GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

Histórico noticias



Al dictado dulce y salado del río Miño

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. Todo lo que aquí se cuenta lo dictó el Miño y los personajes que lo habitan. El viaje perfecto lleva al río hacia el océano, donde el agua salada no es la muerte sino el nacimiento de otro camino.

6 de octubre de 2014

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. La aventura comienza sin saber cómo acaba. El río nace sin saber qué mar lo espera. Las personas se encuentran y desconocen si habrán de continuar juntas. El día arranca sin saber si habrá una noche que, en la última hora, lo aguarda. La existencia (la nuestra, la de otras personas, la de las cosas) fluye desde un inicio hacia un punto y final que ignora. El aire que respiramos está impregnado de ese misterio, transparente y liviano, turbio y asfixiante, que es el lugar donde termina el camino. Fluir, ponerse en movimiento, parece la sustancia de la que está hecho el mundo, y hay quien piensa que todo cambia, sin que en realidad, cambie. El agua fluvial conoce el viaje perfecto, aquel que nunca acaba. Aun si el río parece tranquilo y en reposo, el movimiento en su lecho no cesa. El mar no es la muerte, sino el nacimiento de un ciclo; el agua evaporada será lluvia en otra parte, y continuará su paso.

Viaje por el río Miño.

En la historia que fluye sin remedio, lo normal es que uno vea los castillos en la distancia, que entre en ellos por la imaginación y que salga de ellos cuando la realidad, más mundana y extraordinaria siempre, nos saque de la fastuosidad como del sueño. No hay príncipes azules ni princesas blancas, sólo mujeres y hombres de carne y hueso, vestidos en colores o en blanco y negro. Lo normal es que, mientras uno camina, la vida se abra sin grandes fiestas ni extravagancias, se abra en la simplicidad de los pequeños gestos y paisajes, en la heroicidad de las hazañas cotidianas. Y que a todo esto le envuelva una magia irresistible; por eso, se suele querer casi por impulso, que el viaje, aunque pueda ser duro, sea largo.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Estoy frente al Miño, y él sabe de lo que hablo; en verdad, es el río el que dicta estas frases. Yo, como decía Pessoa, no pienso. Déjenme que recuerde al poeta, siempre vale la pena:

“Creo en el mundo como en una margarita

porque lo veo. Pero no pienso en él

porque pensar es no comprender…

El mundo no se ha hecho para que pensemos en él

(pensar es estar enfermo de los ojos),

sino para que lo miremos y estemos de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…”

Al Miño y al poeta, que no piensan, les digo que la tarea de no pensar en los tiempos que corren es más difícil que la de pensar, y se acaba cayendo en el pensamiento aunque ello signifique no comprender. En la fina lentitud con la que desciende el río, parece leerse que quedan carreteras y playas que andar, que hay lecciones retenidas que desaprender sin volver a pensarlas.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Y aquí es cuando aparecen las feiticeras (hechiceras) que habitan la cuenca del Miño, y deciden que es tiempo de probar el agua dulce, de abandonar la seguridad de la orilla y la calma de las ropas secas, para notar la humedad y el baile acuático del cuerpo al que empuja la corriente. El océano Atlántico, a muy pocos kilómetros, espera. Cuando empiezo a notar el gusto salado en los labios, vuelvo la cabeza; pero ellas, magas del río, ya no están, ni lejos de mí, ni cerca. Los paisajes por el curso del Miño son de un verde profundo que se pega a los ojos. En la frontera líquida, antes de fusionar, los colores fluviales y marinos se abrazan y rechazan; pero, al final de la batalla, que el fuerte portugués de Insua testifica, sólo se abrazan. El océano embarazado del río saca sus formas femeninas y todo huele a perfume de mujer, pero el mar hace la vida de siempre: cumple con sus mareas, monta y desmonta sus olas mojando la arena, sacude las rocas con serenidad o fuerza, complace a los pescadores, refresca a los que se bañan y los pies de los que sólo pasean.

Viaje por el río Miño, Galicia.

En las últimas rocas que asoman, suele estar sentado un hombre-pez, como anfibio que es, vive en tierra y agua, y aunque nunca lo comenta, es personaje conocido en las leyendas del río. Responde únicamente a las preguntas que nadie formula, y en todas sus intervenciones advierte al oyente que lo que va a oír no es la historia de ninguno de sus viajes por el Miño, pero es la historia de muchos viajes.

 

Fotos: Juan Echeverría. Texto: Belén Alvaro.

fotografia de viajes, río miño, viajes por el río miño

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Juan Echeverria y Belén Alvaro

Comentarios sobre  Al dictado dulce y salado del río Miño

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.