GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

  • Dibujando entre leones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición de Francisco Hernández en el Museo Nacional de Ciencias NaturalesEl ilustrador y pintor naturalista Francisco Hernández viajó al parque nacional de Etosha, en Namibia, con un objetivo claro: adentrarse en la naturaleza africana y dibujar su fauna y su flora, siguiendo el lento pero imparable peregrinaje de miles de mamíferos en busca del más preciado elemento: el agua. Sus dibujos, bocetos y pinturas pueden verse en el Museo Nacional de Ciencias Naturales hasta el 1 de septiembre.

  • Giovanni Battista Piranesi

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Giambattista Piranesi soñó siempre con ser arquitecto, pero la única obra que llegó a ejecutar fue la restauración de una pequeña iglesia en el Aventino, una de las siete colinas que dominan Roma, donde yace enterrado. Sus arquitecturas las desplegó en grabados como los que se conservan en la Biblioteca Nacional de España, expuestos hasta el 27 de septiembre para celebrar por adelantado el tercer centenario del artista italiano. Entre las muchas estampas están las celebérrimas vistas...[Leer más]

  • Himba, la tribu más bella de África

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Al noroeste de Namibia, en una vasta región denominada Kaokoland, habitan los himba, la tribu más bella de todo el continente africano. Perfectamente adaptados a un medio natural hosco y estéril, los pastores himba (unos 10.000 individuos) viven de espaldas a un mundo en constante cambio, aislados en pequeños kraales donde abrazan la forma de vida y tradiciones de sus ancestros. Su nombre, himba, significa mendigos, y su historia habla de persecuciones y expolios por parte de otras ...[Leer más]

Histórico noticias



El cartero del sol de medianoche

Noruega descarga sobre el viajero la certeza de que la Naturaleza no sabe repetirse, despliega auroras boreales, colores y luces, noches polares, montañas escarpadas, nieves y fiordos que, como las obras de Edvard Munch y Henrik Ibsen, son instrumentos para examinar el alma.

9 de febrero de 2015

En el fondo de toda belleza está la noche, porque es allí donde mejor descansan las verdades valiosas, quizá por la misma razón por la que algunas Venus habitan teatros vacíos cuyo escenario viste colores oscuros. Y la Venus más bella que conozco es la aurora boreal, con esa serena indiferencia de la Naturaleza, con esa estética celestial que sólo enciende la luz en la negrura.

Desde que volví, Noruega aparece en todas las ventanas, detrás de los cristales que visito, en los que a veces me paro para detener un momento del día que la rutina consume; porque, si algo queda despejado tras este viaje, es que la Naturaleza no sabe repetirse: la miré miles de veces y todas ellas era Ella pero distinta.

Viaje a Noruega.

Viaje a Noruega

En las noches polares no se duerme; los pies se mueven aún tumbados temiendo, felices, que el hechizo boreal dure todavía. Aquella cortina verde con puntadas de mano maestra, rosas y violetas en el centro o en alguno de los bordes. Aquel mantel sacudido en el cielo soltando partículas brillantes al fondo de las retinas, sobre las cabezas, sobre cumbres de montañas, sobre la superficie metalizada del océano en que la tierra y el cielo se retratan. Para los sami, es una “luz que puede oírse” y, para los vikingos, la aurora boreal era la armadura de las vírgenes guerreras valkirias, que emitía una luz con extraños destellos.

Las semanas avanzaban por el archipiélago de Lofoten y las islas Vesterålen, al norte del Círculo Polar Ártico, donde se instaló un crepúsculo azul y gris de veinticuatro horas. Poco a poco, un sol que aún no se veía empujaba días tímidos en los que los perfiles nevados surgían. Desde cualquier abertura en la madera, veo la arquitectura sencilla y limpia de los pueblos de pescadores que decoran estas costas; son la huella suave del hombre en un escenario natural que parece calculado como un capricho. Lugares a los que quiero regresar y de los que aún no me he marchado.

Viaje a Noruega.

No sé dónde oí por primera vez la palabra fiordos, pero sí recuerdo ese tono entusiasta de quien hablaba, esa chispa de gozo en los ojos de aquel hombre menudo que regresaba por un golpe de magia a esos valles de origen glaciar, a las formaciones naturales esculpidas a lo largo de la costa atlántica noruega, al trabajo que durante cientos de miles de años realizaron discretos artesanos incansables: los glaciares.

