GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

  • La India del XIX bajo mirada fotográfica

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una exposición en el Museo Guimet de París ilustra cómo el reciente invento de la fotografía plasmó, en el siglo XIX, la grandeza de la civilización india, dando forma en el extranjero a la imagen de un país para muchos misterioso y desconocido. Noventa instantáneas originales de paisajes, arquitectura, escenas de la vida cotidiana y personajes podrán verse hasta el 17 de febrero de 2020, con trabajos como los de Linneo Tripe, William Baker o Samuel Bourne, quien realizó tres ...[Leer más]

  • Fronteras en el CNDM

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las fronteras son una invención, pero, desde un punto de vista artístico, solo deben servir para ser obviadas o, aún mejor, contravenidas, y así abandonar los carriles centrales, orillarse hacia los arcenes, las periferias, los territorios menos explorados. Este es el objetivo del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) con su ciclo Fronteras, que empieza temporada con conciertos desde el 18 de octubre al 5 de mayo de 2020. Tras la inauguración a cargo del Tarkovsky Quartet, el ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Marruecos: Aprender en colores

Las escuelas públicas de Marruecos se ven desde lejos, pintadas como están de colores llamativos. No aparecen en las guías de viaje, pero paren y disfruten de ellas; merece la pena hacerlo, pues es el lugar donde se juega el futuro. Tiempo habrá de pasar a vidas en blanco y negro.

19 de febrero de 2018

No solo los campos, los pajarillos o el arcoiris se visten de colores, como cantaba Joan Báez. También las escuelas públicas de Marruecos. Para escribir este articulo leí sobre la educación primaria y obligatoria en ese país. Abundantes luces, abundantes sombras, logros y carencias, aciertos e injusticias…, como cabía esperar. Todo ello está bien documentado y, por interesante que sea, no es mi objetivo. Ahora se trata de colores, de los que están pintadas las escuelas y que constituyen una singularidad en todo Marruecos. Especialmente en los pueblos más alejados de las capitales.

Muchos lectores tal vez las hayan visto, y si viajan por allí les llamarán la atención. Merece la pena irlas observando a lo largo del trayecto. En cada una, el edificio y los muros que las separan de la calle están pintados de diversos colores luminosos y alegres. Cada una de forma diferente. Una mirada al pueblo nos permite identificarlas antes que cualquier otra edificación. La mezquita también se ve por su minarete, pero decididamente es más sosa y transmite un mensaje de cierta sumisión. Su particularidad no es visual, sino sonora: un canto que cinco veces al día parece querer, en tono doliente pero firme, llegar hasta el mismo Dios.

He obtenido muy poca información acerca de cómo se tomó esa decisión. Parece que fue en el marco de una reforma escolar que se realizó alrededor del año 2009 para mejorar los equipamientos de las escuelas que, a veces, carecían hasta de sanitarios. Aun sin saber los detalles, este hecho me hace pensar que a veces los políticos toman buenas decisiones a favor de la gente. No todo son corrupciones e intereses. Aquellos que decidieron esta estrategia tenían que sentir amor por la enseñanza, por la educación pública y cierta sensibilidad artística. Se pintaron en tonos variados y por lo general bien elegidos y con buen diseño minimalista. Supongo, dada la diversidad, que cada una responde a la decisión particular de cada pueblo, alcalde o profesores del colegio.

Viaje a Marruecos

Rafael Manrique.

Así pintadas, y al situarse en medio de casas de adobe marrones, crean una singularidad en los paisajes rurales de Marruecos.

Visitar un pueblo, atravesarlo en coche o incluso verlo en la lejanía nos hace pensar en la escuela y, por tanto, en uno de los pilares del desarrollo humano: la educación. El otro lo forman la sanidad, el agua, la higiene; en definitiva, la salud.

Son un símbolo de la cara amable de Marruecos, de la cara progresista que organiza una educación igualitaria, gratuita y obligatoria (aunque esto en muchas ocasiones se quede en buenos deseos).

Gracias a ese diseño audaz, la mirada se fija en ellas y es un acto de propaganda en positivo: el país se preocupa de la educación. Siempre vemos la escuela al pasar por un pueblo. No es poco logro.

Con esos colores, la comunidad y el estado, pero también los visitantes y turistas, caemos en la cuenta de que estamos ante algo diferente. No es un edificio más, no es un servicio más: es el lugar donde se juega el futuro de los ciudadanos de todo el país. Y esa forma de pintarlas lo marca con eficacia. Cuando se habla de los colores de África se suele pensar sobre todo en la vestimenta de las mujeres subsaharianas. Telas que, según creo, iban destinadas a India y China. Allí no gustaron y las textiles británicas, para no echarlas a perder, las intentaron vender en Africa. Todo un éxito, como bien sabemos. Y estas escuelas son otro acierto, esta vez sin tanto tinte (nunca mejor dicho) colonialista. En realidad, ahora que escribo estas líneas, pienso que los colores y la enseñanza van juntos desde la primera infancia: se aprende a distinguirlos (rojo, amarillo, azul y… verde), se trabaja con ellos, se vive en medio de ellos y, hasta hace bien poco, coloreábamos con lápices (¡las pinturas Alpino y los primeros rotuladores!). Tiempo habrá de pasar a vidas en blanco y negro y en algunos casos gris, muy gris.

La pintura es un elemento artificial, el adobe es natural. Ambas llevan implícito el esfuerzo humano en su esencia, pero en las escuelas pintadas es muy evidente y autoconsciente. Hablan de la necesaria civilización que se necesita para construirlas.

Suelen ser pequeñas y están atendidas por maestros de la localidad. He visto varias, algunas son muy precarias y probablemente la enseñanza sea demasiado tradicional. Pero son laicas, pulcras, gratuitas y mixtas. No es poco.

La existencia de una significa, dirán ustedes, que, obviamente, hay niños. No se trata de un pueblo-museo ni de un pueblo ya medio abandonado o moribundo. Hay niños. Solo cabe lamentar que hayan de vivir en algunos lugares que, a la vista, parecen terriblemente pobres. Vi en varias ocasiones niños jugando en el recreo o volviendo a casa en grupos o acompañados de personas mayores. Parecían contentos.

Fue el pedagogo Paulo Freire quien consideraba que la pedagogía era fundamental en la batalla contra la opresión. Un arma, parafraseando a Gabriel Celaya, cargada de futuro.

En tiempo de crisis económica, de triunfo de la explotación neoliberal veo esas escuelas de colores destinadas a los más desfavorecidos de esa sociedad. Me provocan una gran alegría. No vendrán en las guías cuando visiten Marruecos, pero paren y disfruten de ellas. Merece la pena hacerlo. Por ellos y por nosotros.

educación, viaje a marruecos

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Marruecos: Aprender en colores

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.