Azímut

26 de mayo de 2018
“Para surcar mejores aguas despliega ahora las velas la navecilla de mi ingenio, que deja ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

  • Ex Oriente

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las bibliotecas públicas y privadas de Aragón guardan entre sus fondos un importante volumen de libros de viajeros, cartógrafos y geógrafos, comerciantes y embajadores, misioneros y eruditos que, publicados entre los XVI y XVIII, dieron a conocer la singularidad de las culturas chinas y japonesas en la Europa de la Edad Moderna. Una exposición en la Universidad de Zaragoza muestra este patrimonio bibliográfico excepcional, con un centenar de textos, mapas, grabados, porcelanas... Hasta el ...[Leer más]

  • Yo soy somalí

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La poesía fue durante mucho tiempo el medio de expresión preferido por los artistas somalíes; de allí que su país se conozca como la "tierra de los bardos"... Tal preferencia vino determinada por la tradición islámica que condena las imágenes y abraza el poder de la palabra hablada. Pero siempre hay quien se mueve a contracorriente: una exposición en el Minneapolis Institute of Art destaca el trabajo de Hassan Nor y Aziz Osman, dos pintores que emigraron a Estados Unidos en la década ...[Leer más]

  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




Días de ocio en la Patagonia

A lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar William Henry Hudson, el naturalista, memorialista y novelista nacido en Argentina que fascinó con sus escritos a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia, entre muchos otros.

16 de marzo de 2017

Diciembre de 1870, a unas treinta millas de la desembocadura del río Negro, en el umbral de la Patagonia argentina. Un desvencijado barco a vapor encallado en la arena, un capitán de ochenta años y casi agonizante, una tripulación queriendo amotinarse controlada a punta de pistola por un ingeniero inglés. Desolación, pánico, desconcierto.

Uno de aquellos desventurados pasajeros es Wiliam Henry Hudson, hijo de colonos norteamericanos, nacido en una estancia de Quilmes, provincia de Buenos Aires. Viaja a la Patagonia con la misión de estudiar las aves patagónicas  y escribir artículos para varias revistas británicas especializadas en el tema.

Impaciente e incrédulo ante la imposibilidad de un rápido auxilio, decide, con otros tres jóvenes, desembarcar y continuar a pie. Serán dos días de dura marcha, con sol, sed y un hambre feroz, apenas mitigada con alguna caza ocasional. Finalmente, consiguen llegar a las orillas del río Negro y, durante unos días, en un pequeño pueblo, el joven Hudson sueña con el momento de reemprender su misión.

Días de ocio en la Patagonia. William Henry HudsonPero el azar volverá a jugarle una mala pasada: un fortuito accidente, lejos de cualquier asistencia médica, pondrá a prueba otra vez su resistencia física y su empecinamiento vital. Victorioso de ambos desafíos, pero con problemas de movilidad, ha de modificar su plan inicial. Sus desplazamientos habrán de limitarse, el caballo será su mejor compañero y las exploraciones reducirán su radio de acción.

Quien sin rubor alguno nos confiesa que “sueña pájaros” tiene entonces todo el tiempo del mundo para agudizar la observación de las aves con una entrega, con una pasión, que lo lleva en ocasiones a mimetizarse, a camuflarse entre los arbustos, con tal de que los pájaros olviden su presencia y se le ofrezcan así con todos sus encantos.

Hombre observador y curioso, se encanta y se interroga constantemente ante esa naturaleza que lo atrapa y lo ensimisma en una continua reflexión sobre tal profunda interrelación. Así, reconoce que “la monotonía de las llanuras, la reducida paleta de colores del paisaje, el color gris siempre presente y la ausencia de animales y objetos que distraigan la mirada, dejan la mente libre y abierta para recibir una impresión de la tonalidad de la naturaleza. Uno contempla el paisaje como contempla el mar…”

Pero Hudson observa sin descanso también el paisaje humano de esas tierras. Gran conversador, rememora  interminables veladas, ora con colonos, ora con gauchos, y a través de esos recuerdos nos llega la épica patagónica, desde los primeros tiempos de la colonización, a través de historias y leyendas apasionantes.

Por doquier, como una sombra en continuo acecho, pero cuyo próximo dramático exterminio se presiente, están los indios. Hudson no escapa a la visión colonial sobre los que actualmente reciben, con justicia, el nombre de “pueblos originarios”. Pero, aunque considera que el “contacto con una raza superior los ha rebajado terminando por reducirlos casi hasta la extinción”, observa maravillado cómo esos indígenas consiguieron un estado mental armónico, articulado a esa naturaleza tan hostil y que, cree, es lo que les permitió sobrevivir. Y será esta fascinación la que le guiará a reiterados paseos por los cementerios indígenas, no  con el afán del antropólogo o del coleccionista, sino  con la ilusión de poder aproximarse, a través de los restos hallados, a la percepción de la Patagonia que ellos habrían tenido.

Decididamente, a lo largo de estas páginas, envidiaremos la calidad del ocio que se permitió disfrutar Hudson, quien, al descubrir que había pasado dos meses sin leer un periódico, escribe: “La pasión por la política, la imperecedera exigencia de novedades, no es otra cosa que un febril sentimiento artificial, una compañía imprescindible en las condiciones de nuestra vida, tal vez, pero de la que nos recuperamos cuando nos damos cuenta  de que no es indispensable, al igual que le sucede al borracho cuando se aparta de la tentación, renueva la salud y descubre con sorpresa que puede vivir sin la ayuda de estimulantes”.

Poco después de esta experiencia en el valle del Río Negro, Hudson marchará a Inglaterra y no volverá nunca a la tierra donde nació. Escribe este libro desde el recuerdo y enriquece sus evocaciones  con versos de Shakespeare, de Longfellow, de Tennyson; y  en sus  reflexiones científicas dialoga con las teorías de  otros naturalistas como Henry Bates o Alfred Russel Wallace.

Un verdadero placer la lectura de esta mimada edición de Días de ocio en la Patagonia que brinda, además, a los apasionados por la ornitología, no solo deliciosas descripciones de las aves de la zona, sino también los dibujos de algunas de ellas realizados por naturalistas contemporáneos de Hudson. Y que se inicia con el  documentadísimo prólogo de Pila Rubio Remiro, que contextualiza y perfila la figura de este naturalista, memorialista y novelista que fascinó, entre muchos otros, a Jorge Luis Borges, a Joseph Conrad y a Ricardo Piglia.

dias de ocio en la patagonia, libros de viaje, literatura de viaje, naturaleza, william henry hudson

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Teresa Mirri

Libros relacionados con  Días de ocio en la Patagonia

Comentarios sobre  Días de ocio en la Patagonia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.