Azímut

14 de febrero de 2019
“Las bibliotecas encierran medicinas para el alma, como las farmacias para el cuerpo”. Máxima egipcia.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • Cronistas de viajes

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La literatura de viajes es un híbrido de definición difícil. Los expertos fijan sus raíces en los relatos de historiadores griegos como Heródoto o Jenofonte. Desde entonces, ha ido evolucionando y moldeando géneros como las memorias, la novela o el periodismo en un recorrido que se analizará en un interesante ciclo de conferencias programadas en la Fundación Juan March durante el mes de febrero. Eduardo Martínez de Pisón hablará sobre los viajeros imaginarios, Carlos Martínez ...[Leer más]

  • Sofía

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artículo 490 del código penal marroquí castiga las relaciones sexuales mantenidas entre personas de distinto sexo que no estén casadas con una pena de entre un mes y un año de prisión. Esto provoca que muchas mujeres sufran el trastorno conocido como negación del embarazo, una patología en la que el cuerpo de la mujer no da las señales típicas de una gestación y, en algunos casos, no toma consciencia del embarazo hasta el momento de dar luz. Este es el caso de Sofía, protagonista ...[Leer más]

  • Francis Keré

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francis Kéré, arquitecto formado en Alemania, procede de un pequeño pueblo de África Occidental, Gando, en Burkina Faso. Como primer hijo del líder de su pueblo, su padre le permitió asistir a la escuela pese a que muchos de los habitantes de su aldea consideraban que la enseñanza convencional occidental era una pérdida de tiempo. Posteriormente, consiguió una beca para formarse en Alemania, donde se graduó en arquitectura e ingeniería en la TU de Berlín. En paralelo a sus estudios, ...[Leer más]

  • Muestra de cine rumano

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Cine Doré de Madrid acoge una nueva muestra de cine rumano del 23 al 31 de enero, con seis películas que se vuelcan en asuntos de familia, religión, poder o negacionismo histórico nada cómodos, demostrando una vez más que la rumana es una cinematografía comprometida con su sociedad. Tres generaciones y estéticas diversas se podrán ver en la sede de la Filmoteca española, desde el corte clásico en blanco y negro del director Stere Gulea, pasando por cintas firmadas por ...[Leer más]

  • Esto-ha-sido Bamiyan

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los budas gigantes de Bamiyan saltaron a la fama tras su demolición el 11 de marzo de 2001 (exactamente seis meses antes que la catástrofe de las Torres Gemelas de Nueva York). Pero los talibanes se equivocaron al pensar que la explosión de cientos de minas acabarían con estas estatuas milenarias, porque su sombra pervive, como muestra el trabajo del artista plástico Pascal Convert, que ha fotografiado con drones y cámaras robóticas los nichos monumentales que las detonaciones dejaron, ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Con los gorilas de montaña

El Bosque Impenetrable de Bwindi alberga la mayor población de gorilas de montaña del planeta. ¿Qué mejor lugar para tener un encuentro con un macho de espalda plateada? Allí me fui, de safari fotográfico, en busca de una familia de gorilas en las bellas montañas de Uganda.

2 de abril de 2014

No hace frío, pero si mucha humedad. A pesar de que estoy a unos dos mil metros de altitud en las montañas de Uganda, la proximidad al Ecuador hace que las temperaturas sean más agradables de lo que cabría esperar a estas alturas. Ha estado lloviendo a intervalos toda la noche y el día ha amanecido algo más calmado en cuanto a precipitaciones, pero envuelto en una suave neblina que, desde el fondo del valle, trepa lentamente por las laderas de las montañas, atrapada por la densa vegetación que las tapiza. Dian Fossey no pudo poner mejor titulo a su obra. Estoy en el parque nacional de Bwindi, en el llamado con acierto “Bosque Impenetrable”, y después de una semana realizando safaris fotográficos en diferentes parques de Uganda, la perla de África, hoy es el plato fuerte del viaje: el encuentro con los gorilas de montaña.

