GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Curioseando por el INTA. Una visita espacial

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) es el organismo encargado de la investigación aeronáutica y espacial en España. Entre sus muchos proyectos, ha trabajado en el diseño del Curiosity con la NASA. Hasta ahí llegó La Línea del Horizonte

29 de diciembre de 2012

09.30 a.m. Minuto más o menos… En la cafetería Hontanares de la Avenida América, Pilar Rubio, Ana Puértolas y Javier Jayme se toman un café para hacer tiempo. Esperamos a los hermanos Cordero (Antonio y Gonzalo). O, más concretamente, a la furgoneta de los Cordero, que es quien llevará a parte de La Línea del Horizonte de excursión a un lugar secreto. Un lugar tan secreto que está gestionado por el señor Pedro Morenés y su ministerio. Un lugar tan y tan secreto al que, siguiendo la carretera de Ajalvir, se llega con facilidad desde Madrid; pero al que no se puede entrar si no se tiene un padrino que haya hablado antes con el servicio de seguridad. Gracias a Javier Cacho, que va cada día a trabajar al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, nos facilitan una tarjeta de visita para movernos por la Zona X del INTA con libertad. José Lozano acaba de llegar, y los funcionarios le invitan a depositar en una taquilla su preciada cámara de fotografiar. De otra forma, su coche no hubiera superado con éxito los controles de seguridad. Como veremos más adelante, cuestiones de secreto industrial…

10.30 a.m. Una formación de abetos nos escolta hasta un edificio enladrillado, estilo campus norteamericano. Parece que, cual soldado, se haya agazapado para esconderse en la copa de un pino de un posible enemigo. Con todo, la guerrera verde de un nogal será lo más parecido que veamos al uniforme de un capitán. Pues, pese a depender del Ministerio de Defensa, sólo hay 16 militares entre los 1.600 trabajadores –1.200 funcionarios y 400 contratados– del centro aeroespacial. Javier Cacho es de los que no le cuelgan galones del anorak: su labor en el INTA consiste en promover la cultura tecnológica y científica, y esto mismo es lo que se dispone a hacer hoy con sus compañeros de blog.

La-Línea-del-Horizonte-INTA

La Línea del Horizonte

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial se creó en 1942 –nos explica en una sala de reunión enmoquetada de arriba abajo. Cafés y tés para los invitados–, a la vez que los centros aeronáuticos del resto de Europa.” Normal: en plena Segunda Guerra Mundial, era esencial para cualquiera disponer de una avanzada industria aérea. Después, cuando viniera el frío, estos organismos ampliarían su campo de trabajo al desarrollo de juguetes para viajar al espacio. “A los niños les digo que somos como la NASA española, para que se hagan una idea… ¡Aunque con un presupuesto mil veces menor!” Según la Wikipedia, 100 millones de euros frente a los más de 13.500 que la Administración norteamericana ha dedicado a la investigación aeroespacial este año fiscal.

inta-robledo-de-chavelaPero no es de favor comparar una agencia gubernamental que ocupa 56.700 hectáreas en Cabo Cañaveral con las 500 del INTA en Torrejón de Ardoz. “Como tres veces el Retiro”, nos indica nuestro divulgador, mostrándonos una panorámica de los terrenos que el organismo público comprende. Un vergel de ingenieros, físicos y plantas en mitad de la estepa castellana, por donde, estratégicamente, están esparcidos un total de cien edificios. “Era una cuestión táctica, por si nos atacaran”. En un extremo, nos señala con el dedo un poblado abandonado donde compartían vecindario los recursos humanos. “Pero eso en los tiempos en que Madrid quedaba demasiado lejos para ir y venir…”

El sonido de un motor desvía nuestra atención hacia el aeropuerto de Torrejón. ¿Será el Ejército del Aire, en misión de combate? ¿O un taxi aéreo despegando de la que, hasta 1996, fue una de las bases norteamericanas afincadas en España? Aunque Cacho nos recuerda que, cuando los yanquis se instalaron en el páramo –Rock &Roll y Coca-Colas en sus alforjas–, el Instituto Nacional llevaba más de 10 años en la terminal militar. Sea un bombardero, un caza o un avión comercial el objeto sin identificar que acaba de pasar, es de esperar que las impenetrables coníferas, condecoradas con piñas por su valentía, nos protegerán –siempre y cuando los sospechosos aeroplanos no dispongan, cosa rara, de un sistema radar–. En cualquier caso, La Línea del Horizonte visita el INTA en son de paz.

Avión-Siva-en-EMC

INTA

Son las 11.30 a.m. –creo…– cuando entramos en el hangar.  Hace un frío polar, aunque Cacho, acostumbrado a irse de excursión a la Antártida, como jefe que fue de la base Juan Carlos, no parece notarlo. Al resto de los expedicionarios, aún está por ver que no haya que amputarnos el dedo de algún pie. En este microclima glacial es donde se diseñan los reclutas del Sistema Integral de Vigilancia Aérea (SIVA). “Son avionetas auto-tripuladas con 300km de autonomía: 150 de ida y 150 de vuelta –comenta nuestro guía ante un modelo de alas plegables y estética vintage con el que estas Navidades cualquier niño podría jugar–. Vuela solo, sin piloto: sólo tienes que marcarle los puntos GPS y llevarle con el joystick hasta la pista de despegue.”

