Azímut

19 de febrero de 2018
“¿Hay acaso placer mayor que, sentado en las largas noches de invierno junto a la ...
ver todos...
GeoGrafía
Colaboradores +
 
Nos gusta este libro

En el silencio

WADE DAVIS

Editorial: PRE-TEXTOS
Lugar: VALENCIA
Año: 0
Páginas: 1148
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda

COMPRAR
La triste epopeya de  George Mallory,  el mejor alpinista de Gran Bretaña en su momento,  y el inexperto Sandy Irvine, por conquistar el Everest ha sido contada de mil maneras y ha dado pie a excelentes relatos. Lo que nos ha gustado de esta monumental reconstrucción de aquella escalada es el prolijo esfuerzo de su autor por desvelarnos el contexto que la alentó. La servidumbre de intereses de la expansión colonial de Gran Bretaña, la dominación de Asia, la necesidad de dar esperanza y horizontes a una generación rota tras la I Guerra Mundial. Si la montaña siempre ha ofrecido un tesoro de simbolismo de altura, el Everest significaba la cumbre de cualquier ambición. Mucho más que un relato de montaña, desde luego.
Noticias en la Línea
  • Museo íbero de Jaén

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Más de veinte siglos después de que los romanos acabasen con los últimos pueblos íberos de la Península Ibérica, ha abierto las puertas en Jaén el único museo del mundo dedicado por entero a esta cultura. La primera exposición temporal ―titulada La dama, el príncipe, el héroe y la diosa― presta especial atención a aquellas mujeres duras que en su día describió Estrabón: "[…] se han visto y se han contado muchas otras cosas de todos los pueblos de Iberia en general, pero ...[Leer más]

  • Muchos caminos

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Camino de Santiago. Exposición Si  no se mirase otra cosa que el camino, demasiado pronto dejaría uno de ser peregrino... Con tal de prorrogar el errar, recomendamos hacer un alto en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) y (se sea peregrino o no) visitar una exposición que, hasta el próximo 2 de septiembre, reflexiona sobre la realidad paisajística, antropológica, cultural, histórica y religiosa de la ruta jacobea con ochenta y ocho obras de artistas nacionales e internacionales.

  • Beethoven en Viena

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Durante las tres décadas que el compositor alemán pasó en Viena, cambió de alojamiento casi dos veces al año. Una de sus viviendas, la de la calle Probusgasse 6 de Heiligenstadt (un barrio del distrito 19), ha sido ampliada y convertida en un nuevo Museo Beethoven. El músico se trasladó a lo que entonces era un pueblecito en el campo para descansar su oído en la naturaleza, siguiendo indicaciones médicas. Precisamente fue allí donde, en 1802 redactó el Testamento de ...[Leer más]

  • Infinito artificial

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    "La infinidad tiene una tendencia a llenar la mente con aquella especie de horror delicioso que es el efecto más genuino y la prueba más verdadera de lo sublime". Lo dijo Edmund Burke, y lo ilustra Fernando Maselli en una exposición fotográfica que puede verse hasta el 15 de abril en el Museo Universidad de Navarra. El fotógrafo argentino tuvo que realizar cursos de alpinismo y entrenar durante un año para adentrarse en parajes de alta montaña, donde pasó varios días retratando los ...[Leer más]

  • Un levantino camino del Este

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Lotfia El Nadi fue la primera mujer árabe piloto; obtuvo su licencia en 1933, junto al enojo inicial de su padre (luego el hombre se acostumbró; incluso dejó que le llevara de paseo en avión). Forma parte de la historia de Egipto tanto como el rey Faruk I, el antiguo presidente Gamal Abdel Nasser, la cantante Umm Kulthum o la actriz Faten Hamama; personajes que el artista y diseñador textil Chant Avedissian retrata en su serie Iconos del Nilo a modo de modernos jeroglíficos. Buena ...[Leer más]

Histórico noticias

La Línea del Horizonte Ediciones




El Fram entre los hielos

Después de ‘Amundsen-Scott, duelo en la Antártida’ y de ‘Shackleton, el indomable’, Javier Cacho nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, con una gran seguridad, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof.

22 de enero de 2018

Muy cerca de Oslo, en la península de Bygdoy, a la que se puede llegar caminando desde el centro de la ciudad ―y casi uno frente a otro― encontramos dos museos: el de la Kon Tiki en el que se puede ver la célebre balsa de las hazañas de Thor Heyerdahl y el del Fram, el barco que acercó a Nansen al Polo Norte y que hizo posible que Amundsen alcanzara el Sur. Fue botado en octubre de 1892 y, en junio del año siguiente, zarpó con un incierto y valeroso rumbo al norte.

