GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Cuando los exploradores pierden la ilusión

La investigación científica española en la Antártida necesita recuperar la ilusión por contar, narrar y divulgar el trabajo que se realiza en la actualidad. El Museo Antártico Búlgaro inaugurado en Sofía es un ejemplo a imitar…

5 de junio de 2012

Los seres humanos nos acostumbramos a todo. Con el paso del tiempo la rutina de lo conocido nos aletarga los sentidos, hasta el punto de que incluso lo más maravilloso se convierte en algo irrelevante y vacío, en un espacio en blanco que no sabemos ni rellenar ni mucho menos colorear.

Y si no se pone remedio esa apatía se transmite, se contagia a todo un grupo y posteriormente se extiende a las instituciones e incluso a los países. Eso esta pasando con el colectivo de españoles que van a la Antártida(al menos con parte de ellos) y que, a fuerza de ir, se han acostumbrado y perdido la ilusión, la energía y el empuje de los pioneros.

Acceso al Museo de la Antártida. Sofía, Bulgaria

Foto: Javier Cacho

Pero no es así en todas partes. Hace unos días asistí a la inauguración del Museo Antártico Búlgaro, una sala dedicada a la investigaciones búlgaras en aquel continente dentro del espectacular Museo de Historia de Sofia. Fotos, mapas, libros, objetos, recuerdos… destinados a informar a sus conciudadanos de sus actividades, pero sobre todo –o al menos así creí verlo yo- para que sirvan de ejemplo y aliento para las nuevas generaciones.

Puede que parezca poco una sala dentro de un museo nacional, pero nosotros después de 25 años de realizar actividades de investigación en la Antártida no tenemos ni siquiera esa sala. Somos un país con siete veces más población que Bulgaria, con un PIB catorce veces mayor y que cada año envía a la Antártida un número de científicos varias veces superior al suyo… pero parece que hemos perdido la ilusión que a ellos les sobra.

Nuestras universidades se despueblan de estudiantes y nadie parece haberse dado cuenta de la atracción que para los jóvenes tiene la actividad científica en la Antártida. Los centros de investigación se esfuerzan en preparar jornadas de Puertas Abiertas para acercar a la juventud a los laboratorios científicos, sin comprender que lo que realmente les fascinaría es el gran laboratorio natural de la Antártida.Javier Cacho en el Museo de la Antártida de Sofía, Bulgaria

Porque nada puede cautivar más a los jóvenes que la aventura. Y si la ciencia siempre es aventura, la aventura del conocimiento, allí –en la Antártida- se convierte en la auténtica aventura, con todas las connotaciones de la palabra: misterio, peligro, búsqueda, coraje, exploración…

Porque la ciencia es sobre todo eso: exploración de lo desconocido. Por lo tanto, en ese contexto -y aun arriesgándome a la utilización de un término que puede resultar controvertido- me atrevería a decir que los científicos son exploradores, en el más amplio y noble sentido de la palabra. Y como todos los exploradores tienen que sentir el impulso irresistible de llenar los espacios en blanco y comunicar a los demás sus descubrimientos.

Sin lugar a dudas, nuestros científicos realizan en la Antártida una gran labor de investigación pero parece que han dejado muy atrás la pasión de los pioneros que, además de hacer ciencia, querían contar, transmitir, comunicar…. compartir las vivencias que habían sentido mientras exploraban en aquel lugar tan peculiar de este planeta.

Salas del Museo de la Antártida en Sofía, Bulgaria

Foto: Javier Cacho

Por eso, al vivir la ilusión que los científicos búlgaros ponían en su Museo Antártico, en su empeño por acercar a todos sus conciudadanos su aventura, pensé con tristeza en que este año ha sido el 25 aniversario de la Primera Expedición Científica Española a la Antártida y tan solo una fundación privada ha tratado de recordarlo.

 Me temo que nuestros exploradores, o parte de ellos, han perdido la ilusión por tratar de colorear o al menos de rellenar los espacios en blanco.

Actividad científica, Museo Antártida

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Cacho

Comentarios sobre  Cuando los exploradores pierden la ilusión

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 12 de junio de 2012 a las 15:22

    Me ha dado que pensar este artículo, a lo mejor los de fuera vemos con más romanticismo ese trabajo, creo que cualquier trabajo se vuelve aburrido cuando haces siempre lo mismo, quizá tendrían que rotar más y dedicarse a hacer divulgación el tiempo que estén aquí

    Por Celia
    • 26 de julio de 2012 a las 18:36

      Hola Celia, sí estoy de acuerdo contigo. Creo que todos los científicos, en la medida de sus posibilidades y actitudes deberían dedicar un ratito para contar lo que hacen a los demás. Estoy seguro de que a ellos mismos les vendría muy bien.

  • 23 de junio de 2012 a las 9:37

    Es una pena, pero coincido con que es así. Sin embargo, nuestro país siempre ha sido un poco dejado en el tema de investigación científica en general. Nuestros investigadores llevan muchos años marchándose al extranjero en pos de un mayor apoyo económico o material, pero hay que tener en cuenta el factor emocional, el apoyo del gobierno e instituciones que no está tampoco ahí. Habría que recordar los tiempos de Amundsen y Nansen, cuando Noruega era un pequeño país recién independizado, y con mucha ilusión y pocos medios batieron a la superpotencia de la época en la Antártida, parece que es la pasión lo que mueve el mundo. Por otro lado, que triste es no poder conocer el trabajo que con tanto sudor y esfuerzo en latitudes polar han llevado a cabo nuestras expediciones. Un saludo. David C.

    Por David Crespo Ramírez
    • 26 de julio de 2012 a las 18:35

      Hola David, perdona que no te haya contestado. NO estoy acostumbrado a los blogs y… no entro a menudo. Pues sí, tienes toda la razón, es una pena no saber el esfuerzo de nuestra gente. Pero bueno, poco a poco lo lograremos. Estoy seguro, o al menos yo lo intentaré.