GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Lujo. De los asirios a Alejandro Magno

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Los antiguos imperios asirio, babilónico, fenicio y persa tuvieron en común con Alejandro Magno el propósito y la codicia de extender su poder más allá de sus propios límites. Así es como llegaron a ocupar un área comprendida entre las actuales España e India. Estos territorios fueron el escenario de luchas incesantes, conquistas y saqueos de toda índole, pero también de un intenso comercio de materias primas, metales preciosos y objetos de deseo como los que se muestran hasta el 12 ...[Leer más]

  • Jardín deshecho

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “A mi queridísimo Federico, el único que me entiende. Firmado: su propio corazón”. Esta es la dedicatoria que Lorca se hizo a sí mismo en un ejemplar de su primer libro, Impresiones y paisajes, y uno de los documentos más curiosos que ofrece la exposición Jardín deshecho, abierta al público hasta el 6 de enero de 2020 en Granada. Comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer, es la primera muestra sobre el poeta centrada en la temática del amor. “Amó mucho...[Leer más]

  • Magallanes, Elcano y la vuelta al mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    ExposicionesEl mundo no volvió a ser el mismo después de esta expedición. Doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos partieron de Sevilla en 1519 en busca de una ruta por el oeste hacia la Especiería. Tres años después, regresaron dieciocho hombres y una nao, después de haber dado la vuelta al mundo. El Museo Naval de Madrid se une a la celebración del quincentario con la exposición Fuimos los primeros. Magallanes, Elcano y la Vuelta al Mundo, abierta al público desde el 20 de septiembre.

  • Nómadas de Altái

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Las comunidades nómadas kazajas del norte de Sinkiang migran anualmente hasta mil kilómetros de distancia, constituyendo uno de los movimientos estacionales más largos de Asia Central. Realizan dos viajes al año: pasan los meses de frío en un lugar fijo, resguardado del viento o en la orilla de un río, y en primavera parten hacia los pastos de verano, en el macizo Altái, en lugares más elevados y frescos. Al llegar el otoño, vuelven a sus asentamientos de invierno. Desplazamientos ...[Leer más]

  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

Histórico noticias



El Bristol que sobrevivió a la destrucción de Varsovia

Mientras las campanas tocan por las víctimas del holocausto, en el hotel más emblemático de la capital polaca resuenan intrigas para la Historia. En sus suites art nouveau se alojaron Marlene Dietrich, Marilyn Monroe, J. F. Kennedy o Charles de Gaulle.

27 de julio de 2015

No había indicio alguno de la primavera ya entrada en el calendario. Proseguía el invierno, hasta el punto de permitir que el río Vístula pudiera atravesarse patinando o a pie. Invierno en la ciudad que nunca había conocido verano más tórrido que el de los bombardeos nazis o soviéticos. Por tanto, las campanas tocaban lánguidamente a media tarde, llamando a recordara memoriales a las víctimas del holocausto, en su antiguo gueto. Qué árbol no tiritaba de frío con aquellas temperaturas bajo cero… Sin embargo, del hotel más emblemático de la ciudad seguían saliendo dimes y diretes, rumores, murmullos, murmuraciones… No cesaban de hacerlo desde el mes de septiembre, fecha en la que Michael Jackson había visitado la ciudad en términos de macroconcierto, todo un éxito de convocatoria, alojándose entre las paredes jugendstyle del Bristol. Arquitectos de renombre internacional con carpetas de cuero bajo el brazo, políticos municipales bien trajeados, diplomáticos… Entre todos ellos se cruzaban buenas nuevas y desmentidos, alimentando la excitación en el hall del Bristol, combatiendo con vaho el frío exterior. El Rey del Pop estaba de nuevo a punto de visitar Varsovia, ahora dispuesto a comprar terrenos para levantar allí un parque temático. Y, a fin de seguir de cerca su inversión en la Dysneilandia del este europeo, la calderilla del bolsillo le bastaría para comenzar adquiriendo un palacio cercano como residencia. ¿Se alejaría así definitivamente el crudo invierno de Varsovia? Lo cierto es que el centro histórico de Varsovia, arrasado por Hitler, ya tenía bastante de parque temático. Con presupuestos de la UNESCO se había reconstruido su casco medieval, a partir de escombros, a beneficio del shopping y los restaurantes de diseño retro-vintage.

