GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



Aguas regias y perfume ruso en Biarritz

La residencia más regia del País Vasco francés es la casa donde veraneaba la emperatriz Eugenia de Montijo, con los años reconvertida en hotel. Allí la visitaron los escritores Prosper Mérimée y Octavio Feuillet. Y allí se alojaron Chéjov, Nabokov y Truman Capote, entre otros.

9 de enero de 2017

El nombre de Eugenia me ha perseguido durante décadas. Desde mucho antes de conocer y emparejarme con ninguna mujer que se llamase tal. Tanto es así que, sin saberlo previamente, acabé comprando en Madrid, distrito de Carabanchel, una vivienda unifamiliar levantada donde antaño habitaban los guardabosques de la que fuera esposa de Napoleón III. Eugenia de Montijo había tenido su gran residencia de invierno en Carabanchel, cuando no era distrito obrero sino villa real.

Se quedaría en anecdótico el dato si después no me hubieran encargado escribir largo y tendido sobre la reina española del III Imperio francés, visitando las moradas que su marido le iba levantando aquí y allá. Lo hizo en Suez, pero también, desde luego, en Biarritz, inaugurando el caché de su puerto cantábrico como gran balneario decimonónico. Allí la Emperatriz tomaba las aguas desde siempre y, a partir de 1855, su palacio fue frecuentado por lo mejor del gotha europeo. Cuando el actual Hotel du Palais aún era su residencia privada, la visitaron el Canciller Bismark, los reyes de Portugal, Isabel II de España, el Príncipe Alberto de Baviera y Leopoldo II de Bélgica, aparte de los escritores Prosper Mérimée y Octavio Feuillet. Tres años antes había conocido Eugenia de Montijo a Napoleón III. No hacía dos que se habían desposado con él.

El palacio en manos de la Emperatriz Eugenia cumplió bodas de plata, hasta que fue vendido a la Banque Parisenne, transformado en casino de inmediato y, hacia 1893, en gran hotel. Toda una estrategia comercial para que a los heraldos del Viejo Continente se sumasen sultanes, marahás y zares, llegados a la residencia más regia del País Vasco Francés. Ya como clientes del hotel, en plena elegancia belle époque, se dejan ver en sus salones y cámaras la Reina Victoria y Sissi Emperatriz, Eduardo VII, el Rey Oscar de Suecia y, desde luego, la singular princesa Yourinievski. Es más, siguiendo el rastro chico dejado allí por la viuda del zar Alejandro II, descorcha Biarritz la crème rusa, llegando en tren a la estación Les Negresses, vía París, desde Moscú y San Petersburgo. Los millonarios rusos que dispararon el consumo de nuestra Costa Brava, no hace mucho, hacían lo propio frente a las bravías aguas del Cantábrico vasco, un siglo atrás.

Hotel du Palais. Biarritz

Siempre ocurre lo mismo. No hay como invitar generosamente a las celebridades de turno, a la hora de la promoción, para que los parvenues sufraguen con creces, luego, sus gastos. Nada más necesario, cara a la galería, que sus excesos y caprichos. Pero Antón Chéjov fue cliente de pago en el hotel, cuando se permitió unas vacaciones en Biarritz, tras el éxito teatral de La gaviota, con Stanislavsky en la dirección dramática. Por fin albatros de carne y hueso, a pie de playa, en la laboriosa vida del autor ruso.

También los progenitores del escritor Nabokov recalaron en el Hotel du Palais, por espacio de dos meses, cuando todavía Vladimir no pasaba de los diez años y se interesaba más por las mariposas que por la narrativa. De Antón Chéjov cuentan que se desayunaba en el Palais hasta cinco platos. De los Nabokov, que se anunciaron con un séquito de once personas, entre mayordomos, ayudantes de cámara, mucamas e institutrices. Eso sí, ágrafo todavía en aquel verano de 1910, Vladimir Nabokov no dejó de recordar mucho después, en sus memorias, los baños en la Grand Plage, a la que el Palais tiene salida privada: “Allí había bañistas profesionales, hoscos vascos de bañador negro, que ayudaban a las damas y a las niñas a disfrutar de los terrores del oleaje”. Hija de burgueses parisinos, una de aquellas niñas se llamaba Colette Despres y con ella selló su primer amor Vladimir Nabokov, en un cine del pueblo.

Biarritz no pasaba de ser un pueblo de pescadores, puertas afuera de su gran hotel. Suficientemente despistado y ajeno, por tanto, para que la madre de la escritora Irene Nemirovsky recibiera en él a sus amantes, en tanto su hija se alojaba en una pensión con la niñera y su marido, un banquero judío de Kiev que gastaba la renta familiar de casino en casino. Claro que, en las salas de juegos que el Hotel du Palais conservaba, pocos ya pestañeaban a la vista de las herencias que se perdían en las apuestas refrendadas con pagarés. Podría atestiguarlo también Pierre Loti. Y tanto Jean Cocteau como Truman Capote, cuyas andanzas andaban en boca del personal hostelero, en Biarritz, allá por los pasados años cincuenta y sesenta.

Con medio siglo de adelanto a la inauguración del hotel, llegó Víctor Hugo a su franja de costa vasca, fascinado por lo que entonces llamaba “pueblo blanco, de tejados rojos y verdes postigos, frente al océano bravío”. Otro medio siglo después de alojar a Truman Capote, el hotel ganó categoría oficial de “palacio”, según las rigurosas exigencias de la alta hostelería francesa. Llovía sobre mojado en Biarritz el año 2011… Y habían pasado a mejor vida, claro está, sus primeros arquitectos, que nada distinto a un palais bajo estilo Segundo Imperio habían concebido en su solar.

Distintos nombres de rue francesa recuerdan a Hippolyte Durand, que levantó la planta original del palais. Y a los llamados Auguste Ancelet y Auguste Lafollye, que le añadieron alas, mientras Eugenia de Montijo lo habitó. Pero tanto o más que sus pabellones, las casetas de baño a rayas siguen evocando en Biarritz los felices y festivos años veinte. Más allá de boatos y séquitos, Vila Eugenia había pasado a llamarse Hotel du Palais, en 1893, prometiendo en adelante despreocupación mundana y burbujas de champán como mejor terapia de cura balnearia. Prometiéndoselas felices, pese al incendio que asoló la villa original incluso, el 1 de febrero de 1903. “El espectáculo del incendio fue imponente”, podía leerse en las páginas del semanario Blanco y Negro, que se hicieron eco del suceso. “Las llamas acrecentadas por el viento iluminaban los acantilados de la costa y se reflejaban en las olas, mientras caía un copioso aguacero. Llovían chispas de fuego del suntuoso edificio. Una inmensa multitud presenciaba el desastre”. Luego se le encargaría al arquitecto Edward John Niemans la reconstrucción interior del palacio, en hormigón armado, dejando a la vista sus fachadas estilo Luis XIII. Y su principales murales modernistas, a Paul Gervais, cuyo pincel dio vueltas y revueltas en torno al mito del vellocino de oro.

hotel du palais, hoteles historicos, viaje a biarritz

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  Aguas regias y perfume ruso en Biarritz

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.