GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • España vista por los viajeros extranjeros

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    «No es nada usual que las mujeres viajen solas en España», comentaba Matilda Betham-Edwards, para quien el mejor compañero de viaje por La Mancha era el famoso caballero andante. «No conozco nada relevante de Vélez-Málaga, tan solo que el cautivo de Don Quijote llegó aquí con su rubia morisca, tras su huida de Argelia», escribía otro viajero, George Cayley. Una exposición virtual del Instituto Cervantes muestra cómo era nuestro país bajo la mirada de autores anglosajones que ...[Leer más]

  • Orientalismos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Mariano Fortuny, Francisco de Goya, Francisco Iturrino, Paul Klee, August Macke, Henri Matisse, Lee Miller, Pablo Picasso, Man Ray, Emilio Sala o Joaquín Sorolla son algunos de los artistas con cuyas obras el IVAM reflexiona en torno a la construcción del imaginario de Oriente Próximo y el Norte de África entre 1800 y 1956; esto es: desde la campaña napoléonica en Egipto y Siria hasta la independencia de Marruecos y Túnez. La exposición estará abierta al público hasta el 21 de junio...[Leer más]

  • Una vuelta al mundo en la BNE

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Tan importante como rodear la Tierra siempre fue contarlo. No por casualidad la edad de las circunnavegaciones fue la época de la imagen del mundo, pero también la de la imprenta y el libro: mapas, derroteros y atlas, cuadernos de bitácora, diarios, literatura de viajes y, naturalmente, bibliotecas. Al fin y al cabo, ¿qué es una biblioteca sino un pequeño microcosmos, un lugar donde recorrer y perderse por estrechos y laberintos? Una exposición en la Biblioteca Nacional de España ...[Leer más]

  • La naturaleza de las cosas

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Una jaula se transforma en una nube, un cubo de hielo en un regalo, notas de músicas caen como ramas de un árbol, un cactus hecho de piedras... Chema Madoz juega con elementos de lo cotidiano y con la Naturaleza, en fotografías que interpelan y sorprenden al espectador con una nueva visión del mundo. El artista crea objetos nuevos, inventa combinaciones inesperadas, piensa asociaciones insólitas. Muestra la fragilidad de la vida. Su trabajo puede verse hasta el 1 de marzo en una ...[Leer más]

  • Ganges, el río Sagrado

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El artista Luis Sáez ha remontado el Ganges desde su desembocadura en Calcuta hasta Gangotri, al pie del glaciar en que brotan sus fuentes, para mostrar su desbordante espiritualidad en una exposición abierta al público hasta el 9 de febrero en el Museo Nacional de Antropología. Siempre sin abandonar los márgenes del río, las fotografías hacen escala en algunos de los lugares más señalados para las diferentes religiones de la India: Bodhgaya, donde se halla el árbol bajo el cual Buda ...[Leer más]

Histórico noticias

Libros sobre India




Educar sensaciones

Con el subtítulo de ‘Paseos, miradas, resuellos’, el libro del escritor Javier González-Cotta nos ofrece un viaje por las calles y plazas de Estambul, una de esas ciudades turcas en las que conviven el caos y la tradición, la melancolía y una sucesión de sensaciones sin descanso para el viajero que las visita.

24 de marzo de 2014

“Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías”.

La frase pertenece al primer párrafo del libro que escribió la mujer que tuvo una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, atravesada por el ecuador. Memorias de África representa, mejor que ningún otro libro, ese género de viajes en el que el viajero permanece. El narrador apenas cambia de lugar, hasta el punto de que el duelo de amor que la historia de la baronesa Blixen encierra refleja el conflicto de amor entre el hombre nómada y el hombre sedentario, que también es un combate interior. Medido por las vivencias de Isak Dinesen, Memorias de África aparenta ser un libro lírico. El tiempo pasa, sin duda, al ritmo que sugiere un reloj de arena. Hay mucha belleza, pero no es la belleza del placer, sino la de la pasión. Y la belleza de la pasión culmina en la épica. Porque, en realidad, Memorias de África es un libro épico, es un libro protagonizado por héroes. Ahora son leyenda.

Este Estambul. Paseos, miradas, resuellos, pertenece a ese género del viajero inmóvil. Aunque aquí Javier González-Cotta (Sevilla, 1970) no intenta arrimarse, en ningún momento, ni como narrador ni dando testimonio de los actos de los personajes, a la épica. Su afán es de puro lirismo. Refugiado en un lenguaje de depuradas pretensiones literarias, estéticas, semejante al que emplea en su obra ese escritor exquisito que pretende ser exquisito y que responde al nombre de Mauricio Wiesenthal, cada capítulo de la obra no puede ser más subjetivo.

Y no son otras las intenciones del autor, que desde el prólogo nos advierte de que, para él, la literatura viajera no tiene más sentido que el de describir el paisaje que el viajero interpreta, con el consecuente riesgo de que viajar deje de ser una clase magistral, ya que para interpretar es imprescindible apoyarse en los conocimientos previos. Y esta voluntad solipsista, en la que la realidad se incorpora a nuestros estados mentales, en la que la experiencia es una emanación de la inteligencia o del corazón, nos lleva a confundir el deseo de lirismo como expresión de lo íntimo, con la convicción de que la única seguridad que poseemos es la existencia del yo. Dicho de otra forma, si el autor no consigue que el lector comulgue con sus sentimientos, se vea inmerso en el aquí y el ahora de la lectura, se sienta conmovido, tantas técnicas impresionistas para deleitarse en un placer estético corren el riesgo de caer en el manierismo.

Estambul

Jesús Figueroa Salán, Flickr.

González-Cotta replica, citando a Herodoto, que el estado de ánimo de cada cuál es su destino. Y, así, él emprende el viaje a la melancolía, al pesar, a identificar la tristeza con la belleza, y la belleza con la morosidad. Construye un Estambul en una suerte de guía sentimental al ritmo de sus paseos por las calles y las plazas, a ser posible durante el otoño o el invierno. Y como paseante se dedica a ser un observador, a no intervenir, sumergido en sus ensoñaciones, para tratar de reflejar los cuadros de costumbres en su cuaderno al ritmo de una respiración sin fallos, identificando memoria con saudade. El tiempo pasa y el tiempo se queda, y sin duda nos damos de bruces con un lugar contradictorio, bipolar, al que confía González-Cotta todo el gancho que el libro puede ofrecer. Su prosa, poética, musical, sepia y clásica, destinada a definir al escritor como un hombre hipersensible, roza esa trampa onanista que él mismo define citando a Julio Llamazares:

“Tal es el destino del viajero: viajar y contar su viaje, aunque a nadie le interese, salvo a él”.

Hay un deseo expresado de ser un hombre lento en el narrador de Estambul. Como si lento significara lo mismo que sensible, que sentimental, que tierno. O que poético. O que fuera una expresión de amor, en este caso de amor por una ciudad que, en lo que tal vez sea el mayor acierto del libro, es un amor idéntico a una enfermedad del alma. En esa conquista de la sanación al enfrentar la música propia con la música de una ciudad caída en la desidia y en el caos, es donde podemos encontrar la exégesis de este libro que merece la pena interpretar.

estambul, javier gonzalez cotta, libros de viaje, viaje a estambul

12345 (7 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  Educar sensaciones

Comentarios sobre  Educar sensaciones

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.