GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Colin Thubron en el Monte Kailash

El libro de viaje más personal e íntimo de Thubron. Un relato de introspección y descubrimiento del Tíbet real. Leyéndolo descubrimos los cinco requisitos esenciales que todo escritor de viajes debe poseer.

29 de junio de 2012

Colin Thubron es un asceta del viaje y de la escritura. Recorre lugares desiertos, paisajes ancestrales, montañas y valles olvidados. Encuentra personas, mujeres y niños que son objeto de su atención, sobre las que siempre tiene una pequeña historia que contar, un fragmento de sus vidas o avatares diarios. Thubron describe escuetamente, rara vez hace una valoración directa, nos ofrece la realidad sin filtros. Y sin fotografías, pues no las necesita ya que describe los senderos, los acantilados, los templos, con gran plasticidad. Su prosa –de gran precisión- nos conduce y nos inspira.

Tiene esa capacidad anglosajona de una cierta frialdad, de análisis objetivo, pero no pierde la compasión, la empatía y el calor humano. Sus libros son fáciles de leer sin ser superficiales. La banalidad no existe, aunque describa un simple viaje en un taxi desvencijado por llanuras inhóspitas y casi infinitas o una comida en un local de formica y chapas, o la basura de botellas y latas de Pepsi tiradas en el rio Karnali.

Siendo un excelente paisajista, no describe solo paisajes sino que nos descubre un mundo y una sociedad ligados a pasados terribles, como el exterminio de los chamanes en Mongolia en la época estalinista, la destrucción de templos en el Tibet por China –en 1976 solo quedaban trece monasterios budistas de los seis mil que había antes de 1950-; los éxodos, ejecuciones masivas y deportaciones, las culturas que sobreviven difícilmente tras haber sido casi completamente arrasadas por el totalitarismo y por esa mezcla de comunismo y capitalismo salvaje que es hoy China. Sus libros no son los del inocente y satisfecho turista que sólo ve lo pintoresco, no son alegres, sino de descubrimiento y revelación. Las alharacas, los adjetivos y anécdotas innecesarios, no son sus herramientas.

En Hacia una montaña en el Tibet, el monte Kailash, sagrado, como nos recuerda, para un quinto de los creyentes del mundo, Colin Thubron entra más en lo personal (la pérdida de su madre, la evocación de su padre, que sirvió como soldado en la India) y, en cierto modo, es un viaje interior, con un contenido espiritual que ha sido criticado por algunos, que comparan este libro con sus anteriores, especialmente con La sombra de la ruta de la seda, pero que para mí lo hace aún más valioso.

El viaje, a pie por escarpados senderos, es una ocasión para la meditación. El monte al que se dirige, el Kailash, o Sumeru, para los tibetanos, que lo consideran el centro del universo, es también sagrado para los hindúes, pues Siva mora en él. Realizando la Kora sagrada (circunvalación) , a pesar de su espíritu racionalista, Thubron evoca la memoria de sus padres al explicar la reencarnación, su pudor cuando encuentra sus cartas de amor, ya amarillentas, su hermana también desaparecida, los recuerdos de infancia, los viejos albumes de fotografías. Cuando en el duro ascenso, se queda sin aire, le viene a la memoria la máscara de oxígeno que su madre necesitaba en sus últimos días.

Desmitifica el Tibet, ese supuesto paraíso del espíritu, y con breves pinceladas nos presenta cómo viven sus gentes, la estrechez y la miseria, la extrema pobreza, la falta de perspectivas, la lucha por la vida en condiciones durísimas, la omnipresente ocupación militar y policial china. Thubron destapa lo que se esconde bajo esa aparente paz y espiritualidad de los altos valles del Himalaya.

Portada de 'Hacia una montaña en el Tibet', de Colin Thubron.

RBA

La última parte del libro está más centrada en los simbolismos del monte Kailash y del lago Manasarovar, la cultura espiritual tibetana y los peregrinos. En cierto modo, se hace más denso y más difícil. El Kailash, lugar de reencarnación, le atrae especialmente porque, en definitiva, parece su viaje una peregrinación, como la de los hindues y tibetanos, en busca de los espíritus de los desaparecidos de este mundo físico, y para Thubron, para curarse del dolor de la muerte de sus padres y de su hermana.

Maestro del adjetivo conciso, suficiente, que revela un valle, una vista de una montaña, la sonrisa de una mujer o la mirada de un pastor, el autor, con esa seriedad, a veces casi sequedad, que le caracteriza, cumple con cinco de los requisitos esenciales que para mí debe tener todo escritor de viajes:

1. Respeto, por el país y pueblos que visita y encuentra, pero sin perder un sano sentido crítico.

2. Observar y no solo mirar. Ver por debajo de las apariencias.

3. Prosa clara, tersa y límpida.

4. Energía física, para resistir inclemencias, riesgos y amenazas. Y coraje.

5. Paciencia, para afrontar las dificultades e inconvenientes. Espíritu deportivo.

Además, nos transporta a otro mundo. Hay que leerlo como se sorbe despacio un té negro, por ejemplo, un Pu Er de la provincia de Yunnan, té de zonas altas que deja un gusto a lenta fermentación, a tanino. Volver a sus páginas nos lleva siempre a un especial sosiego, a un camino arduo pero lleno de significado, al encuentro con un mundo lejano que nos saca de nuestra cotidianidad, de la domesticidad, sin caer en el fácil exotismo.

Alejado de la facilidad del viaje como espectáculo, es de la estirpe de sus compatriotas Bruce Chatwin o el legendario Wilfred Thesiger (de quien Manuel Leguineche escribió la biografía, El último explorador, Seix Barral, 2003), y da pleno sentido a la antigua palabra inglesa travail, de la que deriva travel. Viajar es también esfuerzo y empeño.

Hacia una montaña en el Tíbet, Colin Thubron. Editorial RBA, Madrid, 2012. 256 págs. ISBN: 978-8490062074.  20 €

To a Mountain in Tibet, Colin Thubron. Vintage Books, London, 2011. 240 págs. ISBN: 978-0099532644. 11.06 €

To a Mountain in Tibet, Colin Thubron. Vintage Digital, London, 2011. Formato Kindle. 404 Kb (245). ISBN:  006176826X. 6.76 €

colin thubron, cultura tibetana, literatura de montaña

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye

Libros relacionados con  Colin Thubron en el Monte Kailash

Comentarios sobre  Colin Thubron en el Monte Kailash

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.