Azímut

GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Conocer Irán

Editorial: FORCOLA
Lugar: MADRID
Año: 0
Páginas: 160
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
A ver, qué tendrá Irán que tanto apasiona a Patricia Almarcegui, pero no lo vamos a descubrir nosotros, mejor será abrir las páginas de este pequeño gran libro y buscar la pista en los artículos y crónicas que contienen y que han sido publicados en diferentes medios a lo largo de estos últimos años. Como son varios podremos rastrear los cambios del país, vertiginosos a veces, lentos otras, con los que avanza por el siglo XXI. Irán siempre merece una lectura atenta.
Noticias en la Línea
  • Allá lejos y hace tiempo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Antes de que la madurez y el viaje transoceánico lo alejaran de la tierra donde nació y lo llevaran a Inglaterra, hogar de sus primitivos orígenes familiares, William Henry Hudson había pasado lo que años más tarde llamaría la época más feliz de su vida en Argentina. Así lo reflejó hace ahora cien años en Far Away and Long Ago. A History of my Early Life (1918), vagabundeando por sus antiguas querencias de infancia como ya lo había hecho en otros de sus textos (Días de ocio en la ...[Leer más]

  • El mundo visto desde Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Todo es cuestión de perspectiva. Basta con cambiar nuestra posición sobre el plano para que el mundo en el que vivimos parezca otro completamente distinto. Los primeros cartógrafos budistas colocaban el Himalaya en el ombligo del universo, allá donde se localizaba Jerusalén para un europeo. Tampoco parece la misma Tierra aquella que exploró el almirante Zheng He (1371-1433) o el monje Xuanzang (602-664) en su célebre peregrinación hacia el Oeste. Así, durante siglos los mappae mundi ...[Leer más]

  • La Mar de Músicas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Mar de Músicas suena este verano a Dinamarca, país invitado de un festival que, por vigésimo cuarto año, se celebrará en Cartagena del 20 al 28 de julio. Aunque los artistas daneses compartirán escenario con músicos venidos de todo el mundo: los Songhoy Blues de Malí, Nathy Peluso de Argentina, Salvador Sobral de Portugal, Marlon Williams de Nueva Zelanda, Nélida Karr de Guinea Ecuatorial, Solea Morente... o la maestra de la cumbia Totó la Momposina. Designada Premio La Mar de ...[Leer más]

  • Taller de libros periodísticos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    No hay duda de que el libro es el refugio del mejor periodismo narrativo latinoamericano. Ante la reticencia de muchos medios a publicar artículos largos o su desinterés por determinados temas, los periodistas más comprometidos eligen esa forma de trabajo paciente, esforzada, intensa, que consiste en sacarle tiempo al tiempo para escribir su gran texto: el espacio donde pueden hacer lo que quieran sin más límites que sus capacidades. De allí lo apropiado del Taller de libros periodísticos...[Leer más]

  • Caminando en la Península Ibérica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Andar es su forma de expresión artística. Entre 1979 y 2016, el británico Hamish Fulton realizó 16 caminatas por la España continental, las Islas Canarias y Portugal, donde el caminar por senderos y carreteras adquiere carácter de obra de arte sin necesidad de modificar ni alterar el paisaje. Una exposición en el centro valenciano Bombas Gens reúne, hasta el 4 de noviembre, una selección de fotografías, dibujos y esculturas realizados durante (o a partir de) estos paseos  por ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Vigencia de una literatura nómada

La literatura de viajes nunca se ha mostrado tan viva, proteica y juguetona como ahora, cómplice de una apetencia lectora que busca el conocimiento de otras realidades, una mirada diferenciada sobre las cosas del mundo y disfrutar de aventura vicaria con un género tan viejo como la humanidad misma.

4 de diciembre de 2017

Para hablar de literatura de viajes nada más propicio que recordar lo que a menudo decía Ryszard Kapuscinnski, de que el sentido de la vida es atravesar fronteras. Un género tan versátil, tan maleable a la influencia de los tiempos como este, ha ganado en complejidad por el hecho de eliminar cualquier barrera entre géneros. Si lo tenemos presente habrá que hacer oídos sordos a la trompetería con la que algunos sentencian la muerte de la literatura de viajes porque, en realidad, está más viva que nunca desdiciendo una larga tradición agorera. Desde Evelyn Waught (“No espero ver muchos libros de viajes en un futuro cercano”) a Kingsley Amis (Is the travel book dead? en The Spectator, 17 de junio 1955) o Susan Sontag, que diagnosticó el problema como terminal en 1984, declarando que la literatura de viajes se había convertido en “literatura de decepción”.

