GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Al dictado dulce y salado del río Miño

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. Todo lo que aquí se cuenta lo dictó el Miño y los personajes que lo habitan. El viaje perfecto lleva al río hacia el océano, donde el agua salada no es la muerte sino el nacimiento de otro camino.

6 de octubre de 2014

Esta no es la historia de ninguno de mis viajes, pero es la historia de muchos viajes. La aventura comienza sin saber cómo acaba. El río nace sin saber qué mar lo espera. Las personas se encuentran y desconocen si habrán de continuar juntas. El día arranca sin saber si habrá una noche que, en la última hora, lo aguarda. La existencia (la nuestra, la de otras personas, la de las cosas) fluye desde un inicio hacia un punto y final que ignora. El aire que respiramos está impregnado de ese misterio, transparente y liviano, turbio y asfixiante, que es el lugar donde termina el camino. Fluir, ponerse en movimiento, parece la sustancia de la que está hecho el mundo, y hay quien piensa que todo cambia, sin que en realidad, cambie. El agua fluvial conoce el viaje perfecto, aquel que nunca acaba. Aun si el río parece tranquilo y en reposo, el movimiento en su lecho no cesa. El mar no es la muerte, sino el nacimiento de un ciclo; el agua evaporada será lluvia en otra parte, y continuará su paso.

Viaje por el río Miño.

En la historia que fluye sin remedio, lo normal es que uno vea los castillos en la distancia, que entre en ellos por la imaginación y que salga de ellos cuando la realidad, más mundana y extraordinaria siempre, nos saque de la fastuosidad como del sueño. No hay príncipes azules ni princesas blancas, sólo mujeres y hombres de carne y hueso, vestidos en colores o en blanco y negro. Lo normal es que, mientras uno camina, la vida se abra sin grandes fiestas ni extravagancias, se abra en la simplicidad de los pequeños gestos y paisajes, en la heroicidad de las hazañas cotidianas. Y que a todo esto le envuelva una magia irresistible; por eso, se suele querer casi por impulso, que el viaje, aunque pueda ser duro, sea largo.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Estoy frente al Miño, y él sabe de lo que hablo; en verdad, es el río el que dicta estas frases. Yo, como decía Pessoa, no pienso. Déjenme que recuerde al poeta, siempre vale la pena:

“Creo en el mundo como en una margarita

porque lo veo. Pero no pienso en él

porque pensar es no comprender…

El mundo no se ha hecho para que pensemos en él

(pensar es estar enfermo de los ojos),

sino para que lo miremos y estemos de acuerdo…

Yo no tengo filosofía: tengo sentidos…”

Al Miño y al poeta, que no piensan, les digo que la tarea de no pensar en los tiempos que corren es más difícil que la de pensar, y se acaba cayendo en el pensamiento aunque ello signifique no comprender. En la fina lentitud con la que desciende el río, parece leerse que quedan carreteras y playas que andar, que hay lecciones retenidas que desaprender sin volver a pensarlas.

Viaje por el río Miño, Galicia.

Y aquí es cuando aparecen las feiticeras (hechiceras) que habitan la cuenca del Miño, y deciden que es tiempo de probar el agua dulce, de abandonar la seguridad de la orilla y la calma de las ropas secas, para notar la humedad y el baile acuático del cuerpo al que empuja la corriente. El océano Atlántico, a muy pocos kilómetros, espera. Cuando empiezo a notar el gusto salado en los labios, vuelvo la cabeza; pero ellas, magas del río, ya no están, ni lejos de mí, ni cerca. Los paisajes por el curso del Miño son de un verde profundo que se pega a los ojos. En la frontera líquida, antes de fusionar, los colores fluviales y marinos se abrazan y rechazan; pero, al final de la batalla, que el fuerte portugués de Insua testifica, sólo se abrazan. El océano embarazado del río saca sus formas femeninas y todo huele a perfume de mujer, pero el mar hace la vida de siempre: cumple con sus mareas, monta y desmonta sus olas mojando la arena, sacude las rocas con serenidad o fuerza, complace a los pescadores, refresca a los que se bañan y los pies de los que sólo pasean.

Viaje por el río Miño, Galicia.

En las últimas rocas que asoman, suele estar sentado un hombre-pez, como anfibio que es, vive en tierra y agua, y aunque nunca lo comenta, es personaje conocido en las leyendas del río. Responde únicamente a las preguntas que nadie formula, y en todas sus intervenciones advierte al oyente que lo que va a oír no es la historia de ninguno de sus viajes por el Miño, pero es la historia de muchos viajes.

 

Fotos: Juan Echeverría. Texto: Belén Alvaro.

fotografia de viajes, río miño, viajes por el río miño

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Juan Echeverria y Belén Alvaro

Comentarios sobre  Al dictado dulce y salado del río Miño

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.