Azímut

21 de junio de 2018
“Solo después de que las mujeres empiecen a sentirse en esta tierra como en su ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Artistas rusos alrededor del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El viaje refresca, agudiza y enriquece la percepción del mundo, despierta pensamientos y sentimientos latentes y da a luz a otros nuevos. El viaje puede encender la llama creativa, incluso entre aquellos que en la vida ordinaria no están inclinados a acciones extremas. Esto les ocurrió a los artistas rusos que protagonizan con sus obras la exposición La mirada viajera, en el Museo Ruso de Málaga. Pintores y dibujantes como Alexander Golovín, Zinaida Serebriakova, Iliá Repin, Yuri ...[Leer más]

  • Ciclo de cine neozelandés

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Además de ser plató de superproducciones como la trilogía de El Señor de los anillos, el Hobbit o Las Crónicas de Narnia, Nueva Zelanda es un país con una potente industria cinematográfica, aunque sus películas no siempre resulten fácil de ver fuera de sus fronteras. Casa Asia y el Círculo de Bellas Artes han organizado un ciclo para dar a conocer el cine kiwi, con films como A Flickering Truth, premiado en el Asian Film Festival de Barcelona, que se proyectarán durante el mes ...[Leer más]

  • Los mapas de Ammassalik

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los souvenirs que el explorador danés Gustav Holms se trajo en 1884 de Ammassalik, en la costa este de Groenlandia, fueron unos mapas grabados sobre tallas de madera en 3D, con información práctica sobre fiordos, ensenadas, islas... No se ha encontrado artilugio parecido en ningún otro poblado inuit. Más que para navegar, se cree que los tunumiit los empleaban para ilustrar y acompañar sus narraciones orales. Actualmente, dos de estos artefactos se conservan en el Museo Nacional de ...[Leer más]

  • Un respiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Nairy Baghramian es una de las grandes exponentes de la escultura contemporánea. Nació en Isfahán, pero lleva treinta y cinco de sus cuarenta y siete años años viviendo en Berlín; por eso rehuye de la etiqueta de artista iraní, "por respeto a los artistas que trabajan allí, que son quienes sufren las dificultades y la censura". Es la primera vez que su trabajo puede verse en España, con un proyecto instalado en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro hasta el 14 de octubre, que ...[Leer más]

  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Crespi d’Adda, la utopía de un pueblo obrero en Bérgamo

En las afueras de la preciosa ciudad de Bérgamo y a una hora de Milán, Crespi d’Adda es un pueblo obrero, erigido a partir de 1878 por el empresario del textil Cristoforo Benigno Crespi, que en 1995 fue incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

5 de febrero de 2015

En la segunda mitad del siglo XIX, y sobre todo tras la publicación en 1845 de la demoledora obra de Engels La situación de la clase obrera en Inglaterra, se abrió un debate en los países de la Europa industrializada sobre la vivienda obrera. Higienistas, empresarios ilustrados, filántropos, socialistas utópicos y arquitectos trataron de poner en práctica sus ideas sobre la necesidad de una vivienda digna para las familias trabajadoras que se hacinaban en tugurios en las grandes ciudades. Así surgieron experiencias de barrios obreros en Londres, Glasgow, Dublín, París o Lyon. En la Europa del sur las realizaciones son más tardías y más escasas, aunque tenemos ejemplos tan interesantes como las colonias industriales de Cataluña.

Naves de la empresa algodonera en el pueblo de Crespi d’Adda.

María Unceta.

El pueblo obrero de Crespi d’Adda, levantado en torno a la empresa de textiles algodoneros fundada por Cristoforo Benigno Crespi a orillas del río Adda, es un buen concentrado de la teoría y la práctica de las utopías ilustradas de la primera revolución industrial. Se trataba de armonizar el trabajo en la industria con una vida en contacto con la naturaleza, de crear un universo autosuficiente en el interior del perímetro del poblado obrero, de borrar las fronteras –al menos, las espaciales– entre el patrono y sus obreros y de ofrecer a estos todo lo que pudieran necesitar para su vida, de la cuna a la tumba. Así, algo que llama poderosamente la atención de Crespi d’Adda es el lugar prominente que ocupa el cementerio situado en un extremo del pueblo obrero. Al fondo de la avenida principal, la capilla funeraria de la familia Crespi, levantada a lo largo de veinte años por el arquitecto milanés Gaetano Moretti, preside un camposanto en el que hay pequeños mausoleos y sencillas lápidas de piedra: patronos, directivos, técnicos y simples trabajadores reposan en un mismo lugar, aunque, eso si, sus tumbas reflejan las diferentes posiciones que ocuparon en vida en la escala social.

