Azímut

21 de octubre de 2018
“Un derecho que pocos intelectuales se preocupan de reivindicar es el derecho a la errancia, ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Imagen de la India

JULIAN MARIAS

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 112
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Finales de los cincuenta. ¿Quién sabía algo de India? Los hippies españoles, que veinte años después aparecieron por ahí, aún no habían nacido, pero era el país con el que había soñado Julián Marías desde niño y la ocasión le llevó hasta ese fascinante país gracias a un congreso de Filosofía. Marías abre los ojos de par en par. Todo le interesa, todo le conmueve y en ese primer acercamiento ya da cuenta de manera sencilla, como un viajero más, de los grandes temas que conforman una sociedad tan compleja y distinta. Un texto que no ha perdido la frescura con la que fue escrito y que podría pertenecer a un viajero sensible de hoy día.
Noticias en la Línea
  • Festival Liternatura

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “¿No tienen las montañas, las olas y los cielos otro significado, salvo el que le otorgamos conscientemente, cuando las usamos como emblemas del pensamiento?” Seguro que las palabras de Ralph Waldo Emerson resonarán en el primer festival de literatura y naturaleza que se celebra en el MUHBA Vil·la Joana de Barcelona los próximos 20 y 21 de octubre, con el objetivo de visibilizar una tendencia editorial en alza como es el Nature Writting. Presentación de libros, conferencias, ...[Leer más]

  • Anaran

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hay una tierra al norte, muy lejos... Una tierra donde los inviernos son largos y el sol no brilla. Los días son tan oscuros como la noche. La tierra yace bajo espesos mantos de nieve y el mar se encuentra cubierto de hielo. Vientos salvajes silban y aúllan . No hay árboles en la tierra, no hay barcos en el océano. Es la tierra del rey Helado. Una tierra de más de mil años, donde los icebergs son tan grandes como montañas. Y hace frío, frío, frío... " Northland. Cuento inuit. A ...[Leer más]

  • Asia y el Museo Naval

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los marinos españoles no eran solo magníficos pilotos y valerosos estrategas; eran también hombres cultos, con pasión científica y curiosidad infinita. Fueron ellos quienes, con los materiales que iban recopilando aquí y acullá, nutrieron la colección  del actual Museo Naval. Especialmente entre 1840 y 1880, muchos marineros destinados en Filipinas remitieron a España generosas piezas relacionadas con Asia, sobre todo procedentes de China, con las cuales se creó un exclusivo Gabinete ...[Leer más]

  • El diccionario de Marie

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Marie Wilcox es la última hablante fluida de wukchumni, un dialecto de la tribu homónima, en el sur de California. Pasó más de siete años trabajando en un diccionario que se publicó en 2014 y que continúa actualizando, como muestra este corto-documental. Se trata de la obra más completa que existe al respecto, ya que, como la mayoría de nativos norteamericanos, los Wukchumni no escribieron su idioma hasta hace poco (las primeras gramáticas documentadas datan del siglo XX). El libro ...[Leer más]

  • Yōkai, iconografía de lo fantástico

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los yōkai (monstruos japoneses) son las criaturas mitológicas por excelencia de la fantasía nipona, nacidas del temor a la Naturaleza, de la necesidad de explicar lo inexplicable y del poder de la imaginación. Además de los protagonistas de una exposición que hasta el 23 de septiembre puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se exhiben rollos horizontales ilustrados emakimono, grabados ukiyo-e, pequeñas cajas inro, kimonos y un largo etcétera que nos...[Leer más]

Histórico noticias

Libros de viaje




Versos futuristas a orillas del mar Negro

Dicen que la belleza salvó de los bombardeos a Venecia y Praga, aun estando en el ojo del huracán en las dos guerras mundiales. Otro tanto pasa con Yalta, la perla de Crimea donde los aliados se repartieron el mundo y donde Maiakovsky, Chejov, Korsakov… pergeñaron manuscritos.

4 de junio de 2018

Dicen que la belleza salvó de los bombardeos a Venecia y Praga, entre otras capitales de la arquitectura, aun estando en el ojo del huracán en las dos guerras mundiales. Probablemente fantasearan con ocupar alguno de sus palacios los generales que debían dar órdenes de bombardear…

Otro tanto pasa con Yalta, aldea de pescadores hasta 1823. El príncipe Vorontsov, con palacio allí, recibió por entonces el encargo de transformarla en ciudad-balneario para las vacaciones del zar y el resto de la nobleza rusa. De ahí que los bolcheviques abominasen de su trazado chic durante la revolución de 1917, lo que no impidió que con el tiempo sus soviets supremos también veraneasen en ella. De hecho, el mismísimo Stalin recibió en la península de Crimea a quienes con él vencieron la Segunda Guerra Mundial, los presidentes Roosevelt y Churchill, en lo que se pasó a la historia como la Conferencia de Yalta. Es más, a principios de 1918, a poco de estallar la revolución de octubre, los destacamentos de la Guardia Roja, el comité del Partido Bolchevique y el soviet ejecutivo de soldados y campesinos se habían instalado ya en un elegante enclave vecino, Villa Elena, la construcción modernista diseñada por el arquitecto Lev Shapavalov en 1912, para que el bañista de élite tomase las aguas en Crimea.

