GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



Dibujando el río sagrado

Intentar hacer un cuaderno de campo del Nilo egipcio es un acto de osadía imperdonable, un intento condenado al fracaso después de que grandes dibujantes del siglo XIX como David Roberts o Frederick Catherwood dejaran sus impresionantes obras de arte para la posteridad.

13 de enero de 2016

Descendíamos por el río de la Vida. Las aguas lentas, de movimientos eternos, nos dejaban disfrutar de un paisaje que había imaginado exactamente así toda mi vida. Tenía la suerte de viajar con compañeros de colegio en mi primer viaje a Egipto y el Nilo, el majestuoso Nilo egipcio me había esperado cincuenta años hasta que, por fin, me deslizaba sobre sus aguas.

La espera había merecido la pena. En la cubierta superior del Steam Ship Sudan, el último vapor que navega el Nilo egipcio, la paz era absoluta. Los lamentables conflictos sufridos en el país habían alejado a los turistas y el milagro se había producido. Visitábamos las ruinas de los templos con poca gente y en el río, en el inolvidable río, sólo las falucas y alguna pequeña lancha a motor se cruzaban en nuestra navegación. Allí, en cubierta, sentado en cómodos sillones de mimbre y degustando un inmejorable dry martini, me sentía transportado a través del tiempo, desde la época de los faraones hasta los siglos de descubrimiento y aventura, los años de Sicard, Champollion, Carter, Belzoni…  Pero más aún que los grandes aventureros que han recorrido el Nilo egipcio y sus orillas, allí, rodeado de aquellos paisajes sobre los que despuntaban de tanto en tanto ruinas faraónicas, me acordé de los artistas que lo retrataron.

Viaje a Egipto. Crucero por el Nilo

Fernando González Sitges.

Intentar hacer un cuaderno de campo del Nilo egipcio es un acto de osadía imperdonable, un intento condenado al fracaso después de que los grandes dibujantes del siglo XIX dejaran para la posteridad sus impresionantes obras de arte. Cualquier aficionado a los cuadernos de viaje, a la pintura o simplemente a Egipto conoce la magnífica obra del escocés David Roberts. Sus litografías acudían constantemente a mi memoria cuando visitaba los grandes templos de los antiguos faraones. Pero lo que pocos saben es que, antes de que el famosísimo Roberts realizara sus litografías egipcias, otro dibujante extraordinario había pintado los monumentos y paisajes del Egipto del siglo XIX. Roberts lo conoció y, probablemente, quedó tan impresionado por sus dibujos que decidió copiar su itinerario y viajó a Egipto para realizar la obra que más fama le daría. Este otro dibujante, tan tímido que apenas firmaba sus obras, es Frederick Catherwood, que se daría a conocer por sus dibujos y litografías del mundo maya en el libro Incidentes de viajes a Centroamérica, Chiapas y Yucatán.

Viaje a Egipto. Crucero por el Nilo

Frederick Catherwood y Fernando González Sitges.

Sentado en cubierta, con el cuaderno de campo sin abrir, pensaba en la apasionante y trágica vida de Catherwood. Recordaba alguna de sus obras, miraba mi cuaderno de campo e, inevitablemente, recurría al dry martini como paño de lágrimas. Imposible hacer algo digno de aquellas pinturas. La sombra del genio ponía un cerrojo a la tapa de mi cuaderno. ¿Cómo era posible que apenas se conociera al extraordinario artista, al magnífico aventurero victoriano cuya vida parecía sacada de un guión de Indiana Jones? ¿Por qué nadie le dio nunca la fama que merecía? Catherwood fue tan reservado durante toda su vida que apenas hay testimonios sobre su personalidad en los relatos de sus compañeros de viaje. Incluso en su muerte pareció buscar el anonimato. Navegando hacia Estados Unidos, un buque de carga francés arrolló su pequeño navío frente a las costas de Terranova. Sólo unos días después pudieron certificar que entre los desaparecidos en el naufragio estaba el artista inglés. Nadie encontró nunca su cadáver.

Viaje a Egipto. Crucero por el Nilo

Fernando González Sitges.

El río seguía llevándonos, tranquilo, imperturbable y eterno, hacia la escala en Luxor. Los papiros se cargaban de azules mientras el aire, que arrastraba la arena de los faraones, teñía de rojos, naranjas y violetas el horizonte. Bandos de garcillas y cormoranes regresaban a sus dormideros con la caída del sol. Y Catherwood seguía allí, en el paisaje, en el río.

Quizá fue la calma que envolvía el ocaso, quizá la belleza de todo lo que me rodeaba o quizá el segundo dry martini que ya había acabado, lo que me hizo comprender que a mi admirado artista la fama siempre le importó un pimiento. No dibujó para que nadie le admirara, ni le movió el escaparate de su obra, la fama hueca por la que la mayoría suspiraba. Catherwood amaba lo que hacía, disfrutaba de la belleza cuando la encontraba y necesitaba expresarla sobre lienzo o papel sin importarle la trascendencia que pudieran tener sus obras. Viajaba, veía, se emocionaba y dibujaba.

Antes de bajar a cenar, rodeado de aquel mágico atardecer y transportado por el río eterno, abrí mi cuaderno de campo.

david roberts, frederick catherwood, nilo, Ríos, viaje a egipto

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Fernando González Sitges

Comentarios sobre  Dibujando el río sagrado

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.