GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

Histórico noticias



Quien a buen hotel se arrima, buena sonrisa le cobija

El Acropole es el hotel más antiguo de Jartum, en servicio desde 1952. Faro de la cultura humanista y humanitaria en tierras tan castigadas por la sequía como por la metralla, era la base de muchas ONG internacionales, al ser el único alojamiento con líneas telefónicas fiables.

3 de diciembre de 2018

Bob Geldof dejó allí una emotiva carta de amor y gracias al hacer su check out. Unas letras amanuenses que la Acrópolis del saber hostelero exhibe, en la pared de sus oficinas, desde 1985. El músico británico visitaba Sudán para evaluar sobre el terreno la hambruna, consecuencia de la sequía, por aquellos lares. Y como cuartel general de sus prospecciones eligió el Acropole, un hotel famoso por resistir carros y carretas: turbamultas y golpes de estado o solo intentonas, una tras otra, desde 1969. Conspiraciones y conjuras militares, comunistas o islamófilas. Nacionalizaciones, crisis económicas, saqueos y desbandadas. La actualidad de Sudán y su capital, Jartum, se ha movido entre el espasmo y el estrépito, hasta decir basta, incluyendo la ley seca firmada por el dictador Gaafar Nimeiry en 1983, en virtud de la cual se vaciaron en el Nilo todas las bebidas alcohólicas del país. Una medida coránica que arruinó por los siglos de los siglos la excelente bodega del hotel, rara avis verdaderamente en el Cuerno de Africa. Su latitud, que nada tiene que ver con el Cuerno de la Abundancia, símbolo de la mitología griega que dio lugar a la cornucopia y al  verbo escanciar de los árabes omeyas.

El Acropole respira por sus heridas, sin estertores. En 1988 bombardeó su restaurante el grupo terrorista Abu Nidal. Pero, al poco, se dejaba ver por la tienda de electrónica anexa al hotel Musa Hilal, líder militar de las milicias de Janjaweed, en busca y captura, lo que podría haber derivado en emboscadas y no en encuentros con activistas de los derechos humanos. Si algo sobran por estos lares son traficantes de armas y vendettas tribales. Diríase que el hotel Acropole se acostumbró a cumplir años con el corazón en un puño, sin bajar la guardia. Tanto es así que, para celebrar el cambio de milenio, ante la falta de mayores experiencias fuertes, a su iniciativa se debió el rescate de la polémica cineasta Leni Riefenstahl, cuyo avión se había estrellado en las montañas de Sudán. Fue su personal el que movió ficha y medios técnicos para conseguir el prodigio, que una mujer casi centenaria superase sin apenas despeinarse todo un accidente aéreo. En fin… El hotel demostró así no abandonar nunca huéspedes a su suerte, fuese o no cierta la filiación nazi que se le presumía a Leny Riefenstahl.

Viaje a Jartum, Sudán

El autor neoyorkino Edward Girardet describió la Acropole de Khartoum, en virtud de su sencillez de instalaciones, si acaso subrayadas en términos art decó años treinta, aunque el lugar no abriera sus puertas, en realidad, sino en 1952. Es tanto como decir que el trato familiar dispensado por sus propietarios y personal forma parte básica de su entrañable decoración, amén del agua de sus grifos convenientemente depurada, la limpieza y la seguridad en la comunicación telefónica o vía satélite, pase lo que pase. Asegura haber recibido trato de héroe más de un viajero anònimo aventurado en Sudán. No es para menos, teniendo en cuenta que el turista todavía no localizó en el mapa Jartum hasta hace dos días por expreso deseo de sus autoridades autocráticas y autárquicas. En todo caso, la resistencia a la adversidad no hizo callo en el Acropole. Ni lamenta ni alardea de sus cicatrices como viejo lobo de mar en tierra de secano. Y mucho menos ha vuelto cínico, inmune o fatalista el talante de su servicio. Su humanidad, entendida como sonrisa abierta al forastero, ha creado escuela en tierras de la desconfianza normalmente armada hasta los dientes.

