Azímut

19 de noviembre de 2017
“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. Henry ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Japón perdido

ALEX KERR

Editorial: ALPHA DECAY
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 304
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Al igual que el suizo Nicolas Bouvier, Alex Kerr conoció el Japón de los sesenta, tan extraño aún a occidente, tan sumido en la incógnita que depararía el vertiginoso auge económico de las décadas posteriores. Bouvier quedó afectado de japonismo para siempre y volvió en otras ocasiones. En el caso del norteamericano  Kerr su japonismo le dejó clavado en el país hasta hoy convirtiéndose en un experto en arte y tradición japonesa. Sigue viviendo a caballo entre Bangkok y Kioto pero en este, su primer libro, al que después le siguieron otros, dejó testimonio de las más de tres décadas vividas hasta el momento de su escritura en 1993.
Noticias en la Línea
  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

  • Urbs beata Hierusalem

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los viajeros que se aventuraban por Tierra Santa en los siglos XVI y XVII no lo tenían nada fácil. En palabras de un alemán que acompañó a Ignacio de Loyola hasta Jerusalén, el peregrino debía llevar bien llenas tres bolsas: la del dinero, pues lo necesitaría a cada paso; la de la fe, para no dudar de nada que le contaran; y la de la paciencia, para sufrir todo tipo de ofensas. Una exposición en la Biblioteca Nacional de España muestra la magnífica colección de libros de ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al artista navarro tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo —ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar— continúe su callada labor cuando el pintor se va. Su obra nos enfrenta a un mundo que se desvanece.

14 de septiembre de 2017

Contemplar la obra de José Ignacio Agorreta instala al espectador en un estado de ánimo melancólico al mismo tiempo que le transmite una cierta serenidad. Y no es solo porque capte en cada cuadro las huellas del paso del tiempo, que es la principal obsesión del artista, como él mismo ha declarado en diferentes ocasiones, sino porque nos enfrenta a un mundo que se desvanece ante nuestros ojos y que él sabe representar de manera austera, casi con humildad. Llama la atención en muchas de sus obras su capacidad para envolver las escenas en una capa de polvo y de abandono. Hay muchas sombras y pocos brillos en las telas, y todo esto contribuye a crear una atmósfera fantasmal. Es como si el artista contemplara estos interiores a través de un tenue filtro color sepia. Las telarañas, los escombros, los desconchados en la pared que nos hacen aproximarnos para comprobar si no será un desgarro en el lienzo, adquieren así fuerza de metáforas. En ese sentido, incluso de manera involuntaria, hay en su obra una crítica al consumismo y a una sociedad que nos conmina continuamente a no dejar que las cosas envejezcan (y tampoco las personas, si vamos a eso). Todo hay que cambiarlo cuando aún es nuevo: los muebles, la ropa, la decoración de las casas.

Nada más alejado de la cultura de usar y tirar que lo que podemos ver en estos cuadros donde no hay nada de pose ni de artificio. Agorreta parece reivindicar la dignidad de estos objetos vulgares –un grifo, un cable antiguo, un enchufe, un horno de leña– traídos de manera incongruente a primer plano. El pintor sorprende el proceso de descomposición en un momento cualquiera, podía haber llegado antes o después a esos espacios abandonados donde se advierte la ausencia de quienes fueron sus propietarios y salieron de allí hace mucho tiempo. El azar en el que están dispuestos los objetos nos llena de preguntas sobre las circunstancias en que esos espacios quedaron vacíos. En cada cuadro hay, por tanto una, historia. Luego el tiempo, ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar, se encarga de crear esas composiciones que Agorreta se limita a llevar con veracidad a sus cuadros. Cada una de sus obras habla del gusto del pintor por el detalle, de su capacidad de observación, de su delicadeza y su cuidado, de la lentitud.

Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al pintor llegando a estos sitios y tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo continúe su callada labor cuando él se va. Esta es una de las lecciones de todas estas obras: la gran actividad (a otro ritmo, es cierto, pero incesante) que podemos advertir en estas estancias donde todo en apariencia es quietud. Otra lección es que estos espacios, donde un día habitaron personas con sus sueños y que ahora son naturalezas muertas, nos siguen hablando de la vida y contienen una advertencia: esto es lo que dejamos tras nosotros, tampoco hay para tanto. Vivimos ahí durante un tiempo, cuidamos las cosas, nos construimos un hogar y cuando nos vamos empieza poco a poco el proceso que devuelve los elementos de los que nos hemos servido al bosque y a la tierra.

De la maestría de Agorreta con el pincel nos da idea la manera cómo singulariza los objetos cotidianos, cómo juega con las perspectivas o cómo confiere volumen a una simple tubería hasta el punto de que el espectador se convence de que podría meter la mano por detrás. En esto es un verdadero mago. En los cuadros las cosas flotan, el lienzo se transforma en madera, en terrazo, en mármol… Todo contribuye a meterte dentro de cada una de esos escenarios, en cierto modo míticos, en los que no hay gente, es cierto, pero que no nos resultan hostiles ni ajenos. Es como visitar tu pasado, como volver a la vieja casa de tus abuelos; es de alguna manera como regresar a tu infancia.

arte, josé ignacio agorreta, pintura

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jesús Arana Palacios

Comentarios sobre  Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.