Azímut

26 de julio de 2017
“Me encantan los sitios desolados donde todo es posible”, Nicolas Bouvier.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Chema Madoz.Con la misma mirada reposada con la que Chema Madoz retrata el fuego, el aire, las plantas... hay que ir a ver su última exposición fotográfica: unas cuarenta imágenes que nacen de la contemplación y que se exhiben durante el verano en la Escuela de Arte José María Cruz Novillo (Cuenca).

  • Atracción por Japón

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando Madama Butterfly se estrenó en 1904, todo lo relacionado con Japón causaba furor en Europa. Se puso de moda coleccionar estampas, y artistas como Van Gogh, Manet, Toulouse-Lautrec... empezaron a imitar el estilo y los temas ukiyo-e; los más fascinados incluso se mudaron al país nipón (es el caso de Georges Ferdinand Bigot). La fiebre también llegó a la capital de España, como muestra una exposición que puede verse en el Museo Thyssen Bornemisza con acceso gratuito hasta el 27 ...[Leer más]

  • Filipinas en el Parque del Retiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El Palacio de Cristal se construyó expresamente para albergar la Exposición de las Islas Filipinas, que se montó en 1897 en el madrileño Parque del Retiro. Se trataba de una exhibición al estilo colonialista de la época, para que el gobierno mostrara músculo en el dominio del archipiélago (que perdió dos años después, por cierto). Se trajeron más de cuatro mil objetos que hoy se conservan en el Museo Nacional de Antropología, junto a fotografías y documentos que la institución ha...[Leer más]

  • El enigma de las ciudades perdidas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cuando no había nada más que silencio y vacío, los dioses, ocultos en el océano profundo, se reunieron un día y llenaron la tierra de montañas, valles, ríos y lagos. Pronunciando su nombre, crearon a los animales que son los guardianes de bosques y montañas. Y tras los animales, los dioses crearon a los primeros seres humanos a partir del maíz... El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) narra la historia de los mayas en una exposición con piezas provenientes de importantes ...[Leer más]

  • Bibliotecas insólitas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición. ArteNo existe una biblioteca total susceptible de abarcar toda la memoria de la humanidad. Pero hay bibliotecas míticas como la de Alejandría, particulares y subjetivas como la de Michel de Montaigne, utópicas como la de Étienne-Louis Boullée, infinitas como la de Borges, vaporosas como las de la nube... Y bibliotecas insólitas como las que una decena de artistas exponen hasta el 10 de septiembre en La Casa Encendida de Madrid.

Histórico noticias

Libros de viaje




Días de ocio en la Patagonia

A lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar William Henry Hudson, el naturalista, memorialista y novelista nacido en Argentina que fascinó con sus escritos a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia, entre muchos otros.

16 de marzo de 2017

Diciembre de 1870, a unas treinta millas de la desembocadura del río Negro, en el umbral de la Patagonia argentina. Un desvencijado barco a vapor encallado en la arena, un capitán de ochenta años y casi agonizante, una tripulación queriendo amotinarse controlada a punta de pistola por un ingeniero inglés. Desolación, pánico, desconcierto.

Uno de aquellos desventurados pasajeros es Wiliam Henry Hudson, hijo de colonos norteamericanos, nacido en una estancia de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Viaja a la Patagonia con la misión de estudiar las aves patagónicas  y escribir artículos para varias revistas británicas especializadas en el tema.

Impaciente e incrédulo ante la imposibilidad de un rápido auxilio, decide, con otros tres jóvenes, desembarcar y continuar a pie. Serán dos días de dura marcha, con sol, sed y un hambre feroz, apenas mitigada con alguna caza ocasional. Finalmente, consiguen llegar a las orillas del río Negro y, durante unos días, en un pequeño pueblo, el joven Hudson sueña con el momento de reemprender su misión.

