GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



Dos patrias, una madriguera

Seducido, como tantos otros, por la obra del genial Albert Camus, Javier Reverte decide emprender un pequeño viaje a Orán y Argel para rastrear los lugares donde vivió el genio francés. Mientras detalla su recorrido, nos destaca lo más importante de la filosofía de Camus.

16 de abril de 2016

La pregunta a la que cabría contestar, o buscar respuesta, es si cada hombre posee una madriguera. Ese lugar donde se siente seguro cuando caen bombas sobre el asfalto o sobre la conciencia. Ese lugar en que cree vivir sin trampas, sin engañarse, sin preguntarse si ese bienestar lo consigue a través de la memoria del biberón o de la amnesia. Un sitio donde te crees que eres héroe porque chillas contra la injusticia, pero ese grito no se distingue del silencio o apenas rasga con su murmullo más allá de la tapa de alcantarilla que separa la madriguera del exterior. Donde da igual cómo se defina uno políticamente ante la lluvia de hierro y neutrones, porque lo que se ha de valorar son los actos de su pasado. Esa patria que justifica lo que uno es, lo que uno fue, será, estará siendo día tras día, y lo justifica con bastante dureza, al menos para el individuo, como para considerarse buena persona siempre, incluso durante las pesadillas.

Javier Reverte abandona sus largos viajes para embarcarse en una pequeña expedición que le lleve hasta los orígenes, es decir, la infancia, de Albert Camus. Leer a Camus y sentir admiración por su obra es inevitable. Pero hasta nuestro tiempo han llegado testimonios diversos de sus cualidades humanas, dudas sobre su generosidad, sobre su valentía, incluso sobre su buena educación. Al igual que concluye Javier Reverte, lo que nos queda como auténtico de él es su obra, y ahí es donde resulta incuestionable, noble, honrado, crítico, justo. Lo bastante atractivo como para embarcarse en un ferry rumbo a Orán y Argel para visitar las casas donde habitó, el liceo en que se graduó, las calles por las que jugaba. Y tratar de descubrir de qué empaque estaba hecha la madriguera de Camus, o como lo enuncia Reverte en el título, una de sus patrias. La otra, ya lo sabemos, fue la Francia que se recuperaba de una guerra en la que se acogía a toda la bohemia y a toda la filosofía.

Albert Camus

Reverte nos descubre unas ciudades postapocalípticas, sucias, feas. Una Orán que se asemeja a la España de 1939, una Argelia que apenas asoma la nariz tras el decenio negro que supuso la guerra. Las zonas urbanas dan la impresión de estar a medio construir o a mitad de su plan de derribo. Decadentes, a lo que se parecen es a un basurero. Pero, como viene siendo habitual en sus últimos libros, Reverte descubre un nuevo amigo, un Cicerone al que querer. En este caso será un argelino con aspecto facineroso y corazón entregado a su fidelidad y su trabajo. Él será su principal contacto con un paisanaje de eminente corte masculino. Excepto en una ocasión, todas las personas con quien intercambia palabras son hombres. Eso, en mayor medida que sus enunciados describiendo lo que encuentra, da la medida del país que visita. Pero Reverte nunca se detiene en ese detalle; no se plantea el género de su contertulio, sino que trata de hallar algo de poesía en el alma de la gente que va conociendo. Con frecuencia, mientras bebe una cerveza, una afición que también se ha hecho marca de la casa.

Reverte, como siempre, no tiene ningún pudor en meter las narices en todas partes y luego pedir perdón. Pero el cuadro ya está dibujado. Y lo que destaca, por ejemplo, de la Cashbah de Argel, es que se trata de un lugar de contradicciones. Y por tanto uno de los lugares favoritos para que Reverte rompa suelas. Mientras dicta entre páginas algún dato histórico, o el mismísimo cautiverio de Cervantes, Reverte no cesa en volver a Camus, al Camus que apreciaba a los hombres libres, aunque fueran hombres desterrados. De ahí sus constantes reflexiones y acuerdos con el autor de El extranjero en temas que atañen a la justicia, a la igualdad, a la libertad, al mal, a la literatura o a la violencia. Y reclamar que ser un hombre libre es rechazar a la vez ejercer el terror y padecerlo.

albert camus, Argel, El hombre de las dos patrias, Javier Reverte, libros de viaje, literatura de viajes, orán, viaje a argelia

12345 (4 votos. Media: 3,75 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Dos patrias, una madriguera

Comentarios sobre  Dos patrias, una madriguera

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • 14 de mayo de 2016 a las 0:30

    Excelente reseña sobre un libro sin duda menor en la producción de Reverte. Incluso algo descuidado, se echa de menos más investigación sobre esas huellas de Camus y algo de contexto actual sobre la situación de Argelia. Por otro lado, creo que llamar a Argel ciudad “postapocalíptica” o “fea” es mucho decir si no lleva el entrecomillado del autor de esa frase o la certeza del que estuvo allí para realizar tal valoración. Por muy feo que pueda parecer (que no lo es, se lo aseguro), Argel es, por encima de esa apreciación, un lugar conmovedor, especialmente por sus gentes.

    Un saludo,
    Volpone

    Por Volpone
    • 28 de junio de 2016 a las 6:11

      Gracias, Volpone. Siento lo de las comillas. Pero en la lectura del libro de Reverte sí da la impresión de una ciudad que pertenece al género de las distopía. No dudo que un buen Cicerone sea capaz de mostrar el lado hermoso de Argel. Hasta las espinas tienen rosas. Un saludo. Ricardo

      Por Ricardo Martinez Llorca