GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

  • La Calisto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francesco Cavalli (1602–1676) fue uno de los compositores más famosos de su época. Tanto es así que le pidieron montar una ópera italiana para los esponsales de Luis XIV de Francia, encargo que quiso (pero no pudo) rechazar, por razones de edad, por desacuerdos salariales… y porque suponía desplazarse a Versalles ¡y tenía aversión a los viajes! Su Calisto se representa estos días, y hasta el 26 de marzo, en el Teatro Real. Una obra extravagante, divertida, loca y barroquísima sobre...[Leer más]

Histórico noticias



Cómo sobrevivir sin comida en la Antártida II

Las regiones polares siempre han dado ejemplos de superación y de compañerismo, a veces, aun a costa de la propia vida. En esta ocasión fue el comportamiento de unos perros el que se convirtió en un modelo a seguir para una nación que atravesaba una grave crisis de identidad.

9 de noviembre de 2015

La instalación de la primera base japonesa en la Antártida, allá por 1957, tuvo una repercusión social en su país mucho mayor de la esperada, e incluso de la deseada. De entrada, que el barco que llevaba los materiales para su construcción tuviera que ser rescatado por un rompehielos ruso, al quedar encerrado por el mar helado, no fue algo bien recibido por la opinión pública. Si bien fue un acto humanitario por parte de las autoridades soviéticas, el recuerdo de los brutales enfrentamientos entre ambos países estaba todavía muy vivo, y el rescate tuvo un agrio sabor a humillación.

Un año después, el mismo barco, cuando volvía a reabastecer la base, nuevamente quedó cercado por los hielos y otra vez tuvo que enviar un mensaje de socorro. Afortunadamente, esta vez fue atendido por un rompehielos norteamericano. Pero si las autoridades antárticas japonesas pensaron que, al menos en aquella ocasión, la deshonra no había sido tan grave y, por lo tanto, la opinión pública no iba a arremeter contra ellos, se equivocaron por completo.

Debido a la extensión del mar congelado y a las inclemencias meteorológicas, ni fue posible avituallar la base, ni tuvieron tiempo para evacuar a quince perros, que los científicos habían utilizado para sus desplazamientos en trineo. Allí quedaron, sujetos por unas cadenas a unas estacas clavadas en la nieve, esperando que volvieran a rescatarles. Condenados a muerte.

 

La expedición antártica japonesa

A lo largo de la primera mitad del siglo XX Japón había sufrido amargas derrotas, provocadas por sus ansias expansionistas. A esto se añadió que, tras su rendición en la Segunda Guerra Mundial, tuvo que aceptar la ocupación de los Aliados hasta 1952. Fue un largo periodo de desmoralización y desaliento para el pueblo japonés. De ser la orgullosa potencia hegemónica de la región pasó a ser un país derrotado, gobernado por los mismos extranjeros que habían bombardeado sus ciudades y arrasado su economía. Por si fuera poco, una serie de malas cosechas extendieron el hambre por todos los rincones del país.

En este contexto de hastío y desmoralización, la expedición a la Antártida pretendía devolver al pueblo japonés el orgullo nacional perdido. Pero, evidentemente, las cosas no salieron como se habían previsto.

Cómo sobrevivir sin comida en la Antártida

Si las llamadas de auxilio para salvar el buque supusieron nuevas humillaciones, haber tenido que retirarse de la base sin cumplir su misión y, especialmente, haber dejado a los perros encadenados a un espantoso destino provocó una gran conmoción social. Lo que debía haber sido un motivo de afirmación para una nación abatida, se había convertido en una manifestación de incompetencia primero y de crueldad después. Que todavía se agravó más al conocerse que se les habían ajustado los collares que les unían a las estacas clavadas en la nieve, para que no pudiesen soltarse.

Las familias que habían donado los perros no podían comprender este comportamiento, y los periodistas criticaron la falta de profesionalidad de la organización de la expedición en su conjunto. Fueron meses amargos para el programa antártico japonés y sus responsables.

 

Dos bultos negros

En este ambiente de derrota salió la tercera expedición. Nuevos perros fueron seleccionados, aunque en este caso no hubo donaciones y todos hubieron de adquirirse.

Esta vez el barco pudo alcanzar la Antártida sin ayuda de los rompehielos de otros países y, cuando por fin alcanzaron la base, la primera visita fue al lugar donde habían dejado los perros. Quitaron la nieve que cubría la zona de las estacas y, para su sorpresa, sólo encontraron los cuerpos sin vida de siete de ellos. El resto había logrado zafarse de sus collares y escapar.

En cualquier caso, parecía que aquello no habría servido más que para prolongar sus sufrimientos, porque nadie podía pensar que hubiesen resistido las bajas temperaturas de la Antártida y menos aún sin contar con el alimento adecuado.

De repente, el piloto del helicóptero, que transportaba las personas y equipos, informó que durante uno de sus vuelos le había parecido ver unos bultos negros que se movían en las proximidades de la base.

 

Nace un mito

Inmediatamente los cuidadores de los perros salieron hacia la zona indicada. Incluso a distancia fueron capaces de distinguir a dos de los perros con los que habían convivido un año entero: Taro y Jiro. A su voz, los dos fieles animales se acercaron como si aquel largo invierno no hubiera sido más que unas pocas horas de separación. Sin embargo, por mucho que buscaron no fueron capaces de dar ni con el más mínimo rastro de los otros seis perros que habían logrado soltarse.

La noticia se extendió por Japón y su historia de superación se convirtió en leyenda en un país que necesitaba símbolos para afrontar su destino. No solo habían sido capaces de luchar hasta liberarse de sus cadenas, de soportar las duras condiciones de la Antártida y de buscar comida en aquel desierto helado, sino que también habían respetado los cuerpos sin vida de sus compañeros muertos. Todo un decálogo para un pueblo que trataba de levantarse de sus cenizas.

 

Un recuerdo vivo

Inmediatamente, los perros de su raza, la Sakhalin Husky, que hasta ese momento habían sido despreciados y sólo utilizados para el trabajo, se convirtieron en los más demandados del país. Todos querían pasear orgullosos un perro de esa raza, y así se ha mantenido hasta hace pocos años.

Jiro murió en la Antártida por causas naturales un par de años después. A Taro le llevaron de regresó a su país, donde vivió hasta los 15 años de edad en las instalaciones de la universidad de Sapporo. Cuando murieron, sus cuerpos fueron embalsamados y todavía hoy siguen expuesto al público.

Para conmemorar su gesta se erigieron diversos monumentos en distintas ciudades del Japón. El más famoso se levanta en las inmediaciones de la Torre de Tokio. Muestra la manada de los quince perros y pretende concienciar contra el maltrato a los animales.

Cómo sobrevivir sin comida en la Antártida

Parece el motivo adecuado, ¿verdad?

bajo cero, Cine, viaje a la antartida

12345 (3 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Cacho

Comentarios sobre  Cómo sobrevivir sin comida en la Antártida II

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.