Había sido diseñado para permitir que el hielo lo atrapara y lo levantara, utilizando para ello la misma presión helada que a tantos otros barcos había triturado antes. En él viajaron tres años a la deriva del hielo, y de él partieron Nansen y Johanssen para intentar alcanzar el Polo Norte con trineos y esquís, una hazaña ―y muy especialmente el regreso― que se cuenta entre las mayores de la exploración polar, especialmente en términos de penalidades, dureza y sufrimiento, y que debería de hacer que unos cuantos se lo pensaran antes de emplear con ligereza palabras como superación, resistencia, aventura o algunas otras.

Nansen, maestro de la exploración polar. Javier Cacho

“El 8 de abril alcanzaron los 86º 10’ N, en tres semanas habían avanzado doscientos kilómetros, pero aún así les quedaba el doble. Estaba claro que no conseguirían su objetivo. Todavía Nansen se adelantó en solitario un buen trecho para otear el horizonte; en dirección al Polo no se distinguía más que un caos de bloques de hielo. No tenía sentido sacrificar más tiempo y esfuerzos en un empeño baldío. Su asalto al Polo había terminado”. Y así es como lo cuenta el científico y escritor Javier Cacho en su libro Nansen. Maestro de la exploración polar. El autor de Amundsen-Scott, duelo en la Antártida y de Shackleton, el indomable nos acerca en su nuevo libro a la personalidad poliédrica de los varios Nansen que, al parecer, con una gran seguridad en sí mismos, don de gentes y tremendo aplomo, convivían bajo el nombre común de Fridtjof. El científico e investigador incansable, el erudito y siempre interesado en ampliar conocimientos que ―sedentario a regañadientes― era capaz de pasar meses encerrado en su laboratorio del Museo de Bergen; con el otro, el que bien podría sobreponerse al aire helado y cortante, a las condiciones más extremas para dejar paso y que apareciera el Nansen cazador, esquiador y, sobre todo, explorador siempre atento a la llamada de lo profundamente desconocido. O el diplomático que, gracias a su gran prestigio, fue nombrado alto comisionado de la Sociedad de Naciones para los prisioneros de guerra y obtuvo por su labor el Nobel de la Paz en 1922.

Y la tarea ―la ardua tarea― de encerrar en un libro la vida de una persona desbordante no ha debido de ser sencilla, pero ha dado como resultado un texto que se lee sin hacer pausas, que hace envidiar a quien lo ha escrito y que es homenaje a quienes nos precedieron y buscaron con honor y tesón indestructibles ensanchar el mundo y saber qué se ocultaba en tantos y tantos espacios vacíos como aún poblaban los mapas.

Habría que hablar aquí de la travesía de Groenlandia; de su estancia al final de ella de varios meses con los inuit; de los restos del USS Jeanette encontrados en Svalbard y que le hicieron pensar que debía de existir una corriente fluyendo bajo el hielo en dirección Este-Oeste que, partiendo de las islas de Siberia, alcanzaba lugares situados a occidente. Eso fue lo que le hizo concebir la idea de alcanzar el Polo Norte dejando que el Fram fuera ayudado por esa deriva. Y no habría que olvidar en ningún momento el Ártico que, como Nansen escribió, es “el lugar donde el hombre se siente un juguete en manos de la naturaleza”. Pero a cambio de estas, y de otras mil cosas que aquí tengo que dejar fuera pero que el libro alberga a las mil maravillas, prefiero pensar en el tiempo en el que me ha tocado vivir y en que no es justo creer que fueron seres que ya no existen. Así es que ahora pongo la vista en los límites que algunos se esfuerzan en romper cada día, y eso me consuela de un mundo que parece volverse infantil y adicto a lo simple y a lo hueco. Dentro de nada, un equipo dirigido por Wielicky intentará pisar la cumbre del K2 en invierno, algo que aún nadie ha podido hacer. Son las ganas de vencer dificultades, de conocer lo desconocido, las que nos conducen hacia el conocimiento racional, seguramente lo único que nos mejora la vida.

Aventura, exploradores polares, fridtjof nansen, javier cacho, libros de viaje, literatura de viaje

12345 (3 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Jokin Azketa

Libros relacionados con  El Fram entre los hielos

  • AMUNDSEN-SCOTT: DUELO EN LA ANTARTIDA (En papel) JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • SHACKLETON, EL INDOMABLE (En papel) JAVIER CACHO
    FORCOLA

  • NANSEN, MAESTRO DE LA EXPLORACION POLAR: EL CIENTIFICO QUE LLEGO A PREMIO NOBEL DE LA PAZ JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

  • ESTUCHE LOS HEROES DE LA CONQUISTA DE LOS POLOS JAVIER CACHO GOMEZ
    FORCOLA

Comentarios sobre  El Fram entre los hielos

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.