Azímut

19 de enero de 2018
“Soledad, libertad, dos palabras que suelen apoyarse en los hombros heridos del viajero”. Luis García ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Las viejas sendas

ROBERT MACFARLANE

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 456
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Mucho se ha escrito ya sobre el caminar, pero nosotros tenemos debilidad por Robert MacFarlane y donde pone los pies. No es un caminante cualquiera y cuando nos cuenta sus paseos, ya sabemos que algo mágico va a ocurrir. Lo que nos importa es lo que ocurre en  su escritura, una habilidad sencilla y alambicada a la vez, para transformar la piel del paisaje en un acontecimiento. Sabe nombrar y reconocer todo lo que ve, como si fueran notas musicales de una emocionante pastoral. Esta vez metió los poemas de Edward Thomas en su mochila, y con ellos atravesó sendas ancestrales de Inglaterra, Escocia, Palestina, Himalaya y nuestro Guadarrama, presentado por otro habitual de esta cordillera: el artista Miguel Ángel Blanco.  
Noticias en la Línea
  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

  • Felicidades, Capitán Cook

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    250 aniversario del capitán CookHace 250 años, James Cook emprendió su legendario primer viaje de descubrimiento al Pacífico, Australia y Nueva Zelanda a bordo del HMS Endeavour. Hazaña que recordarán diferentes localidades británicas vinculadas al Capitán, como Whitby, Plymouth o Greenwich.

  • chance & change

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    herman de vries (él escribe su nombre así, todo en minúsculas, como rechazo a cualquier jerarquía) abandonó progresivamente su trabajo de naturalista para ligarse a la naturaleza a través del arte y destacar con su obra la universalidad del paisaje. "Nos hemos alejado tanto de la naturaleza, la hemos modificado tanto, manipulado, destruido... que nos hemos olvidado de que ella es el arte por excelencia. Solo otro artificio, el del arte humano, puede ayudarnos a reencontrarla", explicaba el...[Leer más]

  • La conquista del aire

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Centro Conde Duque de MadridA Juan Olivert Serra le llamaban el volaoret en Cullera, apodo justificado desde que el rentista valenciano se construyera un aeroplano y el 5 de septiembre de 1909 realizara el primer intento de vuelo motorizado en España. Su historia y la de otros pioneros de la aviación española fascinados por dar alas a sus sueños se cuenta en la exposición La conquista del aire, abierta al público hasta el 4 de marzo en el Centro Conde Duque de Madrid.

  • Mariano Fortuny, pintor y viajero

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo del PradoMariano Fortuny fue un pintor cosmopolita que visitó muchos países y vivió en muchas ciudades; pero su brújula creativa señalaba tres puntos cardinales: Roma, donde se formó; Marruecos, donde pintó la batalla de Wad Rass y sucumbió a la luz africana, y Granada, donde se refugió para desconectar de un éxito internacional. El Museo del Prado reúne 169 obras del artista (12 de ellas nunca antes mostradas en público), en una exposición antológica que puede verse hasta el 18 de marzo.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al artista navarro tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo —ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar— continúe su callada labor cuando el pintor se va. Su obra nos enfrenta a un mundo que se desvanece.

14 de septiembre de 2017

Contemplar la obra de José Ignacio Agorreta instala al espectador en un estado de ánimo melancólico al mismo tiempo que le transmite una cierta serenidad. Y no es solo porque capte en cada cuadro las huellas del paso del tiempo, que es la principal obsesión del artista, como él mismo ha declarado en diferentes ocasiones, sino porque nos enfrenta a un mundo que se desvanece ante nuestros ojos y que él sabe representar de manera austera, casi con humildad. Llama la atención en muchas de sus obras su capacidad para envolver las escenas en una capa de polvo y de abandono. Hay muchas sombras y pocos brillos en las telas, y todo esto contribuye a crear una atmósfera fantasmal. Es como si el artista contemplara estos interiores a través de un tenue filtro color sepia. Las telarañas, los escombros, los desconchados en la pared que nos hacen aproximarnos para comprobar si no será un desgarro en el lienzo, adquieren así fuerza de metáforas. En ese sentido, incluso de manera involuntaria, hay en su obra una crítica al consumismo y a una sociedad que nos conmina continuamente a no dejar que las cosas envejezcan (y tampoco las personas, si vamos a eso). Todo hay que cambiarlo cuando aún es nuevo: los muebles, la ropa, la decoración de las casas.

Nada más alejado de la cultura de usar y tirar que lo que podemos ver en estos cuadros donde no hay nada de pose ni de artificio. Agorreta parece reivindicar la dignidad de estos objetos vulgares –un grifo, un cable antiguo, un enchufe, un horno de leña– traídos de manera incongruente a primer plano. El pintor sorprende el proceso de descomposición en un momento cualquiera, podía haber llegado antes o después a esos espacios abandonados donde se advierte la ausencia de quienes fueron sus propietarios y salieron de allí hace mucho tiempo. El azar en el que están dispuestos los objetos nos llena de preguntas sobre las circunstancias en que esos espacios quedaron vacíos. En cada cuadro hay, por tanto una, historia. Luego el tiempo, ese gran escultor, que decía Marguerite Yourcenar, se encarga de crear esas composiciones que Agorreta se limita a llevar con veracidad a sus cuadros. Cada una de sus obras habla del gusto del pintor por el detalle, de su capacidad de observación, de su delicadeza y su cuidado, de la lentitud.

Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

Uno se imagina al pintor llegando a estos sitios y tratando de perturbar lo menos posible el espacio, dejando que el tiempo continúe su callada labor cuando él se va. Esta es una de las lecciones de todas estas obras: la gran actividad (a otro ritmo, es cierto, pero incesante) que podemos advertir en estas estancias donde todo en apariencia es quietud. Otra lección es que estos espacios, donde un día habitaron personas con sus sueños y que ahora son naturalezas muertas, nos siguen hablando de la vida y contienen una advertencia: esto es lo que dejamos tras nosotros, tampoco hay para tanto. Vivimos ahí durante un tiempo, cuidamos las cosas, nos construimos un hogar y cuando nos vamos empieza poco a poco el proceso que devuelve los elementos de los que nos hemos servido al bosque y a la tierra.

De la maestría de Agorreta con el pincel nos da idea la manera cómo singulariza los objetos cotidianos, cómo juega con las perspectivas o cómo confiere volumen a una simple tubería hasta el punto de que el espectador se convence de que podría meter la mano por detrás. En esto es un verdadero mago. En los cuadros las cosas flotan, el lienzo se transforma en madera, en terrazo, en mármol… Todo contribuye a meterte dentro de cada una de esos escenarios, en cierto modo míticos, en los que no hay gente, es cierto, pero que no nos resultan hostiles ni ajenos. Es como visitar tu pasado, como volver a la vieja casa de tus abuelos; es de alguna manera como regresar a tu infancia.

arte, josé ignacio agorreta, pintura

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jesús Arana Palacios

Comentarios sobre  Viaje a los escenarios míticos de José Ignacio Agorreta

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.