Azímut

21 de junio de 2018
“Solo después de que las mujeres empiecen a sentirse en esta tierra como en su ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • Artistas rusos alrededor del mundo

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El viaje refresca, agudiza y enriquece la percepción del mundo, despierta pensamientos y sentimientos latentes y da a luz a otros nuevos. El viaje puede encender la llama creativa, incluso entre aquellos que en la vida ordinaria no están inclinados a acciones extremas. Esto les ocurrió a los artistas rusos que protagonizan con sus obras la exposición La mirada viajera, en el Museo Ruso de Málaga. Pintores y dibujantes como Alexander Golovín, Zinaida Serebriakova, Iliá Repin, Yuri ...[Leer más]

  • Ciclo de cine neozelandés

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Además de ser plató de superproducciones como la trilogía de El Señor de los anillos, el Hobbit o Las Crónicas de Narnia, Nueva Zelanda es un país con una potente industria cinematográfica, aunque sus películas no siempre resulten fácil de ver fuera de sus fronteras. Casa Asia y el Círculo de Bellas Artes han organizado un ciclo para dar a conocer el cine kiwi, con films como A Flickering Truth, premiado en el Asian Film Festival de Barcelona, que se proyectarán durante el mes ...[Leer más]

  • Los mapas de Ammassalik

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Uno de los souvenirs que el explorador danés Gustav Holms se trajo en 1884 de Ammassalik, en la costa este de Groenlandia, fueron unos mapas grabados sobre tallas de madera en 3D, con información práctica sobre fiordos, ensenadas, islas... No se ha encontrado artilugio parecido en ningún otro poblado inuit. Más que para navegar, se cree que los tunumiit los empleaban para ilustrar y acompañar sus narraciones orales. Actualmente, dos de estos artefactos se conservan en el Museo Nacional de ...[Leer más]

  • Un respiro

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Nairy Baghramian es una de las grandes exponentes de la escultura contemporánea. Nació en Isfahán, pero lleva treinta y cinco de sus cuarenta y siete años años viviendo en Berlín; por eso rehuye de la etiqueta de artista iraní, "por respeto a los artistas que trabajan allí, que son quienes sufren las dificultades y la censura". Es la primera vez que su trabajo puede verse en España, con un proyecto instalado en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro hasta el 14 de octubre, que ...[Leer más]

  • Avifauna perdida

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El 40% de las más de 11.000 especies de aves que habitan el planeta están en retroceso poblacional y una de cada ocho en situación de amenaza; entre ellas, algunas tan populares como la tórtola europea, el frailecillo atlántico, el loro gris o el búho nival, según un informe de BirdLife International. En este contexto, Artimalia ha organizado una exposición dedicada a los pájaros extinguidos, desde el siglo XIX hasta nuestros días, Un llamamiento a la conservación desde el ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




El Fram entre los hielos

Después de ‘Amundsen-Scott, duelo en la Antártida’ y de ‘Shackleton, el indomable’, Javier Cacho nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, con una gran seguridad, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof.

22 de enero de 2018

Muy cerca de Oslo, en la península de Bygdoy, a la que se puede llegar caminando desde el centro de la ciudad ―y casi uno frente a otro― encontramos dos museos: el de la Kon Tiki en el que se puede ver la célebre balsa de las hazañas de Thor Heyerdahl y el del Fram, el barco que acercó a Nansen al Polo Norte y que hizo posible que Amundsen alcanzara el Sur. Fue botado en octubre de 1892 y, en junio del año siguiente, zarpó con un incierto y valeroso rumbo al norte.

Había sido diseñado para permitir que el hielo lo atrapara y lo levantara, utilizando para ello la misma presión helada que a tantos otros barcos había triturado antes. En él viajaron tres años a la deriva del hielo, y de él partieron Nansen y Johanssen para intentar alcanzar el Polo Norte con trineos y esquís, una hazaña ―y muy especialmente el regreso― que se cuenta entre las mayores de la exploración polar, especialmente en términos de penalidades, dureza y sufrimiento, y que debería de hacer que unos cuantos se lo pensaran antes de emplear con ligereza palabras como superación, resistencia, aventura o algunas otras.

