Azímut

24 de noviembre de 2017
“Las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Flâneuse

Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres

Editorial: MALPASO EDICIONES
Lugar: ES
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura

COMPRAR
Hoy vamos con una revelación: las mujeres tienen piernas y las usan para caminar. Con ellas van y vienen, transitan los lugares, intervienen los espacios, desafían los mapas con su presencia. Baudelaire nos presentó a su flâneur, el hombre que se pasea sin involucrarse, pero Lauren Elkin nos presenta, a su vez, a la flâneuse, ella misma, una mujer que irrumpe caminando en los lugares en los que sí participa. "Donde el Flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte". Rescatar este hecho esencial, el de la voluntad de movimiento como afirmación de la individualidad, se mezcla en estas crónicas paseantes con el  de otras artistas cuyas huellas ya conocemos: de Martha Gellhorn, en los escenarios del mundo, a Sophie Calle en  París o Venecia, o George Sand o Agnès Varda, o tantas otras maestras en la subversión del movimiento.
Noticias en la Línea
  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




El paisaje vacío

La Torá, la Biblia y el Corán, son literatura del desierto; como los libros de Theodor Monod y Paul Bowles, como los westerns y como ‘El gran vacío amarillo’, una novela escrita por Silvia Andrés y Rafael Manrique, quienes demuestran conocer a la perfección el desierto (si es que eso, en el caso del Sahara, es posible…).

10 de julio de 2017

Hablemos, pues, de la literatura del desierto. Unos pocos cuentos de Paul Bowles y los diarios de Theodor Monod bastarían para crear un género. Paul Bowles disputa a cualquier escritor del siglo XX el título de mejor autor de relatos cortos. Al margen de la excelente El cielo protector, que ya es en sí misma un subgénero. En cuanto a Monod, piadoso, un hombre que busca en el desierto el espíritu del bien humano, sobre todo en los lugares donde el desierto es más puro, que es tanto como decir donde más vacío de vida se halla, crea unos textos portentosos en los que la ecología se mezcla con la intriga religiosa. Sus paseos por las dunas armado del Nuevo Testamento crean, también, un subgénero de la escritura. Pero existen otras obras que, casi sin quererlo, toman como referente el desierto. Por ejemplo, las fronterizas. Allí donde no hay leyes, donde la frontera, en lugar de una línea, es un espacio que se extiende más allá del horizonte; los westerns más puros son también, a su modo, literatura del desierto; la trilogía de la frontera, de Cormac MacCarthy, podría entrar en este equipo. Como entraría algún testimonio de viajes: El solitario del desierto, de Edward Abbey, por ejemplo, o la obra de Ladislaus Almazy. Con todo ello, se podría hablar de un género narrativo a la altura de la literatura del mar.

Lybia

Pero no nos confundamos. La literatura del desierto es, en realidad, el germen de toda la literatura y de muchas cosas más: la Torá, la Biblia, el Corán, son literatura del desierto. Las tres grandes religiones monoteístas nacieron en el desierto y, a fecha de hoy, todavía los arqueólogos e historiadores, al margen de los especialistas en interpretar textos o los teólogos, buscan manuscritos y orígenes de la literatura del desierto, que es la raíz de nuestras raíces. El mérito del libro que nos trae a colación es reconocerlo. El gran vacío amarillo, obra a cuatro manos de Silvia Andrés y Rafael Manrique, es una novela que intenta abarcar todas las versiones de la literatura del desierto. De ahí que los personajes necesiten tener una cara oculta durante casi la mitad del libro, la que narra a la par dos desplazamientos por el desierto de Argelia. Por un lado, un grupo de occidentales, con distintos intereses supuestamente culturales, viajan de norte a sur; por otro, unos emigrantes sacrifican sus mejores días, hasta la extenuación, por el sueño de llegar a Europa.

Durante la relación de los viajes asistimos a una partida de cartas entre los protagonistas occidentales: sus juegos de seducción o de manipulación, la forma en la que establecen vínculos, suponen intereses que, sospechamos, deben ser egoístas. El segundo viaje, el de los emigrantes, es pura denuncia social. Conocemos aproximadamente el número de inmigrantes muertos en el Mediterráneo, pero no podemos imaginar cuántos perdieron la vida en el paisaje vacío, muertos de sed. La paradoja de morir de sed o morir ahogados estremece. Pero el libro va cambiando de intenciones cuando ya conocemos todo lo confesable sobre los personajes. Ahora queda por resolver el conflicto. Y en él están implicadas las religiones. Sí. Porque a medida que avanzamos en libro gana en trama. El viaje no era otra cosa más que una excusa para desarrollar una trama de espías, en la que intervienen los poderes religiosos que dominan ciertos países, algunos islámicos, enfrentados, como no podía ser menos, con Israel. ¿Quién es puro y quién es un traidor? ¿Quién pertenece a la raza de los espías y quién a la de los universitarios? ¿Quién es violento y quién un manipulador? Y todo ello dentro de esa gran cárcel que es el vacío amarillo, el desierto, que en lugar de rejas coloca a la sed para evitar la huida. De esta manera, los autores introducen un poco de todas las literaturas del desierto en una novela que gana en intensidad a medida que uno se adentra en ella.

El gran vacío amarillo, libros de viaje, literatura de viaje, rafael manrique, Silvia Andrés, viaje a argelia

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  El paisaje vacío

Comentarios sobre  El paisaje vacío

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.