Azímut

24 de noviembre de 2017
“Las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Flâneuse

Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres

Editorial: MALPASO EDICIONES
Lugar: ES
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura

COMPRAR
Hoy vamos con una revelación: las mujeres tienen piernas y las usan para caminar. Con ellas van y vienen, transitan los lugares, intervienen los espacios, desafían los mapas con su presencia. Baudelaire nos presentó a su flâneur, el hombre que se pasea sin involucrarse, pero Lauren Elkin nos presenta, a su vez, a la flâneuse, ella misma, una mujer que irrumpe caminando en los lugares en los que sí participa. "Donde el Flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte". Rescatar este hecho esencial, el de la voluntad de movimiento como afirmación de la individualidad, se mezcla en estas crónicas paseantes con el  de otras artistas cuyas huellas ya conocemos: de Martha Gellhorn, en los escenarios del mundo, a Sophie Calle en  París o Venecia, o George Sand o Agnès Varda, o tantas otras maestras en la subversión del movimiento.
Noticias en la Línea
  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




La ruta del Pamir

Hay algunas carreteras míticas que todo aquel que se precie de ser un buen viajero debería conocer, y una de ellas es la ruta del Pamir, que une Dushambe, la capital de Tayikistán, con Osh, en Kirguistán, a lo largo de un recorrido precioso de 1.252 kilómetros. Como modernos Marco Polos, hemos ido y vuelto para contarlo.

17 de julio de 2017

En el mundo cinematográfico hay un tipo de películas denominado road movie y cuyo argumento se desarrolla a lo largo de un viaje. En el mundo de los viajes hay algunas carreteras míticas que todo aquel que se precie de ser un buen viajero debería recorrer, o al menos tener el anhelo de hacerlo.

La Ruta 66, esa que une Chicago con las playas de Santa Mónica en USA, es una de ellas; la Ruta 40, que recorre de sur a norte el territorio argentino, es otra; la Karakorum Highway, que atraviesa la impresionante cordillera uniendo China con Pakistán, o la Carretera de la Amistad, cuyo itinerario une Lhasa, en el Tibet, con Katmandu, la capital nepalí.

Todas ellas las he recorrido, y de todas guardo imborrables recuerdos; pero en esta ocasión os mostraré el cuaderno de viajes que realicé el pasado otoño mientras recorría la ruta del Pamir, que une Dushambe, la capital de Tayikistán, con Osh, en Kirguistán, tras hacer un precioso recorrido de 1.252 kilómetros.

Cuadernos de viaje

Dicha ruta fue construida en el siglo XIX, cuando en Asia Central se desarrollaba lo que se llamó el Gran Juego; es decir, el control territorial de esa zona estratégica, y que se la disputaban rusos y británicos. Durante 500 kilómetros, la ruta discurre frente a territorio afgano y tan solo nos separan los escasos metros de la anchura del río Panj, que discurre paralelo a la carretera. Durante la guerra entre afganos y rusos se desarrollaron en este lugar cruentas batallas, motivo por el que este paso estuvo cerrado a los forasteros durante años. 

Cuadernos de viaje

Decidimos recorrer la Ruta del Pamir para sacarla de la lista de asignaturas pendientes. Sin duda, unir en un viaje la cordillera del Pamir con la del Hindu Kush no es algo que se pueda hacer todos los días, y más en una zona tan inestable políticamente. 

Cuadernos de viaje

Dushambe significa lunes, ya que era ese día cuando se celebraba el mercado semanal, y desde allí partimos en dirección sur por una carretera asfaltada. No será siempre así.

Cuadernos de viaje

Para adentrarnos en la ruta del Pamir tuvimos que obtener el “permit GBAO”; es decir, la autorización para circular por la región autónoma de Gorno Badakhashan. Este permiso es requerido en numerosos controles militares durante toda la ruta. 

Cuadernos de viaje

Los paisajes van aumentando en belleza, y también lo hace la dificultad de la carretera con el trascurrir de los kilómetros.Cada día nos vemos sorprendidos con innumerables atractivos, como bulliciosos mercados afganos, restos de antiguas fortalezas enclavadas en lugares inexpugnables, baños de relajantes aguas termales, santuarios zoroastrianos, antiguas cuevas budistas, numerosos petroglifos, azulados lagos de montaña, picos como el Karl Marx de 6.723 metros o el Lenin de 7.431 metros, pasos de montaña como Ak Baitall situados a 4.655 metros de altitud y, como colofón, el mercado de Osh, considerado como el más grande de Asia Central

Cuadernos de viaje

Ahora, como modernos Marco Polo volvimos para contar todo lo que vimos, aquí va una pequeña muestra con algunas de las páginas de mi cuaderno de viajes.

cuadernos de viaje, ruta del pamir, viaje al himalaya, viajes por carretera

12345 (2 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de José Luis Angulo

Libros relacionados con  La ruta del Pamir

  • POR EL HIMALAYA (En papel) FRANCIS YOUNGHUSBAND
    LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES

Comentarios sobre  La ruta del Pamir

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.