GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Bogotá y el realismo mágico

Pasear por las calles de América Latina es hacerlo por las páginas de la narrativa contemporánea. Basta con irse de shopping por Bogotá,  la capital colombiana para darse cuenta de que el realismo mágico llega también a los poéticos letreros de locales y comercios.

13 de noviembre de 2012

…Carnitas, Comida rica, El palacio de la pantufla, Medalla milagrosa, El carro feliz, Pisolimpio…

Escuchemos a la Julieta de Shakespeare: “¿Que hay en un nombre? Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume aún cuando de otra forma se llamase”.  Y tiene razón, al tiempo que no la tiene. Es cierto que las palabras no tienen relación ninguna con lo que designan. Nada hay en la flor que se relacione con su nombre. El nombre es arbitrario. Pero una vez formulada, la palabra “rosa”  ya siempre nos remite mentalmente a esa flor.

Pasear por una calle de América Latina es hacerlo por las bases de la teoría lingüística y la narrativa contemporánea. Y eso es aplicable a México, Lima o Caracas aunque ahora hablaré de Bogotá específicamente, que es por donde paseaba hace unos días. Allí las tiendas aún conservan un nombre que se vincula directamente con lo que venden o sirven. No hay una relación metafórica, ni muchos menos pedante o anglosajona postmoderna. La vinculación es tan concreta, real y clara que produce el efecto opuesto: un efecto poético mediado por la materialidad del nombre del comercio.

Catedral Bogotá, Colombia.

Jaled Ibarra.

Visitar ciudades como  Bogotá es visitar el pasado y el futuro  al mismo tiempo del lenguaje, la comunicación y la sociología aplicada. Es cierto que un paseo por esa ciudad uno puede desarrollar decenas de miradas. Pero ahora les propongo un paseo al azar por las calles de la ciudad, por las normales, no por esas que se ha diseñado para llegar a las zonas bellas y turísticas o a los centros oficiales. En ellas se observan en los letreros de las tiendas un mundo descriptivo pegado a la realidad y al tiempo intensamente poético que creo que está en la base de la eficacia narrativa de lo que se ha venido llamando “realismo mágico”. Muchos de los autores latinoamericanos, entre ellos el propio García Márquez, han insistido que sus novelas no son mágicas en el sentido que solemos dar en Europa a esa palabra. Obedecen a una experiencia real y material en lugares en los que pueden llover ranas o tener pavos reales en el alféizar de la ventana.

Deambular por Bogota sin nada que hacer excepto ver tiendas y entrar en ellas. Hacer eso en cualquier lugar es  siempre una forma de ver el mundo que existe. Entrar en El palacio de la pantufla es sumergirse en otra dimensión  de la experiencia de ir de tiendas. De todos los colores tamaños, diseños y usos. Expuestos con una lógica evidente y cuidada. Crean un universo “pantuflario” que solo podría haber fabricado quien esta al cabo de la realidad humana mas básica y necesaria. Algo que no ocurre en los centros comerciales. Son anodinos. Y ahí radica su otro encanto artificial, intercambiable y postmoderno. En ellos encontramos nombres sin mucho sentido como Troops, Lester, Smart, Tótem (y hasta Tabú, con resonancia de remotos aires freudianos). Y luego están los nombres ingleses o con el genitivo sajón. No suelen ser más bonitos que los españoles, pero sí son una muestra de cierto papanatismo de las culturas hispanas. Allí los comercios son iguales y cada uno de ellos serviría para vender -y de hecho así ocurre- ropa, calzado, perfumes o teléfonos.

La Candelaria, casco histórico. Bogotá, Colombia.

Jaled Ibarra.

Pero si uno pasea por las calles de Bogotá, los comercios como Bebe feliz, Quiendamás, Que pollón (se refiere a pollos asados), La segura,  Te defiende, Cachorros y cachorritos, En privado, Humus de lombriz… desafían tu propio concepto de lo que es una cerrajería, una sex shop o una agencia de compraventa, con el que se ofrece en cada una de esas tiendas. Sus nombres buscan y obtienen vinculación. Tiene un claro sentido de un tipo de comunicación que no necesita más mediación que la lectura. Por eso tienen ese impacto directo y emocionalmente relevante.

Son nombres derivados del apego, de la impronta con la que la realidad nos forja. Constituyen un inventario tan inspirado de nombres a caballo entre lo inmediato y lo universal que merecen que uno se detenga en cada uno de los locales a los que dan paso. Son básicos, ontológicos, accesibles a todo ser humano con tal de que sepa leer.  En las novelas latinoamericanas del siglo XX uno obtiene esa misma sensación. La magia depende de esa inmediatez terrenal de la experiencia y de la narración. Lejos de los pliegues y volutas con las que, por ejemplo, Deleuze trataba de describir lo real.

Dos locales más: El día que me quieras, local de tangos, claro. Y mi favorito: Gorditas con estilo, ropa de tallas grandes expresado con sinceridad y alegría.

Experiencia de Viaje, realismo magico, tiendas

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Bogotá y el realismo mágico

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 05 de abril de 2019 a las 0:52

    Hola, soy bogotana viviendo en el extranjero hace varios años. Encontré este blog por casualidad y quise dar un paseo rápido por algunos escritos. Me gustó esta mirada de la ciudad desde los nombre de las tiendas. Me logré transportar al mismo tiempo que recordaba el realismo mágico que se vive día a día en las calles de Bogotá. Saludos!

    Por Carolina