Azímut

26 de abril de 2018
“La naturaleza no necesita a los hombres para ser magnífica”. Eduardo Martínez de Pisón.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

  • El principio Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En química, principio es un elemento que al mezclarse con otros produce formas y estructuras nuevas. El principio Asia llega a Occidente de la mano de viajeros como John Cage, Ferlinghetti o los Beatles, y de experiencias como las de los 66 artistas españoles presentes en una exposición que puede verse hasta el 25 de junio en la Fundación Juan March. La muestra aborda las conexiones y las influencias entre el arte de China, de Japón, de India y el realizado por contemporáneos españoles ...[Leer más]

  • Orientados

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Oriente y Occidente son dos realidades enzarzadas en una conversación nunca acabada porque, como nos muestra la brújula, lo importante no es el trayecto, sino lo que acontece en el camino que traza ese diálogo interminable. El Viaje y sus Culturas regresa en una cuarta edición dedicada este año a los tres grandes gigantes asiáticos: China, Japón e India. Una fructífera conversación entre Oriente y Occidente a través de las artes con el propósito de encontrar las confluencias que nos ...[Leer más]

  • Las Montañas Diamante

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “Ojalá hubiese nacido en Corea... ¡así podría ver las Montañas Diamante en persona!”, se dolía el poeta chino del siglo XI Su Shi. El Metropolitan Museum of Art (MET) dedica una exposición a la influencia que ha ejercido el monte Geumgang en la pintura coreana desde el siglo XVIII a la actualidad, incluso en pintores que jamás pudieron visitarlo debido a la partición de la península, como Lee Ungno. Después de que el Norte y el Sur hayan desfilado juntos en los pasados Juegos Ol...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Hacia una poesía de la montaña

Maurice Chappaz  narra en ‘La alta ruta’  un viaje sentimental a través de los Alpes, desde el valle hasta la cima, pasando por el bosque y los glaciares. Para el poeta suizo no existe literatura de montaña, sino escritos de gesta protagonizados por guerreros de la montaña.

12 de febrero de 2018

Antes que nada, debemos avisar de que leer este libro, La alta ruta, supone, en gran medida, leer a Rafael-José Díaz. Este es uno de esos casos en los que, por obligación y por devoción hacia la literatura, hacia el lenguaje, el traductor es un escritor o, si se prefiere, un reescritor. En cualquier caso, un prosista, porque el libro no está escrito en verso, a la vez que un poeta, porque las intenciones del autor, Maurice Chappaz (Lausana, 1916 – Martigny, 2009) son las de comenzar a crear una base para la literatura de montaña y la literatura, todos lo sabemos, comenzó siendo oral, versificada, con cantares de ciego o La Ilíada. En cualquier caso, lírica o épica, comenzó por la poesía. Chappaz parte de la idea de que no existe literatura de montaña. Existen, sí, escritos de gesta protagonizados por guerreros de la montaña. Existen los libros de Messner, por ejemplo, o de Simpson o de Whymper. Pero no existe la literatura de montaña, como existe la del mar, regresando a los clásicos Conrad y Melville, porque en el mar existe el comercio y en la montaña no. Es rara esa hipótesis, la que vincula el comercio con la literatura, dado que nada puede haber menos comercial que el contenido de La Odisea o de La Eneida, siendo puramente mar. Aunque es cierto que buena parte de la obra de Conrad se debe a su oficio como marino mercante, y la caza de la ballena no deja de ser un Macguffin para hablar sobre el contenido del mal en Moby Dick. No se menciona a Stevenson, amante del mar sin contexto comercial, por ejemplo, a no ser que consideremos que la piratería sea propia de los océanos. En realidad, donde habitan los peores piratas es en tierra firme. En el mar son figuras románticas.

Gredos

Javi Gandaki.

Y es ese romanticismo lo que invade a un viejo montañero para emprender este proyecto. Nada hay más propio del romanticismo que la memoria. Y es con ella con la que juega a recorrer, una vez la edad le ha vencido, la ruta que tantas veces atravesó por las altas líneas de los Alpes, del Mont Blanc y sus alrededores. No estamos frente a un atleta de primer grado, sino confrontando a un amante de la naturaleza. Tal vez la clave para valorar la literatura de la montaña y cotejarla a la par con la marina sea esta, precisamente, la naturaleza. Si la literatura del mar, en teoría de Chappaz, brota gracias al comercio, la de la montaña es un subgénero de la literatura de naturaleza. Poca literatura de la naturaleza existe referida al mar, excepto en versos de Alberti y referencias al ocaso, por ejemplo. Pero abundan los vínculos de la literatura de naturaleza. En ese caso, podríamos incluir a Walden y los libros sobre los bosques, a John Muir y a Annie Dillard, en la literatura de montaña o, si se prefiere, del monte. Todo lo que suceda en un valle, sucede, a fin de cuentas, en la montaña.

Chappaz se ubica en el valle para comenzar su ascenso, que atraviesa bosques y glaciares. En lugar de versos, utiliza frases cortas. Cada una de ellas elaborada con ternura, tratando de reproducir lo irreproducible por las limitaciones del lenguaje: una sensación. Así vamos paseando junto a él por momentos fugaces, por escamas, recortes, grietas, geranios o deshielos. Es puramente emocional, lírico y solipsista por necesidad. Claro que el contenido de la poesía romántica, al fin y al cabo, es puro solipsismo: solo se conoce lo que se siente. Chappaz va poco a poco metiendo toda la naturaleza en un libro pequeño, decantado a lo largo de una vida, publicado en 1995, contando él con casi ochenta años. Es espiritual y su religión es Gaia, pero la escala de la religión es humana, no divina, es el mythos, no el logos, porque nada hay menos humano que la ciencia. Ver y oler son los sentidos que más practica, que más le ayudan a rememorar. El río es un personaje, como lo es la savia de los árboles, y son feéricos. El pastor es una especie de deportista, el campesino es un hombre bajo el peso de la obligación, el alpinista profesional un tipo con la misma conciencia que el oficinista. Solo los guardas de los refugios se salvan, auténticos maridos de la montaña. Y en algún momento los guías, aunque presupone que llevan demasiado peso dentro de las botas. Siguiendo su itinerario, Chappaz nos muestra el secreto de la sabiduría, algo que a él se le ha abierto cuando la montaña ha dejado de ser actividad para ser literatura.

La alta ruta, literatura de montaña, Maurice Chappaz, poesia

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Hacia una poesía de la montaña

Comentarios sobre  Hacia una poesía de la montaña

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.