GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

  • La biblioteca del futuro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El bosque de Nordmarka, al norte de Oslo, será en 2114 la Framtidsbiblioteket, la biblioteca del futuro. La madera de sus árboles se convertirá en papel para imprimir una antología de cien libros inéditos, que nadie podrá leer hasta ese momento. El proyecto, creado por la artista escocesa Katie Paterson, va sumando cada año una obra nueva: Margaret Atwood fue la primera que en 2014 entregó un manuscrito, del que solo se ha desvelado el título; tras ella han presentado textos David ...[Leer más]

Histórico noticias



¿Dónde está el Capitán James Cook?

Para un viajero, los tránsitos de Venus no son simples acontecimientos astronómicos del sistema solar. Nos hacen retroceder  hasta el primero de los viajes del capitán  James  Cook en busca de una isla perdida en el Pacífico.

28 de junio de 2012

Ayer como hoy, la ciencia promueve viajes de exploración que dejan su impronta en la historia de la humanidad. Hace unos 250 años un tema exclusivamente astronómico, el tránsito de Venus- permitió que uno de los más grandes navegantes de todos los tiempos –el capitán James Cook- realizase el primero de sus viajes inmortales.
Su objetivo era llegar a una pequeña y recién descubierta isla del Pacífico, Tahití, antes del 3 junio de 1769 para poder construir un observatorio y medir el tránsito de Venus.

Retrato del Capitán Cook

Museo Marítimo Nacional de Greenwich


No era una misión fácil, tenía que descender todo el Atlántico, enfrentando mares turbulentos y calmas chichas; atravesar el temido Cabo de Hornos, donde la violencia de las aguas y los vientos le hizo perder cinco marineros; y navegar miles de kilómetros por el Pacífico hasta encontrar una islita de 30 kms.
En nuestros días, cuando pequeños veleros recorren con seguridad todos los mares del planeta nos es casi imposible el hacernos una idea del desafío que enfrentó Cook. Sin comunicaciones, sin GPS y por aguas desconocidas, no tenían más instrumentos que relojes de arena para controlar el paso del tiempo, cuerdas anudadas para medir la velocidad del barco y un sextante para calcular su posición. Y con ello, encontrar Tahiti era como… buscar una aguja en un pajar.

Por si todo esto fuera poco, cuando Cook y su barco –el Endeavour- con 94 personas a bordo, salieron de Gran Bretaña, tenían además sobre sus cabezas el azote de los navegantes: el escorbuto. Que -en un viaje de tales dimensiones- podía provocar la muerte de la mitad de la tripulación.
Desde antiguo se conocía que, aproximadamente, cada cien años, una mancha completamente circular, el planeta Venus, recorría la superficie del Sol. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVII que se pudo calcular, y por lo tanto predecir, cuándo iba a tener lugar el aparente deslizamiento de Venus sobre el Sol, lo que se vino a llamar: tránsito de Venus.

Réplica del Endeavour

Fundación Endeavour

Hasta aquí puede parecer un tema de simple curiosidad científica de los astrónomos. Pero la observación del paso de Venus sobre el Sol desde un par de puntos de la Tierra –con tal de que estuviesen suficientemente separados- podría permitir el cálculo de la distancia entre el Sol y la Tierra. Fue la primera de las herramientas para poder medir el tamaño del Sistema Solar y adentrarnos en el Universo. Por ello, en Gran Bretaña, la Royal Society, la más destacada e influyente de sus sociedades científicas, organizó dos expediciones para la observación del fenómeno, una al norte de Noruega y la otra a Tahiti, una isla en medio del Pacífico que había sido descubierta el año anterior. Otros mucho países organizaron expediciones similares. Y era tal la importancia de estas observaciones que incluso países en guerra, como Gran Bretaña y Francia, colaboraron en este gran experimento a nivel mundial.
Después de ocho meses de viaje, el capitán Cook consiguió llegar a Tahiti con varias semanas de antelación, organizar allí la construcción de un observatorio y seguir satisfactoriamente el tránsito el día en que se produjo. Sin embargo, el seguimiento del fenómeno –aunque se realizó con precisión y meticulosidad- parece que no despertó mucho interés entre sus hombres.

Estos, deslumbrados por el clima, la fauna y la flora de la isla, los hospitalarios isleños y las todavía más amigables isleñas, no parecieron mostrar gran asombro por el acontecimiento astronómico ni por sus consecuencias para la ciencia y el conocimiento del Universo. De hecho, Joseph Banks, uno de los científicos de la expedición, que ese día escribió en su diario más de seiscientas palabras, únicamente dedica un centenar de ellas al objetivo de la misión: el tránsito de Venus. El resto lo utiliza para otras descripciones como la visita de “la hermana del rey y tres hermosas mujeres” al barco.
Al menos, gracias a la novedad que introdujo James Cook de incorporar a la dieta de la tripulación el chucrut y la malta sin fermentar, eficaces antiescorbúticos, se logró que ninguno de los hombres muriese a consecuencia de esta terrible plaga.

 

capitán cook, endeavour, transito de venus

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Cacho

Comentarios sobre  ¿Dónde está el Capitán James Cook?

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 28 de junio de 2012 a las 12:37

    Pensaba que eran los marineros analfabetos los que pasaron de la observación planetaria, que lo hicieran también los científicos que participaban solo refuerza aquello de “mas tiran dos (…) que dos carretas”, o bien lo de que las hormonas a veces impiden pensar con claridad.

    Por Celia
  • 24 de julio de 2012 a las 13:34

    No se trata tanto de a donde vamos, como de quien somos. O lo que es lo mismo, entre el tránsito de Venus y sus montes me quedo con sus montes. Precioso artículo.

    Por Joselure
    • 26 de julio de 2012 a las 18:39

      Pues podemos quedarnos con los dos, no son incompatibles, digo yo.