GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Abecedario Pirineos: “A” de Aneto

Iniciamos un recorrido caprichoso e interesado siguiendo las iniciales y el orden alfabético de algunos de los elementos emblemáticos de los Pirineos. Se trata de una relación personal fruto de mi pasión por estas geografías de montaña.

19 de junio de 2012

Desde luego lo más emblemático de una cordillera es su pico más alto. Aunque el Aneto, con sus 3.404 metros de altura, es la altura máxima del Pirineo, sin embargo su disposición dentro de las cuerdas y las cadenas de montañas que conforman la cordillera le quita algo de la majestuosidad que otras cimas, como el Mont Blanc en los Alpes, el K2 en el Karakorum o el Everest en el Himalaya, poseen por ser las alturas máximas. Y es que para divisar su cima hay que afrontar una larga caminata.

Culminando una larga cadena de montañas que va desde el pico del Alba al Pico de Salenques, a su alrededor se concentran el mayor número de tresmiles de la cordillera y aunque más o menos podríamos decir que es el centro de toda la cresta, sin embargo por su cara norte, el macizo de las Maladetas gira más hacia el norte y lo oculta, envidiosa de ser superado en unos cientos de metros y nos arrebata su presencia por la vía normal. Para alcanzar su imagen, desde el refugio de la Renclusa, base de sus ascensiones por la ruta norte, requeriremos de tres horas de esfuerzo hasta que podamos descender desde el Portillón superior hasta el glaciar para ver un trazo blanco que alcanza su máximo para después descender con más energía.

Diversas imágenes de la cara norte Aneto. Desde Aigualluts en verano e invierno. Desde el Portillón Superior y desde el Glaciar

Fotos: Carlos Muñoz Gutiérrez

Una ladera glaciar que ni asusta, ni impresiona. ¿Aquello es el Aneto? Se preguntan los que allí llegan por primera vez. Naturalmente, su imagen engaña pues aún quedan unas horas hasta poder hollar su antecima.

Si alguien no estuviera dispuesto a las casi cuatro horas de duro ascenso para divisar su geometría, podría intentar alcanzarlo por el valle de Barrancs y pronto en el Plan dels Aiguallut, donde Francia roba a España el Garona, obtendría una vista del Aneto semejante a la descrita desde el Portillón Superior, pero más distante, más indiferente. Lejos, lejos, evitando ser visto, ser molestado.

Si queremos asegurarnos de la autoridad del Aneto, como máxima altura, como montaña imponente que manda sobre su cohorte de cortesanas, deberemos contemplarla desde el sur, ya sea en lo alto de las cimas que tras ella se suceden, Tempestades, Margalida, Mulleres, o mucho mejor, tomar algo de distancia y justo enfrente, sobre la cima del pico de Ballibierna, admitiremos por fin la majestuosidad de la mole rocosa que sobresale más que ninguna cuando el manto glaciar ya no se sostiene en sus paredes. Pero solo cuando desde su antecima pretendemos pisar su cumbre es cuando la más alta montaña de los Pirineos da un golpe sobre la mesa para imponer su autoridad y manifestar su majestad. El “paso de Mahoma”, un caos de bloques de roca que finaliza una pared de mil metros por una vertiente y de quinientos por la otra, amenazante expresa que no va a ser sencillo hacer cumbre de la más alta. Y aunque, como corresponde a una cordillera asequible a la dimensión humana, humana por tanto, su recorrido no contiene dificultad, aunque no obstante, asusta. Asusta porque la línea a seguir no es lineal, porque es confuso y caótico y uno más teme perderse por el lugar que no debe que caer al vacío de una vez por todas.

Por supuesto, las condiciones que podamos encontrar (nieve, hielo, etc…) requieren precaución, pero con cuidado y atención, el Aneto, una cumbre aún humana, se deja vencer y una gran cruz de aluminio junto con una pequeña virgen te dan la bienvenida. Extraños iconos, habituales en las cumbres porque quizá sean la morada de los dioses, o así lo pensamos.

Pero, más allá de su imagen esquiva, de su cumbre defendida por un caos rocoso, lo que uno recordará, si se anima a ascenderlo, y si lo hace, debería hacerlo alguna vez por su glaciar, será precisamente el tranquilo, pero largo camino que el glaciar demanda. Uno recordará la duración del caminar hacia un objetivo que parece mantenerse siempre a la misma distancia.
Como en la carrera de Aquiles con la tortuga, el Aneto parece  jugar con nosotros esa carrera eleática demostrando que la velocidad y la distancia son dos parámetros indiferentes al caminante. Ese tranquilo glaciar, tan humano como su pico; tan humano como la cordillera, empequeñeciéndose con el tiempo, frecuentemente menguado al fin del verano, sin embargo nos enseña lo largo y esforzado que es alcanzar un sueño.

En la Cumbre del Aneto

Abecedario de los Pirineos, Aneto, Pirineos

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  Abecedario Pirineos: “A” de Aneto

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.