Azímut

22 de octubre de 2017
“Explorando como curiosos y no como conquistadores”. Jules Verne.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

La montaña y el arte

Miradas desde la pintura, la música y la literatura

EDUARDO MARTINEZ DE PISON

Editorial: FORCOLA
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 616
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Cada vez que Eduardo Martínez de Pisón se pone al teclado, ya sabemos que nos regalará toda su inmensa erudición. En "El sentimiento de la montaña", libro escrito al alimón con Sebastián Álvaro, ya nos dejo un aperitivo, pero sus muchos seguidores sabíamos que el maestro, tarde o temprano, se pondría a la tarea de recopilar su asombrosa erudición montañesca como hecho cultural. Aquí tenemos el resultado: más de 600 páginas dedicadas a las cumbres como inspiración para la pintura y el arte, la música, la literatura y sin que falte un capítulo dedicado a las nuestras. Uno de esos libros que ya se quedan para siempre en la estantería y se convierten en imprescindibles.
Noticias en la Línea
  • Urbs beata Hierusalem

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los viajeros que se aventuraban por Tierra Santa en los siglos XVI y XVII no lo tenían nada fácil. En palabras de un alemán que acompañó a Ignacio de Loyola hasta Jerusalén, el peregrino debía llevar bien llenas tres bolsas: la del dinero, pues lo necesitaría a cada paso; la de la fe, para no dudar de nada que le contaran; y la de la paciencia, para sufrir todo tipo de ofensas. Una exposición en la Biblioteca Nacional de España muestra la magnífica colección de libros de ...[Leer más]

  • Geografía física y humana

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en La Casa EncendidaAnna Bella Geiger dibuja mapas ―territorios históricamente asignados a los hombres― para reflexionar sobre las políticas coloniales, los estereotipos culturales, las exclusiones y los discursos impuestos por la hegemonía. Su aspiración: crear una cartografía nueva donde las mujeres tengan esos espacios que les han sido negados. La obra de la artista brasileña puede verse en hasta el 7 de enero en La Casa Encendida de Madrid.

  • La irresistible atracción del Ártico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Sociedad Geográfica EspañolaLa Sociedad Geográfica Española dedica el mes de octubre al Polo Norte, con conferencias sobre la historia y exploración de las regiones árticas, su importancia geopolítica en el siglo XXI, los problemas a los que se enfrenta con el cambio climático y la atracción que ejercen sus hielos sobre los viajeros de nuestro tiempo.Consultar los detalles de la programación aquí.

  • Ciclo de cine africano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Casa ÁrabeQuien se perdiera el Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) 2017 tiene la oportunidad de ver las películas proyectadas en el ciclo de otoño que ha programado Casa África en sus sedes de Madrid y de Córdoba. Entre ellas, El último de nosotros, del director Ala Eddine Slim, premiada como mejor largometraje: una ficción sin diálogos cuyo personaje principal recorre espacios infinitos para intentar cruzar de forma clandestina a Europa.

  • Literatura de viajes: escritoras viajeras

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Club de Lectura 'Una habitación propia', promovido por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Avilés, dedica su próximo ciclo a la literatura de viajes, con obras de las escritoras Martha Gellhorn (11 de septiembre), Vita Sackville-West (9 de octubre), Brigitte Reimann (13 de noviembre) y Ella Maillart (11 de diciembre), de quien se leerá El camino cruel. Las tertulias se desarrollarán a las 17.30 horas en el centro de Documentación de Mujeres, ubicado en la calle Fernando ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Un viajero, un lector, un amigo

A lo largo de su vida, José María Elósegui recorrió más de 140 países con alma de viajero, de lector y de documentalista, filmando series como ‘La ruta de los exploradores’, ‘La ruta de Samarkanda’, ‘Sahel, la frontera herida’, ‘Los ojos del Himalaya’ o ‘La Sonrisa de los Inuit’.

5 de octubre de 2017

Una de las mayores virtudes de los viajes es que te regalan con frecuencia personas que entran a formar parte de tu vida como si siempre hubieran estado allí. Puede que la afinidad por un destino o el mismo impulso de viajar creen de entrada una complicidad que acerca a los extraños mucho más que años enteros de rutinaria proximidad en tu vida cotidiana.

Conocí a José María Elósegui viajando. ¿Cómo si no? Su vida entera era un viaje. Incluso cuando descansaba en su San Sebastián natal, Chema te transportaba a nuevos horizontes contándote el último libro que le había gustado o el próximo itinerario que iba a realizar.  No creo haber conocido nunca a nadie que leyera más libros de viaje y, a la vez, viajara sin descanso como impulsado por el sueño irrealizable de seguir joven eternamente.

José María Elósegui

La mochila de Chema pesaba lo indecible. No llevaba mucho equipaje a ninguno de sus viajes, pero cuando empezó a viajar no se había inventado el ebook y cuando, mucho después, pudo utilizarlo, lo rechazó. Los libros, su equipaje imprescindible, debían ser de papel, con peso, con textura. No se puede guardar una flor de acacia entre las hojas de una tablet. Ni puede devolverte el olor o el color de la tierra cuando, años después de un viaje, vuelves abrir el libro que leíste en un lugar remoto, de esos en los que descansas cuando te refugias en tus mejores recuerdos.

Viajero impenitente, mi amigo Elósegui disfrutaba de los viajes con tiempo, a pie, en bicicleta, en camión. Su extraordinaria forma física le hacía temible si compartías algún viaje de montaña, y sus hábitos de vida sana eran una fuente de sana envidia y un desperdicio a partes iguales cuando llegaba el momento de poder compartir un güisqui y él, abstemio, lo rechazaba.  Al caer la noche, reunidos en torno a un fuego, en la terraza de un hotel o el salón de un lodge, Chema sacaba su libro y apuntaba notas al margen sobre experiencias vividas, pensamientos que le había provocado la lectura o cualquier idea capturada al vuelo al hilo de la conversación que manteníamos. Sus libros eran sus cuadernos de campo, el recordatorio de tantos y tan buenos momentos, el compañero con quien compartir vivencias.

Cuadernos de viaje

Cuando nos juntábamos en Madrid, por desgracia en contadas ocasiones, nos poníamos al día de nuestros viajes. Yo le enseñaba mis cuadernos de campo y él me hablaba de sus libros, recomendándome inmejorables lecturas. Si había suerte, me enseñaba un libro o unas notas sobre mi siguiente destino. Parecía que Chema hubiera estado ya en todas partes. Y en todas partes había leído, anotado, comentado. Sus libros, miles, eran los cuadernos de campo de un lector. No había dibujos, pero las mismas notas de letra pequeña, abigarrada, se fundían con el texto impreso y componían preciosas imágenes; imágenes viajeras.

Se fue con la misma discreción con la que recorrió el mundo. A pie, sin alharacas, sin llamar la atención. Su meta era el viaje en sí mismo, y no el contarlo ni presumirlo. Como un Joseph Thomson de nuestro siglo, vivió para viajar. Se despidió de todos con una sonrisa y un señorío que ya se le conocía. “He vivido una vida envidiable, exactamente la vida que quería. No tengo miedo. La muerte es algo que nos llega a todos”. Y se marchó tranquilo, feliz, queriendo y siendo querido. Quizá sabía que la meta que había estado persiguiendo durante toda su vida le llegaba por fin: viajar, viajar eternamente por el mero placer de hacerlo.

Cuadernos de viaje

cuadernos de viaje, documentales, grandes viajeros, José María Elósegui

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Un viajero, un lector, un amigo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.