Azímut

11 de diciembre de 2018
“Excelentísima señora, he realizado hasta ahora un viaje jamás emprendido por ningún cristiano desde tiempos ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • La Morada de las Nieves

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El fotógrafo y montañero Fernando Ezquerro viajó entre 2007 y 2014 a todos los rincones de la cordillera himaláyica para retratar los antiguos reinos de Nepal, Ladakh, Zanskar, Mustang, Sikkim, Tíbet y Bután. Su trabajo puede verse hasta el 26 de mayo en una exposición del Museo Nacional de Antropología que irá cambiando durante los siete meses que dure la muestra. Las imágenes van acompañadas por piezas budistas de la colección museística, vídeos y efectos visuales, sonoros y...[Leer más]

  • Habitar el Mediterráneo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Mediterráneo es mezcla y confrontación de lenguas, culturas y religiones desde los inicios de la historia. El Mediterráneo son ciudades destruidas y reconstruidas, aglomeraciones de vacaciones ilusorias y campos de refugiados. El Mediterráneo es escenario de costumbres y modos de vida que a unos les deja respirar y a otros constriñe. El Mediterráneo es el mar de fondo de una exposición abierta al público en el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) hasta el 14 de abril, con obras de...[Leer más]

  • Ciudades milenarias

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mosul, Irak. Calles destruidas por los bombardeos, monumentos mutilados por Daesh. De la mezquita de al-Nuri, donde se proclamó el Estado Islámico, solo queda un pedazo de mirhab...  Este y otros tesoros torturados como el zoco de Alepo, el templo de Baalshamin en Palmira o el anfiteatro romano de Leptis Magna renacen de sus ruinas en el Instituto del Mundo Árabe de París, que reconstruye en 3D maravillas heridas de nuestro patrimonio mundial. Una exposición necesaria para comprender la...[Leer más]

  • Una ventana al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    National Geographic está de aniversario, cumple 130 años y lo celebra con una exposición que podrá verse hasta el 24 de febrero de 2019 en la Fundación Telefónica de Madrid. Más de un siglo de actividad divulgativa y exploradora se encuentran representados por objetos icónicos, fotografías, mapas y vídeos sobre algunas de las expediciones más emblemáticas auspiciadas por la entidad, como las primeras exploraciones polares, el descubrimiento del Machu Picchu por Hiram Bingham en ...[Leer más]

  • Los últimos bosques vírgenes de Europa

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Aunque parezca imposible, quedan lugares salvajes que la actividad humana no ha perturbado todavía. Un equipo internacional de investigadores, dirigidos por la Universidad de Humboldt en Berlín, ha elaborado un estudio y un mapa donde se muestran los bosques primarios conservados en el continente: más de 1,37 millones de hectáreas, repartidas en 34 países diferentes, entre ellos España; concretamente, en Pirineos y la cornisa cantábrica. Algunos ejemplos son  la reserva Natural ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Solo Richard Byrd y la Antártida

La tarea que Richard Byrd se impuso en la Antártida, leída a fecha de hoy, era una estupidez. Él mismo confiesa que era un hombre estúpido, que los meses que pasó allí solo, muerto de frío y de hambre, para llevar un registro de las condiciones climatológicas, no valían nada.

5 de marzo de 2018

La tarea que Richard Byrd (1888-1957) se impuso en la Antártida, leída a fecha de hoy, era una estupidez. Él mismo confiesa que se estaba dando cuenta de que era un hombre estúpido, perdido con una tarea estúpida, y que así es como sería juzgado. Fue a la Antártida como hombre de acción. Previamente había superado récords de aviación en una época en que los motores de los aviones se sujetaban con alambre y el fuselaje temblaba con la velocidad. Fue con intención de servir a la ciencia y se dio cuenta de que todo eso no valía nada, que era un reflejo en un espejo. Los meses que pasó en el campamento avanzado, solo, en condiciones invernales, muerto de frío, de hambre, tenían la justificación de mantener un registro de las condiciones climatológicas en el lugar más al sur que hasta la fecha se había vigilado. Estábamos en una época entre guerras, cuando el valor de una nación se medía por los desafíos que superaban sus héroes. Así era como se mantenía la mentalidad imperial y nacionalista, aunque en Estados Unidos, de donde Byrd venía, no hacía falta echar mucha leña al fuego para que este ardiera. Y lo hacía, también, en otros sentidos.

