Azímut

29 de mayo de 2017
“Venecia quizá se aferra más a uno por no tener polvo que por cualquier otro ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Hijos del Nilo

XAVIER ALDEKOA

Editorial: PENINSULA
Lugar: BARCELONA
Año: 0
Páginas: 312
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
El Nilo siempre ha tenido quien le escriba y ha dado relatos magníficos. Los dos nilos, blanco y azul  de Alan Moorehead y las páginas que le ha dedicado Javier Reverte son algunos clásicos, pero el periodista Xavier Aldecoa vuelve  a recorrer sus orillas con otro  propósito: el del cronista a la búsqueda de pequeñas historias que nos  desvelen a  nosotros, los lectores, las circunstancias actuales  de los pueblos asentados en sus orillas. Como nos dice el autor "el Nilo sigue siendo cuna del mestizaje de las grandes culturas africanas y mediterráneas de ayer y hoy", y por ello todos somos hijos de sus aguas, todos  compartimos la lucha contra sus dictaduras, contra la desigualdad y los mismos anhelos de libertad y progreso.
Noticias en la Línea
  • Los tesoros de la Hispanic Society

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Hispanic Society of America posee la mayor colección estadounidense de cartas náuticas y atlas manuscritos mediterráneos del XVI y XVII, y la cuarta colección del mundo. Obras de arte como el grandioso Mapamundi de Giovanni Vespucciun, un plano indígena de Tequaltiche o un Manual de instrucciones náuticas y astronómicas para uso de la Universidad de Mareantes que pueden verse ―entre otras muchísimas joyas― en el Museo del Prado hasta el próximo 10 de septiembre. Piezas únicas ...[Leer más]

  • Las maletas de Walter Benjamin

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "Salir de casa como un llegar de lejos; descubrir ese mundo en que se vive..." Walter Benjamin abandona París en mayo de 1940. Ya tiene el visado para entrar a Estados Unidos, pero la única manera de salir de Francia es de forma clandestina a través de las montañas. Así es como el escritor llega a Portbou, cruzando los Pirineos con una maleta donde, se cree, llevaba sus Tesis de la Filosofía de la Historia. En ellas se han inspirado los artistas que han participado en este proyecto ...[Leer más]

  • Watkins, el paisaje de Estados Unidos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición fotográficaDicen que Abraham Lincoln firmó una ley para proteger Yosemite después de ver las fotografías que tomó Carleton Watkins. Unas fotografías que también fascinaron a su amigo Joaquín Sorolla —"Amigo buenísimo mío. Hoy llegaron a mi poder las hermosas fotografías de California, un acicate enérgico. ¡Hay que pintar América!"— y que también nos han fascinado a nosotros. Pueden verse en la Casa América de Madrid hasta el 20 de julio.

  • Los caminos de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    África existía mucho antes de que los occidentales la descubrieran y colonizaran. Una obviedad que a veces conviene recordar con exposiciones como la que puede verse hasta el 12 de noviembre en el Museo Quai  Branly de París.  Esculturas, piezas de orfebrería y marfil, pinturas rupestres como las de Oued Djerat... atestiguan que el comercio panafricano y extrafricano comenzó hace milenios, a través de rutas fluviales, terrestres y marítimas. Ahí están, como ejemplo, las porcelanas ...[Leer más]

  • Mujeres del Congo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La violencia sexual contra las mujeres es en la República Democrática del Congo un arma de guerra. Así lo denuncian las fotógrafas Isabel Muñoz y Concha Casajús en una exposición que puede verse hasta el 18 de junio en el Museo Nacional de Antropología. Cada retrato cuenta una historia en su mirada: la de Charlotte Luttala, madre adoptiva de once niños abandonados; la de Eugenie Bitondo, viuda víctima de una violación colectiva; o la de Mayuma Byantabo: sus hijos murieron ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Días de ocio en la Patagonia

A lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar William Henry Hudson, el naturalista, memorialista y novelista nacido en Argentina que fascinó con sus escritos a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia, entre muchos otros.

16 de marzo de 2017

Diciembre de 1870, a unas treinta millas de la desembocadura del río Negro, en el umbral de la Patagonia argentina. Un desvencijado barco a vapor encallado en la arena, un capitán de ochenta años y casi agonizante, una tripulación queriendo amotinarse controlada a punta de pistola por un ingeniero inglés. Desolación, pánico, desconcierto.

Uno de aquellos desventurados pasajeros es Wiliam Henry Hudson, hijo de colonos norteamericanos, nacido en una estancia de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Viaja a la Patagonia con la misión de estudiar las aves patagónicas  y escribir artículos para varias revistas británicas especializadas en el tema.

