Azímut

27 de julio de 2017
“Vi al viento levantar la arena del fondo del horizonte y vi cómo hacía jadear ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Montañas, entre el cielo y la tierra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Desde tiempos remotos, la montaña ha supuesto un reto físico para los seres humanos, pero también un terreno para la comprensión, pues flora, fauna, geología, geografía, climatología y otras ramas del saber tienen su expresión en estos reductos de la naturaleza, que fueron habitados por monstruos y dioses hasta que el alpinismo las conquistó. El Museo burgalés de la Evolución Humana explora todas las caras de estas eminencias topográficas con una exposición formada por más de ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

  • Atracción por Japón

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando Madama Butterfly se estrenó en 1904, todo lo relacionado con Japón causaba furor en Europa. Se puso de moda coleccionar estampas, y artistas como Van Gogh, Manet, Toulouse-Lautrec... empezaron a imitar el estilo y los temas ukiyo-e; los más fascinados incluso se mudaron al país nipón (es el caso de Georges Ferdinand Bigot). La fiebre también llegó a la capital de España, como muestra una exposición que puede verse en el Museo Thyssen Bornemisza con acceso gratuito hasta el 27 ...[Leer más]

  • Filipinas en el Parque del Retiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Palacio de Cristal se construyó expresamente para albergar la Exposición de las Islas Filipinas, que se montó en 1897 en el madrileño Parque del Retiro. Se trataba de una exhibición al estilo colonialista de la época, para que el gobierno mostrara músculo en el dominio del archipiélago (que perdió dos años después, por cierto). Se trajeron más de cuatro mil objetos que hoy se conservan en el Museo Nacional de Antropología, junto a fotografías y documentos que la institución ha...[Leer más]

  • El enigma de las ciudades perdidas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando no había nada más que silencio y vacío, los dioses, ocultos en el océano profundo, se reunieron un día y llenaron la tierra de montañas, valles, ríos y lagos. Pronunciando su nombre, crearon a los animales que son los guardianes de bosques y montañas. Y tras los animales, los dioses crearon a los primeros seres humanos a partir del maíz... El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) narra la historia de los mayas en una exposición con piezas provenientes de importantes ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




El paisaje vacío

La Torá, la Biblia y el Corán, son literatura del desierto; como los libros de Theodor Monod y Paul Bowles, como los westerns y como ‘El gran vacío amarillo’, una novela escrita por Silvia Andrés y Rafael Manrique, quienes demuestran conocer a la perfección el desierto (si es que eso, en el caso del Sahara, es posible…).

10 de julio de 2017

Hablemos, pues, de la literatura del desierto. Unos pocos cuentos de Paul Bowles y los diarios de Theodor Monod bastarían para crear un género. Paul Bowles disputa a cualquier escritor del siglo XX el título de mejor autor de relatos cortos. Al margen de la excelente El cielo protector, que ya es en sí misma un subgénero. En cuanto a Monod, piadoso, un hombre que busca en el desierto el espíritu del bien humano, sobre todo en los lugares donde el desierto es más puro, que es tanto como decir donde más vacío de vida se halla, crea unos textos portentosos en los que la ecología se mezcla con la intriga religiosa. Sus paseos por las dunas armado del Nuevo Testamento crean, también, un subgénero de la escritura. Pero existen otras obras que, casi sin quererlo, toman como referente el desierto. Por ejemplo, las fronterizas. Allí donde no hay leyes, donde la frontera, en lugar de una línea, es un espacio que se extiende más allá del horizonte; los westerns más puros son también, a su modo, literatura del desierto; la trilogía de la frontera, de Cormac MacCarthy, podría entrar en este equipo. Como entraría algún testimonio de viajes: El solitario del desierto, de Edward Abbey, por ejemplo, o la obra de Ladislaus Almazy. Con todo ello, se podría hablar de un género narrativo a la altura de la literatura del mar.

Lybia

Pero no nos confundamos. La literatura del desierto es, en realidad, el germen de toda la literatura y de muchas cosas más: la Torá, la Biblia, el Corán, son literatura del desierto. Las tres grandes religiones monoteístas nacieron en el desierto y, a fecha de hoy, todavía los arqueólogos e historiadores, al margen de los especialistas en interpretar textos o los teólogos, buscan manuscritos y orígenes de la literatura del desierto, que es la raíz de nuestras raíces. El mérito del libro que nos trae a colación es reconocerlo. El gran vacío amarillo, obra a cuatro manos de Silvia Andrés y Rafael Manrique, es una novela que intenta abarcar todas las versiones de la literatura del desierto. De ahí que los personajes necesiten tener una cara oculta durante casi la mitad del libro, la que narra a la par dos desplazamientos por el desierto de Argelia. Por un lado, un grupo de occidentales, con distintos intereses supuestamente culturales, viajan de norte a sur; por otro, unos emigrantes sacrifican sus mejores días, hasta la extenuación, por el sueño de llegar a Europa.

Durante la relación de los viajes asistimos a una partida de cartas entre los protagonistas occidentales: sus juegos de seducción o de manipulación, la forma en la que establecen vínculos, suponen intereses que, sospechamos, deben ser egoístas. El segundo viaje, el de los emigrantes, es pura denuncia social. Conocemos aproximadamente el número de inmigrantes muertos en el Mediterráneo, pero no podemos imaginar cuántos perdieron la vida en el paisaje vacío, muertos de sed. La paradoja de morir de sed o morir ahogados estremece. Pero el libro va cambiando de intenciones cuando ya conocemos todo lo confesable sobre los personajes. Ahora queda por resolver el conflicto. Y en él están implicadas las religiones. Sí. Porque a medida que avanzamos en libro gana en trama. El viaje no era otra cosa más que una excusa para desarrollar una trama de espías, en la que intervienen los poderes religiosos que dominan ciertos países, algunos islámicos, enfrentados, como no podía ser menos, con Israel. ¿Quién es puro y quién es un traidor? ¿Quién pertenece a la raza de los espías y quién a la de los universitarios? ¿Quién es violento y quién un manipulador? Y todo ello dentro de esa gran cárcel que es el vacío amarillo, el desierto, que en lugar de rejas coloca a la sed para evitar la huida. De esta manera, los autores introducen un poco de todas las literaturas del desierto en una novela que gana en intensidad a medida que uno se adentra en ella.

El gran vacío amarillo, libros de viaje, literatura de viaje, rafael manrique, Silvia Andrés, viaje a argelia

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  El paisaje vacío

Comentarios sobre  El paisaje vacío

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.