GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




American Smoke. El final de la luz

Ian Sinclair vuelve a dar una muestra de genialidad en este ejercicio de escritura. Una obra maestra donde el autor recorre de punta a punta la vastedad geográfica de Estados Unidos en busca de fantasmas de la Generación beat como William Burroughs o Jack Kerouac.

9 de julio de 2016

Dentro del Sistema  habita lo más conservador y rancio, la tradición que se nos ha vendido como aquello que nos construye y que, por desgracia, en ocasiones no huele bien. El sistema incluye al Pentágono y los departamentos de defensa, al Papa y a Bin Laden como un mal necesario, a los lobos de Wall Street y a sus imitadores en las bolsas de Japón y de Europa, y ahora de China, Brasil e India, países inevitablemente pobres. Y también a la lectura de la historia como una sucesión de batallas y nombres de guerreros, y a las leyes que salen de unos parlamentos caducados. Y, por supuesto, a la patria como concepto geográfico, con lo que ello implica: la policía y los ejércitos, los notarios, las cárceles, los pasteles de boda, la recalificación de suelos y cualquier negocio redondo. O la familia como ideal de relación, tal y como se nos vende en las películas americanas.

Pero debemos intentar tomar el Sistema al asalto, o al menos conseguir que su vista se difumine en la niebla que generamos a nuestro alrededor. Para ello conviene tener en cuenta varias ideas vinculadas a la derrota: que existe más dignidad en el sudor que en la victoria, que no hay ningún mal en aceptarla, que la derrota no es nada grave si uno sabe cómo coquetear con ella. Eso es lo que hace Iain Sinclair (Londres, 1943) en este extraordinario libro de viajes que es algo así como un libro de memorias prestadas: “¿Cómo podía él extraer una estructura de aquel caos de la vida callejera?”, comenta de uno de los autores que destaca, y explica, así, la configuración de esta obra. El viaje real apenas ocupa unas páginas, sobre todo las finales del libro. Previamente asistimos a un ejercicio extraordinario de encadenamiento de ideas, tomando como punto de partida la generación beat. Aunque para Sinclair la generación beat no es una generación, pues en la historia tiene un recorrido transversal. Puede que comience en Burroughs, pero termina, tal vez, en Roberto Bolaño. En este denso libro de viajes es el territorio el que le habla y le cuenta al autor lo que ocurrió sobre su tapiz. Sinclair no tiene ningún problema en asociar en una misma frase la piscomagia y los donuts, la saga Crepúsculo y las obras de Kerouac, el fútbol y Dylan Thomas. Porque en realidad el libro tiene como centro de interés la contracultura, a esa gente que intentó asaltar el Sistema, en el que Estados Unidos ocupa el lugar del paradigma de la cultura de masas.

American Smoke, Ian Sinclair. Libros de viaje

Pixabay.com

El efecto de acumulación nos habla de un autor que es coleccionista de perfiles. Son varios los viajes que le han llevado a diferentes partes de Estados Unidos, de los que extrae lo mejor de Kerouac y lo peor de ese atleta del exceso de la bebida, al igual que Malcolm Lowry. Pero también siente la compañía de autores no tan conocidos, aunque igualmente importantes: Charles Olson, Alexander Baron, Pavel Cohen, Gregory Corso, que son quienes justifican sus primeros viajes. Porque el libro recopila varias visitas al país. Aunque el autor, el vividor que da más sentido a la obra, posiblemente sea Gary Snyder. Pero previamente a la aparición de Snyder y lo que él significa, hemos asistido a doscientas páginas de un caos muy bien elaborado. No cabe otra estructura para hablar del magnetismo de la estirpe de los malditos, que incluye a escritores, cineastas y mecenas. Sinclair ha escuchado el pasado de los objetos y del territorio, pero sobre todo ha leído con el espíritu de quien cree en los libros como objeto de culto. Leer es otra forma de evaporar los muros del Sistema. Como lo es santificar la austeridad e incluso la pobreza, algo en lo que no repara elogios. Pues en el barroco estilo de Sinclair no caben elogios directos, al igual que no caben menosprecios y, sin embargo, sí consigue que se respire cierta crítica hacia los representantes de un modo de vida que se propuso humanizar el mundo.

Sinclair se plantea este American Smoke como una ruta que permite inventar recuerdos, pisando los lugares como si los revisitara, como si hubiera conocido a sus habitantes años atrás. Los pasajes oníricos, los supuestos de la imaginación, nos acompañan a lo largo del libro. Aunque la equiparación de la excentricidad a la estupidez humana nos sorprende aquí y allá con algo más semejante a una caricia que a un puñetazo. La gente inteligente sobre la que indaga puede ser a la vez tan tonta como ingeniosa, y Sinclair se las arregla para abrir el cofre de lo confidencial de cada uno de ellos. De hecho, llega un momento en que uno tiene la impresión de que son ellos quienes han elaborado el libro para Sinclair. Le han dado todos los ingredientes que él solo tiene que cocinar.

Hasta que llegamos a las últimas cien páginas, donde detalla su ruta en automóvil por la costa oeste y su encuentro con Gary Snyder. Snyder es un genio conservacionista, un purista del ecologismo, de lo salvaje. Alguien a quien cabe achacarle no estar en posesión de la verdad, si es que la verdad es pertenecer al Sistema, como cree la mayoría de la gente. Porque la verdad es lo que construyen los medios de comunicación. Sin embargo, antes de que nadie le haga ningún reproche, Snyder confiesa su certeza: sabe que ha perdido la guerra. Y luego sigue batallando:

“Snyder no se engañaba (…). No se le puede vender a la gente simplicidad voluntaria”.

Tal vez esta frase sea la que mejor resume el espíritu, tanto en el sentido de significado como en el de espectro, de este genial American Smoke.

American Smoke, generación beat, Iain Sinclair, libros de viaje, literatura de viajes, viaje a estados unidos

12345 (3 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  American Smoke. El final de la luz

Comentarios sobre  American Smoke. El final de la luz

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.