A partir de este momento, perseguir cazabombarderos será la misión de este bisoño equipado con fibras de carbono y sensores infrarrojos. “También podría utilizarse para detectar plagas agrícolas, para controlar terremotos y para el seguimiento de incendios, por ejemplo; pero, por ahora, ¡la aviación civil no quiere ver estos aviones ni en pintura!” La verdad es que no da mucha confianza el hecho de que no tengan ruedas y utilicen un paracaídas para aterrizar… ¡Vete a saber si una se está bañando cuando el cacharro cae en un charco! “El problema es que no hay una normativa de seguridad, pero calculo que, en cuanto la tengan en Estados Unidos, aquí estará lista dentro de dos o cuatro años”. Mientras tanto, se trata de usar eufemismos para que el ciudadano esté tranquilo, llamando a un avión sin piloto “avión tripulado por control remoto”.

ariane5

Kevin. Flickr

Luego están los dirigibles blanco, como el ALBA o el DIANA, “adecuados para mejorar la operatividad de las unidades de artillería antiaérea mediante su entrenamiento en condiciones de fuego real”. ¡Miedo me da! “Antes, para entrenarse, el ejército disparaba a señuelos inflables –apunta Javier Cacho–. Éstos, por regla general, intentan no derribarlos de verdad, por lo que desvían el sistema de tiro 100 metros por detrás.”

Sin salir del almacén ( ¿A cuántos grados estamos? ¿A -10?) nos alejamos de la superficie terrestre para explorar al espacio interestelar a través de nuestra huella dactilar: acabamos de acariciar el anillo interfase del nuevo cohete Ariane. Ha aprobado con creces el control de calidad, lo que significa que, tarde o temprano, esta pieza viajará a la Guayana Francesa para romper la última capa atmosférica de la Tierra. De no haber obtenido el certificado, ahora mismo estaría haciendo compañía a un aparato desahuciado fuera del hangar que ha perdido toda oportunidad de vivir una aventura espacial.

Pasadas las 12.00 p.m., deduzco por la inclinación del sol, que brilla pero no calienta hoy. De acuerdo al programa que Javier Cacho nos pasó detallado, a esta hora, la visita debiera haber acabado, pero todavía nos faltan por visitar dos instalaciones más. Primero, nos detenemos en el Centro de ensayos de turboreactores a curiosear. Este es el sitio donde, si nuestro documentalista se hubiera colado con su cámara de fotografiar, le podrían haber acusado de espionaje industrial. “En el banco de ensayos es donde se prueban los motores de los súper grandes aviones comerciales, como el Airbus A380 –explica el científico–. El objetivo es que el motor no se detenga en pleno vuelo, y aquí se le hacen todo tipo de perrerías para asegurarse de ello.” Véase, por ejemplo, echarle agua para simular un temporal o exponerlo a temperaturas extremamente bajas –aunque para eso se lo llevan a la Antártida.

Motor-en-preparacion-centro-de-ensayos-de-turboreactores.

INTA

Me pregunto si los motores de los Boeings irlandeses pasarán por los mismos controles de seguridad a los que son sometidos los de Rolls-Royce y los de General Electric en el Instituto Nacional. Pero, si queremos correr el riesgo de volar por 8 euros al Alghero, quizá lo mejor sea no pensar en ello… Dejémonos llevar por el ‘Starman’ de David Bowie, que suena por casualidad en la radio del chófer,  hasta nuestra última parada del día: el Centro de astrobiología.

CAB-Centro-de-Astrobiología

CAB

En este edificio, donde vanguardistas científicos tienen sus reuniones en mitad del pasillo, el INTA y el CSIC se alían para buscar respuestas sobre el origen de la vida. Con este objetivo, el equipo que participa en la misión Mars Science Laboratory de la NASA diseñó la estación medioambiental REMS, con la que el marciano rover del tiempo mide la velocidad y la dirección del viento, la temperatura del aire y del suelo, la presión, la humedad y la radiación ultravioleta del planeta. “Es como nuestra sucursal en Marte”, destaca quien, el pasado 6 de agosto, siguió minuto a minuto el aterrizaje del Curiosity en el planeta rojo, compartiendo la emoción de ocho intensos años de trabajo con la agencia espacial norteamericana.

Curiosity.

NASA

Periodo durante el cual estuvieron investigando en Río Tinto y en la Antártida, por las analogías que presentan con el dios de la guerra el río onubense y el Polo Sur. Con todo, el cometido del robot se dará por cumplido cuando se le agote el generador. “No va equipado con paneles solares, sino con una pila atómica que durará dos años…” ¿Se quedarán entonces sin ocupación las batas blancas que trabajan en el Centro de control del Curiosity, una pecera empapelada con posters del astromóvil? Seguro que no, porque, entre sus planes de futuro, están los satélites Europa y Titán. Y, si no, siempre pueden echar una mano en alguno de los laboratorios vecinos, como el de Robótica y exploración planetaria, el de Extremofilia o el de Impactos de meteorito. Nos hubiera gustado ver el cañón lanzando rocas en acción, pero eso tendrá que ser en otra ocasión…

Son las 13.30 p.m. cuando, en la furgoneta de los Cordero, vemos alejarse por La Línea del Horizonte a una nueva generación de árboles. Firmes, al servicio de la sociedad, la industria aeronáutica y la economía, forman filas para custodiar a la ciencia y a las nuevas tecnologías. Siempre alerta, la joven plantación vigila quién entra y quién sale del INTA, este ignoto lugar cuyos secretos Javier Cacho nos ha desvelado. Secretos tan y tan y tan secretos, que no queríamos que los lectores de La Línea del Horizonte se quedaran sin conocerlos.

instituto nacional de tecnica aeroespacial, INTA

12345 (1 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Meritxell-Anfitrite Álvarez-Mongay

Comentarios sobre  Curioseando por el INTA. Una visita espacial

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.