Azímut

26 de abril de 2018
“La naturaleza no necesita a los hombres para ser magnífica”. Eduardo Martínez de Pisón.
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

Cómo yo atravesé África

ALEXANDRE SERPA PINTO

Editorial: EL VIENTO
Lugar: ESPAÑA
Año: 0
Páginas: 368
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
Nos vamos a aquellas décadas prodigiosas, las de las grandes expediciones coloniales a África Central en la segunda mitad del XIX. Antes, como ahora, los relatos de aquellos exploradores, que se adentraban en el continente negro, suscitaban pasiones lectoras y verdadera exaltación. Si además se unía una prosa atractiva y buena capacidad de observación, el éxito estaba asegurado. Este relato del portugués Serpa Pinto, a los territorios entre las colonias portuguesas de Angola y Mozambique gozó en su tiempo de un éxito notable.
Noticias en la Línea
  • El mapamundi más grande del siglo XVI

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En 1587, el cartógrafo italiano Urbano Monte dibujó en su estudio de Milán el mapamundi más grande y antiguo del mundo hasta la fecha: diez metros de diámetro en 60 hojas de papel dobles a color (de haberse trazado en una sola lámina, mediría unos tres metros cuadrados). A pesar de tener más de 430 años de antigüedad, sorprende por su precisión: no solo muestra cada uno de los continentes con sus respectivos países, mares y océanos; también las distancias entre regiones, los ...[Leer más]

  • Mediterráneo, una arcadia inventada

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Exposición en el Museo Thyssen de MálagaSignac, Matisse, Bonnard, Picasso, Sunyer, Torres-García, Sorolla, Anglada-Camarasa, Mir... encontraron inspiración en el Mediterráneo y su luz, uno de los temas principales del arte europeo entre finales del siglo XIX y mediados del XX. El Museo Thyssen de Málaga ha reunido más de sesenta obras de estos autores, entre pintura, escultura, grabado y cerámica, en una exposición abierta al público hasta el 9 de septiembre.

  • El principio Asia

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    En química, principio es un elemento que al mezclarse con otros produce formas y estructuras nuevas. El principio Asia llega a Occidente de la mano de viajeros como John Cage, Ferlinghetti o los Beatles, y de experiencias como las de los 66 artistas españoles presentes en una exposición que puede verse hasta el 25 de junio en la Fundación Juan March. La muestra aborda las conexiones y las influencias entre el arte de China, de Japón, de India y el realizado por contemporáneos españoles ...[Leer más]

  • Orientados

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Oriente y Occidente son dos realidades enzarzadas en una conversación nunca acabada porque, como nos muestra la brújula, lo importante no es el trayecto, sino lo que acontece en el camino que traza ese diálogo interminable. El Viaje y sus Culturas regresa en una cuarta edición dedicada este año a los tres grandes gigantes asiáticos: China, Japón e India. Una fructífera conversación entre Oriente y Occidente a través de las artes con el propósito de encontrar las confluencias que nos ...[Leer más]

  • Las Montañas Diamante

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    “Ojalá hubiese nacido en Corea... ¡así podría ver las Montañas Diamante en persona!”, se dolía el poeta chino del siglo XI Su Shi. El Metropolitan Museum of Art (MET) dedica una exposición a la influencia que ha ejercido el monte Geumgang en la pintura coreana desde el siglo XVIII a la actualidad, incluso en pintores que jamás pudieron visitarlo debido a la partición de la península, como Lee Ungno. Después de que el Norte y el Sur hayan desfilado juntos en los pasados Juegos Ol...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte




El Fram entre los hielos

Después de ‘Amundsen-Scott, duelo en la Antártida’ y de ‘Shackleton, el indomable’, Javier Cacho nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, con una gran seguridad, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof.

22 de enero de 2018

Muy cerca de Oslo, en la península de Bygdoy, a la que se puede llegar caminando desde el centro de la ciudad ―y casi uno frente a otro― encontramos dos museos: el de la Kon Tiki en el que se puede ver la célebre balsa de las hazañas de Thor Heyerdahl y el del Fram, el barco que acercó a Nansen al Polo Norte y que hizo posible que Amundsen alcanzara el Sur. Fue botado en octubre de 1892 y, en junio del año siguiente, zarpó con un incierto y valeroso rumbo al norte.

