GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

Histórico noticias



Abecedario de los Pirineos: D de Diente de Llardana y más

Dientes, muelas, agujas, brechas, crestas… metáforas montañeras con las que escalamos y conquistamos cordilleras, en un ejercicio de imaginación y supervivencia que nos lleva, del Posets al Aneto, por los macizos más imponentes de los Pirineos.

2 de mayo de 2014

Dientes, muelas, agujas, torres, gendarmes, cuernos, pitones, puntas, brechas, pico y picas, tucas y turquetas y vértices, y diedros y crestas. Volvemos, aprovechando los tres picos de más de tres mil metros que en el Pirineo se los describe como dientes, a hablar de nombres. Y digo volvemos, si es que se leyó primero la E de Eriste, Estós, incluso Estats, y si no, volveremos a hablar de nombres. Toponimias y metáforas. Ya lo adelantamos o lo repetiremos: los Pirineos es un asunto también de nombres.

Carlos Muñoz Guiérrez.

¡Tantas cosas a las que nombrar! Y es que ya sabemos que el lenguaje es la herramienta simbólica que la especie humana en su curso evolutivo produjo, aunque no sabemos cómo, para poder referirse a las cosas del mundo sin tenerlas presente, para ordenarlas y categorizarlas según el valor que los hombres ponían en ellas, y para comprenderlas y comunicarlas entre los integrantes de un grupo. El lenguaje nos proporcionó un recurso inigualable para sobrevivir y adaptarnos a los peligros del mundo natural, para transformarlo y para conformar a lo largo de los siglos culturas y tradiciones que facilitan la supervivencia de los nuevos seres humanos que nacen a un mundo desconocido y hostil.

Pero el mundo es siempre más rico que nuestra capacidad para nombrarlo o nuestros procedimientos para comprender y crear conocimiento son limitados. De hecho, ¿cómo creamos u obtenemos conocimiento del mundo y de lo que en él sucede? Una forma es a través de la percepción que nos proporcionan nuestros sentidos; es decir, por experiencia, directa o transmitida. Otra, por razonamiento, por medio del cual obtenemos nuevos conocimientos combinando el que ya tenemos. Y una tercera y más fundamental es mediante proyecciones metafóricas y metonímicas que de un dominio ya conocido realizamos a otro que aún nos es desconocido.

Las metáforas no son sólo un asunto de poesía, son un recurso cognitivo fundamental basado en una imaginación encarnada con la que captamos semejanzas y proyectamos los rasgos distintivos de una cosa conocida a algo que necesitamos comprender. Y si no, piensen en el tiempo o en el espacio, en la energía o la gravedad, en el amor o el odio, ¿qué son sino metáforas?

Y nuestra imaginación se muestra tan impotente, pero a la vez tan altiva en la montaña, como nosotros mismos nos encontramos en ella, indefensos y pequeños, pero deseosos de conquistar sus cimas y de explorar sus paisajes. Por eso las cumbres toman formas de dientes, muelas o dedos; de torres, torreones y agujas; de gendarmes, cuernos o pitones. Pero también detectamos entre sus formas crestas y espolones y, si no, desde la matemática, usamos formas geométricas como diedros, aristas o vértices para referirnos al aspecto que presentan sus planos y conformaciones y para transmitir metafóricamente su condición.

Si lo que vamos es a escalar o ascender los picos o picas, es indudable que, sin haberlos visto, una aguja es más difícil que un diente, aunque éste se puede diferenciar poco de un cuerno o pitón. La torre, más ancha, nos permitirá mejor reposo en su cima y, si es muela, seguro que podremos hasta acampar en la cumbre.

Si la cresta tiene una brecha, podremos pasar de un lado a otro con facilidad, aunque supondrá una dificultad si lo que queremos es recorrerla en su longitud. La cresta transmite un perfil dentado (de dientes), pero si es arista, entonces será afilada y expuesta, y culminará en un vértice.

¡Metáforas! ¡Que haríamos sin ellas! Y, por otro lado, cuánto nos confunden y simplifican, porque a menudo de la metáfora surge la realidad. Una realidad inventada, que podría haber sido de otra manera, porque a la postre, nada es de un modo esencial u objetivo, sino que resulta del proceso por el que lo comprendemos. Por eso profundo es lo que nos decía Nietzsche:

“¿Qué es entonces la verdad? Un ejército en movimiento de metáforas, metonimias, antropomorfismos. En resumidas cuentas, una suma de relaciones humanas que han sido realzadas, extrapoladas y adornadas poética y retóricamente y que, después de un prolongado uso, un pueblo considera firmes, canónicas y vinculantes; las verdades son ilusiones de las que se han olvidado que lo son; metáforas que se han vuelto gastadas y sin fuerza sensible, monedas que han perdido su troquelado y no son ahora ya consideradas como monedas, sino como metal” (F. Nietzsche. Verdad y Mentira en sentido extramoral).