Razones sobrarían si los dardos hubieran dado en la diana, la del empecinamiento en preservar un género aislándolo de su entropía evolutiva. Primero fue el cuestionamiento postcolonial, ese encuentro entre mundos desiguales que Colin Thubron, en un artículo de febrero de este año en la revista Granta, refutaba: “una postura que amenaza con convertir todo contacto humano en paranoia”. Otras voces comenzaron a lanzar sus dardos contra la globalización, el reduccionismo del mundo a una especie de parque temático que ya no depara sorpresas, o el empobrecimiento de nuestro mapa mental del mundo que, en palabras de Paul Virilio, origina la velocidad (la del transporte, la de la información, la del conocimiento virtual de otras realidades del planeta) y frente al que la escritura solo podría certificar su anomia. Quizá algunas voces se lamentan de que “ya no es lo que era”, que no mantiene su purismo (alguien va a un lugar, le pasan cosas y lo cuenta, enriqueciendo la narración con artificios literarios), entendiendo por tal un cierto canon narrativo, reconocible, en el que uno de sus ingredientes fundamentales, el lugar o el tema con el que se relaciona ese alguien, ha dejado de ser atractivo o único porque sobre él circula una masa indiferenciada de turistas. También lo denostan algunos nuevos cronistas que defienden un periodismo literario que ha existido siempre, con independencia del objetivo sobre el que se construye, sea un conflicto particular, sea la deriva del propio viaje. Por eso, si hiciésemos caso a todo ello, la literatura de viajes ya tendría que estar más muerta que viva.

Literatura de viajes

Cuando se completaron los vacíos del mapamundi a finales del siglo XIX sobrevino el primer momento de crisis, pero los viajeros románticos dieron con una buena solución: afinar la mirada, posarse en las situaciones desde la más encendida subjetividad, huir de los caminos trillados, buscar las vías secundarias, apoyarse en la genealogía literaria que originó el lugar para diluirla y construir sobre ella un relato individualizado. Luego llegó la cámara de fotos y la de cine y se llevaron por delante lo más sagrado del género hasta entonces: la descripción de paisajes y mundos desconocidos. La cámara creó, y lo sigue haciendo, un conocimiento virtual de las realidades desconocidas, haciendo inútil el recuento detallado de lo que atraviesa el ojo humano. Afortunadamente, la entronización de la imagen afinó el recurso de la mirada subjetiva, la que usó antes Lawrence Sterne o Robert Byron, no para contar las cosas, sino sus cosas. Fue Bill Bufford, en el tiempo que dirigió la revista Granta, quien señaló el camino por el que desde finales de los 70 se actualizaba la literatura de tema viajero: la hibridación, el mestizaje entre géneros, la de Sterne o la de Chatwin, la de Goytisolo o Bouvier, la que explicaba con tino W.G. Sebald:

“Uno nunca sabe cómo clasificar sus libros. Lo que parece obvio es que su estructura e intenciones le colocan en ningún género conocido”.

Por aquí no hemos tenido la suerte de tener la biblioteca de clásicos disponible que tiene la cultura anglosajona en inglés o la francesa en francés. Ni su experiencia de relación con el mundo en los tres últimos siglos, ni la larga tradición de sus grandtouristas. Nada de ello nos acontece, aunque tuvimos un periodo de bonanza lectora en este género que duró quince años, desde mitad de los 90 a la segunda mitad del 2000, cuando sobrevino la crisis económica e hizo frágil lo prescindible para tantas economías apuradas: los viajes, los libros, por redundancia: los libros de viajes. Arrastramos un vacío secular que se ha ido paliando con grandes cronistas llegados del periodismo o la literatura, los Julio Camba o las Carmen de Burgos, los Pla o los Goytisolo, los Leguineche y toda la larga lista que sigue hasta hoy. Alguien le preguntaba hace apoco a Sergio del Molino por la razón de su éxito, habida cuenta de la abundante bibliografía que tenía su tema. “Quizá me aprovecho de quien no los ha leído” —respondía—, quizás también ha sabido ponerla por escrito de una manera ecléctica, arriesgada y atractiva. En realidad la literatura de viajes nunca se ha mostrado tan viva, tan proteica, tan juguetona, a la vez que se hace cómplice de una apetencia lectora que busca conocimiento de otras realidades, una mirada diferenciada sobre las cosas del mundo, además de disfrutar de aventura vicaria. Sobre el indestructible aura de un género, tan viejo como la humanidad, ya nos avisó Walter Benjamin cuando definió lo aurático como esa condición de lejanía de la mirada que despierta en lo mirado. Y lo mirado es inabarcable.

libros de viaje, literatura de viajes

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Pilar Rubio Remiro

Comentarios sobre  Vigencia de una literatura nómada

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.