GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



Con Saramago por las Aldeas Históricas de Portugal (II)

Cada una de las aldeas históricas de Portugal tiene una historia añeja y una leyenda que contar. Recorremos Belmonte, Castelo Novo y Monsanto en compañía del Premio Nobel de Literatura José Saramago y con El viaje del elefante como guía.

15 de septiembre de 2014

Luna llena, luz de junio. La aldea surge bajo un resplandor de embeleso que modela los relieves y suaviza las sombras. Es Monsanto. Erguida a media ladera sobre un saliente encopetado, su caserío de granito, en pulcra comunión con el paisaje, resalta y a la vez se funde con el escarpado roquedo. Un dicho popular reza:

Nunca se sabe en Monsanto,

donde las águilas rozan con las alas,

si la casa nace de la roca,

si la roca nace de la casa.

Calles empinadas y moradas vetustas; paredes que salen de las piedras; frondosos patios verdes. Un “caminar entre peñascos que sólo de mirarlos el corazón tiembla”, escribe Saramago, dejando explícito el recelo de los cargadores del forraje del elefante. Monsanto, que conserva intacto el característico trazado popular de las urbes de La Beira, nunca ha perdido su aura medieval. Razones por las que, ya en 1938, fue distinguida como la aldea más portuguesa de Portugal. Un galardón a la autenticidad de su cultura, que recuerda y conmemora el gallo de plata aupado en los fastigios de su muy  notoria Torre de Lucano, erigida en el siglo XIV.

Monsanto, una de las aldeas históricas de Portugal.

Más al oeste, en la vertiente oriental de la sierra de Gardunha, a 650 metros sobre el nivel del mar, Castelo Novo embiste nuestros sentidos con el nutrido contraste de sus colores, olores y texturas: los aromas de la tierra, las geometrías de los olivares, los sabores vernáculos de cerezas y castañas, del aceite de oliva, del “pan con ojos, queso sin ojos y vino que salte a los ojos”, que a tal incita un refrán bastante difundido por estos pagos. De una vida en comunidad que el tiempo ha deshecho perdura La Lagariça, ingente lagar cortado en la roca en el que, durante siglos, se pisaron las uvas de los caldos que cataban sus habitantes.

Todo nos inspira, todo nos cautiva: desde los sonidos del agua que manan sus fuentes a la roca granítica sustancial, a sus casas, templos, plazas y calzadas. Se nos informa de que, a semejanza de otras poblaciones fronterizas, esta aldea histórica, estrechamente vinculada a los orígenes de la nacionalidad portuguesa, creció a la sombra y alrededor de sus muros defensivos con estas callejuelas estrechas que vemos serpentear, laderas arriba, hasta la torre del homenaje. Después, cuando creemos haberlo aprehendido todo, el imponente castillo, allá en lo alto, aún hace antesala para revelarnos historias y secretos a voces, como los de su legado templario, prisionero durante más de ochocientos años entre sus recuperadas murallas. “Castelo Novo –concluye Saramago– es uno de los recuerdos más conmovedores para el viajero. Tal vez un día vuelva, tal vez no regrese nunca, tal vez hasta evite volver, porque sé que hay experiencias que no se repiten.”

Belmonte, nuestra siguiente aldea histórica, fue asimismo testigo del viaje del elefante Salomón. Ubicada en las faldas orientales de la Serra da Estrela, es tierra de judíos y cuna de la familia Cabral. Guarda insólitos paisajes naturales y rincones de belleza arrebatadora. Amén de un soberbio patrimonio monumental y cultural entreverado de relajante bucolismo. Los hebreos llegaron aquí en el siglo XIII. Se establecieron extramuros, en el barrio de Marruecos, donde todavía vemos, grabados en las piedras junto a las puertas, símbolos identificativos de sus oficios, como la tijera del sastre. Su comunidad aumentó sustancialmente a partir de 1492, tras ser expulsados de España por los Reyes Católicos. En Belmonte se hicieron cripto-judíos, manteniendo sus ritos y costumbres en secreto casi hasta nuestros días. Tuvieron que esperar a finales del siglo XX –ayer, prácticamente– para abrir la actual sinagoga de Bet Eliahu.

Pero Belmonte, históricamente, se asocia sobre todo al descubridor de Brasil, Pedro Álvares Cabral (1467-1520), sin duda el belmontense más ilustre de todos los tiempos, figura relevante en la epopeya de los Descubrimientos. El panteón de los miembros de su linaje, erigido en el siglo XV, es visitable en la iglesia de Santiago. El conjunto de ambos, declarado Monumento Nacional, fue incluido por Saramago en su derrotero literario. El premio Nobel portugués, lanzado a la búsqueda de la belleza absoluta, aporta el dato curioso de que los nichos sepulcrales, pese a su notoriedad, no suscitaron tanto su interés como la piedad románica de una de las capillas, obra de 1240 esculpida – ¡cómo no! – en granito, de belleza tan ruda como candorosa, la cual, nos lo confiesa sin tapujos, “es la minha particular devoção”.

 

Artículos anteriores: Con Saramago por las Aldeas Históricas de Portugal I
Nota fuera de texto: Mi agradecimiento a Fly TAP y Turismo Centro de Portugal por su cortesía y las facilidades procuradas.

aldeas históricas de portugal, el viaje del elefante, josé saramago, libros de viaje, viaje a portugal, viajes culturales, viajes literarios

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Jayme

Libros relacionados con  Con Saramago por las Aldeas Históricas de Portugal (II)

Comentarios sobre  Con Saramago por las Aldeas Históricas de Portugal (II)

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.