GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • La Alhambra interpretada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Alhambra ha sido fuente de inspiración y creación para artistas y literatos como John Frederick Lewis, Alejandro Dumas, David Roberts, Jean-Auguste-Dominique Ingres, Eugène Delacroix, Joaquín Sorolla, Santiago Rusiñol, John Singer Sargent, Henri Matisse... Faltaba, entre tanto hombre, una visión femenina sobre el monumento nazarí. Carencia que el Museo de Bellas Artes de Granada ha querido paliar con una exposición colectiva realizada por cuarenta mujeres artistas del ámbito...[Leer más]

  • Irán, cuna de civilizaciones

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Museo Arqueológico Provincial de Alicante - MARQEl Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) recorre la historia de la antigua Persia desde el Neolítico y la invención de la escritura hasta el Irán del siglo XVIII con casi doscientas piezas procedentes del Museo Nacional de Teherán, como los bronces de Luristán o un ritón de oro que pueden verse hasta el 1 de septiembre.

  • La España de Laurent

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    J. Laurent (firmaba solo con la inicial de su nombre) nació en Garchizy en 1816, pero desarrolló su carrera fotográfica en España, abriendo un estudio en la Carrera de San Jerónimo 39 (donde hoy está el Congreso de los Diputados). Retrató la segunda mitad del siglo XIX español, tomando vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras de arte que documentan el patrimonio cultural material e inmaterial de la península ibérica. Una exposición con más de doscientas imá...[Leer más]

  • Buscando huellas en el desierto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En la árida costa meridional peruana, entre aproximadamente el 200 a.C. y el 650 d.C., se desarrolló Nasca, una de las culturas más fascinantes y enigmáticas de los Andes prehispánicos. Desde su descubrimiento a inicios del siglo XX, esta civilización ha deslumbrado al mundo por su llamativa cerámica y sus finos tejidos, así como los enormes dibujos conocidos como líneas o geoglifos que fueron plasmados sobre las pampas, cuya naturaleza y función ha sido materia de grandes ...[Leer más]

  • La Calisto

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Francesco Cavalli (1602–1676) fue uno de los compositores más famosos de su época. Tanto es así que le pidieron montar una ópera italiana para los esponsales de Luis XIV de Francia, encargo que quiso (pero no pudo) rechazar, por razones de edad, por desacuerdos salariales… y porque suponía desplazarse a Versalles ¡y tenía aversión a los viajes! Su Calisto se representa estos días, y hasta el 26 de marzo, en el Teatro Real. Una obra extravagante, divertida, loca y barroquísima sobre...[Leer más]

Histórico noticias



El dios protector

La historia del alpinismo y de la aventura del siglo XX no puede entenderse sin la figura de Walter Bonatti. El también montañero Reinhold Messner busca en su memoria sentimental lo que supuso para él un hombre que viajaba siempre con el espíritu de Ulises, sabiéndose parte de la naturaleza.

2 de abril de 2015

El lector se enfrenta a este Walter Bonatti. Mi hermano en el alma confiándose al relato romántico de la montaña. Porque un guerrero como Reinhold Messner, coautor junto a Sandro Filippini, pero ingeniero de la obra, indagará en aquello que le hermanaba con Bonatti, en lo que a falta de otro nombre llamaremos aventura, aunque el término quede un poco incompleto y, tal vez, demasiado arriesgado. El hilo de Ariadna que recorre la obra hermanando a uno y otro podría ser la soledad. Con algo de desacierto, hablan del espíritu de medirse con uno mismo como parte de la vivencia plena de la montaña. Desacierto, porque la competición aniquila la obra romántica y porque si ésta se ejerce contra uno mismo sugiere la lucha a brazo partido por aceptar uno quién es. Con sabiduría, sin embargo, trazan el deseo de saber y esa dimensión de la montaña y los espacios abiertos como un hogar, como el hogar de la niñez, rodeado de un paisaje purísimo, al que los especuladores le rompieron el alma. Y así también rompieron la suya. Todos los lugares son santos para mucha gente, de ahí la necesidad que tenían los antiguos de inventar un dios protector para sus hogares. Una vez perdida la santidad, los ejercicios deportivos en la montaña los ejecutan almas muertas que deambulan pisando muy fuerte. Esa parece ser la conclusión.

Una conclusión que nos lleva a pensar en el gran mito del aventurero solitario que viaja con el anhelo del hogar grabado a fuego sobre su alma. Y éste es el espíritu de Ulises. En tanto que Jasón se vio acompañado de los argonautas, hasta el punto de que su búsqueda del Vellocino de Oro les hace inseparables, porque se arrojaron al desafío de la inmortalidad con un tanto de avaricia, a Ulises se le puede entender sin sus navegantes. Todos ellos pretendían lo mismo: encontrar el hogar, con lo cual sólo es necesario mitificar a uno, al líder, para comprenderles. Ulises termina por ser un navegante solitario. Messner y Bonatti también.

Walter Bonatti en la cima de Gasherbrum IV.

Pero Messner, de un espíritu mucho más práctico que Homero, señala con precisión los momentos de mayor soledad de Bonatti al retratar su biografía. Sobre todo el polémico vivac por encima de ocho mil metros, cuando la expedición italiana hizo cumbre por primera vez en el K2. Y los años consecuentes, en los que la versión oficial hizo sufrir en silencio a Bonatti unos injustos reproches. Hoy en día, nadie ignora que él se comportó como un héroe. El relato de la expedición se introduce al inicio de cada capítulo, de un libro que no sigue un orden cronológico y en el que podemos seguir la historia del alpinismo, hasta la llegada del fragor de los guerreros. Lo importante en esta deslavazada estructura es la asociación de ideas, y éstas saltan aquí y allá, de la anécdota de la infancia al encuentro entre los personajes, de la entrevista al relato del oficio, del desafío alpinístico a la otra cuestión que recorre el libro de cabo a rabo: la de si, finalmente, Bonatti fue un hombre que estuvo en paz.

Por parte de Messner, siempre queda ese instinto de supervivencia que se delata en todos los escritos, al que no es ajena la obsesión de desagravio o el orgullo. Dos cualidades que han hecho de él, en contra de lo que pueda parecer, un narrador con potencia. Al igual que la leyenda del hombre solo. Ulises, como hombre solo a pesar de navegar con lo que en el ambiente de montaña llamaríamos compañeros de cuerda, representa mucho mejor los valores humanos que Jasón. Como también lo representan las expediciones a la naturaleza que protagonizó para la revista Época Walter Bonatti. Durante quince años, escribió acerca de los sueños y de la curiosidad, demostrando que somos más sinceros cuando somos más naturaleza.

De esa calidad es la esencia de valores humanos que destilan los emocionantes relatos de una vida, la de Bonatti. Y cualquier emoción, una vez pasada por el tamiz de la inteligencia, una vez que se ha dejado reposar el agua turbia para que la arena acabe en el fondo y se vea clara, se transforma en un sentimiento. Éste es un libro sentimental en el que el alpinismo es el símbolo de la aventura. Un libro que nos deja con la impresión de la dificultad que seguirá siendo, para siempre, eso en lo que puede resumirse la sabiduría: separar el trigo de la paja y dejar que las pequeñas cosas se las lleve el viento.

Libros de montaña, reinhold messner, Walter Bonatti

12345 (4 votos. Media: 4,50 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Ricardo Martínez Llorca

Libros relacionados con  El dios protector

Comentarios sobre  El dios protector

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.