Azímut

24 de septiembre de 2017
“Ejercitan estos viajes la paciencia, borran todo rastro de egoísmo, enseñan a elegir por uno ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Diccionario de Nueva York

ALFONSO ARMADA

Editorial: PENINSULA
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 408
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
No hay como pasar una temporada larga en una ciudad para empezar a cavar en su subsuelo olvidando que no podemos ser transeúntes, sino parte de ella misma. Si además posees una mirada afinada y curiosa y tienes la dicha de que te interesa casi todo acabas por poner orden en lo imprescindible. Por eso este diccionario, porque Alfonso Armada es de los que poseen una  mirada panorámica sobre la realidad de los lugares en su vínculo con la creación y así podemos imaginar esta relación de temas, personajes y lugares como una cartografía siempre renovada de la ciudad más cosmopolita del mundo.
Noticias en la Línea
  • Literatura de viajes: escritoras viajeras

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Club de Lectura 'Una habitación propia', promovido por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Avilés, dedica su próximo ciclo a la literatura de viajes, con obras de las escritoras Martha Gellhorn (11 de septiembre), Vita Sackville-West (9 de octubre), Brigitte Reimann (13 de noviembre) y Ella Maillart (11 de diciembre), de quien se leerá El camino cruel. Las tertulias se desarrollarán a las 17.30 horas en el centro de Documentación de Mujeres, ubicado en la calle Fernando ...[Leer más]

  • Emilia. Mujeres que se atreven

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Doña Emilia Pardo Bazán era una mujer fuerte, inteligente y extraordinariamente divertida, además de una viajera impar que dejó testimonio de sus experiencias nómadas en varios libros —Mi romería (Recuerdos de viaje) (1888), Al pie de la torre Eiffel (1889), Por Francia y por Alemania (1889), Por la España pintoresca (1896), Cuarenta días en la Exposición (1900), Por la Europa católica (1902)...—. La escritora que  trató de ingresar sin éxito en la Real Academia de la ...[Leer más]

  • Universo Fang

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque es la fuente de recursos principal de los fang. De él extraen alimentos, madera, materias primas para la cestería y la ropa, remedios naturales para curar enfermedades, amuletos... En el bosque también nacen las leyendas que configuran la tradición oral de los fang. Y en el bosque encontraba la inspiración el escultor ecuatoguineano Fernando Nguema, a quien el Museo Nacional de Antropología le dedica hasta el 15 de octubre una exposición. “…Para buscar las maderas hay que ...[Leer más]

  • Montañas, entre el cielo y la tierra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Desde tiempos remotos, la montaña ha supuesto un reto físico para los seres humanos, pero también un terreno para la comprensión, pues flora, fauna, geología, geografía, climatología y otras ramas del saber tienen su expresión en estos reductos de la naturaleza, que fueron habitados por monstruos y dioses hasta que el alpinismo las conquistó. El Museo burgalés de la Evolución Humana explora todas las caras de estas eminencias topográficas con una exposición formada por más de ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

Histórico noticias

Novedades en libros de viaje




Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al artista navarro tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo —ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar— continúe su callada labor cuando el pintor se va. Su obra nos enfrenta a un mundo que se desvanece.

14 de septiembre de 2017

Contemplar la obra de José Ignacio Agorreta instala al espectador en un estado de ánimo melancólico al mismo tiempo que le transmite una cierta serenidad. Y no es solo porque capte en cada cuadro las huellas del paso del tiempo, que es la principal obsesión del artista, como él mismo ha declarado en diferentes ocasiones, sino porque nos enfrenta a un mundo que se desvanece ante nuestros ojos y que él sabe representar de manera austera, casi con humildad. Llama la atención en muchas de sus obras su capacidad para envolver las escenas en una capa de polvo y de abandono. Hay muchas sombras y pocos brillos en las telas, y todo esto contribuye a crear una atmósfera fantasmal. Es como si el artista contemplara estos interiores a través de un tenue filtro color sepia. Las telarañas, los escombros, los desconchados en la pared que nos hacen aproximarnos para comprobar si no será un desgarro en el lienzo, adquieren así fuerza de metáforas. En ese sentido, incluso de manera involuntaria, hay en su obra una crítica al consumismo y a una sociedad que nos conmina continuamente a no dejar que las cosas envejezcan (y tampoco las personas, si vamos a eso). Todo hay que cambiarlo cuando aún es nuevo: los muebles, la ropa, la decoración de las casas.

Nada más alejado de la cultura de usar y tirar que lo que podemos ver en estos cuadros donde no hay nada de pose ni de artificio. Agorreta parece reivindicar la dignidad de estos objetos vulgares –un grifo, un cable antiguo, un enchufe, un horno de leña– traídos de manera incongruente a primer plano. El pintor sorprende el proceso de descomposición en un momento cualquiera, podía haber llegado antes o después a esos espacios abandonados donde se advierte la ausencia de quienes fueron sus propietarios y salieron de allí hace mucho tiempo. El azar en el que están dispuestos los objetos nos llena de preguntas sobre las circunstancias en que esos espacios quedaron vacíos. En cada cuadro hay, por tanto una, historia. Luego el tiempo, ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar, se encarga de crear esas composiciones que Agorreta se limita a llevar con veracidad a sus cuadros. Cada una de sus obras habla del gusto del pintor por el detalle, de su capacidad de observación, de su delicadeza y su cuidado, de la lentitud.

Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al pintor llegando a estos sitios y tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo continúe su callada labor cuando él se va. Esta es una de las lecciones de todas estas obras: la gran actividad (a otro ritmo, es cierto, pero incesante) que podemos advertir en estas estancias donde todo en apariencia es quietud. Otra lección es que estos espacios, donde un día habitaron personas con sus sueños y que ahora son naturalezas muertas, nos siguen hablando de la vida y contienen una advertencia: esto es lo que dejamos tras nosotros, tampoco hay para tanto. Vivimos ahí durante un tiempo, cuidamos las cosas, nos construimos un hogar y cuando nos vamos empieza poco a poco el proceso que devuelve los elementos de los que nos hemos servido al bosque y a la tierra.

De la maestría de Agorreta con el pincel nos da idea la manera cómo singulariza los objetos cotidianos, cómo juega con las perspectivas o cómo confiere volumen a una simple tubería hasta el punto de que el espectador se convence de que podría meter la mano por detrás. En esto es un verdadero mago. En los cuadros las cosas flotan, el lienzo se transforma en madera, en terrazo, en mármol… Todo contribuye a meterte dentro de cada una de esos escenarios, en cierto modo míticos, en los que no hay gente, es cierto, pero que no nos resultan hostiles ni ajenos. Es como visitar tu pasado, como volver a la vieja casa de tus abuelos; es de alguna manera como regresar a tu infancia.

arte, josé ignacio agorreta, pintura

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jesús Arana Palacios

Comentarios sobre  Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.