GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Al dictado dulce y salado del río Miño

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. Todo lo que aquí se cuenta lo dictó el Miño y los personajes que lo habitan. El viaje perfecto lleva al río hacia el océano, donde el agua salada no es la muerte sino el nacimiento de otro camino.

6 de octubre de 2014

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. La aventura comienza sin saber cómo acaba. El río nace sin saber qué mar lo espera. Las personas se encuentran y desconocen si habrán de continuar juntas. El día arranca sin saber si habrá una noche que, en la última hora, lo aguarda. La existencia (la nuestra, la de otras personas, la de las cosas) fluye desde un inicio hacia un punto y final que ignora. El aire que respiramos está impregnado de ese misterio, transparente y liviano, turbio y asfixiante, que es el lugar donde termina el camino. Fluir, ponerse en movimiento, parece la sustancia de la que está hecho el mundo, y hay quien piensa que todo cambia, sin que en realidad, cambie. El agua fluvial conoce el viaje perfecto, aquel que nunca acaba. Aun si el río parece tranquilo y en reposo, el movimiento en su lecho no cesa. El mar no es la muerte, sino el nacimiento de un ciclo; el agua evaporada será lluvia en otra parte, y continuará su paso.

Viaje por el río Miño.

En la historia que fluye sin remedio, lo normal es que uno vea los castillos en la distancia, que entre en ellos por la imaginación y que salga de ellos cuando la realidad, más mundana y extraordinaria siempre, nos saque de la fastuosidad como del sueño. No hay príncipes azules ni princesas blancas, sólo mujeres y hombres de carne y hueso, vestidos en colores o en blanco y negro. Lo normal es que, mientras uno camina, la vida se abra sin grandes fiestas ni extravagancias, se abra en la simplicidad de los pequeños gestos y paisajes, en la heroicidad de las hazañas cotidianas. Y que a todo esto le envuelva una magia irresistible; por eso, se suele querer casi por impulso, que el viaje, aunque pueda ser duro, sea largo.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Estoy frente al Miño, y él sabe de lo que hablo; en verdad, es el río el que dicta estas frases. Yo, como decía Pessoa, no pienso. Déjenme que recuerde al poeta, siempre vale la pena:

“Creo en el mundo como en una margarita

porque lo veo. Pero no pienso en él

porque pensar es no comprender…

El mundo no se ha hecho para que pensemos en él

(pensar es estar enfermo de los ojos),

sino para que lo miremos y estemos de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…”

Al Miño y al poeta, que no piensan, les digo que la tarea de no pensar en los tiempos que corren es más difícil que la de pensar, y se acaba cayendo en el pensamiento aunque ello signifique no comprender. En la fina lentitud con la que desciende el río, parece leerse que quedan carreteras y playas que andar, que hay lecciones retenidas que desaprender sin volver a pensarlas.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Y aquí es cuando aparecen las feiticeras (hechiceras) que habitan la cuenca del Miño, y deciden que es tiempo de probar el agua dulce, de abandonar la seguridad de la orilla y la calma de las ropas secas, para notar la humedad y el baile acuático del cuerpo al que empuja la corriente. El océano Atlántico, a muy pocos kilómetros, espera. Cuando empiezo a notar el gusto salado en los labios, vuelvo la cabeza; pero ellas, magas del río, ya no están, ni lejos de mí, ni cerca. Los paisajes por el curso del Miño son de un verde profundo que se pega a los ojos. En la frontera líquida, antes de fusionar, los colores fluviales y marinos se abrazan y rechazan; pero, al final de la batalla, que el fuerte portugués de Insua testifica, sólo se abrazan. El océano embarazado del río saca sus formas femeninas y todo huele a perfume de mujer, pero el mar hace la vida de siempre: cumple con sus mareas, monta y desmonta sus olas mojando la arena, sacude las rocas con serenidad o fuerza, complace a los pescadores, refresca a los que se bañan y los pies de los que sólo pasean.

Viaje por el río Miño, Galicia.

En las últimas rocas que asoman, suele estar sentado un hombre-pez, como anfibio que es, vive en tierra y agua, y aunque nunca lo comenta, es personaje conocido en las leyendas del río. Responde únicamente a las preguntas que nadie formula, y en todas sus intervenciones advierte al oyente que lo que va a oír no es la historia de ninguno de sus viajes por el Miño, pero es la historia de muchos viajes.

 

Fotos: Juan Echeverría. Texto: Belén Alvaro.

fotografia de viajes, río miño, viajes por el río miño

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Juan Echeverria y Belén Alvaro

Comentarios sobre  Al dictado dulce y salado del río Miño

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.