GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Abecedario Pirineos: C de Clavijas

Pirineos muestra una hermosa colección de pasos de clavijas históricas: Soaso, Cotatuero, Carriata, Salarons. Pero también, encontramos muchos pasos clásicos asegurados con cadenas, sirgas u otras ayudas artificiales que alivian el miedo y animan el paso.

28 de agosto de 2012

                      Clavija

f. Trozo cilíndrico o ligeramente cónico de madera, metal u otro material que, introducido en un orificio, sirve para sujetar, ensamblar, asegurar, etc.(Definición Diccionario RAE, Espasa-Calpe, 2005)

Nada empieza de la nada, nada empieza desde un origen. Quizá, lo que los físicos denominan singularidad: un acontecimiento único que inicia una cadena causal, es decir, una historia. El big bang suele ponerse de ejemplo, pero en el dominio de la creación humana siempre podremos remontarnos más atrás, aún en tiempos míticos, para citar una acción previa, un deseo anterior, una realización tan notable como en la que datamos el comienzo de una historia de las acciones humanas.

Fotografía de Brocherel, 1895

Se dice, entonces, que la ascensión de Horace Benédict de Saussure al Mont Blanc en 1786 da origen al alpinismo. Y si el alpinismo es la actividad que consiste en ascender las altas cumbres de los Alpes, sin duda antes existió el montañismo en general y, naturalmente, Sísifo subía una montaña todos los días en su denodado esfuerzo por dejar en su cima una enorme piedra que tras alcanzarla rodaba ladera abajo una y otra vez y vuelta a empezar. Tal vez, Sísifo es el mejor icono de la tarea esforzada, pero vana, que es el montañismo.

Pero, la inteligencia humana imaginó una vez la racionalidad, como la búsqueda de lo mejor, del bien, de lo más bello, de lo más eficaz para el caso, y, como no podemos dejar de ser inteligentes —aunque pudiera ser nuestra inteligencia la que nos lleve a la ruina en la búsqueda de lo más mortífero, de lo más productivo, de lo más para cada cual—, con el montañismo nace también el deseo de subir de la manera más hermosa la montaña, de ir por el sitio más remoto, de conocer aquella ladera o aquella cara que se muestra infranqueable. Y con ese deseo, también desde Prometeo que, arrebatándosela a los dioses, legó la técnica a los hombres, pronto empezamos a idear artefactos para que, por allí por donde la montaña nos impedía el paso, pudiera franquearse.

Fotografía de la ascención al Mont Blanc de Henriette d'Angeville

Más allá de portar escaleras, auparse a los hombros del compañero, tirar de la cuerda, etc, la clavija o pitón fue el invento decisivo que permitió al montañero progresar y protegerse de los abismos de las paredes verticales. Una clavija, como define el diccionario, es un trozo cilíndrico o cónico que se clava en la roca y que permitió, en primera instancia, avanzar allí donde no había lugar para los pies o las manos, y, posteriormente asegurar el paso del escalador una vez que se encontró el asiento para los pies y el agarre para las manos, pero en donde el riesgo de caída era elevado.

Pirineos muestra una hermosa colección de pasos de clavijas históricas: Soaso, Cotatuero, Carriata, Salarons. Pero también, encontramos muchos pasos clásicos asegurados con cadenas, sirgas u otras ayudas artificiales que alivian el miedo y animan el paso. Así, hay clavijas en el Midi d’Ossau, cadenas y sirgas en el Anayet, en el cuello de los Sarrios para llegar a la Brecha de Rolando, etc.

Aunque no hay nada tan anómalo como disponer a hombres en las montañas, no con el propósito de ascenderlas, sino de defenderlas. Los Dolomitas italianos son la manifestación más asombrosa de la convivencia que las tropas italianas realizan con los grupos dolomíticos durante la Gran Guerra para proteger las fronteras austríacas y alemanas: galerías que horadan el interior de la montaña cientos de metros, escalas, cables que serpentean y oxidan las verticales paredes de las hermosas cimas dolomíticas. Durante años, soportaron el asedio humanizando la montaña para un propósito mucho más absurdo y mucho más sangriento que el montañismo.

Foto de Carlos Muñoz

Sin embargo, los alpinistas, pronto, aprovecharon todas esas instalaciones militares para crear un concepto: la vía ferrata. Lo que en otro tiempo fue un modo de abastecer tropas, de esconderse del enemigo, de permitir un tránsito rápido y seguro, el montañismo lo transfiguró para satisfacer el deseo de ascender la montaña por la cara más inexpugnable.

La arqueología de la técnica alpinística es tan fascinante como la de cualquier otra actividad humana, pero ésta descubre, en su propia inutilidad, la racionalidad humana de satisfacer sus deseos del modo más hermoso, más estético y más seguro.

Fue a comienzos de la década de los ochenta, cuando surge todo un movimiento ético en el mundo de la escalada. Al fin y al cabo como decía Wittgenstein, “ética y estética son lo mismo” (Tractatus Logicus-Philosophicus, 6.421). La escalada libre consistía en dejar la roca tan natural como se encuentra la primera vez, no herirla, no dañarla, no transformarla. Además, la belleza de la escalada consistía en no apoyarse en técnicas artificiales para progresar y sólo utilizarla como medio de aseguramiento. Las clavijas no permanecían en la roca, sino que se recuperaban tras su uso y poco a poco se fueron quedando olvidadas, sustituidas por artefactos que aprovechaban las fisuras, o grietas sin herirlas, fisureros, empotradores, friends, etc.

La polémica sigue activa y hoy es habitual encontrar las paredes de escuelas de escalada serpentadas por buriles, spits y anclajes que se introducen con taladradoras eléctricas y que ofrecen una seguridad casi total al escalador. Los humanos no paramos de idear cosas y artefactos para satisfacer nuestros deseos, y, aunque no podemos predecir por dónde continuará esa extraña actividad que es la subir montañas, recorrer las clavijas de Cotatuero o de Soaso o de Carriata, ensuciándote las manos con el óxido del hierro de las cadenas o de las clavijas nos introduce en una historia que el hombre comparte con las montañas del Pirineo.

Abecedario de los Pirineos, Carriata, Clavija, Cotatuero, Escalada, Ordesa

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Carlos Muñoz Gutiérrez

Comentarios sobre  Abecedario Pirineos: C de Clavijas

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 28 de agosto de 2012 a las 14:38

    Cuando me encuentro con las clavijas citadas en el Pirineo, las miro y…a rodear!, y es que no están puestas para gente bajita como yo, y es que desde una me resulta imposible agarrar la siguiente.

    Por Celia
    • 28 de agosto de 2012 a las 16:34

      Bueno, ánimo, que en muchos casos se están modernidando y las están cambiando por cadenas contínuas. Por ellas se obtienen hermosos paisajes.
      Carlos Muñoz