Días de ocio en la Patagonia. William Henry HudsonPero el azar volverá a jugarle una mala pasada: un fortuito accidente, lejos de cualquier asistencia médica, pondrá a prueba otra vez su resistencia física y su empecinamiento vital. Victorioso de ambos desafíos, pero con problemas de movilidad, ha de modificar su plan inicial. Sus desplazamientos habrán de limitarse, el caballo será su mejor compañero y las exploraciones reducirán su radio de acción.

Quien sin rubor alguno nos confiesa que “sueña pájaros” tiene entonces todo el tiempo del mundo para agudizar la observación de las aves con una entrega, con una pasión, que lo lleva en ocasiones a mimetizarse, a camuflarse entre los arbustos, con tal de que los pájaros olviden su presencia y se le ofrezcan así con todos sus encantos.

Hombre observador y curioso, se encanta y se interroga constantemente ante esa naturaleza que lo atrapa y lo ensimisma en una continua reflexión sobre tal profunda interrelación. Así, reconoce que “la monotonía de las llanuras, la reducida paleta de colores del paisaje, el color gris siempre presente y la ausencia de animales y objetos que distraigan la mirada, dejan la mente libre y abierta para recibir una impresión de la tonalidad de la naturaleza. Uno contempla el paisaje como contempla el mar…”

Pero Hudson observa sin descanso también el paisaje humano de esas tierras. Gran conversador, rememora  interminables veladas, ora con colonos, ora con gauchos, y a través de esos recuerdos nos llega la épica patagónica, desde los primeros tiempos de la colonización, a través de historias y leyendas apasionantes.

Por doquier, como una sombra en continuo acecho, pero cuyo próximo dramático exterminio se presiente, están los indios. Hudson no escapa a la visión colonial sobre los que actualmente reciben, con justicia, el nombre de “pueblos originarios”. Pero, aunque considera que el “contacto con una raza superior los ha rebajado terminando por reducirlos casi hasta la extinción”, observa maravillado cómo esos indígenas consiguieron un estado mental armónico, articulado a esa naturaleza tan hostil y que, cree, es lo que les permitió sobrevivir. Y será esta fascinación la que le guiará a reiterados paseos por los cementerios indígenas, no  con el afán del antropólogo o del coleccionista, sino  con la ilusión de poder aproximarse, a través de los restos hallados, a la percepción de la Patagonia que ellos habrían tenido.

Decididamente, a lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar Hudson, quien, al descubrir que había pasado dos meses sin leer un periódico, escribe: “La pasión por la política, la imperecedera exigencia de novedades, no es otra cosa que un febril sentimiento artificial, una compañía imprescindible en las condiciones de nuestra vida, tal vez, pero de la que nos recuperamos cuando nos damos cuenta  de que no es indispensable, al igual que le sucede al borracho cuando se aparta de la tentación, renueva la salud y descubre con sorpresa que puede vivir sin la ayuda de estimulantes”.

Poco después de esta experiencia en el valle del Río Negro, Hudson marchará a Inglaterra y no volverá nunca a la tierra donde nació. Escribe este libro desde el recuerdo y enriquece sus evocaciones  con versos de Shakespeare, de Longfellow, de Tennyson; y  en sus  reflexiones científicas dialoga con las teorías de  otros naturalistas como Henry Bates o Alfred Russel Wallace.

Un verdadero placer la lectura de esta mimada edición de Días de ocio en la Patagonia que brinda, además, a los apasionados por la ornitología, no solo deliciosas descripciones de las aves de la zona, sino también los dibujos de algunas de ellas realizados por naturalistas contemporáneos de Hudson. Y que se inicia con el  documentadísimo prólogo de Pila Rubio Remiro, que contextualiza y perfila la figura de este naturalista, memorialista y novelista que fascinó, entre muchos otros, a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia.

dias de ocio en la patagonia, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, william henry hudson

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Teresa Mirri

Libros relacionados con  Días de ocio en la Patagonia

Comentarios sobre  Días de ocio en la Patagonia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.