Azímut

15 de diciembre de 2017
“Quien no ha abierto los ojos en el desierto no sabe cuán inefable puede ser ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Variaciones sobre Budapest

Sergi Bellver

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 128
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Las ciudades nos escriben, por eso nos convertimos en ciudadanos. Creemos que podemos nombrarlas, comprenderlas, vivirlas, abarcarlas, pero son ellas las que nos crean como personajes literarios. También son las ciudades  realidades orgánicas de lo más caprichoso que un día  nos mutan y otros nos engullen jugando a la rayuela. Hay que contemplarlas como a realidades que cobijan grandes historias que coquetean con el tiempo. En visitas fugaces, en la cotidianeidad de nuestras vidas de todos los días o en estancias prestadas durante un tiempo,  es donde percibimos  que toda urbanidad es efímera, que cambia y se transforma según elegimos el ángulo desde el que las contemplamos y  vivimos.
Noticias en la Línea
  • Halide Edip Adivar y Alphonse Mucha

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición sobre Alphonse Mucha en Madrid.La escritora y activista Halide Edip Adivar luchó por la revolución turca con el mismo ímpetu que por la revolución feminista, y ha sido una sorpresa y un placer estético encontrarla retratada en la exposición sobre Alphonse Mucha que puede verse hasta el 25 de febrero en el Palacio Gaviria de Madrid (donde no solo hay chicas art nouveau). Ambos eran amigos, y se debieron de conocer cuando la líder nacionalista se vio condenada al exilio.

  • Alfombras, diseño y confort en el Imperio Mogol

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Sin lugar a dudas, desplegar una alfombra en el salón de casa era mucho más práctico y brioso que montar un mueble de Ikea... Surgieron como una necesidad de los pueblos nómadas, que se protegían del suelo frío cubriéndolo con estos tejidos. Tan funcionales resultaron que su uso se extendió rápido por toda Asia: de Persia al Cáucaso, Anatolia, China, India... Una exposición en el Pergamonmuseum nos muestra cuán confortables y estilosas resultaban para los cortesanos del Imperio Mogol...[Leer más]

  • La lengua navega a América

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Para celebrar el 525 Aniversario del casual encuentro de América, la Real Academia Española ha organizado una serie de lecturas dramatizadas sobre clásicos del viaje y la exploración que pusieron en contacto a las civilizaciones de uno y otro lado del Atlántico. Las próximas funciones que se representarán son la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, de fray Bartolomé de las Casas, y los Comentarios reales, del Inca Garcilaso de la Vega. Consultar detalles de ...[Leer más]

  • Homenaje a Carmen de Burgos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “El deseo de los viajes es insaciable en Carmen…”, contaba sobre su pareja Ramón Gómez de la Serna. Una mujer que fue la primera periodista española en plantilla y la primera en escribir sus crónicas desde las trincheras. La Biblioteca Nacional de España celebra el 150 aniversario de su nacimiento con una muestra bibliográfica sobre la obra periodística y literaria de Colombine, que comprende relatos viajeros como los recogidos en Peregrinaciones (1916) o Mis viajes por Europa (...[Leer más]

  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Un viajero, un lector, un amigo

A lo largo de su vida, José María Elósegui recorrió más de 140 países con alma de viajero, de lector y de documentalista, filmando series como ‘La ruta de los exploradores’, ‘La ruta de Samarkanda’, ‘Sahel, la frontera herida’, ‘Los ojos del Himalaya’ o ‘La Sonrisa de los Inuit’.

5 de octubre de 2017

Una de las mayores virtudes de los viajes es que te regalan con frecuencia personas que entran a formar parte de tu vida como si siempre hubieran estado allí. Puede que la afinidad por un destino o el mismo impulso de viajar creen de entrada una complicidad que acerca a los extraños mucho más que años enteros de rutinaria proximidad en tu vida cotidiana.

Conocí a José María Elósegui viajando. ¿Cómo si no? Su vida entera era un viaje. Incluso cuando descansaba en su San Sebastián natal, Chema te transportaba a nuevos horizontes contándote el último libro que le había gustado o el próximo itinerario que iba a realizar.  No creo haber conocido nunca a nadie que leyera más libros de viaje y, a la vez, viajara sin descanso como impulsado por el sueño irrealizable de seguir joven eternamente.

José María Elósegui

La mochila de Chema pesaba lo indecible. No llevaba mucho equipaje a ninguno de sus viajes, pero cuando empezó a viajar no se había inventado el ebook y cuando, mucho después, pudo utilizarlo, lo rechazó. Los libros, su equipaje imprescindible, debían ser de papel, con peso, con textura. No se puede guardar una flor de acacia entre las hojas de una tablet. Ni puede devolverte el olor o el color de la tierra cuando, años después de un viaje, vuelves abrir el libro que leíste en un lugar remoto, de esos en los que descansas cuando te refugias en tus mejores recuerdos.

Viajero impenitente, mi amigo Elósegui disfrutaba de los viajes con tiempo, a pie, en bicicleta, en camión. Su extraordinaria forma física le hacía temible si compartías algún viaje de montaña, y sus hábitos de vida sana eran una fuente de sana envidia y un desperdicio a partes iguales cuando llegaba el momento de poder compartir un güisqui y él, abstemio, lo rechazaba.  Al caer la noche, reunidos en torno a un fuego, en la terraza de un hotel o el salón de un lodge, Chema sacaba su libro y apuntaba notas al margen sobre experiencias vividas, pensamientos que le había provocado la lectura o cualquier idea capturada al vuelo al hilo de la conversación que manteníamos. Sus libros eran sus cuadernos de campo, el recordatorio de tantos y tan buenos momentos, el compañero con quien compartir vivencias.

Cuadernos de viaje

Cuando nos juntábamos en Madrid, por desgracia en contadas ocasiones, nos poníamos al día de nuestros viajes. Yo le enseñaba mis cuadernos de campo y él me hablaba de sus libros, recomendándome inmejorables lecturas. Si había suerte, me enseñaba un libro o unas notas sobre mi siguiente destino. Parecía que Chema hubiera estado ya en todas partes. Y en todas partes había leído, anotado, comentado. Sus libros, miles, eran los cuadernos de campo de un lector. No había dibujos, pero las mismas notas de letra pequeña, abigarrada, se fundían con el texto impreso y componían preciosas imágenes; imágenes viajeras.

Se fue con la misma discreción con la que recorrió el mundo. A pie, sin alharacas, sin llamar la atención. Su meta era el viaje en sí mismo, y no el contarlo ni presumirlo. Como un Joseph Thomson de nuestro siglo, vivió para viajar. Se despidió de todos con una sonrisa y un señorío que ya se le conocía. “He vivido una vida envidiable, exactamente la vida que quería. No tengo miedo. La muerte es algo que nos llega a todos”. Y se marchó tranquilo, feliz, queriendo y siendo querido. Quizá sabía que la meta que había estado persiguiendo durante toda su vida le llegaba por fin: viajar, viajar eternamente por el mero placer de hacerlo.

Cuadernos de viaje

cuadernos de viaje, documentales, grandes viajeros, José María Elósegui

12345 (4 votos. Media: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Un viajero, un lector, un amigo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.