GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Con los gorilas de montaña

El Bosque Impenetrable de Bwindi alberga la mayor población de gorilas de montaña del planeta. ¿Qué mejor lugar para tener un encuentro con un macho de espalda plateada? Allí me fui, de safari fotográfico, en busca de una familia de gorilas en las bellas montañas de Uganda.

2 de abril de 2014

No hace frío, pero si mucha humedad. A pesar de que estoy a unos dos mil metros de altitud en las montañas de Uganda, la proximidad al Ecuador hace que las temperaturas sean más agradables de lo que cabría esperar a estas alturas. Ha estado lloviendo a intervalos toda la noche y el día ha amanecido algo más calmado en cuanto a precipitaciones, pero envuelto en una suave neblina que, desde el fondo del valle, trepa lentamente por las laderas de las montañas, atrapada por la densa vegetación que las tapiza. Dian Fossey no pudo poner mejor titulo a su obra. Estoy en el parque nacional de Bwindi, en el llamado con acierto “Bosque Impenetrable”, y después de una semana realizando safaris fotográficos en diferentes parques de Uganda, la perla de África, hoy es el plato fuerte del viaje: el encuentro con los gorilas de montaña.

En Uganda viven aproximadamente la mitad de los algo más de ochocientos gorilas de montaña que quedan en el planeta. El resto tiene su bastión en las vecinas tierras del parque nacional Los Volcanes (Ruanda) y del parque nacional Virunga (Congo). Y aproximadamente un tercio de los gorilas que viven en Bwindi, repartidos en ocho  familias, están acostumbrados a la visita de seres humanos que, como yo, queremos pasar sesenta minutos inolvidables junto a estos parientes africanos.

Gorilas en el parque nacional de Bwindi, Uganda.

Alfonso Polvorinos.

Tras un desayuno más frugal de lo que quisiera, motivado por los nervios previos al encuentro, abandono el lodge para dirigirme al punto de reunión con los rangers del parque nacional. Hay que estar puntuales a las ocho de la mañana para realizar los trámites administrativos pertinentes, previamente autorizados, y recibir el breve briefing sobre la especie y su dramática situación en el mundo. Es también el momento en el que se asignan las diferentes familias de gorilas a los visitantes. Cada familia puede recibir al día un grupo máximo de ocho turistas, a los que se une un guía y un ranger armado (lo de las armas no es por los gorilas, si no por los temidos elefantes de selva). Hoy somos sólo siete en mi grupo.

De regreso al coche todavía nos queda casi una hora por pistas embarradas hasta llegar al punto donde se inicia el sendero que conduce al hogar de la familia Mishaya, formada por una docena de gorilas, y que es la que me ha tocado en suerte. Sin tiempo que perder, comenzamos a ascender caminando por la ladera y, poco a poco, la vegetación selvática inunda de un monótono verde todo cuanto me rodea. Un verdadero mar vegetal en el que sería imposible encontrar a los gorilas de no ser por la ayuda de los dos rangers que salieron un par de horas antes que nosotros. Su misión no es otra que la de localizar a los primates en base a su posición del día anterior (los gorilas no suelen moverse más de uno o dos kilómetros cada jornada) y comunicar por radio a nuestro guía la posición del grupo de gorilas. Si bien cada familia –formada por un macho dominante (espalda plateada), machos jóvenes y hembras con crías– tiene un territorio en el que vive, sus movimientos diarios hacen que sea necesario caminar entre treinta minutos y seis horas antes de llegar a ellos.

Gorila del parque nacional de Bwindi, Uganda.

Alfonso Polvorinos.

Yo he tenido fortuna y, en apenas dos horas y media de caminata, justo cuando la niebla se retiraba y el sol irrumpía con fuerza para bendecir tan mágico encuentro, llegamos al claro del bosque donde los gorilas se alimentaban y tomaban el sol. Unos metros antes, donde esperan los dos rangers que los han localizado, dejamos en el suelo las mochilas, bastones de trekking, agua, etc. Todo excepto la cámara de fotos. A partir de ese momento sólo está permitido un contacto visual con el grupo de máximo una hora de duración. Han sido los sesenta minutos más rápidos de mi vida. Sin duda intensos y emocionantes. Es complejo describir lo que se siente teniendo frente a los ojos un grupo de gorilas de montaña. Nervios y paz a partes iguales. Es curioso, pero quizá sean ambas cosas las que he sentido. A juzgar por las caras de satisfacción de mis seis compañeros, creo que también ellos sintieron lo mismo.

Las dos horas de regreso por la montaña han transcurrido como en el limbo, sin creerme muy bien todavía que había tenido la fortuna de vivir una de las experiencias en la naturaleza más emocionantes de cuantas he vivido. Esa noche, la del primer encuentro con los gorilas, dormí como un niño. Como un niño feliz.

gorilas, parque nacional bwindi, parques nacionales, safari fotografico, viaje a uganda

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Alfonso Polvorinos

Comentarios sobre  Con los gorilas de montaña

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.