Versos futuristas a orillas del mar Negro

Los aliados se repartieron el mundo en Yalta, estableciendo un nuevo orden internacional de influencias y dando pie, entre ellos, a la inmediata Guerra Fría. De poco valió que se reuniesen en la llamada “ciudad de la felicidad”, en la que parecía obligado divertirse y descansar a cuerpo de zar. Pero, claro, hacía tiempo que en Yalta se había impuesto la necesidad de dejarse ver, a cada tanto, si uno se tenía por alguien en la gotha europea. No faltaban en los clubes naúticos, casinos y bistrots de la también denominada “Perla de Crimea”. Y, desde luego, en las fiestas de Villa Elena, el hotel Frantsia y el Marino.

A diferencia de ellos, aunque del mismo corte europeísta y también en acción desde la segunda mitad del siglo XIX, el Hotel Rossia había trascendido la mera condición de escaparate y pasarela. Se recordaban en su salón las interpretaciones de los compositores Modest Musorgky y Rimsky Korsakov, de 1879 a 1881. Pero, además, de puertas para adentro habían pergeñado allí manuscritos no pocas plumas nacionales. Anton Chehov, a vueltas con el relato A student (1894). El lírico Nikolas Nekrasov, ocho años antes, una cuarta parte de su poema Quién puede ser feliz en Rusia, a más de su famoso verso Calma, mi musa emocionada. Así que, cuando el gran futurista de la revolución llegó al hotel, a Vladimir Maiakovsky nos referimos, pudo escribir a su familia que los ambientes mundanos le aburrían, no sin dar forma a su obra Steamer and Man (1926). Venía Maiakovsky de dar arengas por todo el país y en el hotel estaba pensado que reposase, sin pensar en nada. Pero fue imposible. Además, en el Rossia acabó redactando el poema Fine, cuando repitió estancia al año siguiente. “Me aburro como un caballo”, había telegrafiado el poeta vanguardista a sus amigos Lili y Ossip Brik en julio de 1926. “Si no me escribís todo, todo, todo sobre vosotros, voy a ponerme de inmediato a languidecer”, se leyó en su correspondencia días más tarde. Y vuelve a cartearse con sus amigos en agosto de 1927, desde el mismo lugar, en los siguientes términos: “Amadme, por favor. No me olvidéis (…)¿Cómo les va a las honorables hijas de perra, vuestras pequeñas bulldogs?” Y es que Bulka, el can de su matrimonio amigo, ha tenido descendencia. Una circunstancia que a Maiakovsky le devuelve a los sentimientos encontrados que profesa hacia la pareja. Ossip es su amigo del alma y está casado con Lili, la mujer de su vida. ¡Qué fatalidad! “Beso todas vuestras patas y cabezas”, había resuelto escribirles también desde su alcoba, en el hotel Rossia.

Probablemente Maiakovsky haya sido el mayor líder roquero de la poesía, eso sí, antes de que se inventase el rock. Sus recitales y performances movían masas. Inventó el periodismo como subgénero inmediato de la poesía. Ejerció de copy incendiario en los orígenes del cartelismo y la propaganda publicitaria. Vivió deprisa. Su figura en vida se volvió tan iconográfica como su prematuro suicidio, desengañado el poeta del socialismo en las garras de Stalin, otro ilustre veraneante de Crimea. Algo más de expectación levantaron, en cualquier caso, los artistas anteriores a Maiakovsky que se aposentaron en el Rossio, ubicado en la calle de Yalta que con la revolución pasó a llamarse Lenin Embankment. La soprano Yevgenia Mravina, que murió poco antes, en 1914, tras residir sus últimos once años junto al mar Negro y cantar en el hotel, donde fue visitada por la feminista Alexandra Kollontai, primera mujer del mundo llamada a ostentar altos cargos políticos. El Nobel Ivan Bunin, que consolidó su amistad con el compositor Sergev Rachmaninov, despachándose a gusto en el bar y el restaurante del Rossia. El siglo XX se estrenó allí alojando al padre del teatro psicológico, Konstantin Stanislavsky, que con Nemirovih-Danchenko llevó  al teatro de Yalta títulos como Los solitarios (Hauptmann), Hedda Gabler (Ibsen) y La gaviota y Tío Vania (Chejov). Y antes de la Segunda Guerra Mundial, en diferentes épocas, dejaba constancia el Rossia de haber conocido los pasos de la actriz Maria Yermolova, el pintor Nikolai Yeroshenko y el también poeta Igor Severyanin. El hotel dio cama después a los pacientes del llamado Yalta Health Resort, lo que no bajó de caché su clientela: a él comenzaron a ir los altos miembros del politburó soviético, lo mismo que al Nizniaya Oreana, antiguo palacio del zar Nicolás I en Yalta, convertido en sanatorio resort de postín. Lo dicho: la belleza tiene pocos enemigos, por más que pueda ser tachada de aristocrática, decadente, burguesa, inmovilista o conservadora. Siempre es saludable.

Aparte los ya mencionados, ilustres veraneantes en Yalta fueron los más populares aristócratas rusos, caso del novelista Leon Tolstoi. También Jruchiev, Gorbachov y Breznhev, los líderes más populistas del proletariado. Lo podría haber predicho Mark Twain, que visitó el lugar antes que ellos, con ojos extranjeros. Podría haber escrito estas líneas antes que yo.

hoteles historicos, hoteles literarios, yalta

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Versos futuristas a orillas del mar Negro

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.