Azímut

17 de enero de 2018
“Allá donde nacimos, las cosas y los hombres han gastado sus fisonomías, y sus rostros ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Nansen, maestro de la exploración polar

El científico que llegó a Premio Nobel de la Paz

JAVIER CACHO GOMEZ

Editorial: FORCOLA
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 520
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Ya nos cae bien por esas fotos en las que queda claro que era un bellezón, pero también porque era una persona bella en toda su expresión. Nansen ocupa un lugar sagrado en el podio de los grandes exploradores polares y otro igual de destacado entre los personajes que contribuyeron a hacer del siglo XX, un tiempo más humano. Javier Cacho cierra su trilogía de retratos polares con este hombre superlativo que, tras dejar trineos y esquís, trabajó para la Sociedad de Naciones y creó el Pasaporte Nansen a favor de los refugiados a quienes dedicó su vida. Y fue Premio Nobel de la Paz en 1922. ¡Ahí es nada!  
Noticias en la Línea
  • Felicidades, Capitán Cook

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    250 aniversario del capitán CookHace 250 años, James Cook emprendió su legendario primer viaje de descubrimiento al Pacífico, Australia y Nueva Zelanda a bordo del HMS Endeavour. Hazaña que recordarán diferentes localidades británicas vinculadas al Capitán, como Whitby, Plymouth o Greenwich.

  • chance & change

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    herman de vries (él escribe su nombre así, todo en minúsculas, como rechazo a cualquier jerarquía) abandonó progresivamente su trabajo de naturalista para ligarse a la naturaleza a través del arte y destacar con su obra la universalidad del paisaje. "Nos hemos alejado tanto de la naturaleza, la hemos modificado tanto, manipulado, destruido... que nos hemos olvidado de que ella es el arte por excelencia. Solo otro artificio, el del arte humano, puede ayudarnos a reencontrarla", explicaba el...[Leer más]

  • La conquista del aire

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Centro Conde Duque de MadridA Juan Olivert Serra le llamaban el volaoret en Cullera, apodo justificado desde que el rentista valenciano se construyera un aeroplano y el 5 de septiembre de 1909 realizara el primer intento de vuelo motorizado en España. Su historia y la de otros pioneros de la aviación española fascinados por dar alas a sus sueños se cuenta en la exposición La conquista del aire, abierta al público hasta el 4 de marzo en el Centro Conde Duque de Madrid.

  • Mariano Fortuny, pintor y viajero

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo del PradoMariano Fortuny fue un pintor cosmopolita que visitó muchos países y vivió en muchas ciudades; pero su brújula creativa señalaba tres puntos cardinales: Roma, donde se formó; Marruecos, donde pintó la batalla de Wad Rass y sucumbió a la luz africana, y Granada, donde se refugió para desconectar de un éxito internacional. El Museo del Prado reúne 169 obras del artista (12 de ellas nunca antes mostradas en público), en una exposición antológica que puede verse hasta el 18 de marzo.

  • Halide Edip Adivar y Alphonse Mucha

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición sobre Alphonse Mucha en Madrid.La escritora y activista Halide Edip Adivar luchó por la revolución turca con el mismo ímpetu que por la revolución feminista, y ha sido una sorpresa y un placer estético encontrarla retratada en la exposición sobre Alphonse Mucha que puede verse hasta el 25 de febrero en el Palacio Gaviria de Madrid (donde no solo hay chicas art nouveau). Ambos eran amigos, y se debieron de conocer cuando la líder nacionalista se vio condenada al exilio.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Trieste. Viaje a un no-lugar

“Hay momentos en mi vida en los que Trieste se presenta con tal exactitud en mi inconsciente que, dondequiera que esté, me siento transportada hasta allí. Es una sensación comparable a esos instantes arcanos de quietud… en los que se dice que ha pasado un ángel”. Jan Morris.

24 de julio de 2017

La ciudad de Trieste es hoy la capital de la región italiana de Friuli-Venecia-Julia, una región creada a su medida, de apenas sesenta y siete kilómetros cuadrados. Pero a pesar de su entidad administrativa, ha sido casi siempre definida como un no-lugar, como una especie de limbo. Un no-lugar que, paradójicamente, o precisamente por eso, ha atraído a escritores, a artistas y, por supuesto, ha sido codiciado por los imperios y los estados.

La escritora Jan Morris nos describe con pormenor y detalle la ciudad, su historia, su pasado y su presente, su vida cotidiana, en un relato en que entrelaza hábilmente sus paseos y descubrimientos de hoy. Morris la conoce desde el fin de la Segunda Guerra mundial, cuando fue arrebatada a los alemanes por las fuerzas yugoslavas de Tito y por las tropas británicas y neozelandesas, de las que Morris formaba parte. Tras unos años indecisos y conflictivos como Territorio Libre de Trieste, solo será en 1975 cuando se alcance el acuerdo definitivo de partición entre Yugoslavia e Italia.

