Azímut

20 de noviembre de 2017
“Estamos a punto de salirnos del mapa”. George Mallory.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Japón perdido

ALEX KERR

Editorial: ALPHA DECAY
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 304
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Al igual que el suizo Nicolas Bouvier, Alex Kerr conoció el Japón de los sesenta, tan extraño aún a occidente, tan sumido en la incógnita que depararía el vertiginoso auge económico de las décadas posteriores. Bouvier quedó afectado de japonismo para siempre y volvió en otras ocasiones. En el caso del norteamericano  Kerr su japonismo le dejó clavado en el país hasta hoy convirtiéndose en un experto en arte y tradición japonesa. Sigue viviendo a caballo entre Bangkok y Kioto pero en este, su primer libro, al que después le siguieron otros, dejó testimonio de las más de tres décadas vividas hasta el momento de su escritura en 1993.
Noticias en la Línea
  • Cartografías de lo desconocido

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Robert Louis Stevenson dijo en cierta ocasión que había oído hablar de unas criaturas extrañas a quienes no les interesaban los mapas, pero que no creía en su existencia. Nosotros tampoco, porque los mapas son objetos realmente fascinantes, la promesa de aquel viaje pendiente... Y en algunos casos, un tesoro de valor inestimable (y no solo para Long John Silver), como muestra una exposición en la Biblioteca Nacional de España, donde hasta el próximo 28 de enero pueden verse maravillas ...[Leer más]

  • Una arboleda, un punto de vista

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Hace unos años quise hacer un proyecto documental sobre ‘el paseo’ al más puro estilo Robert Walser. Deseaba practicar el arte de perderme con la cámara en un bosque. Aquella intención se transformó en un trabajo sobre el paisaje, también sobre la fotografía, entendidos uno y otro (la percepción del paisaje y la visión fotográfica) como alucinaciones provocadas por el cruce entre el mundo y el pensamiento. El vehículo que encontré para trasladarme de un universo al otro fue el ...[Leer más]

  • Los Archivos del Planeta

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1909, el banquero Albert Kahn visitó Japón en uno de sus tantos viajes de negocios, del que volvió con un montón de fotos. Fue entonces cuando se le ocurrió contratar con su fortuna a una legión de fotógrafos y enviarlos por todo el mundo para crear un inmenso archivo fotográfico y fílmico: 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película que registran paisajes y gentes de más de cincuenta países: Afganistán, Brasil, India, Israel, Cisjordania, China, Croacia, España, ...[Leer más]

  • El lenguaje de la belleza maya

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Los hombres andaban vestidos con camisetas de colores, cubiertos con sus mantas pintadas, con zarcillos en las orejas de oro, y patenas y otras joyas al cuello. Las mujeres, cubiertas las cabezas y pechos, y sus faldillas de la cinta abajo hasta los pies, curando siempre que dellos cosa no se les parezca..." Así describía Fray Bartolomé de las Casas a los indígenas mayas cuando se topó hace cinco siglos con ellos. Ahora habría qué ver la impresión que les causaron a la gente del Yucat...[Leer más]

  • Urbs beata Hierusalem

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los viajeros que se aventuraban por Tierra Santa en los siglos XVI y XVII no lo tenían nada fácil. En palabras de un alemán que acompañó a Ignacio de Loyola hasta Jerusalén, el peregrino debía llevar bien llenas tres bolsas: la del dinero, pues lo necesitaría a cada paso; la de la fe, para no dudar de nada que le contaran; y la de la paciencia, para sufrir todo tipo de ofensas. Una exposición en la Biblioteca Nacional de España muestra la magnífica colección de libros de ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




Días de ocio en la Patagonia

A lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar William Henry Hudson, el naturalista, memorialista y novelista nacido en Argentina que fascinó con sus escritos a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia, entre muchos otros.

16 de marzo de 2017

Diciembre de 1870, a unas treinta millas de la desembocadura del río Negro, en el umbral de la Patagonia argentina. Un desvencijado barco a vapor encallado en la arena, un capitán de ochenta años y casi agonizante, una tripulación queriendo amotinarse controlada a punta de pistola por un ingeniero inglés. Desolación, pánico, desconcierto.

Uno de aquellos desventurados pasajeros es Wiliam Henry Hudson, hijo de colonos norteamericanos, nacido en una estancia de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Viaja a la Patagonia con la misión de estudiar las aves patagónicas  y escribir artículos para varias revistas británicas especializadas en el tema.