En las rutas que recorro por tierra o mar se prolongan luces y líneas con una fuerza expresiva que reduce las formas a su apariencia más simple, y acentúa la intensidad cromática de un paisaje sobrehumano: azules que cubren el cielo y el agua, verdes y blancos plateados varados en nubes y montañas, rojos de tejados y fachadas. “No pinto lo que veo sino lo que vi”, dijo Edvard Munch, el mejor pintor noruego de todos los tiempos. La intensidad de los óleos de este viaje no te deja escribir en el presente, y escribes no lo que vives sino lo que viviste. Y ahora entiendo que, frente a la efímera humanidad, las auroras con sus trazos anchos, extendidos vertical, horizontal y diagonalmente, también trasportan en su misterio algo del sentido trágico de la vida y la muerte que caracteriza la obra del genio Munch. Su necesidad de plasmar los sentimientos, de exteriorizar las sensaciones de angustia y soledad del ser humano, la desesperación por no encontrar un sentido a la vida, la relación con los abismos.

Viaje a Noruega.

Viaje a Noruega.

A veces lo que una ve por las ventanas es una Casa de muñecas (1879), y entonces busca a Nora entre los bellos muebles y, al no encontrarla, recuerdo con alivio que el libro del gran dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen está en la maleta. Sus obras cuestionaron los modelos de familia y de sociedad dominante, desatando grandes polémicas cuando no grandes escándalos; ninguna de ellas ha perdido vigencia y siguen representándose. El Doctor Stockmann, protagonista de Un enemigo del pueblo (1882), decía haber descubierto: “que las raíces de nuestra vida moral están completamente podridas, que la base de nuestra sociedad está corrompida por la mentira”. Y cuando al fin queda solo y debe abandonar el pueblo con su familia, siente que: “El hombre más fuerte del mundo es el que está más solo”.

La verdad, para Ibsen, es una droga que, mal administrada, tiene efectos letales. De los destinos de sus personajes salen conclusiones de una sinceridad brutal y de una gran sutileza. Pensando en Nora, el autor afirmaba que: “… a la mujer se la juzga según el código de los hombres. [...] Una mujer no puede ser auténticamente ella en la sociedad actual, una sociedad exclusivamente masculina, con leyes exclusivamente masculinas, con jueces y fiscales que la juzgan desde el punto de vista masculino”. Después de leer esto, una revive ese definitivo y saludable portazo final de Nora a las convenciones sociales, a su antigua vida. El gran Ibsen entendió que el teatro no puede reducirse a un divertimento, que es en realidad, un instrumento para examinar el alma. Y yo creo lo mismo, del teatro y del viaje.

Viaje a Noruega.

Viaje a Noruega.

Noruega se hincha en el pecho como un globo celeste de tonos verdes; pasan los meses y llega el día en que descubro el sol de medianoche, el sol que nunca se pone, que sobrevive veinticuatro horas expuesto. Mi visión alterada por la luz nocturna y la energía extra que regala se asombra al constatar que, al alrededor, hombres y animales se entregan igual a las mismas rutinas. La vida trascurre por tierra y mar con una puesta de sol que no concluye, el astro rey no se pierde en el mar ni detrás de las poblaciones costeras o las montañas, tantea al horizonte pero sólo simula su huida.

Tomé el barco para viajar aún más hacia el norte, un barco que me acercó a los fiordos. Iba abrigada hasta la corteza del alma, invocando a focas y ballenas, mientras algún coletazo de banalidad también lograba colarse: ¿a qué hora saldría el vuelo?, ¿qué tiempo haría en Madrid? Pero allí estaba la última de las ventanas, la que no esperas, para devolverme a la Naturaleza y rociarme de cábalas. En la noche bailaba el resplandor amarillento de una estrella que no descansa, un brillo suave, rojo y naranja. Tal vez por ello, desde que volví, Noruega aparece detrás de los cristales que visito, a los que me acerco para espantar la rutina y ver llegar al cartero con imágenes de un sol de medianoche.

Viaje a Noruega.

Viaje a Noruega.

Fotos: Juan Echeverría. Texto: Belén Alvaro.

Con la colaboración de Visit Norway y Nord Norge.

auroras boreales, edvard munch, fotografia de viaje, henrik ibsen, sol de medianoche, viaje a noruega

12345 (2 votos. Media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Juan Echeverria y Belén Alvaro

Comentarios sobre  El cartero del sol de medianoche

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.