GeoGrafía
Colaboradores +
 
Noticias en la Línea
  • Cartografiando la Luna

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    The Map House, LondonTrescientos años antes de que los estadounidenses llegaran a la Luna, un sacerdote y erudito alemán, Athanasius Kircher, dibujó un mapa de la cara visible de nuestro satélite. Este y otros tesoros pueden verse en una exposición que explora la historia de la cartografía lunar y celeste: The Mapping of the Moon: 1669-1969, hasta el 21 de agosto en la Map House de Londres.

  • Los marroquíes de Leila Alaoui

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La fotógrafa y vídeo-artista Leila Alaoui (1982-2016) falleció trágicamente víctima de las heridas sufridas tras el atentado de Uagadugú, en Burkina Faso, el 15 de enero de 2016, cuando trabajaba en un reportaje sobre la condición de la mujer, por encargo de Amnistía Internacional. Una exposición en la Casa Árabe de Madrid homenajea su trayectoria y compromiso vital mostrando treinta retratos realizados por la autora en entornos rurales de Marruecos. Abierta al público hasta el 22 ...[Leer más]

  • Hannah Collins y Hassan Fathy

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    El arquitecto Hassan Fathy (1900-1989) pensó sus ciudades como proyectos casi utópicos, utilizando diseños y materiales tradicionales para las clases más humildes, con trabajos tan ambiciosos como el de Nueva Gourna, una villa en Luxor hecha de belleza y barro, concebida para una sociedad sostenible; la población, sin embargo, nunca acabó de aceptar la propuesta y las casas de adobe se fundieron con autoconstrucciones modernas.  La artista británica Hannah Collins rescata la ...[Leer más]

  • Libros raros chinos online

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado su colección de libros raros chinos. Más de mil obras anteriores a 1796, algunas de las cuales se remontan al siglo XI, son ya accesibles desde su página web: sutras budistas, mapas antiguos, textos sobre remedios médicos... y acuarelas que representan la vida en Taiwan antes de la llegada de los colonos Han. Debido a las dificultades de conservación, parte de esta colección no puede exponerse al público, por lo que la ...[Leer más]

  • China: Cinco miradas de mujer

    Actualidad, patrocinios, propuestas

    Cine chinoLi Yu, Ann Hui, Zhao Wei , Guo Xiaolu y Sylvia Chang han dirigido algunas de las películas más relevantes realizadas en China desde el año 2007 hasta el 2017. Casa Asia y la Fundació Institut Confuci de Barcelona les dedican un ciclo de cine, donde a lo largo del mes de junio se proyectarán las últimas obras de las directoras. La entrada es libre hasta completar aforo con inscripción previa.

Histórico noticias



El misterio de la flota perdida

Científicos norteamericanos encuentran en el Ártico los restos de una flota ballenera que fue  hundida por los hielos hace siglo y medio. Los 1.200 hombres que la componían se salvaron gracias a la decisión y prudencia de sus capitanes, así como a la generosidad de otros buques.

27 de enero de 2016

Utilizando la más sofisticada tecnología, científicos norteamericanos de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) han encontrado los maltratados cascos de dos buques. Los restos han sido localizados en zona ártica de Alaska, en una de las regiones más inexploradas del mundo por sus adversas condiciones climáticas.

Utilizando sensores de alta tecnología y sofisticados sistemas de sonar se ha podido determinar la firma magnética de los dos buques, que viene a ser como sus huellas dactilares, y por tanto establecer a qué tipo de barco pertenecen, en este caso balleneros. Los restos localizados están formados además de los cascos, por anclas, cabestrantes, lastre y diversos objetos entre los que se encuentran los ladrillos refractarios que servían para hacer los hornos donde, en grandes calderos, se derretía la grasa de las ballenas.

 

El desastre de 1871

Los dos barcos formaban parte de la flota ballenera norteamericana que en el verano de 1871 operaba por esas aguas. Al avanzar la temporada, los hielos rodearon a 33 barcos. Como esto ya había ocurrido en otras ocasiones, en un primer momento no provoca ninguna alarma entre los tripulantes. Por su experiencia sabían que al final del verano era habitual la aparición de fuertes vientos procedentes del Este que dispersaban los hielos acumulados. Esto permitía que los navíos pudiesen alcanzar el mar abierto y regresar a sus puertos con su preciada carga. Sin embargo, ese año los vientos no llegaron y los hielos se fueron concentrando cada vez más hasta convertirse en una gigantesca trampa helada. Ante esta situación. los capitanes de los barcos se reunieron para tomar una decisión conjunta.

Era evidente que con los 1.200 hombres que componía la flota era completamente imposible disponer de víveres suficientes para invernar, por lo que si no hacían nada aquello sería como firmar su condena a muerte. La solución podía estar en abandonar los buques a su destino y en los botes tratar de alcanzar aguas libres de hielo. Estimaban que éstas se encontraban a unos 150 kilómetros de distancia, allí podrían ser socorridos por otros barcos balleneros. Sin embargo, tomar la decisión no fue sencillo.

El desastre ballenero de 1871 en las aguas árticas de Alaska.

 

¿Qué hacer?

Evacuar los buques era equivalente a dejar que los hielos los aplastasen y hundiesen con toda su carga. Eso significaría una importante pérdida económica para los propietarios de los barcos, y los capitanes se temían que, si eso ocurría, nunca más volviesen a darles el mando de un buque. Lo que significaría el fin de sus carreras. Por lo tanto, algunos capitanes eran partidarios de esperar un poco más a la llegada de esos vientos que ese año se resistían a aparecer, y de esa forma salvar los buques y su prestigio.

