GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

Histórico noticias



El idioma de las emociones para dibujar injusticias

Trece mujeres, escritoras y cronistas; rebeldes, combativas; algunas muy conocidas, otras caídas en el olvido o censuradas. Puntos en común: su sentido de la solidaridad y de la justicia. Diferencias: su visión de la realidad, su identidad. Son las protagonistas de ‘Eva en los mundos’.

6 de mayo de 2019

Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Marina Tsvietáieva, Rebecca West, Hayashi Fumiko, Martha Gellhorn, Annemarie Schwarzenbach, Edna O’Brien, Joan Didion, Janet Malcolm, Helen Garner, Svetlana Aleksiévich y Leila Guerriero: trece mujeres, escritoras y cronistas; rebeldes, combativas e inquietas; algunas muy conocidas, otras caídas en el olvido o censuradas.

Puntos en común: su sentido de la solidaridad y de la justicia, su defensa y apoyo a los desfavorecidos, su espíritu crítico, su capacidad para describir el mundo que las rodea, su odio hacia la idea de una mujer sumisa, dócil y casta. Diferencias: su mirada observadora, su visión de la realidad que relatan a través de la escritura, cada una con su código de representación, su ideología, su identidad. De la mano de Ricardo Martínez Llorca, estas mujeres toman la palabra en Eva en los mundos.

Mujeres escritoras y cronistas

Su periodismo narrativo desafía el pensamiento occidental, caracterizado desde siempre por un sistema binario y jerarquizado, dividido por una línea de demarcación neta entre espacios masculinos y femeninos donde los hombres ocupan el polo positivo y las mujeres el negativo. Una dicotomía que ha conferido al hombre el poder de nombrar el mundo, de crear un lenguaje y sistemas simbólicos según su manera de ver y sentir la realidad, relegando a la mujer a un espacio periférico y marginal. Un silencio impuesto que, sin embargo, no ha acallado la necesidad de las mujeres de encontrar un lugar para su cuerpo y sus pensamientos, de debelar el papel de ama de casa e irrumpir en la escena pública imponiéndose como nuevo ser pensante de la sociedad. La “nueva mujer”, cuya imagen avanza en la esfera pública, exige el derecho a hablar, rechaza las convenciones sociales, y empieza un proceso de valorización de lo femenino en todos los aspectos de la actividad humana. La experiencia será fundamental en la construcción del sujeto, y sus vivencias, trasmitidas a través del lenguaje, se harán visibles para convertirse en material ideal para la escritura, lugar privilegiado para la representación de la subjetividad. Asimismo, el discurso de la mujer/escritora empieza a subvertir el orden impuesto por una sociedad machista, desafiando el aparato ideológico y las instituciones de la sociedad patriarcal.

No obstante, para las protagonistas de Eva en los mundos, la escritura es mucho más que el despertar del espíritu femenino: es producto de un espíritu complejo, culto y rebelde, de lo que se ha vivido transformado en signo, en discurso; es adquisición de la conciencia de identidad y literaria, que les lleva a empezar su proceso revolucionario, a apropiarse de la voz de los miserables, los humillados y los ofendidos para denunciar las injusticias y la falta de humanidad.

Luchan contra la tradicional inferioridad de la mujer, a favor del sufragio universal, del derecho al divorcio y a la educación universal del mismo modo que denuncian los horrores de la guerra, el terror, la indefensión, el analfabetismo del campesinado y el maltrato al que se somete.

Con su mirada fría, lúcida e intelectual, documentan la guerra y dan fe del hambre, las enfermedades y el genocidio. Son testigos directos de la tragedia de un pueblo y de una realidad cruel que cuentan y tratan de entender. La suya es una literatura testimonial llena de humanidad, “sus escritos son un claro ejemplo de la deshumanización que hacemos sobre los otros cuando dejamos de verlos como personas para pasar a considerarlos el enemigo”. Aborrecen el odio, la indiferencia, el olvido y la resignación, y lamentan la falta de respeto hacia los demás y la naturaleza.

Activistas por los derechos humanos, ante el anhelo de paz, ofrecen esperanza. Su fuerza motriz es la pasión, el amor por el prójimo y un pacifismo convencido. A través de su conciencia periodística y su mirada humanitaria, ambicionan con valentía, rectitud y dignidad la trasformación social y dar rienda suelta a la rebelión, “creyendo que si algo salva a la humanidad son los pequeños gestos que nos hacen dignos, aunque solo sea por un momento”.

Sus obras no quieren ser un simple listado de batallas, victorias y derrotas, sino dar a conocer de primera mano la vida de la gente, mujeres, niños y hombres, “arrojar un poco de luz sobre la frecuente imposibilidad de saber la verdad sobre los demás o sobre nosotros”, y tratar de entender “ese sinsentido que es el comportamiento humano, tantas veces acobardado, dispuesto a actuar bajo la única premisa de lo que es más fácil”. Sus obras son memoria compartida, enseñanza de la lealtad, una mirada existencialista hacia la humanidad que “no podrá llegar a una mayor perfección ética mientras admire la gloria de los héroes”. “Para ellas lo principal es aprender a no odiar, o desaprender como se odia. Porque si existe el odio, entonces existe el enemigo. Y si a una persona se la tacha de enemiga, se la desnaturaliza, se la priva de dignidad, de su condición humana”.

Trece mujeres. Algunas rechazan la ley y el orden, otras son más conservadoras. Algunas son perseguidas por sus ideales de justicia social y sus denuncias contra la guerra y los abusos; otras, prisioneras de su cuerpo y con un precario equilibrio interior, reflexionan sobre su propia cultura y subjetividad en una dimensión geográfica y espiritual diferente.

Todas, atentas a la realidad de los marginados, quieren poner voz a quien no la tiene. Todas han decidido por sí mismas, eligiendo su propia forma de vida sin esperar que el destino lo hiciera por ellas. Todas están convencidas de que “en la vida hay cosas por las que merece la pena pelear”.

 

Maria Elena Casasole

Sobre mi… Una licenciatura en Idiomas, literatura y ciencia de la traducción; una tesis sobre la literatura de viaje femenina hispanoamericana; un Máster en Turismo y otro en la enseñanza del español para extranjeros. Profesión: Traductora. Nacida en la patria de Cristóbal Colón, su ‘Diario de a bordo’ me lleva a América Latina, en un periplo todo femenino en búsqueda de mí y de mi identidad a través de la comparación con el Otro y el descubrimiento de la diversidad. En el lejano 2007, quedo seducida por la tierra de Don Quijote y desde entonces son las palabras las que viajan. Las llevo lejos, hasta mundos inexplorados, las deshago, las recreo y las transformo. Nunca he dejado de buscar el país de los sueños. El viaje para mi es huida, separación, nostalgia; es la belleza de lo ignoto y el miedo a lo desconocido, es incertidumbre, inestabilidad, rebelión. El viaje para mi es una necesidad vital y constante de conocer y conocerse.

Más sobre la autora en www.mecasasole.comFacebook y LinkedIn.

eva en los mundos, feminismo, Libros, mujeres escritoras

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Autores invitados

Comentarios sobre  El idioma de las emociones para dibujar injusticias

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.