Hoteles en Varsovia, Polonia

De cómo llegó la primavera a Varsovia, con el moderno Rey del Pop rendido a los pies de un hotel modernista, dieron fe los ecos de la alta sociedad polaca en 1998, su couché y sus cócteles en el Bristol, en los que siempre se anunciaba la posible aparición por sorpresa del Rey Midas Jackson. Lo recuerdo porque coincidió con mis días en el Bristol de Varsovia, junto a Gudrun Kessler, dama cuyo pasaporte acumulaba al menos tres nacionalidades sucesivas. Nacida en la Checoslovaquia surgida del final de la Segunda Guerra Mundial, que aún no se llamaba así, al ser Praga ocupada por los nazis había adquirido la nacionalidad alemana. Bajo el Telón de Acero su identidad era germano oriental para ser más exactos. Pero cuando logró pasar a Berlín Oeste oculta en el maletero de un coche, hizo valer antecedentes familiares que la otorgaron ciudadanía en la considerada, hasta 1989, República Federal Alemana.

Corría el año 1998 y Gudrun era ya, simple y llanamente, germana; eso sí, miembro de la Orden del León de Oro teutona, gracias a los contactos de su último marido en las altas esferas financieras. Por ella supe que al Bristol habían acudido de tapadillo lo más granado de la banca rusa y alemana para negociar en terreno neutral, en ese país bautizado como Polonia que separaba sus ansias expansionistas.

Al margen de intrigas para la Historia, los cuatro días vividos en el Bristol con Gudrun me los pasé bajo la ley del dejà vu. Se parecían Gudrun y Marlene Dietrich, como dos gotas de agua. Y, para más inri, el concierge nos hizo observar que había reservado la misma habitación que Lili Marleen ocupara décadas antes. No contaré más al respecto. Sólo diré que por entonces me sentí también en la piel del actor Douglas Fairbanks, contemporáneo de Marlene Dietrich, aunque distasen sus respectivas fechas de estancia en el Hotel Bristol. Ya quisiera el mismísimo John Fitzgerald Kennedy, en su día otro huésped de honor en las suites del Bristol, haber coincidido también con ella, cuando corrían tiempos de Guerra Fría y corazón caliente del mandatario norteamericano hacia Marilyn Monroe. Podríamos citar así mismo a Charles de Gaulle, entre el resto de las celebridades que la memoria de la Varsovia en versión Bristol atesora. Gentes que pasearon con zapatos de charol y tacón de aguja sobre sus alfombras, entre sus columnas art nouveau, forja y estampados, detalles regios bajo lámparas Svarowsky.

El pianista Ignacy Pederewsky, a la sazón antiguo presidente polaco, fue uno de los pioneros a la hora de invertir en la renovación de este templo art nouveau, respetando su voluntad historicista de estilo, sin mengua de las comodidades que exigen lo stándares actuales del lujo: una gran piscina climatizada y la mejor sauna, entre otras. Pero, además, el Hotel Bristol, bajo tutela de la cadena Meridien, ha refinado muchísimo su iluminación exterior, en tanto los matices de gris marengo ennoblecen el color del que inevitablemente se duele a veces Varsovia.

Creo haberme sentido más afortunado que ningún dignatario anterior al siglo XX, durante los días que me alojé en el caserón de un hotel que abrió sus puertas justo en 1901, en la denominada ruta real de la capital polaca. Habitaba un edificio que esquivó todas las bombas en nombre de su apostura. Hace nada que la modelo polaca Anja Rubik posó para la revista Vainity Fair en la biblioteca del Bristol, santuario que marca sus diferencias frente a otros hoteles meramente luxury.

hotel bristol, viaje a varsovia

12345 (7 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Maurilio de Miguel

Comentarios sobre  El Bristol que sobrevivió a la destrucción de Varsovia

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.