Azímut

18 de febrero de 2018
“Nunca dudé del éxito de Nellie Bly. Su arrojo lo hacía previsible. Hurra por ella ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

En el silencio

WADE DAVIS

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 1148
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
La triste epopeya de  George Mallory,  el mejor alpinista de Gran Bretaña en su momento,  y el inexperto Sandy Irvine, por conquistar el Everest ha sido contada de mil maneras y ha dado pie a excelentes relatos. Lo que nos ha gustado de esta monumental reconstrucción de aquella escalada es el prolijo esfuerzo de su autor por desvelarnos el contexto que la alentó. La servidumbre de intereses de la expansión colonial de Gran Bretaña, la dominación de Asia, la necesidad de dar esperanza y horizontes a una generación rota tras la I Guerra Mundial. Si la montaña siempre ha ofrecido un tesoro de simbolismo de altura, el Everest significaba la cumbre de cualquier ambición. Mucho más que un relato de montaña, desde luego.
Noticias en la Línea
  • Museo íbero de Jaén

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Más de veinte siglos después de que los romanos acabasen con los últimos pueblos íberos de la Península Ibérica, ha abierto las puertas en Jaén el único museo del mundo dedicado por entero a esta cultura. La primera exposición temporal ―titulada La dama, el príncipe, el héroe y la diosa― presta especial atención a aquellas mujeres duras que en su día describió Estrabón: "[…] se han visto y se han contado muchas otras cosas de todos los pueblos de Iberia en general, pero ...[Leer más]

  • Muchos caminos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Camino de Santiago. Exposición Si  no se mirase otra cosa que el camino, demasiado pronto dejaría uno de ser peregrino... Con tal de prorrogar el errar, recomendamos hacer un alto en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) y (se sea peregrino o no) visitar una exposición que, hasta el próximo 2 de septiembre, reflexiona sobre la realidad paisajística, antropológica, cultural, histórica y religiosa de la ruta jacobea con ochenta y ocho obras de artistas nacionales e internacionales.

  • Beethoven en Viena

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Durante las tres décadas que el compositor alemán pasó en Viena, cambió de alojamiento casi dos veces al año. Una de sus viviendas, la de la calle Probusgasse 6 de Heiligenstadt (un barrio del distrito 19), ha sido ampliada y convertida en un nuevo Museo Beethoven. El músico se trasladó a lo que entonces era un pueblecito en el campo para descansar su oído en la naturaleza, siguiendo indicaciones médicas. Precisamente fue allí donde, en 1802 redactó el Testamento de ...[Leer más]

  • Infinito artificial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "La infinidad tiene una tendencia a llenar la mente con aquella especie de horror delicioso que es el efecto más genuino y la prueba más verdadera de lo sublime". Lo dijo Edmund Burke, y lo ilustra Fernando Maselli en una exposición fotográfica que puede verse hasta el 15 de abril en el Museo Universidad de Navarra. El fotógrafo argentino tuvo que realizar cursos de alpinismo y entrenar durante un año para adentrarse en parajes de alta montaña, donde pasó varios días retratando los ...[Leer más]

  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




La montaña desde la pintura, la música y la literatura

Eduardo Martínez de Pisón nos vuelve a demostrar que la vida de contemplación es tan intensa como la vida de acción con ‘La montaña y el arte’, un ensayo enciclopédico que se define por el subtítulo del libro: Miradas desde la pintura, la música y la literatura.

27 de noviembre de 2017

El final de una vida se representa con la carencia de luz, con el apagón, con la mirada que no es capaz de encontrar otra cosa que no sea oscuridad. De alguna manera, todos comenzamos a perder esa capacidad de ver en un momento y nos quedan colores sin formas o sombras sin objeto. Uno es muy superficial y confunde el alma con la mirada. Según esa teoría, quedarse ciego es casi lo equivalente al alzheimer, perder los veintiún gramos, que se te escape el alma. Pero mientras exista la memoria, pura paradoja, basta con cerrar los ojos para reproducir los cuadros. Eso por no hablar de los sonidos, desde la música de réquiem, de la que todavía nos burlamos, hasta la del narrador que relata su hazaña en la montaña. Esta mañana, el narrador ha descubierto una seta de veinte kilos agazapada bajo un roble. Con esa memoria de lo más sagrado, del alma, es con la que Eduardo Martínez de Pisón (Valladolid, 1937) afronta este ensayo, tal vez el último, tal vez la coda a toda una vida. Si hasta la fecha le habíamos leído con su inconfundible estilo oral, didáctico, pedagógico, emotivo, en esta ocasión son demasiados los homenajes a los que debe dedicarse como para que el estilo se imponga. Lo que acontece se llama enciclopedia. Una enciclopedia que se define por el subtítulo del libro: Miradas desde la pintura, la música y la literatura, pero cuyo contenido es la alegría. La alegría única, la sincera, la sagrada, que es la alegría de haber vivido.