Impaciente e incrédulo ante la imposibilidad de un rápido auxilio, decide, con otros tres jóvenes, desembarcar y continuar a pie. Serán dos días de dura marcha, con sol, sed y un hambre feroz, apenas mitigada con alguna caza ocasional. Finalmente, consiguen llegar a las orillas del río Negro y, durante unos días, en un pequeño pueblo, el joven Hudson sueña con el momento de reemprender su misión.

Días de ocio en la Patagonia. William Henry HudsonPero el azar volverá a jugarle una mala pasada: un fortuito accidente, lejos de cualquier asistencia médica, pondrá a prueba otra vez su resistencia física y su empecinamiento vital. Victorioso de ambos desafíos, pero con problemas de movilidad, ha de modificar su plan inicial. Sus desplazamientos habrán de limitarse, el caballo será su mejor compañero y las exploraciones reducirán su radio de acción.

Quien sin rubor alguno nos confiesa que “sueña pájaros” tiene entonces todo el tiempo del mundo para agudizar la observación de las aves con una entrega, con una pasión, que lo lleva en ocasiones a mimetizarse, a camuflarse entre los arbustos, con tal de que los pájaros olviden su presencia y se le ofrezcan así con todos sus encantos.

Hombre observador y curioso, se encanta y se interroga constantemente ante esa naturaleza que lo atrapa y lo ensimisma en una continua reflexión sobre tal profunda interrelación. Así, reconoce que “la monotonía de las llanuras, la reducida paleta de colores del paisaje, el color gris siempre presente y la ausencia de animales y objetos que distraigan la mirada, dejan la mente libre y abierta para recibir una impresión de la tonalidad de la naturaleza. Uno contempla el paisaje como contempla el mar…”

Pero Hudson observa sin descanso también el paisaje humano de esas tierras. Gran conversador, rememora  interminables veladas, ora con colonos, ora con gauchos, y a través de esos recuerdos nos llega la épica patagónica, desde los primeros tiempos de la colonización, a través de historias y leyendas apasionantes.

Por doquier, como una sombra en continuo acecho, pero cuyo próximo dramático exterminio se presiente, están los indios. Hudson no escapa a la visión colonial sobre los que actualmente reciben, con justicia, el nombre de “pueblos originarios”. Pero, aunque considera que el “contacto con una raza superior los ha rebajado terminando por reducirlos casi hasta la extinción”, observa maravillado cómo esos indígenas consiguieron un estado mental armónico, articulado a esa naturaleza tan hostil y que, cree, es lo que les permitió sobrevivir. Y será esta fascinación la que le guiará a reiterados paseos por los cementerios indígenas, no  con el afán del antropólogo o del coleccionista, sino  con la ilusión de poder aproximarse, a través de los restos hallados, a la percepción de la Patagonia que ellos habrían tenido.

Decididamente, a lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar Hudson, quien, al descubrir que había pasado dos meses sin leer un periódico, escribe: “La pasión por la política, la imperecedera exigencia de novedades, no es otra cosa que un febril sentimiento artificial, una compañía imprescindible en las condiciones de nuestra vida, tal vez, pero de la que nos recuperamos cuando nos damos cuenta  de que no es indispensable, al igual que le sucede al borracho cuando se aparta de la tentación, renueva la salud y descubre con sorpresa que puede vivir sin la ayuda de estimulantes”.

Poco después de esta experiencia en el valle del Río Negro, Hudson marchará a Inglaterra y no volverá nunca a la tierra donde nació. Escribe este libro desde el recuerdo y enriquece sus evocaciones  con versos de Shakespeare, de Longfellow, de Tennyson; y  en sus  reflexiones científicas dialoga con las teorías de  otros naturalistas como Henry Bates o Alfred Russel Wallace.

Un verdadero placer la lectura de esta mimada edición de Días de ocio en la Patagonia que brinda, además, a los apasionados por la ornitología, no solo deliciosas descripciones de las aves de la zona, sino también los dibujos de algunas de ellas realizados por naturalistas contemporáneos de Hudson. Y que se inicia con el  documentadísimo prólogo de Pila Rubio Remiro, que contextualiza y perfila la figura de este naturalista, memorialista y novelista que fascinó, entre muchos otros, a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia.

dias de ocio en la patagonia, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, william henry hudson

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Teresa Mirri

Libros relacionados con  Días de ocio en la Patagonia

Comentarios sobre  Días de ocio en la Patagonia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.