Nansen, maestro de la exploración polar. Javier Cacho

“El 8 de abril alcanzaron los 86º 10’ N, en tres semanas habían avanzado doscientos kilómetros, pero aún así les quedaba el doble. Estaba claro que no conseguirían su objetivo. Todavía Nansen se adelantó en solitario un buen trecho para otear el horizonte; en dirección al Polo no se distinguía más que un caos de bloques de hielo. No tenía sentido sacrificar más tiempo y esfuerzos en un empeño baldío. Su asalto al Polo había terminado”. Y así es como lo cuenta el científico y escritor Javier Cacho en su libro Nansen. Maestro de la exploración polar. El autor de Amundsen-Scott, duelo en la Antártida y de Shackleton, el indomable nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, al parecer, con una gran seguridad en sí mismos, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof. El científico e investigador incansable, el erudito y siempre interesado en ampliar conocimientos que ―sedentario a regañadientes― era capaz de pasar meses encerrado en su laboratorio del Museo de Bergen; con el otro, el que bien podría sobreponerse al aire helado y cortante, a las condiciones más extremas para dejar paso y que apareciera el Nansen cazador, esquiador y, sobre todo, explorador siempre atento a la llamada de lo profundamente desconocido. O el diplomático que, gracias a su gran prestigio, fue nombrado alto comisionado de la Sociedad de Naciones para los prisioneros de guerra y obtuvo por su labor el Nobel de la Paz en 1922.

Y la tarea ―la ardua tarea― de encerrar en un libro la vida de una persona desbordante no ha debido de ser sencilla, pero ha dado como resultado un texto que se lee sin hacer pausas, que hace envidiar a quien lo ha escrito y que es homenaje a quienes nos precedieron y buscaron con honor y tesón indestructibles ensanchar el mundo y saber qué se ocultaba en tantos y tantos espacios vacíos como aún poblaban los mapas.

Habría que hablar aquí de la travesía de Groenlandia; de su estancia al final de ella de varios meses con los inuit; de los restos del USS Jeanette encontrados en Svalbard y que le hicieron pensar que debía de existir una corriente fluyendo bajo el hielo en dirección Este-Oeste que, partiendo de las islas de Siberia, alcanzaba lugares situados a occidente. Eso fue lo que le hizo concebir la idea de alcanzar el Polo Norte dejando que el Fram fuera ayudado por esa deriva. Y no habría que olvidar en ningún momento el Ártico que, como Nansen escribió, es “el lugar donde el hombre se siente un juguete en manos de la naturaleza”. Pero a cambio de estas, y de otras mil cosas que aquí tengo que dejar fuera pero que el libro alberga a las mil maravillas, prefiero pensar en el tiempo en el que me ha tocado vivir y en que no es justo creer que fueron seres que ya no existen. Así es que ahora pongo la vista en los límites que algunos se esfuerzan en romper cada día, y eso me consuela de un mundo que parece volverse infantil y adicto a lo simple y a lo hueco. Dentro de nada, un equipo dirigido por Wielicky intentará pisar la cumbre del K2 en invierno, algo que aún nadie ha podido hacer. Son las ganas de vencer dificultades, de conocer lo desconocido, las que nos conducen hacia el conocimiento racional, seguramente lo único que nos mejora la vida.

Aventura, exploradores polares, fridtjof nansen, javier cacho, libros de viaje, literatura de viaje

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  El Fram entre los hielos

  • AMUNDSEN-SCOTT: DUELO EN LA ANTARTIDA (En papel) JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • SHACKLETON, EL INDOMABLE (En papel) JAVIER CACHO
    FORCOLA

  • NANSEN, MAESTRO DE LA EXPLORACION POLAR: EL CIENTIFICO QUE LLEGO A PREMIO NOBEL DE LA PAZ JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • ESTUCHE LOS HEROES DE LA CONQUISTA DE LOS POLOS JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

Comentarios sobre  El Fram entre los hielos

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.