Azímut

28 de mayo de 2018
“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?” Frida Kahlo.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al artista navarro tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo —ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar— continúe su callada labor cuando el pintor se va. Su obra nos enfrenta a un mundo que se desvanece.

14 de septiembre de 2017

Contemplar la obra de José Ignacio Agorreta instala al espectador en un estado de ánimo melancólico al mismo tiempo que le transmite una cierta serenidad. Y no es solo porque capte en cada cuadro las huellas del paso del tiempo, que es la principal obsesión del artista, como él mismo ha declarado en diferentes ocasiones, sino porque nos enfrenta a un mundo que se desvanece ante nuestros ojos y que él sabe representar de manera austera, casi con humildad. Llama la atención en muchas de sus obras su capacidad para envolver las escenas en una capa de polvo y de abandono. Hay muchas sombras y pocos brillos en las telas, y todo esto contribuye a crear una atmósfera fantasmal. Es como si el artista contemplara estos interiores a través de un tenue filtro color sepia. Las telarañas, los escombros, los desconchados en la pared que nos hacen aproximarnos para comprobar si no será un desgarro en el lienzo, adquieren así fuerza de metáforas. En ese sentido, incluso de manera involuntaria, hay en su obra una crítica al consumismo y a una sociedad que nos conmina continuamente a no dejar que las cosas envejezcan (y tampoco las personas, si vamos a eso). Todo hay que cambiarlo cuando aún es nuevo: los muebles, la ropa, la decoración de las casas.

Nada más alejado de la cultura de usar y tirar que lo que podemos ver en estos cuadros donde no hay nada de pose ni de artificio. Agorreta parece reivindicar la dignidad de estos objetos vulgares –un grifo, un cable antiguo, un enchufe, un horno de leña– traídos de manera incongruente a primer plano. El pintor sorprende el proceso de descomposición en un momento cualquiera, podía haber llegado antes o después a esos espacios abandonados donde se advierte la ausencia de quienes fueron sus propietarios y salieron de allí hace mucho tiempo. El azar en el que están dispuestos los objetos nos llena de preguntas sobre las circunstancias en que esos espacios quedaron vacíos. En cada cuadro hay, por tanto una, historia. Luego el tiempo, ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar, se encarga de crear esas composiciones que Agorreta se limita a llevar con veracidad a sus cuadros. Cada una de sus obras habla del gusto del pintor por el detalle, de su capacidad de observación, de su delicadeza y su cuidado, de la lentitud.

Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al pintor llegando a estos sitios y tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo continúe su callada labor cuando él se va. Esta es una de las lecciones de todas estas obras: la gran actividad (a otro ritmo, es cierto, pero incesante) que podemos advertir en estas estancias donde todo en apariencia es quietud. Otra lección es que estos espacios, donde un día habitaron personas con sus sueños y que ahora son naturalezas muertas, nos siguen hablando de la vida y contienen una advertencia: esto es lo que dejamos tras nosotros, tampoco hay para tanto. Vivimos ahí durante un tiempo, cuidamos las cosas, nos construimos un hogar y cuando nos vamos empieza poco a poco el proceso que devuelve los elementos de los que nos hemos servido al bosque y a la tierra.

De la maestría de Agorreta con el pincel nos da idea la manera cómo singulariza los objetos cotidianos, cómo juega con las perspectivas o cómo confiere volumen a una simple tubería hasta el punto de que el espectador se convence de que podría meter la mano por detrás. En esto es un verdadero mago. En los cuadros las cosas flotan, el lienzo se transforma en madera, en terrazo, en mármol… Todo contribuye a meterte dentro de cada una de esos escenarios, en cierto modo míticos, en los que no hay gente, es cierto, pero que no nos resultan hostiles ni ajenos. Es como visitar tu pasado, como volver a la vieja casa de tus abuelos; es de alguna manera como regresar a tu infancia.

arte, josé ignacio agorreta, pintura

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jesús Arana Palacios

Comentarios sobre  Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.