GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Alexandra David-Néel: fortaleza de meditación

Fue la primera mujer occidental en entrar en Lhasa, la capital del Tíbet, en 1924, cuando era un lugar prohibido e inaccesible. Viajó por India, China, Japón, Birmania, Nepal, Corea, Norte de África… Pero construyó su residencia de reflexión en un pueblo francés: Digne-les-Bains.

4 de mayo de 2020

“La obediencia es la muerte. Cada instante en que el hombre se somete a una voluntad extraña es un instante arrancado a su propia vida”.

Fue la primera mujer occidental en entrar en Lhasa, la capital del Tíbet, cuando era un lugar prohibido, misterioso e inaccesible, en 1924. Iba disfrazada de peregrino. Tenía 55 años.

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains

Alexandra David Néel comenzó cantando ópera por todo el planeta y a los 100 años se renovó el pasaporte. Por si acaso. Entre medias hay más de veinticinco libros escritos sobre sus viajes por India, China, Japón, Birmania, Nepal, Corea, Norte de África… y sus estudios en budismo, religiones, anarquismo, orientalismo.

Una mañana de febrero me presento en su casa, abierta hace pocos meses al público en Digne-les-Bains, un pequeño pueblo francés de montaña a dos horas de Marsella, camino de los Alpes. Samten Dzong, residencia de reflexión. La única casa que tuvo en toda su vida. Digne-les-Bains, pueblo heredero principal de sus bienes, manuscritos y derechos de autor.

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains

He tenido que reservar la visita por teléfono, no admiten viajeros repentinos. Máximo ocho personas.

Enfrente y a más o menos un kilómetro del pueblo, un restaurante vegetariano donde hago tiempo antes de entrar. Si emocionante ha sido leer su Viaje a Lhasa acompañada de su hijo adoptivo, el lama Yongden, o su Elogio a la vida, un canto anarquista feminista, o incluso La india en que viví, su primer gran viaje al que parte desde Marsella (recién publicado por La Línea del Horizonte), emocionante va a ser también entrar en la casa que compró y construyó en 1928, a su regreso del Tíbet a los sesenta años, donde escribió sus libros cuyos beneficios le permitieron ganarse la vida para no ser mantenida por ningún hombre.

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains

La casa está al borde de la carretera, rodeada de una amplia parcela. En los años 80 se crearon dos edificios en la parte superior del jardín que ahora albergan el museo dedicado a la vida de esta exploradora.

La visita es solo en francés. No puedo comprender cómo la residencia de una mujer tan internacional que hizo del mundo su patria se explica solo en un idioma. Pero es así y hay que aceptarlo. Y disfrutarlo. Estar allí ya es suficientemente bueno. El budismo tiene enseñanzas para todo.

“Mi cabaña en las montañas tendrá mucha más elegancia que una habitación en un hotel mediocre”.

Una casa simbólica y colorida, un lugar de culto que ella misma diseñó por dentro y por fuera. Desde la torre de meditación a los azulejos. También el jardín de rosas o el huerto del exterior. Le encantaban las rosas y también comer sano y ser autosuficiente con las frutas y verduras.

La primera habitación nada más entrar está llena de recuerdos orientales. Colores vivos y vistas al jardín. Allí pasó largas horas de estudio de la cultura y la traducción de textos tibetanos. Allí, además, recibía a los periodistas. También a personalidades que la visitaban esporádicamente, como lo hicieron el príncipe Pedro de Grecia o la reina Isabel de Bélgica.

La biblioteca, legada al completo a la localidad Digne-les-Bains, cuenta con casi cinco mil libros. Allí se sentaba a escribir en su despacho.

Solo me dejan hacer una fotografía de lo que ella veía por esa ventana mientras escribía.

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains.

La vida de Alexandra es toda una gran aventura que primero irá anotando en cuadernos personales, en numerosos intercambios de cartas, luego en publicaciones para revistas, periódicos… y finalmente en libros.

