viajes sin derrumbamientos, ni viajes inocentes.

Preparar una maleta nos pellizca la membrana de la ilusión y la incertidumbre, hace que el líquido corporal desate la marea alta y pase a ser marea baja en pocos segundos, hace que la cabeza se llene de imágenes y archivos descargados, de la letra pequeña de una guía de viajes, de la previsión de sabores que el paladar aún no ha descubierto. No hay nada más evocador e inquietante que una maleta que espera en el pasillo o en la puerta, el minuto justo, el grito de acción, el golpe de un gong, las señales de humo que anuncian la salida.

Hay viajes que no logramos realizar, y eso nos desilusiona. Hay viajes que se materializan y también nos desilusionan. Las partidas y regresos pueden ser momentos de alivio o de tensión, de placer o desconsuelo. Y las naturalezas simples lo saben; por eso, ellas hacen que el movimiento sea una forma de quietud y la quietud una forma de movimiento; porque todos los viajes son ese único viaje vital y letal, y cada día es una aventura común y extraordinaria.

Pensamiento y viaje

Experiencia de Viaje, Filosofía

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Belén Alvaro

Comentarios sobre  Viaje a las naturalezas simples II

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.