Esas son las montañas que él ha conocido, con tanta intensidad como un gran atleta. Es posible que Denis Urubko o Simone Moro sean millones de veces mejores alpinistas que Martínez de Pisón. Es seguro. Pero ese no es el fin de la vida y la obra de nuestro catedrático. Eduardo Martínez de Pisón nos ha demostrado, a lo largo de sus días y sus noches, que la vida de contemplación es tan intensa como la vida de acción. De eso versa este libro, de eso y de las formas que toma la visión de la montaña, de la alegoría, de la metáfora, de la mitología, del concepto de la inteligencia emocional, de la imagen que nos construye y nos modifica para hacernos mejores. Su forma de exploración, a pesar de todos los conocimientos geográficos que almacena en su cerebro y en su buhardilla, ha sido más poética que cartográfica. Para él no hay sabiduría sin entusiasmo, que puede surgir no solo en la montaña, sino frente a la representación de la montaña. La ciencia que estudia la montaña será, por tanto, algo que surja del asombro y termine en el respeto.

Eduardo Martínez de Pisón

En cuanto al contenido, basta echar un vistazo al índice y saber que seguirá un registro cronológico. El Romanticismo precederá al Impresionismo, y éste al Expresionismo, tanto en música como en pintura. Pero siempre tomando como referencia las que para él son las montañas por antonomasia: los Alpes.

Más espacio ocupa el terreno dedicado a la literatura. Entre otras razones, porque donde no existen obras maestras, Eduardo busca lo significativo. Es capaz de adjudicar el género de literatura de montaña a La Divina Comedia, solo para equilibrar a la literatura del mar, que se presenta con La Odisea. Ni una es literatura de montaña ni la otra literatura del mar. El viaje de Ulises sucede en el Mediterráneo porque no había otra forma de desplazarse más rápido por tierra en aquella época. En todo caso, sería literatura itinerante. Y la obra de Dante presenta sus cuestas, sus conos ascendentes y descendentes, pero aunque tome el aspecto de montaña, es poesía que intenta representar algo que, perdonen el arrojo, uno llamaría literatura espiritual. Ahí sí que Martínez de Pisón acierta, ya que la montaña ha representado, en todas las culturas, la ascensión a lo divino. Mientras que la versión negativa de la montaña, que son los conos volcánicos, directos a la lava, representan la caída a los infiernos.

Pero la montaña está no solo en los registros de literatura religiosa. Martínez de Pisón indaga en su biblioteca personal para incluir en la relación tanto el Nature Writting como las ficciones de los montañeses; los libros de los guías más sensibles, como los clásicos franceses, y alguna ficción entre la que no sabemos por qué razón, al margen de la conciencia de su memoria, considera que Primero de cuerda es mejor literatura que En solitario. Frisson-Roché está a años luz, en términos literarios, de James Salter, aunque En solitario no sea su mejor obra y Gary Hemmngs todavía esté esperando una biografía con el estilo beatnik que se merece.

En realidad, Martínez de Pisón relaciona sus filias. Su predilección por Samivel y Buzzati, por la montaña interior, sus dudas a partir de los textos de Chateaubriand y Ortega y Gasset, a quienes no les interesó la montaña tanto como creemos que se merece. Las secuelas de Horizontes perdidos, Pearl S. Buck, Erri de Luca y un libro para partirse de risa, una parodia de las grandes expediciones, escrito por W.E. Bowman: Hasta arriba. También aparecerán, en los capítulos que no le queda más remedio que dar cuenta, los pirenaicos y el resto de España, Unamuno, George Sand, Víctor Hugo, los campesinos, el norte, Guadarrama, los balnearios o el contrabando como motivo de ficción, y esa obra fallida pero bienintencionada que es La lluvia amarilla. En cualquier caso, el libro, como él mismo comenta en algún pasaje, parte de un principio básico: en una época en que consideramos héroes a los atletas del Himalaya, hay que reivindicar que el montañismo necesita de la naturaleza y del paisaje.

eduardo martínez de pisón, La montaña y el arte, libros de viaje, literatura de montaña

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  La montaña desde la pintura, la música y la literatura

Comentarios sobre  La montaña desde la pintura, la música y la literatura

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.