Tras narrar las jornadas de preparación de la base avanzada, hablarnos de sus compañeros de equipo, quienes pasarían el invierno acompañándose unos a otros y más al norte, con mejores condiciones, Byrd afronta las primeras semanas de una manera que nos sorprende. Uno espera encontrar a un narrador de la conquista polar en el que lo épico se impusiera. Pero Byrd resulta ser un hombre lírico, un hijo más de Thoreau. Más próximo a Muir que a Amundsen, a Annie Dillard que a Reinhold Messner. Y así saca partido a cualquier detalle, desde el cielo estrellado a la calidad de la nieve, para adentrarse en descripciones de un mundo bello que solo puede disfrutar alguien con su valor. Byrd pertenece a la estirpe de los aventureros para los que la libertad es un deseo patológico, de los que, como Theissiger en el desierto, estaban dispuestos a pasar por las pruebas más duras con tal de vivir la naturaleza de una forma salvaje, extrema y hermosa.

Solo Richard Byrd y la Antártida.

Y así se muestra reflexivo, introspectivo, sentimental, frente a lo que presuponemos que es un desafío contra el terror. La emoción que busca la define él mejor que nadie: a medio camino entre la paz y la euforia. Cualquiera que haya vivido una pequeña aventura en un viaje, en la montaña o en la naturaleza, sabe a qué se refiere. Mientras observa, se sabe parte del universo, es lírico y mantiene la cabeza en su sitio por el simple deseo de negarse a obsesionarse con la soledad, de negarse a que nada le perturbe. Hasta que un accidente, debido a una mala previsión, rompe la armonía sujeta con alfileres. A partir de ese momento, se impone la lucha y la debilidad para luchar. Deja de dormir y padece el frío. Apenas come, enferma y sabe que enfermar supone perder la paz interior. Siente que se ha podrido el alma y duda de sí mismo, de sus capacidades y de los motivos por los que seguir vivo. Se demora en exponer el episodio que dio pie a la supervivencia y que le obligará a abandonar la especulación sobre la soledad y la belleza de la soledad, a favor de la tenacidad animal de resistir. Y resiste.

Durante meses, aguanta contra el dolor de cada movimiento, viendo cómo su cuerpo se queda en los huesos, manteniendo un flaco hilo de comunicación con sus compañeros, apenas unos sonidos guturales en la radio, que le servirán de acicate para mantenerse a flote en un espacio cada día más comido por el hielo. Es la amistad lo que le rescata. Siempre será la amistad lo que nos rescate, no hace falta remitirse a un episodio infernal de una vida para saberlo. Byrd apunta que lo único que realmente importa es el cariño de la familia. Hombre afortunado por tener una familia normal, en la que el cariño se impone, allá, en su hogar, y por tener a una familia que le quiere en un campamento de la Antártida, del que le separan no mucha distancia, pero que en tractor apenas se puede recorrer a una velocidad de ocho kilómetros por hora. Pero un amigo nunca pierde la noción de lo que es querer y ser querido. A la postre, y con el homenaje que les rinde en las últimas páginas, eso es todo lo que tenemos. Y es mucho.

Aventura, Expediciones polares, exploradores polares, libros de viaje, literatura de viaje, richard byrd, Solo, viaje a la antartida

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Solo Richard Byrd y la Antártida

Comentarios sobre  Solo Richard Byrd y la Antártida

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.