“Había decidido viajar durante la noche y permanecer escondida durante el día hasta haberme adentrado en el país, para que nadie pudiera adivinar el lugar de donde venía y los caminos que había seguido. La ejecución de este plan exigía poder alimentarnos durante dos o tres semanas sin necesidad de comprar nada a los indígenas. Así pues, para poder llevar más provisiones habíamos tenido que dejar las mantas y la ropa de repuesto. (…) Instalamos nuestro campamento, es decir, mi tienda liliputiense en una pequeña meseta desde donde se veía el pico principal del Kha-Karpo.”

Viaje a Lhasa

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains.

Es aquí, en Samten Dzong, donde escribirá la mayor parte de su trabajo, en ocasiones en colaboración con Aphur Yondgen, compañero de todos sus viajes, con quien ella publicará varios cuentos filosóficos.

Durante los primeros años escribió cinco libros allí, incluyendo Místicos y magos del Tíbet, y organiza su futuro viaje a China a sus sesenta y nueve años, donde se quedará diez. A su regreso de China, Samten Dzong se convierte en una isla dedicada principalmente al trabajo. Allí escribirá hasta su muerte diez trabajos más incluyendo Las enseñanzas secretas de los budistas tibetanos y El budismo del Buda.

En su ausencia la casa fue requisada en la Segunda Guerra Mundial, y cuando ella regresa de China tiene que reconstruirla. En 1950 construye un garaje para sus dos coches. Se saca el permiso de conducir con sesenta y siete años.

No me dejan hacer fotos, tampoco me dan documentación. Trato de retener todo en mi memoria. Es una casa entrañable, acogedora, toda ella exterior para poder ver montañas y paisaje por todas partes.

A través de sus innumerables publicaciones e intervenciones públicas contribuyó a la popularización del conocimiento sobre el Tíbet y el budismo en Francia y en Occidente, particularmente el budismo tántrico, del cual fue una de las primeras, si no la primera practicante occidental. Por no hablar del feminismo y el anarquismo.

“Que cada cual siga enteramente, siempre y en cualquier parte, el impulso de su naturaleza, ya sea esta ilimitada o genial. Solo entonces el hombre sabrá lo que es vivir, en lugar de despreciar la vida sin haberla vivido jamás”.

Elogio a la vida

Alexandra David-Néel en Dignes-les-Bains

Sentada a su mesa de escritura en Samten Dzong trata de recordar y revivir lo que siente en sus viajes, trata de explicar que pertenece a otro mundo, a otro lugar que no es el suyo. Esas cumbres, ese viento, ese cielo.

“A decir verdad tengo nostalgia de un país que no es el mío. Las estepas, las soledades, las nieves eternas y el gran cielo claro de allá arriba me colman. Las horas difíciles, el hambre, el frío, el viento que me acuchillaba la cara, me dejaba los labios tumefactos, enormes, sangrantes, los campamentos en la nieve, durmiendo en el barro helado y las paradas entre la población grasienta hasta lo inverosímil, la codicia de los lamas y de los lugareños, todo esto importa poco, esas miserias pasaban rápido y quedaba perpetuamente inmersa en el silencio en que solo el viento cantaba, en las soledades casi vacías hasta de vida vegetal, el caos de las rocas fantásticas, los picos vertiginosos y los horizontes de luz enceguecedora”.

Carta a su marido Philippe Néel.

Cuando le empiezan a fallar las piernas, se instala en la habitación del primer piso, donde finalmente muere. La ciudad de Digne-les-Bains se convierte en su heredera Principal universal.

La torre de meditación se encuentra en obras. El ayuntamiento de Digne está reformando la casa y acondicionándola a las visitas que, de momento, solo podemos permanecer dentro la media hora que dura el recorrido. Demasiado poco para comprender ciento un años de una vida vivida a pulmón.

Alexandra David-Néel, Digne-les-Bains, exploracion, mujeres viajeras, orientalismo, viaje a francia

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Mónica Hernández

Comentarios sobre  Alexandra David-Néel: fortaleza de meditación

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.