GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Los tres enemigos del Viaje

Curioso, cómo nos empeñamos en grandes discursos sobre el medio ambiente sin atender a lo que tenemos más cerca y podríamos resolver; aquí al lado, en nuestros barrios, hay muchas medidas para proteger la naturaleza sin necesidad de grandes acuerdos internacionales en papel mojado.

15 de septiembre de 2020

Los tres enemigos del hombre son mundo, demonio y carne, decían los antiguos catecismos.

Hoy, los tres enemigos del turismo sosegado, del viajero y del mismo ciudadano estable, son el ruido, el exceso de iluminación y las basuras sin recoger en el verano. Son enemigos que podrían ser vencidos si los ayuntamientos velasen por el bienestar, cosa que a veces nos parece muy dudosa, cuando observamos lo que dejan de hacer y lo que dejan hacer. Y también, claro, por los vecinos y visitantes, si el civismo fuera considerado como una de las virtudes esenciales de la convivencia.

Claro que hay otros enemigos del viaje, pero son externos, no los podemos controlar tan fácilmente: las pandemias, el clima extremo, la aglomeración de edificios y la especulación, la pobreza de la población local, con la mendicidad y miseria como llagas, o la inseguridad física, material, sea por robo, terrorismo, agresividad, antipatía o picaresca.

Pero el ruido, la contaminación lumínica y las basuras sin recoger serían bastante fáciles de solucionar —pues dependen de los ayuntamientos— si hubiese sensibilidad, buen gusto y civismo. Desgraciadamente, esto de las actividades molestas parece pertenecer al pasado y el viejo reglamento —de tiempos franquistas, aprobado en 1961, Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre— ya está parcialmente derogado y en desuso. El reglamento anterior era de 1925. Pero nada es nuevo y ya en el poema épico de Gilgamesh se mencionaba el ruido que impedía dormir como una de las molestias a suprimir.

Los tres enemigos del Viaje

El ruido

Ese sonido no deseado y molesto está poco limitado en España. Y, como es habitual, las normas se acatan pero no se cumplen. En las postales y en los optimistas y bucólicos folletos turísticos publicados por las entidades turísticas, el ruido no aparece.

Las terrazas, esas famosas terrazas que parecen haberse convertido en el símbolo del desconfinamiento (a más terrazas, más normalidad, dicen los periódicos), eso que la legislación llamaba veladores y que son más bien desveladores, nuestros ventrílocuos bares donde gritan los parroquianos, la televisión a toda mecha y las máquinas tragaperras, el botellón que se propaga más que el fuego, las salidas de restaurantes, todo ello contribuye al griterío general de las zonas de turismo. Incluido en las inmediaciones de residencias, viviendas y hoteles.

Quizá sea porque en España el ruido es señal de alegría y, cuanto más ruido, mejor demostramos lo bien que nos lo pasamos. Hablar alto parece también símbolo de poderío. 

Es una batalla perdida, pues los ‘responsables’ de turismo nacional, regional y local están entusiasmados con el llamado ocio nocturno, es decir, privar de descanso a los vecinos para mayor jolgorio de los turistas. Así, Calviá, Lloret de Mar, Madrid y miles de localidades, sobre todo en la costa. A ver quién hace más ruido.

El ruido y el sonido son elementos que indican el nivel de civilización. El sonido se puede convertir en música, en armonía. El ruido es su perversión. Lean, si no, Soundscape, de R. Murray Schafer. Por cierto, que esta palabra inglesa define algo así como el paisaje sonoro. En él cuentan los decibelios, pero también el horario, la regularidad y el lugar (una motocicleta no molesta tanto en una autopista como en un paseo marítimo).


El exceso de iluminación

A pesar de que todos los consistorios se quejan de que les falta dinero, para poner farolas, iluminar playas, campos, parques, torreones y murallas, para eso, parece sobrarles. En muchos municipios españoles, en numerosos pueblos, hay más iluminación por habitante y metro cuadrado que en Bruselas o Lisboa, por citar dos ciudades que conozco bastante bien. Veo Segura de la Sierra, en la provincia de Jaén, con muy pocos habitantes, y está más iluminada que un trasatlántico, con faroles cada pocos metros. No sabemos qué pingüe negocio puedan tener las empresas de electricidad que, por cierto, ponen postes por doquier, con eso de la servidumbre eléctrica (más que servidumbre esclavitud, pues no hay liberación), afean el paisaje y encima dejan restos de escombros cada vez que plantan o reponen un poste. Véase ENDESA. Eso sí, las eléctricas tienen fundaciones culturales para promocionar las artes. Pero, como buenas empresas, lo más importante es ganar dinero.

La contaminación lumínica es mala para el descanso de las personas, para los pájaros, para la naturaleza. Algunos países, como la República Checa, la tiene regulada.


Basuras veraniegas

Tampoco sabemos qué tipo de contratos tienen los ayuntamientos con las empresas de recogida de basura, pero es habitual, cotidiano, ver en verano contenedores desbordados, restos de escombros, detritus caninos, botellas, latas, colchones… especialmente cerca de zonas frecuentadas por los turistas y en las inmediaciones de los cámpings y zonas de acampada. Latas en las cunetas, plásticos tirados. Y los alcaldes encerrados en sus despachos, telefoneando no se sabe a quién (quizá al presidente de la Diputación).

Los llamados polígonos industriales se llevan la palma: hierbajos secos, abandono, la recogida de basuras no existe. Vean, si no, el polígono del Cornicabral de Beas de Segura (Jaén). Menciono este por haberlo frecuentado (la ITV de la comarca se pasa ahí), pero están así por casi todo el territorio nacional.

Un recorrido por muchos pueblos de la Península, por sus afueras especialmente, nos dejan ese mal sabor —y a menudo, mal olor— de basura tirada. No estamos en esa Francia de los pueblos floridos, impecables, de les villes fleuries, o en Inglaterra o Alemania.

Los tres enemigos del Viaje

Curioso, cómo nos empeñamos en grandes discursos sobre el medio ambiente, sobre las emisiones de dióxido de carbono, y luego no miramos a lo que tenemos más cerca y podríamos resolver; aquí al lado, delante de nuestras casas, en nuestros barrios, hay muchas medidas para proteger la naturaleza sin necesidad de grandes acuerdos internacionales en papel mojado. Si los ayuntamientos y los ciudadanos cumpliesen con sus deberes.

Turismo, turismo de masas, Viajes

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Los tres enemigos del Viaje

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.