GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

Histórico noticias



Delito de soberbia

De todas las razones que pueden llevar a alguien a embarcarse en un proyecto como conquistar los catorce ochomiles, ninguna es tan dañina como la soberbia, porque no es una buena idea acudir a la montaña, y mucho menos a las grandes cumbres, con ánimo de competir.

5 de julio de 2013

Si existe algo tan indigno como la crueldad, eso es la cobardía. Disfrazado de etiqueta o con traje sport, ambas concluyen con el dolor de los demás. Aunque uno puede esperar que la crueldad ya venga acompañada de su correspondiente delito de soberbia, toparse con esa mala sazón en quien no reconoce que su vida se mueve por los hilos del miedo, hace de esta combinación –cobardía y soberbia– el peor aderezo de la condición humana.

Macizo de Ecrins.

Javi Gandaki.

Casi todos los años, mientras el monzón riega el calor del suelo acumulado a lo largo de meses en las llanuras de Asia, alguien que ha regresado de las cimas donde el aire y el silencio se adelgazan hasta perderse, hace gala de necesitar vivir una vida distinta a la que está viviendo. De repente, en un alarde de una mitomanía sin romanticismo, el alpinista miente. Se recrea en una gloria que tal vez le conceda mucha energía, pero carece de cualquier poder nutritivo. Da la impresión de que necesitara aceptarse y, para ello, nada mejor que inventar quién es: un hombre con sed de triunfo, el mejor. Cabe preguntarse qué tipo de gente no sabe reconocerse, qué anhelos carga el hombre al que le interesa meter tanta ficción en su realidad. Posiblemente haya cobardía al no saber aceptarse. Y posiblemente esté bien condimentada de soberbia su narración. De ahí que se detenga a pedir un aplauso.

Son hombres que desalojan mucho más de lo que pesan. Arquímedes se hubiera muerto de risa al comprobar lo mal que se adapta su fórmula a quien pretende ocupar un trono, recibir muchos elogios, figurar en la portada de las revistas, tener más visitas que nadie a su página web. Lo mal que encaja su principio físico con estos montañeros que, a pesar de tener los músculos bien apretados, son mucho magro y poca proteína. Porque parecen desconocer que la gloria bien puede ser una condena, una sonda directa a la soledad.

bosques del macizo central.

Javi Gandaki.

No es una buena idea acudir a la montaña, y mucho menos a las grandes cumbres, con ánimo de competir, de luchar por demostrar que uno es el mejor. En la montaña, como en el mar, en los ríos, en el desierto, en el bosque o en cualquier otro paisaje, lo que de verdad merece la pena es aprender a ser mejores. La competencia no deja de ser una cosa tan sucia y arriesgada como escupir al cielo. Algo que se practica porque a uno le posee el delito de soberbia, porque uno es un cobarde, porque huye queriendo así ser otra persona. Cuando en realidad no hay triunfo ni fracaso en alcanzar las catorce grandes cumbres, dado que lo único importante en nuestra educación sentimental es lo que has aprendido. Esa es una de las guías por las que orientarse en la floresta de la amistad: hay que arrimarse a la gente que siente ganas de seguir aprendiendo.

Si alguien ha mentido al paisaje, o en el paisaje, o a los hombres con quienes comparte el paisaje, está contaminando la belleza. Porque se está identificando con el malestar, mientras pretende justificar una valía que sólo pesa en el planeta de algo tan inhumano como es la competición. Quizá sea el momento de recordarles que para saborear el bien no se precisa de ningún registro deportivo. Y mucho menos pretender que existe un censo que nos cataloga como superiores en una actividad que nos vincula a la naturaleza.

“Quien salva una vida, salva el mundo”, reza el Talmud.

Todas las cumbres, también las más colosales, están en tu montaña.

ochomiles, running montaña

12345 (9 votos. Media: 4,44 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Comentarios sobre  Delito de soberbia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 10 de julio de 2013 a las 9:44

    La competencia no es mala si se la sabe interpretar como herramienta de superación personal y grupal, si se la utiliza como acicate para mejorar, por dentro y por fuera, honradamente, y para retar los límites, personales y paisajísticos, dentro, claro, de unos límites racionales y emocionales. Pero también esto se ha distorsionado de manera enfermiza. Y no por una sola razón si no por un cúmulo de intereses creados y usos enfermizos… A pesar de lo cual, creemos que siguen siendo mayoría quienes hacen del deporte, la naturaleza y el aprendizaje las maneras de mejorar como personas y, por extensión, el mundo que compartimos.

    Por Viajes de Primera
    • 15 de julio de 2013 a las 10:44

      En buena medida, estoy de acuerdo. El problema es, efectivamente, cómo ha ido degenerando la pasión no por ser mejor, sino por ser el mejor y poder presumir de ello.

      Por Ricardo Martinez Llorca
      • 17 de julio de 2013 a las 15:19

        Cómo no íbamos a estar contigo, Ricardo. Tus opiniones son siempre lúcidas e introducen profundidad. Muchas gracias.

        Por Pilar Rubio Remiro
        • 22 de julio de 2013 a las 14:19

          Gracias, Pilar… te aseguro que en persona soy mucho más divertido…

          Por Ricardo Martinez Llorca
  • Pingback: Entre cumbre y cumbre, el mundo | La Línea del Horizonte