GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Bruselas: de libros y algunos restaurantes

El amante de los libros y de la buena comida encontrará en Bruselas muchas librerías y restaurants que le darán ocasión de pasear por los barrios menos frecuentados de la capital belga. Bibliófilos y gourmets disfrutarán de la ruta gastronómica-literaria.

25 de junio de 2013

En Bruselas, ciudad de reuniones, pactos, acuerdos, tratos, convenios y de una actividad legislativa infinita, impredecible e inagotable, hay que salir del tumulto organizativo. Para eso están sus buenos restaurantes y librerías (además de sus magníficos y sosegados jardines, parques y bosques, La Cambre y Soignes).

Siempre es difícil medir el atractivo de una ciudad. Hasta el lugar más apartado y anónimo puede ser atractivo para algunos viajeros. Todo es subjetivo y cada uno se fija en unos detalles que harán el lugar acogedor y hospitalario. En las ciudades cada uno tiene que encontrar sus puertos de abrigo, sus lugares de descanso mental y de asueto. Para sentir y apreciar esta ciudad, para percibirla, nos pueden bastar hoy, de entrada, dos elementos: sus librerías y sus casas de comidas. Hay muchos otros criterios, como la música, las tiendas de modas, las joyerías o sus parques, jardines y museos. Pero libros y comida son ya buenos y bastantes instrumentos de medida para, como se dice, tomarle el pulso a la ciudad. Las baldas y anaqueles nos informan de los gustos literarios e intelectuales de la ciudad; los menús, de sus apetencias y apetitos.

Siempre ha sido la capital brabanzona, Bruselas, un lugar de cultura, de buena comida y de paseos. El amante de los libros encuentra en Bruselas numerosas librerías bien surtidas, unas de nuevo, otras, de viejo y ocasión, que le darán ocasión de adentrarse en barrios y callejuelas menos frecuentados. Al fin y al cabo, ir de librerías es un pretexto para ese gran entretenimiento que es flâner, lo que nosotros consideramos callejear. Cada viajero tendrá sus favoritas pero, ante la imposibilidad de presentarlas todas, demos unos cuantas pistas para pasar ratos largos, fructíferos, a la búsqueda del libro codiciado, sin descuidar el necesario restauro de fuerzas en casas de comidas o cervecerías. Hoy elegimos sólo cinco, pero hay decenas.

Librería-Restaurante Cook & Book‏.

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye.

La primera librería con un nuevo concepto que nos sorprende es Cook & Book. En Bruselas, con el precio del inmobiliario muy asequible, se puede hacer realidad un establecimiento como Cook & Book. Está en el barrio residencial de Woluwe St. Lambert y es un moderno complejo de cuatro librerías y cafés con posibilidad de desayunar, tomar una cerveza, comer, oír música, y tiene zonas infantiles, en torno a una plaza peatonal llamada Place du Temps Libre. Dispone de una genial sección de cómics (tebeos) –ese producto tan belga desde Tintin–, de literatura, de libros de cocina, de vídeos, de libros ingleses y de libros infantiles. Es un espacio, o espacios, para pasar la mañana –o la tarde, y cualquier día de la semana, pues siempre está abierta– con amigos o familia, para disfrutar del libro y de la lectura.

Tropismes, la librería más conocida y céntrica es ya un clásico. Está en la Galerie de la Reine, junto a la Grande Place, ofrece un surtido denso y completo de la literatura en francés. A veces organizan conciertos de música de cámara, presentaciones de libros, debates de ideas. Muy cerca, en la Galería principal, está el Musée des Lettres et des Manuscrits, donde los bibliófilos y coleccionistas pueden contemplar cartas, autógrafos, libros firmados, de los más grandes escritores, especialmente los de lengua francesa.

Junto a la librería está L’Ogenblik –El Guiño–, un restaurante de bancas alargadas, comida genuina y excelente bodega (¿sabían que Bélgica es el primer consumidor de vino de Burdeos después de Francia?).