Había sido diseñado para permitir que el hielo lo atrapara y lo levantara, utilizando para ello la misma presión helada que a tantos otros barcos había triturado antes. En él viajaron tres años a la deriva del hielo, y de él partieron Nansen y Johanssen para intentar alcanzar el Polo Norte con trineos y esquís, una hazaña ―y muy especialmente el regreso― que se cuenta entre las mayores de la exploración polar, especialmente en términos de penalidades, dureza y sufrimiento, y que debería de hacer que unos cuantos se lo pensaran antes de emplear con ligereza palabras como superación, resistencia, aventura o algunas otras.

Nansen, maestro de la exploración polar. Javier Cacho

“El 8 de abril alcanzaron los 86º 10’ N, en tres semanas habían avanzado doscientos kilómetros, pero aún así les quedaba el doble. Estaba claro que no conseguirían su objetivo. Todavía Nansen se adelantó en solitario un buen trecho para otear el horizonte; en dirección al Polo no se distinguía más que un caos de bloques de hielo. No tenía sentido sacrificar más tiempo y esfuerzos en un empeño baldío. Su asalto al Polo había terminado”. Y así es como lo cuenta el científico y escritor Javier Cacho en su libro Nansen. Maestro de la exploración polar. El autor de Amundsen-Scott, duelo en la Antártida y de Shackleton, el indomable nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, al parecer, con una gran seguridad en sí mismos, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof. El científico e investigador incansable, el erudito y siempre interesado en ampliar conocimientos que ―sedentario a regañadientes― era capaz de pasar meses encerrado en su laboratorio del Museo de Bergen; con el otro, el que bien podría sobreponerse al aire helado y cortante, a las condiciones más extremas para dejar paso y que apareciera el Nansen cazador, esquiador y, sobre todo, explorador siempre atento a la llamada de lo profundamente desconocido. O el diplomático que, gracias a su gran prestigio, fue nombrado alto comisionado de la Sociedad de Naciones para los prisioneros de guerra y obtuvo por su labor el Nobel de la Paz en 1922.

Y la tarea ―la ardua tarea― de encerrar en un libro la vida de una persona desbordante no ha debido de ser sencilla, pero ha dado como resultado un texto que se lee sin hacer pausas, que hace envidiar a quien lo ha escrito y que es homenaje a quienes nos precedieron y buscaron con honor y tesón indestructibles ensanchar el mundo y saber qué se ocultaba en tantos y tantos espacios vacíos como aún poblaban los mapas.

Habría que hablar aquí de la travesía de Groenlandia; de su estancia al final de ella de varios meses con los inuit; de los restos del USS Jeanette encontrados en Svalbard y que le hicieron pensar que debía de existir una corriente fluyendo bajo el hielo en dirección Este-Oeste que, partiendo de las islas de Siberia, alcanzaba lugares situados a occidente. Eso fue lo que le hizo concebir la idea de alcanzar el Polo Norte dejando que el Fram fuera ayudado por esa deriva. Y no habría que olvidar en ningún momento el Ártico que, como Nansen escribió, es “el lugar donde el hombre se siente un juguete en manos de la naturaleza”. Pero a cambio de estas, y de otras mil cosas que aquí tengo que dejar fuera pero que el libro alberga a las mil maravillas, prefiero pensar en el tiempo en el que me ha tocado vivir y en que no es justo creer que fueron seres que ya no existen. Así es que ahora pongo la vista en los límites que algunos se esfuerzan en romper cada día, y eso me consuela de un mundo que parece volverse infantil y adicto a lo simple y a lo hueco. Dentro de nada, un equipo dirigido por Wielicky intentará pisar la cumbre del K2 en invierno, algo que aún nadie ha podido hacer. Son las ganas de vencer dificultades, de conocer lo desconocido, las que nos conducen hacia el conocimiento racional, seguramente lo único que nos mejora la vida.

Aventura, exploradores polares, fridtjof nansen, javier cacho, libros de viaje, literatura de viaje

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  El Fram entre los hielos

  • AMUNDSEN-SCOTT: DUELO EN LA ANTARTIDA (En papel) JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • SHACKLETON, EL INDOMABLE (En papel) JAVIER CACHO
    FORCOLA

  • NANSEN, MAESTRO DE LA EXPLORACION POLAR: EL CIENTIFICO QUE LLEGO A PREMIO NOBEL DE LA PAZ JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • ESTUCHE LOS HEROES DE LA CONQUISTA DE LOS POLOS JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

Comentarios sobre  El Fram entre los hielos

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.