A dentelladas de sonrisa abierta se abrieron históricamente paso los griegos en Sudán. Forman la colonia extranjera más numerosa del país desde que el Nilo Blanco se hizo navegable y probó a sobrevivir en la diáspora con el comercio, la diplomacia en la babel del Imperio Otomano y, por qué no decirlo, el tráfico bajo cuerda de esclavos. Griegos y sudaneses siempre han congeniado, lo cual abrió las puertas africanas al inquieto Panagiotis Pagoulatos de Cefalonia y a su mujer Flora, en 1944. Sudán aumentó su asentamiento griego con aquellos que huían de la Segunda Guerra Mundial y, en contexto tal, gracias a su partida de nacimiento en Alejandría, Panagiotis trabajó como empleado del gobierno británico en Jartum, integrado en la comunidad anglo-egipcia de la urbe, y como contable después, hasta reunir el capital necesario para abrir un club nocturno frente al Palacio del Gobernador. Un club que el propio gobernador de Jartum le cerró debido a su ruido, con Panagiotis ya dueño de la concesión de alcoholes que le permitió abrir una tienda de vinos, una confitería y finalmente, en 1952, el hotel Acropole.

La llamada sharia de septiembre, que en 1883 prohibió el alcohol en todo local público, arruinó a no pocos griegos en Jartum, dedicados como estaban a su distribución y venta. Resistieron sin embargo, en pie, los hijos de Panagliotis Pagaulatos, a cargo del hotel desde 1967. También cuando el atentado de 1988 segó en su restaurante la vida de seis personas, destrozando sin solución sus instalaciones. Entonces reconstruyeron su establecimiento en el edificio de enfrente, para que el hotel no cambiase de dirección, cara a los muchos periodistas, arqueólogos, diplomáticos y miembros de ONGs que lo buscaban como referencia ineludible, con télex y fax, bajo cualquier fuego cruzado que acusase la política de zona tan inestable como Sudán. A ello contribuyó, entre la promulgación de la ley seca y el atentado sufrido en carnes propias, la llamada a la solidaridad de los conciertos de Band Aid. Dos macroconciertos benéficos en Occidente que promovió Bob Geldof al volver de su visita a tierras del hambre africanas. Dos llamadas de atención a la conciencia de los países ricos, que puso en el mapa moderno a Jartum.

La carta que Bob Geldof dirigió de su puño y letra a la dirección del Acropole se deshace en buenos augurios y vaticinios, brindando por el futuro que le espera: ”Veo seis mil habitaciones en su hotel, todas con piscina y jacuzzi…” Tal vez el roquero no contaba estadías simultáneas en el hotel, ampliado como pocos. Tal vez se refería a que su clientela se multiplicaría como los panes y los peces, así lloviesen chuzos de punta misil en los confines del mapa africano. Y, en esa esperanza, quizá, los hermanos Pagaulatos, aún en horas bajas de clientela, apoyaron a Oxfam y Save the Children con el envío de productos de primera necesidad a los campamentos de refugiados que sembró la hambruna de Darfur y Etiopía.

Los libros de viaje recomiendan la “Acrópolis sudanesa” tanto o más que las guías del touroperador. Y más que recomendarla, se refieren a ella en tanto faro de la cultura humanista y humanitaria en tierras tan castigadas por la metralla y la sequía como estas. Puede que, por ello, el actual consulado griego lo gestione honorariamente Gerasimus Pagaulatos en su hotel, liquidada toda oficina diplomática de los griegos en Jartum con los recortes impuestos por el último rescate financiero al país de Alejandro Magno. Pasan de largo las balas y los político por más que silben. Los cimientos de una casa grande sustentan con el tiempo a una gran casa, aprendiendo de las raíces del árbol a dar buena sombra lo mismo que cenáculo. Y ya se sabe que los árboles en el Sahel se cuentan con los dedos de la mano, cuando no se convirtieron en muñones tras el último genocidio.

hoteles historicos, jartum, viaje a sudan

12345 (2 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Quien a buen hotel se arrima, buena sonrisa le cobija

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.