GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Aguas árticas y antárticas

Con la nostalgia de pensar que este será uno de sus últimos viajes porque el mundo ya dejará de ser, Javier Reverte nos narra sus experiencias a bordo de dos barcos. En el primero surcará las aguas del Ártico, en el segundo cruzará los mares del gran sur, por la costa de Tierra de Fuego.

5 de noviembre de 2018

Contando la cifra mágica que duplica la edad en la que murió Alejandro Magno, es decir, sesenta y seis años, sabiendo que hay más pasado y que la maldición del futuro a la que tendremos que asistir no llegará a verla, Javier Reverte se embarca en dos viajes a los extremos norte y sur del planeta. Su suerte, el espíritu con el que emprende los viajes, es la que resume una de las personas que le acompañan cuando cita a Paul Valéry:

“El problema de nuestro tiempo es que el futuro ya no es lo que fue”.

Desde Sócrates se viene repitiendo esa sentencia. Pero en este caso, y sobre todo a lo largo del primero de los viajes, el que le lleva hacia las banquisas nórdicas, es algo más que poético, es algo más que melancolía. Javier Reverte escribe con la facilidad a la que nos tiene acostumbrados, y con diferentes estrategias en cada uno de los trayectos.

Hielo

Javi Gandaki.

En su viaje al norte, que le lleva a las islas Svalbard, y unos cuantos kilómetros más allá, está acompañado por científicos, expertos en el clima, expertos en la predicción del apocalipsis. El futuro, pues, condiciona todo lo que ve, todo lo que hablan, todo lo que narra. Ese tamiz de paraje al borde de desaparecer le hace apreciar más la belleza de cualquier encuentro polar, de los horizontes y los osos o las ballenas. Mientras nos describe en qué consiste un territorio sin tierra, relata lo que aprende de los científicos, su pesimismo en cierto modo lírico, pues pretenden disfrutar mientras exista. Y también alguna de las historias más atractivas de la conquista del Polo Norte. En este caso, pasan por ser anécdotas, son bastante esquemáticas, pues el viaje resulta de un interés lo suficientemente grande como para no precisar de sus crónicas sobre los demás. Y está, también, como en todos los viajes de Reverte, la presencia de una persona muy especial. Se trata de la cocinera del barco, una mujer condicionada por una vida en la prisión blanca. Lo que para Reverte es un gozo, para ella es la resignación. Sus charlas interrumpen, con suerte, el relato del viaje. Y nos dejan la impresión de que la edad de Reverte ya le da derecho a ser él quien termine las conversaciones.

Sin embargo, su segunda travesía es una narración bien diferente. Reverte viaja al sur de la Patagonia para embarcarse en un pequeño crucero que cuenta con tan solo cuarenta pasajeros y atravesará el Cabo de Hornos desde Chile a Argentina. En esta ocasión el paisaje no es tan hermoso. La dureza de las condiciones meteorológicas obliga a Reverte a mirar más hacia otros lugares que a su desplazamiento. Nos habla, sí, de lo que le sale al paso, pero aquí el protagonismo lo tiene la historia. Ya no se trata de anécdotas que intercalar, sino de relatos al servicio de la Tierra de Fuego. Desde Darwin y Fitz Roy, hasta la supervivencia de algún misionero evangelista, cualquier intento de colonización, incluida la aniquilación final de los aborígenes, da pie a una narración tensa y bien trazada. Estamos en un lugar tan inhóspito que respirar al aire libre durante unas pocas horas será una hazaña. Y la de esta gente merece ser narrada y divulgada.

Se trata de pequeñas obras maestras del periodismo que se cruzan con sus dos compañeros particulares en el viaje. Por un lado, está el fotógrafo chileno que debe acompañarle para escribir el reportaje que le encargó una revista; un tipo que se atreve a cruzar la línea de ser un gamberro, un tipo divertido en pequeñas dosis. Y por otro, el líder del resto del grupo de turistas, una excursión de miembros del Opus Dei. Los diálogos aquí son breves, pero se impone algo que agradecemos mucho, algo de lo que está bien falto el mundo: el respeto. Un respeto real, nada de convenciones sociales. Cuando el futuro ya no es lo que fue, incluso puede que no exista, uno puede tratar con respeto a sus compañeros en este viaje que es despertarse cada día, y tratar con el respeto con el que siempre ha tratado Reverte al lector.

Ártico, Confines, Javier Reverte, libros de viaje, literatura de viaje, polo norte, Tierra de fuego, viaje al ártico

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Aguas árticas y antárticas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.