Impaciente e incrédulo ante la imposibilidad de un rápido auxilio, decide, con otros tres jóvenes, desembarcar y continuar a pie. Serán dos días de dura marcha, con sol, sed y un hambre feroz, apenas mitigada con alguna caza ocasional. Finalmente, consiguen llegar a las orillas del río Negro y, durante unos días, en un pequeño pueblo, el joven Hudson sueña con el momento de reemprender su misión.

Días de ocio en la Patagonia. William Henry HudsonPero el azar volverá a jugarle una mala pasada: un fortuito accidente, lejos de cualquier asistencia médica, pondrá a prueba otra vez su resistencia física y su empecinamiento vital. Victorioso de ambos desafíos, pero con problemas de movilidad, ha de modificar su plan inicial. Sus desplazamientos habrán de limitarse, el caballo será su mejor compañero y las exploraciones reducirán su radio de acción.

Quien sin rubor alguno nos confiesa que “sueña pájaros” tiene entonces todo el tiempo del mundo para agudizar la observación de las aves con una entrega, con una pasión, que lo lleva en ocasiones a mimetizarse, a camuflarse entre los arbustos, con tal de que los pájaros olviden su presencia y se le ofrezcan así con todos sus encantos.

Hombre observador y curioso, se encanta y se interroga constantemente ante esa naturaleza que lo atrapa y lo ensimisma en una continua reflexión sobre tal profunda interrelación. Así, reconoce que “la monotonía de las llanuras, la reducida paleta de colores del paisaje, el color gris siempre presente y la ausencia de animales y objetos que distraigan la mirada, dejan la mente libre y abierta para recibir una impresión de la tonalidad de la naturaleza. Uno contempla el paisaje como contempla el mar…”

Pero Hudson observa sin descanso también el paisaje humano de esas tierras. Gran conversador, rememora  interminables veladas, ora con colonos, ora con gauchos, y a través de esos recuerdos nos llega la épica patagónica, desde los primeros tiempos de la colonización, a través de historias y leyendas apasionantes.

Por doquier, como una sombra en continuo acecho, pero cuyo próximo dramático exterminio se presiente, están los indios. Hudson no escapa a la visión colonial sobre los que actualmente reciben, con justicia, el nombre de “pueblos originarios”. Pero, aunque considera que el “contacto con una raza superior los ha rebajado terminando por reducirlos casi hasta la extinción”, observa maravillado cómo esos indígenas consiguieron un estado mental armónico, articulado a esa naturaleza tan hostil y que, cree, es lo que les permitió sobrevivir. Y será esta fascinación la que le guiará a reiterados paseos por los cementerios indígenas, no  con el afán del antropólogo o del coleccionista, sino  con la ilusión de poder aproximarse, a través de los restos hallados, a la percepción de la Patagonia que ellos habrían tenido.

Decididamente, a lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar Hudson, quien, al descubrir que había pasado dos meses sin leer un periódico, escribe: “La pasión por la política, la imperecedera exigencia de novedades, no es otra cosa que un febril sentimiento artificial, una compañía imprescindible en las condiciones de nuestra vida, tal vez, pero de la que nos recuperamos cuando nos damos cuenta  de que no es indispensable, al igual que le sucede al borracho cuando se aparta de la tentación, renueva la salud y descubre con sorpresa que puede vivir sin la ayuda de estimulantes”.

Poco después de esta experiencia en el valle del Río Negro, Hudson marchará a Inglaterra y no volverá nunca a la tierra donde nació. Escribe este libro desde el recuerdo y enriquece sus evocaciones  con versos de Shakespeare, de Longfellow, de Tennyson; y  en sus  reflexiones científicas dialoga con las teorías de  otros naturalistas como Henry Bates o Alfred Russel Wallace.

Un verdadero placer la lectura de esta mimada edición de Días de ocio en la Patagonia que brinda, además, a los apasionados por la ornitología, no solo deliciosas descripciones de las aves de la zona, sino también los dibujos de algunas de ellas realizados por naturalistas contemporáneos de Hudson. Y que se inicia con el  documentadísimo prólogo de Pila Rubio Remiro, que contextualiza y perfila la figura de este naturalista, memorialista y novelista que fascinó, entre muchos otros, a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia.

dias de ocio en la patagonia, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, william henry hudson

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Teresa Mirri

Libros relacionados con  Días de ocio en la Patagonia

Comentarios sobre  Días de ocio en la Patagonia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.