GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

Histórico noticias



Alfombras, parterres, bazares y mucha vida

Ana Briongos, viajera de recorridos lentos y estancias largas por Oriente Medio, enamorada de Irán, y buena conocedora del país y sus gentes, nos enseña de cerca la vida cotidiana de Isfahán y su bazar en la plaza Naqsh-e-Jahan con el libro ‘La cueva de Alí Babá’.

7 de enero de 2015

Irán de cerca, en plano corto, sin discursos, sin prejuicios, apologías ni condenas de ningún tipo, Irán en la vida cotidiana, la de sus gentes y su acogimiento, a través de Isfahán, una ciudad legendaria con todos los derechos de serlo, en torno al bazar que se abre (o cierra) en la plaza Naqsh-e-Jahan  (literalmente, nos dice la autora, “imagen del mundo”) y centrado en la cueva de Alí Babá, escondida “en una calle marginal del bazar [donde], detrás de la cortina y subiendo unas pocas escaleras está el salón de los tesoros, con montones y montones de alfombras”.

Tenemos ya el espacio y habrá que ir al tiempo, la primavera de 2001, siendo presidente electo el reformista Jatami, clérigo descendiente en línea directa del profeta Mahoma, y con derecho por tanto de cubrirse con el turbante negro. Los protagonistas, Mariam, Medí, Yusef, Nazanín, Rezá, Hosein, Bijan, Zohreh, Zaid, Gholamalí, Fatmá y más, mujeres, hombres y niños que se mueven en torno al bazar, descansan en los parterres de la plaza por excelencia de Isfahán (seguramente uno de los lugares más hermosos del planeta), se reúnen en las orillas ajardinadas del río Zayandeh Rud y acuden al atardecer al esplendoroso puente de treinta y tres arcos y dos niveles de Si-o Se pol. La voz, la palabra, la escritura pertenecen a Ana Briongos, viajera de recorridos lentos y estancias largas por Oriente Medio, enamorada de Irán, y buena conocedora del país y sus gentes.

Bazar de Isfahán, Irán.

Ali Em, Flickr.

Llegó Ana por primera vez al país en 1968, camino de Katmandú (así lo creo: lo he leído en algún sitio o quizá me lo contó ella), y ese fue lo que se dice un viaje de paso, pero no olvidable. Ni mucho menos. En la década de los setenta conseguiría una beca y un curso en la Universidad de Teherán, una estancia a la que siguieron otras más cortas por necesidades del trabajo. Volvió años más tarde, en 1994, con la revolución ya en marcha, Jomeini en el poder y el país entero doliéndose de esa terrible y sangrienta guerra con Irak, en esta ocasión con el objetivo de palpar la vida de Irán en la nueva época. Y en 2001 decide instalarse en Isfahán, en casa de unos conocidos en un viaje anterior, para empaparse de los cambios en la atmósfera iraní, establecer un contacto cercano y directo con su gente y disfrutar del carácter hospitalario, del trato exquisito y refinado de los persas.

Y eso es lo que hace Ana en su libro, hablarnos de las alfombras, de las procedentes de las tiendas nómadas, coloristas y artesanas, y las de ciudad, de nudo más denso, de lana, de seda o de seda y lana, del teñido de los hilos, siempre el tesoro mas preciado (las alfombras como metáfora de una casa donde refugiarse). Nos acerca a la vida diaria, al hiyab, la vestidura a la que obliga el código de la modestia islámica chiíta, a las relaciones entre hombre y mujer, y nos informa de que la contracepción no está prohibida por la ley coránica, aunque sí lo está el aborto por ley civil. A través de las páginas de su libro nos acercamos a esos inmensos cementerios donde se sigue llorando a los muertos en la guerra (1980-1988), los mártires, a los jardines llenos de rosas tan preciados por los habitantes de la ciudad, a las cúpulas y minaretes esmaltados en ese azul que sólo existe en Persia, a las comidas en familia, a las tertulias interminables entre amigos, a los iraníes emigrados a Estados Unidos. Nos cuenta también algo emocionalmente importante: los hombres iraníes lloran de pena y dolor sin vergüenza alguna.

Lo confieso: soy una rendida enamorada de ese país y de esa ciudad de puentes hermosos y mezquitas antiguas. Recorrí Irán en un viaje de quince días con todo programado hace ya más de quince años, y volví abducida por su belleza y la sensibilidad delicadísima de todas las personas con las que tuve ocasión de contactar. Pero fue un tiempo demasiado trepidante, el país está lleno de estímulos y no hablo persa y apenas inglés. Mi homónima Briongos habla persa, ha vivido estancias largas en el país y conocido de cerca sus mujeres, hombres y niños. Gracias, Ana, por haberlo contado. Y haberlo contado tan bien. Porque no quiero acabar sin citar un párrafo de este libro que nos explica por qué esta viajera y escritora es capaz de transmitirnos la vida, el pálpito, de los persas del año 2.000:

“…me doy cuenta de que no es sólo una curiosidad antropológica la que me lleva a países lejanos, sino la necesidad de beber en la sabiduría de las personas que los habitan, de saber lo que ellos saben y sienten, de participar de lo que el vasto mundo nos brinda, y compartir, ofrecer y recibir. Sólo conociendo puede uno amar más allá de los tópicos, y para conocer hay que saber escuchar”.

ana briongos, la cueva de alí babá, libros de viaje, mujeres viajeras, viaje a irán

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ana Puértolas

Libros relacionados con  Alfombras, parterres, bazares y mucha vida

Comentarios sobre  Alfombras, parterres, bazares y mucha vida

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.