Capilla del cementerio de Crespi d’Adda.

María Unceta.

A diferencia de la mayoría de los barrios obreros del norte de Europa, en Crespi d’Adda comparten el espacio vital los patronos y sus trabajadores. La casa de los Crespi, conocida como el castillo, es una fantasiosa construcción de ladrillo rojo y piedra blanca, de aires neomedievales, que culmina una torreta almenada. Por su altura y su empaque se ve desde todas partes y domina el conjunto del pueblo, dando la sensación al visitante actual que nada estaba fuera del control del ojo del amo. Desde lo alto de la torre, alineada con la iglesia, se podía ver el altar mayor de ésta.

El castillo, residencia de los Crespi, en el centro del pueblo obrero.

Ian Spackman, Wikipedia.

El pueblo se extiende a lo largo de ochenta y cinco hectáreas rodeadas de bosque y en su perímetro se levantan las magníficas naves de la fábrica, las viviendas de los obreros, sencillas y funcionales, y las de los directivos, unas villas coquetas con terrazas y balconadas de madera, la iglesia, la escuela, el hospital, el centro social, los lavaderos públicos, así como el cementerio y el castillo de los Crespi, ya mencionados. Fue el primer pueblo de Italia que tuvo alumbrado eléctrico y llegó a contar con una piscina cubierta con duchas y vestuarios. El hijo del fundador de la empresa, Silvio Benigno Crespi, nacido en 1883, continuó la obra de su padre y siguió ampliando y mejorando las condiciones de vida de Crespi d’Adda. Además de empresario, Silvio fue presidente del Banco Comercial Italiano y del Automóvil Club desde el que impulsó la creación del circuito automovilístico de Monza, diputado y senador por el Partido Católico Liberal y participante en las negociaciones del Tratado de Versalles que articuló el mapa de Europa tras la Gran Guerra.

El mirador que se levanta sobre una pequeña colina es un observatorio privilegiado sobre el conjunto de Crespi d’Adda. Se domina el plano del pueblo, sus calles rectilíneas a lo largo de las que se levantan las naves de la fábrica con sus chimeneas, las villas de los directivos y técnicos y las casas de los obreros, todas ellas con un jardín y un huertecito para el cultivo de las familias. No faltan los árboles que dan colorido al pueblo. La iglesia, que ocupa un lugar destacado, es una copia de la de Santa María, obra de un discípulo de Bramante, que se levanta en la localidad natal de los Crespi, Busto Arsizio, en Lombardía. En un lado de la colina, la casa del cura y la del médico ocupan un plano elevado espacial y jerárquicamente.

Casas de obreros y residencias de directivos en Crespi d'Adda, Italia.

María Unceta.

Todo el sorprendente complejo urbano que levantaron padre e hijo quedó congelado en la década de los años treinta del siglo XX como consecuencia de la gran crisis industrial que sacudió a Italia: los Crespi vendieron la empresa, que siguió funcionando con otros dueños hasta el año 2003. Cuando en 1990 hubo un intento por parte de las autoridades del municipio de Capriate San Gervasio de construir en el espacio del pueblo obrero nuevas edificaciones, las asociaciones culturales de la zona se movilizaron para impedirlo e iniciaron los trámites para la inclusión de Crespi d’Adda en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, lo que consiguieron en 1995, salvando así este extraordinario conjunto de la arquitectura industrial de finales del siglo XIX y principios del XX. Los actuales habitantes de Crespi d’Adda, muchos de ellos descendientes de aquellos obreros del textil, parecen vivir ajenos al inmenso valor histórico y arquitectónico que tiene el lugar en el que discurren sus vidas.

 

Algunos datos prácticos

Crespi d’Adda está a dieciséis kilómetros de Bérgamo, ciudad que cuenta con el aeropuerto de compañías de bajo coste más importante de Italia. No hay que perderse la visita a Bérgamo, espléndida ciudad con tesoros artísticos de distintas épocas.

Un aliciente más para visitar Bérgamo y la Lombardía: a partir del 1 de mayo, se abre en Milán y alrededores la Expo Universal 2015 con el tema de la alimentación en el mundo. “Nutrir el Planeta, energía para la vida” es su lema central.

crespi d'adda, pueblos obreros, viaje a italia

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de María Unceta

Comentarios sobre  Crespi d’Adda, la utopía de un pueblo obrero en Bérgamo

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.