Azímut

26 de mayo de 2018
“Para surcar mejores aguas despliega ahora las velas la navecilla de mi ingenio, que deja ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Ibiza, el lugar donde vivir

En Ibiza entiendes que un día cuenta y hace surco en la memoria. Que más allá de las ciudades está el mar, que más acá están el cuidado de la tierra, los olores del campo, la cultura de la serenidad al costado del bullicio y del turismo. Y que, tarde o temprano, vuelve a estar el mar.

12 de marzo de 2018

He leído una frase y pensé que era mentira. No lo es. Es una de esas verdades enterradas que hay que ganarse excavando en la arena. Es una hilera corta de palabras que me ha hecho recuperar el viaje al que pertenecen y otros a los que no: “El hombre no está hecho para la derrota, un hombre puede ser destruido, pero no derrotado”, escribió Hemingway. Si pueden, dedíquenle un momento, es una píldora de sabiduría marítima, un comprimido de autodefensa.

Escribo y el agua se cuela por debajo de la puerta, y en el suelo de madera acaban formándose pequeñas dunas. La travesía empieza cuando la mente se descuelga por el acantilado del tiempo; por eso puedo girar veintiséis años atrás y aterrizar por primera vez en la isla. Los aviones disfrazan nuestros límites; creemos poder dar la vuelta al mundo sin andamios, pero al llegar a la costa, el mar no nos deja seguir.

El mar es un paraíso por el que no podemos caminar, una montaña sin costados a los que agarrarse, un universo invertido y limitado donde no podemos respirar. Joseph Conrad dijo que el “mar nunca ha sido amigable para el hombre, como mucho, ha sido cómplice del descontento humano”. Y, en algún momento de su vida, Borges sintió que el mar era un antiguo lenguaje que ya no alcanzaba a descifrar. Sin embargo, hay un impulso en el hombre que añora el mar, tal vez porque el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno. El mar despierta un amor intenso e irracional al que, a veces, se teme.

Viaje a Ibiza

En el mar, el hombre busca tierra firme y las islas son los mejores oasis. Muchos de los lugares más bellos que conozco, son islas. Como si esa pequeña conquista de la tierra al mar, ese privilegio de trescientos sesenta grados de costa, convirtiera la corteza visible en un jardín de virtudes.

Ibiza es la isla de la que varias veces he partido y a la que quiero regresar. Hablar de una isla es hablar del mar que la rodea. El rumor del agua, el silencio de la tierra y el ruido del hombre; eso era para mí, la descripción breve de Ibiza.

La isla era seguir las líneas de la playa, también el olor intenso del almendro, el algarrobo, los viñedos, las higueras y los árboles frutales. Era el aroma y el gusto del campo ibicenco, independiente y sensorial, un lugar donde vivir. Era el paisaje desde el que me asomaba a ver el tejido del agua, donde aparecían las iglesias en el centro de los pueblos, llamando a las almas dispersas y autosuficientes a la reunión del domingo y al festejo. Esos templos de cal y piedra, con paredes encaladas y sencillas que eran fortaleza y refugio, vigilantes de los molinos harineros de Santa Eulària des Riu, guardianes de la tranquilidad del interior.

Viaje a Ibiza

Ibiza, el lugar donde vivir

Algunos días, iba al mar con algún libro, y de los libros al mar con Las olas y Al faro de Virginia Woolf en los bolsillos. Ahora lo haría con literatura japonesa, la de Yukio Mishima y El rumor del oleaje, Algo que brilla como el mar, de Hiromi Kawakami, o Kobo Abe y su mujer de arena. Me aficioné a un restaurante de Santa Gertrudis de Fruitera, donde me sentada en una butaca de madera frente a una pequeña mesa con un bocadillo caliente y me inclinaba sobre las páginas. A veces, descubría una similitud entre las sensaciones y los textos de los autores. Hoy leo a Haruki Murakami: “Mar adentro, pequeñas olas, silenciosas y regulares, iban y venían, como si alguien sacudiera ligeramente una sábana”; y veo un vínculo con Virginia Woolf: “El sol no había nacido todavía. Hubiera sido imposible distinguir el mar del cielo, excepto por los mil pliegues ligeros de las ondas que le hacían semejarse a una tela arrugada”. En la isla, el mar se oye incluso entre norias, almazaras, acequias y terrazas de cultivo; se huele entre el aceite y el tomate.

Había tardes sobre una bicicleta sin marchas con la que recorría los senderos hasta saludar la noche. Todo valía el viaje y todo conducía tarde o temprano al mar. Pedaleaba y buscaba la casa entre las casas, el lugar donde vivir. No era la primera; en los años 60 y 70, muchos se instalaron en Ibiza buscando inspiración y musas para su creatividad o solo un olimpo natural donde olvidar la decepción urbana.

Ibiza tiene una arquitectura pura que luce sobria y elegante, creando casas con las que sueño todavía. Casas construidas a base de módulos que crecían con nuevos espacios según aumentaba la familia, los cubos de la vivienda payesa llegaron por el Mediterráneo desde Oriente Próximo, como otras muchas herencias que echaron raíces en la isla. Así, los ibicencos logran un hogar funcional que encaja a la perfección con su forma de vida autónoma, un equilibrio entre la necesidad de un nido para el hombre y la naturaleza.

Viaje a Ibiza

De los mercadillos regresaba con frutos secos, con alguna tela o miniatura de arte envuelta en el bolso, y paraba en las rocas hasta ver el sol sobre la curvatura de la tierra. La isla, más cerca de Argel que de Barcelona, mantiene sus torres de defensa a lo largo de la costa, pero ya no espera barcos piratas. Esos enclaves son puntos cardinales para admirar el mar, la extensión de agua que tiene la cualidad de hacernos sentir la vida y la muerte.

En Ibiza entiendes que un día cuenta, que un día hace un surco en la memoria. Aprendes que más allá de las ciudades está el mar, que más acá están el cuidado de la tierra, los olores del campo, la cultura de la serenidad al costado del bullicio y del turismo; y que, tarde o temprano, vuelve a estar el mar. Enrique Vila-Matas dice que “la vida, a la hora de destrozarnos, tiene la terca paciencia de la marea”; tal vez sabe lo que supo Hemingway, que “un hombre puede ser destruido, pero no derrotado”, ni siquiera por el mar. Porque la belleza destruye, pero no derrota, y menos aún desde una isla. Una isla es un lugar para vivir.

Viaje a Ibiza

islas, viaje a ibiza

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Belén Alvaro

Libros relacionados con  Ibiza, el lugar donde vivir

Comentarios sobre  Ibiza, el lugar donde vivir

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.