GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Eva en los mundos

Escritoras y cronistas

RICARDO MARTINEZ LLORCA

Editorial: LA LINEA DEL HORIZONTE EDICIONES
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 188
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo

COMPRAR
Es tiempo de tormentas y sobre ellas han escrito, y lo hacen hoy, mujeres de un talento extraordinario para la crónica. En este mes de marzo queremos dar voz y presencia a algunas de las que más nos gustan: Svetlana Aleksiévich, Sofía Casanova, Carmen de Burgos, Joan Didion, Hayasi Fumiko, Helen Garner, Martha Gellhorn, Leila Guerriero, Janet Malcolm, Edna O'Brien, Annemarie Schwarzenbach, Marina Tsvetaieva y Rebecca West. Eva en los mundos es una colección de perfiles escritos desde la admiración, porque la pasión la ponen ellas. Pertenecen a diferentes épocas, geografías y culturas pero todas ellas comparten una mirada singular sobre la realidad y un robusto sentido de la justicia.
Noticias en la Línea
  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

  • La Calisto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francesco Cavalli (1602–1676) fue uno de los compositores más famosos de su época. Tanto es así que le pidieron montar una ópera italiana para los esponsales de Luis XIV de Francia, encargo que quiso (pero no pudo) rechazar, por razones de edad, por desacuerdos salariales… y porque suponía desplazarse a Versalles ¡y tenía aversión a los viajes! Su Calisto se representa estos días, y hasta el 26 de marzo, en el Teatro Real. Una obra extravagante, divertida, loca y barroquísima sobre...[Leer más]

Histórico noticias



El día en que Osasuna empató en Palmira

La peña barcelonista de Palmira tenía su sede en un gran almacén de dátiles, con una buena tele y, enmarcada en una de las paredes, una camiseta blau grana firmada por Xavi Hernández. Pero esto era antes de que las columnas de la vieja ciudad fueran víctimas de la guerra en Siria…

22 de octubre de 2018

Para cuando aquel día llegamos a Palmira, ya llevábamos cientos de kilómetros a nuestra espaldas conduciendo por un país pacífico que hacía creer en una fraternidad poco frecuente y en el que era sencillo sentirse cómodo y bien acogido. Era Siria en los meses finales del 2010 y, apenas un año después, todo saltaría en pedazos. Por más que supiéramos de los conflictos de las últimas décadas y a pesar de nuestra costumbre de hacernos preguntas, en aquel momento todo lo que después habría de pasar aún parecía imposible.

El día en que Osasuna empató en Palmira

Paseamos tranquilamente por la ciudad y, en algún momento, aunque no recuerdo cómo, nos dimos cuenta de que esa misma tarde el Barcelona jugaba en el Sadar contra Osasuna. Parecía de locos, pero empezamos a preguntar si había algún lugar en el que se pudiera ver el fútbol, y la verdad es que encontrar uno fue mucho más fácil de lo que esperábamos.

La peña barcelonista de Palmira a la que nos enviaron tenía su sede en un gran almacén de dátiles, con una buena tele y, en una de las paredes –enmarcada–, una camiseta blau grana firmada por Xavi Hernández. Nos acogieron como si fuéramos de la casa, tomamos té y comimos dátiles mientras la humareda del tabaco fumado sin descanso llenaba por completo la estancia, y nosotros contemplábamos cómo el gran Barcelona dominaba, pero tampoco podía con Osasuna tan fácilmente.

Keita había metido un gol y el partido estaba a punto de terminar. Nuestros anfitriones culés, no obstante el pobre resultado, parecían bastante satisfechos cuando, ya en el descuento –era el minuto noventa y tres–, durante un ataque rojillo a la desesperada, Piqué metió un gol en su propia puerta.

El empate nos supo a gloria por miles de razones, entre ellas por todo aquello tan traído y llevado de David contra Goliat, el corazón contra el talonario, etcétera, etcétera. Y lo demostramos dando un buen salto desde nuestras sillas. Todos se volvieron a mirarnos con la boca abierta. Era difícil comprender si sufrían más por el empate o por no poder comprender nuestra repentina alegría.

Cuando todo volvió a sosegarse, les explicamos que aquel equipo de camiseta roja era de una pequeña ciudad en la que nosotros vivíamos y que su nombre, en un idioma cuya existencia ellos lógicamente desconocían, significaba salud. Tomamos un último té, nuestras explicaciones no les consolaron de los dos puntos perdidos pero, al menos, les devolvieron al universo de la lógica y nos despidieron con el mismo calor con el que nos habían recibido.

Ahora me acuerdo de ellos muy a menudo –de ellos en general, no de uno en uno– y pienso en la crueldad de la guerra y en la cantidad de tiempo que habrán empleado solamente en sobrevivir. Ojalá que lo hayan conseguido.

A la mañana siguiente paseamos entre las columnas de la vieja Palmira que a aquella hora del día emergían entre la arena, blancas y esbeltas bajo una luz cegadora. Seguíamos sin sospechar lo que poco tiempo después sucedería entre aquellas piedras que en aquél día –tan ingenuos– creímos que ya lo habían visto todo.

Barça, fútbol, guerra de siria, Osasuna, palmira, viaje a siria

12345 (Sin votos)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Comentarios sobre  El día en que Osasuna empató en Palmira

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.