GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Charles Dickens, el viajero sin propósito

Dickens, gran viajero y excepcional observador, gustaba de vagabundear sin rumbo fijo, de noche y de día, por los muelles del puerto o los suburbios de Londres o París. De esta afición nacieron las crónicas de viaje que publicó en el semanario Household Words.

15 de octubre de 2015

Andando, en tren o en carruaje. Para ir a una ciudad de su infancia, a un lugar que le habían recomendado o para ir a ningún sitio. Deambular, caminar sin propósito o finalidad. Charles Dickens escribió con El viajero sin propósito
una extraordinaria y original obra sobre viajes, un tipo de literatura que cuenta con obras maestras (recuerde el lector El leopardo de las nieves, de Peter Matthiessen o Diario de un lobo: Paisajes del mar blanco, de Marius Wilk, por citar tan solo un par de ellas). Si, es el Dickens de Casa Desolada,  David Copperfield o Oliver Twist, uno de los grandes.

Este libro agrupa unos relatos breves, sencillos, inteligentes, agudos, irónicos, críticos y, cómo no,  muy bien escritos.  Se trata de unas crónicas  realistas y al tiempo fantásticas, tiernas o siniestras. A pesar de su realismo, sus descripciones no son de las que consumen más de una página señalando accidentes del paisaje o paisanaje totalmente irrelevantes para el lector.  En ninguno de los relatos se va al quinto pino o a un lugar sin explorar que algún turista en su delirio snob imagina alejado del turismo. No, son lugares comunes. A veces sin ningún encanto o francamente desolados. Son… el mundo.

Un riesgo de la literatura de viajes es la sucesión de anécdotas o el interés del escritor en sorprender al lector con aventuras o sucesos ocurridos en sus viajes “a lo largo y ancho de este mundo”, como decía el Capitán Tan de Los Chiripitiflaúticos, un inteligente programa infantil de la televisión de los años setenta… Disculpará el lector esta referencia nostálgica.

Charles Dickens, el viajero sin propósito

El libro del que les hablo está más cerca del periodismo que de la literatura de ficción. Como es sabido, Dickens publicó algunas de sus mejores obras por entregas en periódicos. Una discusión con sus editores le llevó a fundar un semanario en el que durante diez años (entre 1860 y 1870)  vieron la luz estas crónicas viajeras. Una selección de ellas son las  que se han editado ahora. Es un libro muy interesante para los que viajan y para los que leen, aunque no se muevan de su ciudad. Es literatura de alta calidad. No puede pasar desapercibida su traducción al español, que data del año 2010 pero que se ofrece ahora en una edición de bolsillo.

Me gustan los libros de viaje en los que no pasa nada y pasa de todo. En los citados de Matthiessen y Wilk y en este de Dickens no espere el lector encontrar grandes aventuras, ni profundas reflexiones sobre la condición humana, ni referencias insólitas, ni lugares a los que podrá ir en las próximas vacaciones.
Aun careciendo de moralismo o queja, la crítica social que destilan es poderosa.
Londres, París, pero también ciudades pequeñas de su infancia, son descritas en estas crónicas viajeras que Dickens preparó con mucho placer, tal vez para descansar  de escribir obras maestras. Son textos de los años finales de su vida, y se nota en la distancia, el escepticismo, la ironía  y la rabia. Es periodismo, es literatura y es compromiso político de un hombre que se paseó por todos los fondos. Los altos y los bajos. Sabe de qué habla. Y también son producto del insomnio. En sus últimos años dormía poco y mal, así que se levantaba con frecuencia a deambular por cualquier sitio que se le ocurriera a altas horas de la noche, cuando Londres, París o cualquier ciudad no es la que se ve durante el día. Hay veces que el insomnio tiene sus ventajas. Aquí encontramos al gran escritor, a la gloria de la literatura universal. Desde un burro, hasta un mendigo o un borracho son descritos con una precisión y profundidad que deslumbra. Pero también encontramos al hombre que en la etapa final de su vida, más aún si cabe, es un duro crítico político comprometido con la suerte de los más desfavorecidos, que en ese tiempo lo eran mucho (y tal vez en este nuestro también lo sean). Bajo una forma suave, irónica, jocosa a veces, se libera una crítica social implacable. Lean si no su visita al hospital donde llegan los heroicos soldados que volvían del frente de la guerra, o aquel en el que describe cómo le gusta volver a lugares donde nunca estuvo; por ejemplo, el estudio en el que D. Quijote leía sus libros de caballería. Son relatos escritos por alguien que sabe que quizá la literatura no sea capaz de cambiar el mundo, pero al menos sí de mostrarlo. Ya es algo.

Dickens viaja, como él mismo dice en la presentación de las crónicas, “al servicio de la Hermandad de los Intereses Humanos… fijándome siempre en muchas cosas insignificantes y algunas grandes que, habida cuenta del interés que ambas suscitan en mí, pienso que podrían interesar a muchas más personas”.

charles dickens, el viajero sin proposito, escritores de viaje, libros de viaje

12345 (9 votos. Media: 4,33 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Rafael Manrique

Libros relacionados con  Charles Dickens, el viajero sin propósito

Comentarios sobre  Charles Dickens, el viajero sin propósito

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.