Sin embargo, si demoraban demasiado la partida y los vientos salvadores no llegaban, los hielos se compactarían aún más y sería imposible escapar. Incluso había quienes pensaban que, aunque llegasen a los siete barcos de la flota que habían logrado salir antes de que los cercase el hielo, no habría espacio suficiente en estos barcos para acoger a más de un millar de náufragos. Por lo que sería necesario que estos barcos tirasen por la borda, en el sentido más literal de la frase, todo el producto de un verano de capturas, y puede que incluso parte de su equipamiento de caza. Y si volvían a puerto sin cargamento, se quedaban sin beneficios, dado que iban a comisión de lo conseguido.

 

La solución más humana

Finalmente, cuando ya tres buques habían sido aplastados por los hielos, se decidieron a evacuar el resto y comenzar esa larga peregrinación hacia su hipotética salvación. Tan solo un marinero decidió no abandonar el barco y quedarse para seguir su suerte.

Durante días y días navegaron por aguas plagadas de icebergs, que continuamente amenazaban con aplastar sus frágiles botes. A veces la concentración de hielos era tan grande que tenían que subir sus barcos sobre el mar helado y arrastrarlos para salvar el obstáculo.

Por fin, lograron alcanzar el mar abierto, aunque allí los peligros no acabaron y tuvieron que luchar con un mar tempestuoso que parecía empeñado en hundirles a todos. Finalmente, alcanzaron al resto de su flota.

Como esperaban, allí estaban todavía los siete barcos, un número evidentemente insuficiente para hacerse cargo de las tripulaciones de 33 buques. Sin embargo, pese a sus temores, los capitanes y la marinería de éstos fueron lo suficientemente generosos para abandonar todo su cargamento y poder transportar a los náufragos de vuelta a sus casas.

Aunque no se perdió ni una sola vida, hubo un largo proceso legal, ya que las pérdidas eran cuantiosas. Pese a que, antes de abandonar los buques, los 33 capitanes habían firmado un documento conjunto diciendo que la situación era insostenible, las aseguradoras trataron de inculpar a los capitanes. Incluso se dijo que dos semanas después, había soplado un fuerte viento que había dispersado parcialmente los hielos; aunque nadie pudo estimar si éste había sido suficientemente intenso para que los barcos hubieran podido escapar.

 

El final de la industria ballenera

El desastre ballenero de 1871 en las aguas árticas de Alaska.Al año siguiente se pudo comprobar los resultados de la tragedia: De los 30 barcos que todavía estaban a flote cuando los abandonaron, sólo uno estaba intacto y pudo volver a navegar. Sobre las playas se encontraron los restos de diez barcos, uno de ellos era el del marinero que se había quedado y que había logrado sobrevivir en los restos del naufragio. Los otros 19 barcos se habían hundido sin dejar el más mínimo rastro.

Curiosamente, tres de los barcos habían sido incendiados por los esquimales, posiblemente de forma casual mientras recorrían los barcos buscando licor y otras cosas de valor. Algunos de estos esquimales murieron como consecuencia de haberse bebido el alcohol de los botiquines.

Al cabo de algunos años, las compañías aseguradoras pagaron a los propietarios por los barcos perdidos, pero éstos decidieron utilizar el dinero recibido en inversiones más rentables. Aquello fue el comienzo del final de la flota ballenera norteamericana.

En cualquier caso, ésta se había visto seriamente dañada unos pocos años atrás, al final de la Guerra de Secesión, cuando un buque de la guerra de la Confederación siguió hundiendo balleneros de los estados del Norte, incluso meses después de que la guerra hubiese terminado. Pero esa es otra historia para otro momento.

balleneros, exploracion, viaje a alaska

12345 (6 votos. Media: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...
Más información de Javier Cacho

Comentarios sobre  El misterio de la flota perdida

¿Qué opinas?

Comparte con nosotros tus puntos de vista. Enriquece estas miradas viajeras con las tuyas propias y haz las valoraciones y comentarios que desees. Opinar y disentir nos obliga a viajar por las ideas y el pensamiento, pero dejaremos fuera los comentarios insultantes o inadecuados.

  • Pingback: El misterio de la flota perdida - La tienda de JM

  • 10 de febrero de 2016 a las 10:40

    ¿como consiguio sobrevivir el marienero que se quedo con los barcos?
    un saludo

    Por anchua
    • 10 de febrero de 2016 a las 20:11

      Para sobrevivir no hace falta más que comida y en esas zonas (temperaturas inferiores a 40ºC) algo de calor.
      Por comida no tuvo problemas. Esos barcos llevaban me parece que entre 30 y 60 personas y como pensaban estar 3 o 4 meses, pues había comida de sobra para una persona un año.
      En cuanto al calor, pues es igual. Tenían carbón que no les hubiera permitido calentar habitaciones para vivir toda la tripulación, pero para una sola habitación con una estufa… suficiente. Y si se acababa el carbón, pues con la madera del propio barco.
      Otra cosa es la soledad y el tener que estar 3 meses de completa oscuridad, pero a todo se habitúa uno. Además, en la zona había inuits, luego me imagino que los visitaría, ellos a él seguro, porque son muy sociables y curiosos.