El Diente Royo es, naturalmente, una masa rocosa que tiene forma de diente, en la cresta que va de los picos de la Forqueta al pico Espadas (3.332 metros), que se une con el gran Posets mediante otro cresterío, en el que se han denominado también otros salientes rocosos como la Tuca de Llardaneta y la Turqueta Roya (obviamente más baja). El Diente de Llardana (3.010 metros), sin embargo, aparece antes del Posets si se asciende a éste por la normal desde el refugio de Ángel Orus, en el valle de Eriste. Aunque es una hermosa conformación rocosa, relativamente aislada, tiene la mala suerte de ser un saliente de la masa del Posets, así que su ascensión no suele ser un objetivo habitual, a menos que el escalador sea ya un coleccionista de cumbres.

Carlos Muñoz Gutiérrez.

En el otro gran macizo pirenaico, enfrentado al del Posets, el del Aneto, encontramos los cresteríos más imponentes y quebrados de la cordillera. De hecho, el Aneto es una gran masa maciza que se despliega en el espacio en largos y tortuosos salientes alrededor de su cumbre, salvo en su cara norte o noreste por donde se despliega su glaciar, en todas las demás direcciones encontramos largas barreras rocosas que delimitan valles con forma de embudo que se ensanchan según la franja rocosa pierde altura y se diluye suave o abruptamente. Por el noroeste, la cresta del Medio, conformando el circo de Coronas, discurre desde la Maladeta, encadenando siete tresmiles, entre los cuales está el pico Maldito, la Punta Astorg, el pico del Medio (porque está más o menos en el medio de la cresta) y los Picos de Coronas, hasta el collado de Coronas. Del Aragüells al Pico Maldito, por el suroeste, encontramos la cresta de Cregüeña, con su punta y las agujas Haurillon y Juncadella, y por detrás, ¡como no!, del pico Maldito, encontramos al gendarme Schmidt-Endell. ¿Qué significa esto? ¿Hay un gendarme vigilando las cumbres? ¿Eran gendarmes Schmidt y Endell? ¿Qué hicieron por allí? Schmidt y Endell ciertamente fueros los primeros que se documenta que subieron y dieron nombre a la torre que entre dos brechas de la cresta aparece plana, como la gorra de un gendarme, detrás del pico maldito en la cresta de Cregüeña. Otra costumbre montañera que sirve para nombrar cuando ya faltan nombres para tanto pico, poner el nombre de aquellos que por primera vez pisaron las cumbres. Otro ejemplo notable al final de esa línea que une el Maladeta con el Aneto y que conforma todo el macizo en su orientación noroeste-sudeste son los picos Russell. Pero de Russell, personaje singular, nos ocuparemos en otro momento.

Siguiendo con la descripción hacia el sur, paralela a la cresta de Cregüeña, se diluye el Aneto en la temible cresta de Llosas, dentadura de un carnívoro donde cinco afiladas agujas cosen el cielo conforme las cordadas la recorren: Argarot, Tchihatcheff, Franqueville, Escudier, Daviu (otros pioneros pirineistas). Y finalmente, ese tramo que va del Aneto a los picos Russell recibe el nombre de cresta de Salenques, en donde encontramos además de la espalda del Aneto, el Tempestades, Margalida y Picos Russell, una colección de gendarmes, torres, puntas y resaltes que ya ni se nombran sino que se numeran. Porque ya nos faltan nombres ante la complejidad del mundo, pero tenemos también el número.

Carlos Muñoz Gutiérrez.

“Mira: les entregué [a los hombres] la numeración, la principal de todas las estratagemas” (Prometeo encadenado, Esquilo).

Así pasa otras veces como con las cuatro agujas de Lézat, en el Pirineo francés; y, en otras ocasiones, ya el propio hecho de no tener nombre, nombra: la punta Innominata, en el macizo del Mont Blanc, en los Alpes franceses, o la Torre sin Nombre, en el grupo de las Torres del Trango, en el Karakórum pakistaní.

Carlos Muñoz Gutiérrez.

¿Qué es una montaña? Piedra y rocas en una continuidad inseparable de las playas del mar. El mundo es un continuo, nosotros dibujamos en él las cosas y los objetos, establecemos las relaciones que mantienen entre sí, ordenamos en grupos, nombramos y numeramos. Kant tenía razón cuando nos advirtió que el conocimiento sólo ocurre cuando nuestro entendimiento pone en los objetos aquello que los hace comprensibles, las categorías a priori del entendimiento. Y comprendemos según relaciones generales que surgen de nuestra imaginación encarnada, es decir, desde nuestro cuerpo, nuestro trato con la realidad y nuestra disposición corporal en el mundo. La semejanza, la identidad, la diferencia, la cantidad que enumeramos y la palabra que nombra.

¡Metáforas!, con las que hacer poesía y con la que construir un mundo que nunca se explica solo y que no viene etiquetado. No hay nada sino materia, la misma que conforma la montaña y que resulta tan incomprensible y esquiva como el mundo entero, pero buscamos semejanzas y hallamos dientes y muelas, agujas y pitones, aristas y crestas, y, entonces, parece que hay un orden que descubrir, cuando lo que hay es una imaginación esforzada en comprender los gendarmes que deseamos escalar.

Abecedario de los Pirineos, Crestas del Aneto, Diente de Llardana, Posets

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Libros relacionados con  Abecedario de los Pirineos: D de Diente de Llardana y más

Comentarios sobre  Abecedario de los Pirineos: D de Diente de Llardana y más

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.