En Uganda viven aproximadamente la mitad de los algo más de ochocientos gorilas de montaña que quedan en el planeta. El resto tiene su bastión en las vecinas tierras del parque nacional Los Volcanes (Ruanda) y del parque nacional Virunga (Congo). Y aproximadamente un tercio de los gorilas que viven en Bwindi, repartidos en ocho  familias, están acostumbrados a la visita de seres humanos que, como yo, queremos pasar sesenta minutos inolvidables junto a estos parientes africanos.

Gorilas en el parque nacional de Bwindi, Uganda.

Alfonso Polvorinos.

Tras un desayuno más frugal de lo que quisiera, motivado por los nervios previos al encuentro, abandono el lodge para dirigirme al punto de reunión con los rangers del parque nacional. Hay que estar puntuales a las ocho de la mañana para realizar los trámites administrativos pertinentes, previamente autorizados, y recibir el breve briefing sobre la especie y su dramática situación en el mundo. Es también el momento en el que se asignan las diferentes familias de gorilas a los visitantes. Cada familia puede recibir al día un grupo máximo de ocho turistas, a los que se une un guía y un ranger armado (lo de las armas no es por los gorilas, si no por los temidos elefantes de selva). Hoy somos sólo siete en mi grupo.

De regreso al coche todavía nos queda casi una hora por pistas embarradas hasta llegar al punto donde se inicia el sendero que conduce al hogar de la familia Mishaya, formada por una docena de gorilas, y que es la que me ha tocado en suerte. Sin tiempo que perder, comenzamos a ascender caminando por la ladera y, poco a poco, la vegetación selvática inunda de un monótono verde todo cuanto me rodea. Un verdadero mar vegetal en el que sería imposible encontrar a los gorilas de no ser por la ayuda de los dos rangers que salieron un par de horas antes que nosotros. Su misión no es otra que la de localizar a los primates en base a su posición del día anterior (los gorilas no suelen moverse más de uno o dos kilómetros cada jornada) y comunicar por radio a nuestro guía la posición del grupo de gorilas. Si bien cada familia –formada por un macho dominante (espalda plateada), machos jóvenes y hembras con crías– tiene un territorio en el que vive, sus movimientos diarios hacen que sea necesario caminar entre treinta minutos y seis horas antes de llegar a ellos.

Gorila del parque nacional de Bwindi, Uganda.

Alfonso Polvorinos.

Yo he tenido fortuna y, en apenas dos horas y media de caminata, justo cuando la niebla se retiraba y el sol irrumpía con fuerza para bendecir tan mágico encuentro, llegamos al claro del bosque donde los gorilas se alimentaban y tomaban el sol. Unos metros antes, donde esperan los dos rangers que los han localizado, dejamos en el suelo las mochilas, bastones de trekking, agua, etc. Todo excepto la cámara de fotos. A partir de ese momento sólo está permitido un contacto visual con el grupo de máximo una hora de duración. Han sido los sesenta minutos más rápidos de mi vida. Sin duda intensos y emocionantes. Es complejo describir lo que se siente teniendo frente a los ojos un grupo de gorilas de montaña. Nervios y paz a partes iguales. Es curioso, pero quizá sean ambas cosas las que he sentido. A juzgar por las caras de satisfacción de mis seis compañeros, creo que también ellos sintieron lo mismo.

Las dos horas de regreso por la montaña han transcurrido como en el limbo, sin creerme muy bien todavía que había tenido la fortuna de vivir una de las experiencias en la naturaleza más emocionantes de cuantas he vivido. Esa noche, la del primer encuentro con los gorilas, dormí como un niño. Como un niño feliz.

gorilas, parque nacional bwindi, parques nacionales, safari fotografico, viaje a uganda

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Alfonso Polvorinos

Comentarios sobre  Con los gorilas de montaña

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.