GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

Histórico noticias



Bruce en El Molinón: Un viaje musical

Con las entradas desde hace tiempo agotadas, miles de amantes del rock&roll viajaron a Asturias para ver actuar a Springsteen en el estadio de Gijón. Recorrieron kilómetros y kilómetros sólo porque querían escuchar en directo ‘Born in the U.S.A.’ y ver al Boss.

9 de julio de 2013

Uno viaja con objetivos muy diferentes. Para ver museos, para ver paisajes, para ver gentes que viven de otra forma (al menos formalmente) o que piensan diferente… Se viaja para ver mundo. Y también para asistir a un concierto. Hay lugares clásicos: Bayreuth, Viena, Nueva York, Londres…  a los que se va para ver y escuchar una obra o a conocer un espacio escénico o a deleitarse con un intérprete o un director destacado. Se trata de la música llamada “clásica”. Pero los conciertos que más público mueven son los de música popular actual, entendiendo por actual, por ejemplo, a los Rolling Stones que llevan ya muchos años actuando o, como es el caso, a Bruce Springsteen, en su concierto de junio de 2013 en el estadio de El Molinón en Gijón, Asturias.

Bruce Springsteen ha venido muchas veces a España. Él y los españoles se gustan. Esta vez el concierto de Gijón era el único en nuestro país, por lo que viajó gente de toda la geografía española para poder estar allí. Las entradas –más de 30.000–  se acabaron a las cuatro horas de salir a la venta.

Muchos de los que asistimos y viajamos para verle lo habíamos hecho ya otras veces. No se trataba, por lo tanto, de asistir a una novedad. Más bien era una especie de compulsión a la repetición: si canta iremos a verle de nuevo. No sólo eso, sino que interesan mucho más las canciones muy conocidas, esas  que uno ha oído una y otra vez, que las nuevas. No habría concierto sin The river o  sin Born in the U.S.A.

Algunas personas han viajada desde bastante lejos y han estado muchas horas en una fila para entrar y estar cerca de la parte delantera. Desde ahí se ve de cerca a Bruce e incluso le puedes tocar. Hace años había que estar hasta más de un día a las puertas de los estadios en los que actuara. Ahora, esas entradas se obtienen mediante la compra de pases V.I.P. Signo de los tiempos… En todo caso, han de entrar y estar de pie con muchas horas de antelación, más las casi cuatro que, con toda seguridad, durará el concierto.

Concierto de Bruce Springsteen en El Molinón, Gijón.

Rafael Manrique.

Los que estamos en las gradas vemos a los músicos desde muchos metros de distancia. Con frecuencia, más que a ellos mismos, miramos a las pantallas gigantes colocadas detrás y a los lados del lejano escenario.

Se suele oír mal, aunque de forma potente, y se ve poco.  Nada comparado con la calidad de un CD. ¿Para qué venir a un concierto así? ¿Para qué pagar mucho dinero? ¿Para qué viajar? Y, sin embargo, a pesar de todo ello, somos miles y miles en todo el mundo los que pensamos que merece la pena.

Para explicarlo vayamos por un momento a los textos de W. Benjamín. El filósofo sostenía, respecto al campo del arte en la época de la reproducciones técnicas, que el original tenía un aura que no podía tener la más perfecta de las copias. Pero él veía con simpatía la democratización del arte que suponía el fácil acceso a esas reproducciones para grandes cantidades de público. Aunque esa reproductibilidad del arte tiene su interés, creo que se equivocaba en su análisis: La democratización no se logra repartiendo postales de la Gioconda. Se logra cuando esa obra se puede ver y entender por el mayor  número posible de personas.

Viajar para  ver un cantante  (casi lo mismo se podría decir de una pintura o un paisaje, a pesar de los magníficos documentales de la TV) permite tocar el aura, sentirlo, saber que esa persona y la experiencia que nos proporciona tiene una existencia material que, por un tiempo y un espacio, compartimos. Tan sólo tocar la orla del vestido de Jesús sanó a la mujer que padecía grandes hemorragias, nos cuenta el evangelio de  Mateo (9-21).

El otro día, en el concierto de Gijón, Bruce Springsteen y cada uno de los que estábamos éramos reales, de forma diferente, obviamente, pero reales y materiales en nuestra presencia, quizá no salvífica, pero desde luego gozosa.

Concierto de Bruce Springsteen en El Molinón, Gijón.

Rafael Manrique.

Todo concierto, como pasa con el cine, exige un pacto de relación. En el tiempo que durara, miles de personas de diferentes condiciones y lugares se iban a dejar mover y conmover por las canciones e instrucciones de Bruce. Pertenece más a la lógica del rito que a la de la reflexión ilustrada. ¿Asistimos, pues, a una ceremonia salvaje? No, o no del todo. Estar en ese concierto de El Molinón, en Gijón, provocaba dos sensaciones que no se consiguen si no estás presente. Se siente la fuerza y la emoción de la conmoción de las masas. Al tiempo, miles de vatios de sonido hacen retumbar el corazón… De forma real, no metafórica, que también. Además está la fuerza infinita del rock and roll. Algunas de las canciones que interpretó se acercan a la estética del primer rock. Aun hoy te hacen vibrar, ¿cómo pudo ser cuando se creó esa música? Inimaginable.

Pero, además de todos estos fenómenos sociales, rituales, tribales… está su voz. No hay en la actualidad cantante que mezcle una voz ruda y ronca con una suavidad aterciopelada. ¡Ah, esas baladas! De una canción a otra puede pasar de la fuerza transgresora del rock a la delicadeza de una voz a la altura de los mejores crooners de la historia de la música norteamericana.

Un viaje a un concierto suele ser terriblemente estrecho. No se aprovecha el tiempo para ver la ciudad o un museo u otra actividad cultural. Durante el concierto, la comida y la bebida no pueden distraer. Allí no se llevan tarteras o buenos alimentos. Tan sólo algo para resistir y no despegar los sentidos de lo que ocurre en el escenario. Es como un viaje iniciático. Solo cabe estar disponible para el cantante. Asistir se hace de forma grupal, poca gente va sola, pero la experiencia es profundamente solitaria. Cada uno vibra en soledad con lo que la música le va sugiriendo. Miles de solitarios, todos unidos y separados en el estadio. No es una ceremonia política. No estamos ante un Nuremberg. No se crea sentido de pertenencia. Tan sólo el de haber asistido a un enorme placer que tardará en repetirse.

Viajar siempre es raro.

bruce springsteen, conciertos, rock and roll, viaje a asturias

12345 (2 votos. Media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Comentarios sobre  Bruce en El Molinón: Un viaje musical

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 09 de julio de 2013 a las 12:09

    Totalmente de acuerdo con la idea de la popularizar el arte… Se trata de democratizar, no de vulgarizar… Y de la misma manera que se puede facilitar el acceso, hay que reclamar un cierto esfuerzo individual por alcanzarlo, aunque sea intelectualmente. Otra diferencia entre escuchar la música en directo o grabada es que puedes comprobar que realmente el talento del artista es el que justifica los arreglos posteriores…Porque un cantante, y eso lo hace de manera magnífica el Boss, no sólo canta: interpreta, interactúa, baila… Nosotros cada vez buscamos más el directo, el acústico, para comprobar con todos los sentidos que la experiencia global nos aproxima un poco más a la belleza, a la vida…

    Por Viajes de Primera