La librería Filigranes, en la avenue des Arts 39-40, entre las rues Belliard y de la Loi, es otra de esas librerías-lugar de encuentro, amable, en la que disfrutar de ojear libros y novedades, hasta comprar la prensa y tomar café. En la sección de actualidad está representado el pensamiento europeo actual, en lo político, lo social y lo económico. Filigranes es la síntesis de la cultura europea de hoy. Ha cumplido 30 años de existencia y lo celebra ampliando el local. Quien quiera saber qué es lo que preocupa a los europeos hoy, bástele darse un paseo por la entrada de la librería.

También en el quartier europeo, nos encontramos con el restaurante L’Assiette de Bernard, en la Place Jourdan, muy cerca del Berlaymont, sede de la Comisión Europea. En esa plaza está uno de los puestos de patatas fritas más señeros de la ciudad, Chez Antoine. Quien opte por comer barato puede comprarse un cucurucho y sentarse en una de las numerosas cervecerías, donde admiten llevar la merienda.

Librería Nijinski‏, Bruselas.

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye.

En Ixelles está la librería de lance Nijinski, en la rue du Page, junto a la place du Chatelain, centro de encuentro de los branchés, los que están al día. Es un emporio de libros usados, perfectamente clasificados, entre los que siempre se encontrará una joya. Y, haciendo gala a su nombre, todo con una suave música clásica de fondo (repare también el husmeador en la abundante selección de libros sobre música, ópera y biografías de músicos y compositores).

El ya veterano restaurante La Quincaillerie (esto es, La Ferretería) un poco más allá de esta librería, es un animado local que forma parte de un terceto (los otros dos, en Gante y Amberes). Es una antigua ferretería, de cuando Bélgica era industrial, que conserva los cajones, y estantes de madera. Por cierto, los amantes del filet americain, steak tartare o simplemente carne cruda, se verán muy satisfechos, aunque en Bruselas se encuentra por doquier. Cerca hay un lugar para los amantes del té, la Maison de Thé Unami está al fondo de la rue du Bailly, en la esquina de la iglesia de la Trinité, tres manzanas más allá de Nijinski. Se especializa en tés verdes, pero hay muchos más, y el ambiente es sosegado, tranquilo y suave, como corresponde a esta infusión.

Por último, vayamos a Saint Boniface, cerca de la Porte de Namur y del barrio congolés de Matongé. Allí sigue, en la rue de la Paix, pegado casi a la iglesia de St. Boniface, desde hace décadas, Hankard, un viejo librerobouquinerie, dice, sin más pompa– de los de toda la vida –ahora que ha cerrado el mítico Posada– con una colección de libros no ya viejos, sino antiguos. Encontrará el bibliófilo libros perdidos, de los que sólo habrá tenido noticia legendaria en listas de bibliografía, y le será difícil salir con las manos vacías. Y, a dos pasos cae el ultimátum.

L’Ultime Atome, en la rue de St. Boniface 14, con ese juego de palabras tan frecuente en las tiendas bruselenses, este ultimátum es un restaurante bullicioso, graciosamente decorado, muy amplio, donde se es bien servido. Estudiantes, parejas jóvenes, solitarios lectores, pueblan sus mesas.

St Boniface‏, Bruselas.

Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye.

Excurso inmobiliario, a modo de explicación. Muchos nos preguntamos cómo es que hay tantas librerías en Bruselas, cómo sobreviven en el mundo digital y publicitario. La respuesta no es sólo que haya muchos lectores, merced al clima que invita a quedarse a menudo en las muy confortables casas bruselenses. Se debe también a que el precio de los locales no está disparado ni es disparatado. Un aficionado a los libros puede conseguir pagar el alquiler, el traspaso, con cierta holgura. Y no son las tiendas de modas caras ni los bancos los que invaden los espacios. Cierto es que los alquileres de las zonas aledañas a la avenida Louise se han cargado los antiguos pequeños comercios y que la zona turística de la Grande Place ha eliminado los viejos establecimientos, pero aún quedan muchos por el resto de la ciudad.

Salga el paseante de los caminos más turísticos y adéntrese en Ixelles y en los barrios menos frecuentados y siempre encontrará su puerto de abrigo o su puerto de retorno particular.

librerias en bruselas, restaurantes en bruselas, viaje a bruselas

12345 (4 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Comentarios sobre  Bruselas: de libros y algunos restaurantes

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.