Azímut

24 de noviembre de 2017
“Las naciones de la tierra se rigen eminentemente por el miedo: miedo de un tipo ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Flâneuse

Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres

Editorial: MALPASO EDICIONES
Lugar: ES
Año: 0
Páginas: 352
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura

COMPRAR
Hoy vamos con una revelación: las mujeres tienen piernas y las usan para caminar. Con ellas van y vienen, transitan los lugares, intervienen los espacios, desafían los mapas con su presencia. Baudelaire nos presentó a su flâneur, el hombre que se pasea sin involucrarse, pero Lauren Elkin nos presenta, a su vez, a la flâneuse, ella misma, una mujer que irrumpe caminando en los lugares en los que sí participa. "Donde el Flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte". Rescatar este hecho esencial, el de la voluntad de movimiento como afirmación de la individualidad, se mezcla en estas crónicas paseantes con el  de otras artistas cuyas huellas ya conocemos: de Martha Gellhorn, en los escenarios del mundo, a Sophie Calle en  París o Venecia, o George Sand o Agnès Varda, o tantas otras maestras en la subversión del movimiento.
Noticias en la Línea
  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Trieste. Viaje a un no-lugar

“Hay momentos en mi vida en los que Trieste se presenta con tal exactitud en mi inconsciente que, dondequiera que esté, me siento transportada hasta allí. Es una sensación comparable a esos instantes arcanos de quietud… en los que se dice que ha pasado un ángel”. Jan Morris.

24 de julio de 2017

La ciudad de Trieste es hoy la capital de la región italiana de Friuli-Venecia-Julia, una región creada a su medida, de apenas sesenta y siete kilómetros cuadrados. Pero a pesar de su entidad administrativa, ha sido casi siempre definida como un no-lugar, como una especie de limbo. Un no-lugar que, paradójicamente, o precisamente por eso, ha atraído a escritores, a artistas y, por supuesto, ha sido codiciado por los imperios y los estados.

La escritora Jan Morris nos describe con pormenor y detalle la ciudad, su historia, su pasado y su presente, su vida cotidiana, en un relato en que entrelaza hábilmente sus paseos y descubrimientos de hoy. Morris la conoce desde el fin de la Segunda Guerra mundial, cuando fue arrebatada a los alemanes por las fuerzas yugoslavas de Tito y por las tropas británicas y neozelandesas, de las que Morris formaba parte. Tras unos años indecisos y conflictivos como Territorio Libre de Trieste, solo será en 1975 cuando se alcance el acuerdo definitivo de partición entre Yugoslavia e Italia.

La antigua Tergeste romana fue el puerto mediterráneo del Imperio Austrohúngaro hasta que, tras  el atroz desmembramiento de éste en 1918, sea entregada a Italia. De los siglos XVIII y XIX datan los mejores edificios y su urbanismo más bello, que contrasta con la banalidad de los suburbios anodinos, ese envilecimiento estético que parece haberse adueñado de todas las antiguas ciudades europeas. La desaparición de los puertos industriales y comerciales que estaban integrados y eran parte de la ciudad la ha privado de esa pátina popular y marginal que tuvo (como ha sucedido en Barcelona y Málaga, con sus viejos puertos convertidos hoy en zonas de ocio). La caída de los imperios ha hecho su estrago en esta ciudad que hoy es solamente italiana.

Jan Morris

Bajo esa globalización superficial de los comercios y establecimientos de todo tipo, iguales en todas partes, Morris sabe descubrir la personalidad de Trieste, todavía vigente en sus rincones y sus señas de identidad. Sin nostalgia alguna, inmisericorde y objetiva, nos habla de esta ciudad que es un residuo de lo que fue una Europa de ciudades más que de naciones, de ciudades hanseáticas, de emporios multiculturales ajenos al nacionalismo, donde hallaban cobijo personas de toda condición, raza y religión. Era una ciudad de la Mitteleuropa, eslava, austríaca e italiana, en el Mediterráneo. Lo mejor de ella es deudor, en cierto modo, de esa época de ciudades casi Estado, como fueron Beirut, Tánger o Alejandría, focos de cultura y de arte hasta que fueron aplastadas y desaparecieron por la presión de gobiernos uniformizadores.

Ha sido una ciudad de exilios, melancólica, introvertida, con una especie de hipocondría endémica, nos dice Morris, un destino de destierros voluntarios. Hasta el rey pretendiente Carlos VII de España se refugiará allí tras el fin de las guerras carlistas (el museo Cerralbo de Madrid guarda muchos documentos  de ese exilio). En otro orden más prosaico, no deja de ser casi una ironía histórica que esta ciudad tan insegura, a caballo de dos países, haya sido siempre un centro de compañías de seguros, como la veterana Lloyd.

Quizá fueron los escritores, nativos y extranjeros, los que más imprimieron de significado a la ciudad, como Italo Svevo o Umberto Saba (y otros más olvidados pero no menos interesantes, como Quarantotti Gambini), y hasta el padre de Natalia Ginzburg. Y de los extranjeros, por supuesto y bien conocido, James Joyce, pero también John McCourt, Richard Burton, Rilke y sin olvidar a Stendhal, al compositor Gustav Mahler, al arqueólogo Wincklemann o a Sigmund Freud. Hoy está plenamente representada, conspicua en el mapa cultural europeo gracias al ensayista y escritor triestino Claudio Magris, que es precisamente de cultura germana e italiana.

Jan Morris aprovecha su relato, entre histórico y actual, para atacar al nacionalismo, ese “patriotismo en estado salvaje” que terminaría desfigurando una ciudad que fue crisol de razas y culturas y brillaba con luz propia. “La falsa pasión de la nación-Estado convertía mi Europa conceptual en una quimera; y por motivos de nacionalidad, la ciudad que me rodeaba aquel día, lejos de formar parte de un poderoso todo ideal, estaba debilitada en su soledad”. El nacionalismo esloveno e italiano ―era una ciudad “a redimir”, como puso de manifiesto Gabriele D’Annunzio―, le irán borrando su pasado.

La escritora y viajera sigue la línea conductora de sus otras obras, como Presencia de España. No se contenta con la descripción, sino que evoca otros tiempos y nos los trae al presente, incluso a su Gales actual. Este es un libro denso, más cerebral, si se puede decir, que sentimental, con mucha información, un libro actual. Es un ensayo o una meditación además de relato de viajes, que nos hace reflexionar sobre el sentido actual de Europa, de la cultura, de sus pueblos y de los ciclos históricos.

jan morris, libros de viaje, literatura de viaje, trieste, viaje a italia

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Trieste. Viaje a un no-lugar

Comentarios sobre  Trieste. Viaje a un no-lugar

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 13 de noviembre de 2017 a las 11:47

    Se me había olvidado decir que Stendhal detestaba Trieste. Curioso. Tuvo quizá malas experiencias allí.

    Por Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye