Azímut

23 de septiembre de 2017
“¿No es la geografía acaso el paisaje?”, Jules Verne.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Diccionario de Nueva York

ALFONSO ARMADA

Editorial: PENINSULA
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 408
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
No hay como pasar una temporada larga en una ciudad para empezar a cavar en su subsuelo olvidando que no podemos ser transeúntes, sino parte de ella misma. Si además posees una mirada afinada y curiosa y tienes la dicha de que te interesa casi todo acabas por poner orden en lo imprescindible. Por eso este diccionario, porque Alfonso Armada es de los que poseen una  mirada panorámica sobre la realidad de los lugares en su vínculo con la creación y así podemos imaginar esta relación de temas, personajes y lugares como una cartografía siempre renovada de la ciudad más cosmopolita del mundo.
Noticias en la Línea
  • Literatura de viajes: escritoras viajeras

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Club de Lectura 'Una habitación propia', promovido por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Avilés, dedica su próximo ciclo a la literatura de viajes, con obras de las escritoras Martha Gellhorn (11 de septiembre), Vita Sackville-West (9 de octubre), Brigitte Reimann (13 de noviembre) y Ella Maillart (11 de diciembre), de quien se leerá El camino cruel. Las tertulias se desarrollarán a las 17.30 horas en el centro de Documentación de Mujeres, ubicado en la calle Fernando ...[Leer más]

  • Emilia. Mujeres que se atreven

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Doña Emilia Pardo Bazán era una mujer fuerte, inteligente y extraordinariamente divertida, además de una viajera impar que dejó testimonio de sus experiencias nómadas en varios libros —Mi romería (Recuerdos de viaje) (1888), Al pie de la torre Eiffel (1889), Por Francia y por Alemania (1889), Por la España pintoresca (1896), Cuarenta días en la Exposición (1900), Por la Europa católica (1902)...—. La escritora que  trató de ingresar sin éxito en la Real Academia de la ...[Leer más]

  • Universo Fang

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque es la fuente de recursos principal de los fang. De él extraen alimentos, madera, materias primas para la cestería y la ropa, remedios naturales para curar enfermedades, amuletos... En el bosque también nacen las leyendas que configuran la tradición oral de los fang. Y en el bosque encontraba la inspiración el escultor ecuatoguineano Fernando Nguema, a quien el Museo Nacional de Antropología le dedica hasta el 15 de octubre una exposición. “…Para buscar las maderas hay que ...[Leer más]

  • Montañas, entre el cielo y la tierra

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Desde tiempos remotos, la montaña ha supuesto un reto físico para los seres humanos, pero también un terreno para la comprensión, pues flora, fauna, geología, geografía, climatología y otras ramas del saber tienen su expresión en estos reductos de la naturaleza, que fueron habitados por monstruos y dioses hasta que el alpinismo las conquistó. El Museo burgalés de la Evolución Humana explora todas las caras de estas eminencias topográficas con una exposición formada por más de ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

Histórico noticias

Novedades en libros de viaje




Días de ocio en la Patagonia

A lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar William Henry Hudson, el naturalista, memorialista y novelista nacido en Argentina que fascinó con sus escritos a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia, entre muchos otros.

16 de marzo de 2017

Diciembre de 1870, a unas treinta millas de la desembocadura del río Negro, en el umbral de la Patagonia argentina. Un desvencijado barco a vapor encallado en la arena, un capitán de ochenta años y casi agonizante, una tripulación queriendo amotinarse controlada a punta de pistola por un ingeniero inglés. Desolación, pánico, desconcierto.

Uno de aquellos desventurados pasajeros es Wiliam Henry Hudson, hijo de colonos norteamericanos, nacido en una estancia de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Viaja a la Patagonia con la misión de estudiar las aves patagónicas  y escribir artículos para varias revistas británicas especializadas en el tema.

Impaciente e incrédulo ante la imposibilidad de un rápido auxilio, decide, con otros tres jóvenes, desembarcar y continuar a pie. Serán dos días de dura marcha, con sol, sed y un hambre feroz, apenas mitigada con alguna caza ocasional. Finalmente, consiguen llegar a las orillas del río Negro y, durante unos días, en un pequeño pueblo, el joven Hudson sueña con el momento de reemprender su misión.

Días de ocio en la Patagonia. William Henry HudsonPero el azar volverá a jugarle una mala pasada: un fortuito accidente, lejos de cualquier asistencia médica, pondrá a prueba otra vez su resistencia física y su empecinamiento vital. Victorioso de ambos desafíos, pero con problemas de movilidad, ha de modificar su plan inicial. Sus desplazamientos habrán de limitarse, el caballo será su mejor compañero y las exploraciones reducirán su radio de acción.

Quien sin rubor alguno nos confiesa que “sueña pájaros” tiene entonces todo el tiempo del mundo para agudizar la observación de las aves con una entrega, con una pasión, que lo lleva en ocasiones a mimetizarse, a camuflarse entre los arbustos, con tal de que los pájaros olviden su presencia y se le ofrezcan así con todos sus encantos.

Hombre observador y curioso, se encanta y se interroga constantemente ante esa naturaleza que lo atrapa y lo ensimisma en una continua reflexión sobre tal profunda interrelación. Así, reconoce que “la monotonía de las llanuras, la reducida paleta de colores del paisaje, el color gris siempre presente y la ausencia de animales y objetos que distraigan la mirada, dejan la mente libre y abierta para recibir una impresión de la tonalidad de la naturaleza. Uno contempla el paisaje como contempla el mar…”

Pero Hudson observa sin descanso también el paisaje humano de esas tierras. Gran conversador, rememora  interminables veladas, ora con colonos, ora con gauchos, y a través de esos recuerdos nos llega la épica patagónica, desde los primeros tiempos de la colonización, a través de historias y leyendas apasionantes.

Por doquier, como una sombra en continuo acecho, pero cuyo próximo dramático exterminio se presiente, están los indios. Hudson no escapa a la visión colonial sobre los que actualmente reciben, con justicia, el nombre de “pueblos originarios”. Pero, aunque considera que el “contacto con una raza superior los ha rebajado terminando por reducirlos casi hasta la extinción”, observa maravillado cómo esos indígenas consiguieron un estado mental armónico, articulado a esa naturaleza tan hostil y que, cree, es lo que les permitió sobrevivir. Y será esta fascinación la que le guiará a reiterados paseos por los cementerios indígenas, no  con el afán del antropólogo o del coleccionista, sino  con la ilusión de poder aproximarse, a través de los restos hallados, a la percepción de la Patagonia que ellos habrían tenido.

Decididamente, a lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar Hudson, quien, al descubrir que había pasado dos meses sin leer un periódico, escribe: “La pasión por la política, la imperecedera exigencia de novedades, no es otra cosa que un febril sentimiento artificial, una compañía imprescindible en las condiciones de nuestra vida, tal vez, pero de la que nos recuperamos cuando nos damos cuenta  de que no es indispensable, al igual que le sucede al borracho cuando se aparta de la tentación, renueva la salud y descubre con sorpresa que puede vivir sin la ayuda de estimulantes”.

Poco después de esta experiencia en el valle del Río Negro, Hudson marchará a Inglaterra y no volverá nunca a la tierra donde nació. Escribe este libro desde el recuerdo y enriquece sus evocaciones  con versos de Shakespeare, de Longfellow, de Tennyson; y  en sus  reflexiones científicas dialoga con las teorías de  otros naturalistas como Henry Bates o Alfred Russel Wallace.

Un verdadero placer la lectura de esta mimada edición de Días de ocio en la Patagonia que brinda, además, a los apasionados por la ornitología, no solo deliciosas descripciones de las aves de la zona, sino también los dibujos de algunas de ellas realizados por naturalistas contemporáneos de Hudson. Y que se inicia con el  documentadísimo prólogo de Pila Rubio Remiro, que contextualiza y perfila la figura de este naturalista, memorialista y novelista que fascinó, entre muchos otros, a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia.

dias de ocio en la patagonia, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, william henry hudson

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Teresa Mirri

Libros relacionados con  Días de ocio en la Patagonia

Comentarios sobre  Días de ocio en la Patagonia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.