La antigua Tergeste romana fue el puerto mediterráneo del Imperio Austrohúngaro hasta que, tras  el atroz desmembramiento de éste en 1918, sea entregada a Italia. De los siglos XVIII y XIX datan los mejores edificios y su urbanismo más bello, que contrasta con la banalidad de los suburbios anodinos, ese envilecimiento estético que parece haberse adueñado de todas las antiguas ciudades europeas. La desaparición de los puertos industriales y comerciales que estaban integrados y eran parte de la ciudad la ha privado de esa pátina popular y marginal que tuvo (como ha sucedido en Barcelona y Málaga, con sus viejos puertos convertidos hoy en zonas de ocio). La caída de los imperios ha hecho su estrago en esta ciudad que hoy es solamente italiana.

Jan Morris

Bajo esa globalización superficial de los comercios y establecimientos de todo tipo, iguales en todas partes, Morris sabe descubrir la personalidad de Trieste, todavía vigente en sus rincones y sus señas de identidad. Sin nostalgia alguna, inmisericorde y objetiva, nos habla de esta ciudad que es un residuo de lo que fue una Europa de ciudades más que de naciones, de ciudades hanseáticas, de emporios multiculturales ajenos al nacionalismo, donde hallaban cobijo personas de toda condición, raza y religión. Era una ciudad de la Mitteleuropa, eslava, austríaca e italiana, en el Mediterráneo. Lo mejor de ella es deudor, en cierto modo, de esa época de ciudades casi Estado, como fueron Beirut, Tánger o Alejandría, focos de cultura y de arte hasta que fueron aplastadas y desaparecieron por la presión de gobiernos uniformizadores.

Ha sido una ciudad de exilios, melancólica, introvertida, con una especie de hipocondría endémica, nos dice Morris, un destino de destierros voluntarios. Hasta el rey pretendiente Carlos VII de España se refugiará allí tras el fin de las guerras carlistas (el museo Cerralbo de Madrid guarda muchos documentos  de ese exilio). En otro orden más prosaico, no deja de ser casi una ironía histórica que esta ciudad tan insegura, a caballo de dos países, haya sido siempre un centro de compañías de seguros, como la veterana Lloyd.

Quizá fueron los escritores, nativos y extranjeros, los que más imprimieron de significado a la ciudad, como Italo Svevo o Umberto Saba (y otros más olvidados pero no menos interesantes, como Quarantotti Gambini), y hasta el padre de Natalia Ginzburg. Y de los extranjeros, por supuesto y bien conocido, James Joyce, pero también John McCourt, Richard Burton, Rilke y sin olvidar a Stendhal, al compositor Gustav Mahler, al arqueólogo Wincklemann o a Sigmund Freud. Hoy está plenamente representada, conspicua en el mapa cultural europeo gracias al ensayista y escritor triestino Claudio Magris, que es precisamente de cultura germana e italiana.

Jan Morris aprovecha su relato, entre histórico y actual, para atacar al nacionalismo, ese “patriotismo en estado salvaje” que terminaría desfigurando una ciudad que fue crisol de razas y culturas y brillaba con luz propia. “La falsa pasión de la nación-Estado convertía mi Europa conceptual en una quimera; y por motivos de nacionalidad, la ciudad que me rodeaba aquel día, lejos de formar parte de un poderoso todo ideal, estaba debilitada en su soledad”. El nacionalismo esloveno e italiano ―era una ciudad “a redimir”, como puso de manifiesto Gabriele D’Annunzio―, le irán borrando su pasado.

La escritora y viajera sigue la línea conductora de sus otras obras, como Presencia de España. No se contenta con la descripción, sino que evoca otros tiempos y nos los trae al presente, incluso a su Gales actual. Este es un libro denso, más cerebral, si se puede decir, que sentimental, con mucha información, un libro actual. Es un ensayo o una meditación además de relato de viajes, que nos hace reflexionar sobre el sentido actual de Europa, de la cultura, de sus pueblos y de los ciclos históricos.

jan morris, libros de viaje, literatura de viaje, trieste, viaje a italia

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Trieste. Viaje a un no-lugar

Comentarios sobre  Trieste. Viaje a un no-lugar

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 13 de noviembre de 2017 a las 11:47

    Se me había olvidado decir que Stendhal detestaba Trieste. Curioso. Tuvo quizá malas experiencias allí.

    Por Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye